Archivos de la categoría Poesía

Rimbaud y nosotros

Rimbaud y nosotros

Rimbaud y nosotros – (Pere Gimferrer)

Se reproduce en estas páginas la transcripción de la conferencia impartida por Pere Gimferrer en la Residencia de Estudiantes el 17 de octubre de 1991, dentro de las jornadas sobre Arthur Rimbaud que se celebraron con ocasión del centenario de su muerte. La transcripción se ha realizado tratando de respetar lo más fielmente posible la palabra del autor, pero sin incluir repeticiones, interjecciones u otros “ruidos” propios del lenguaje hablado.

Poesía completa

Poesia completa - William Blake

Poesia completa – (William Blake)

Visionario, grabador y poeta, William Blake nació en Londres en 1757 y murió en 1827 en la misma ciudad. Fue el menos contemporáneo de los hombres. En una era neoclásica urdió una mitología personal de divinidades no siempre eufónicas: Orc. Los, Enitharmon. Orc, anagrama de Cor, es encadenado por su padre en el monte Atlas; Los, anagrama del Sol, es la facultad poética; Enitharmon, de dudosa etimología, tiene como emblema a la Luna y representa la piedad. En las Visiones de las Hijas de Albión, una diosa, Oothoon, tiende redes de seda y trampas de diamantes y apresa para un hombre mortal, del que está enamorada, “muchachas de suave plata y de furioso oro“.

En una era romántica, desdeño la Naturaleza, que apodó el Universo Vegetal. No salió nunca de Inglaterra, pero recorrió, como Swedenborg, las regiones de los muertos y de los ángeles. Recorrió las llanuras de ardiente carena, los montes de fuego macizo, los árboles del mal y el país de tejidos laberintos. En el verano de 1827 murió cantando. Se detenía a ratos y explicaba ¡Esto no es mío, no es mío! para dar a entender que lo inspiraban los invisibles ángeles. Era fácilmente iracundo.

Creía que el perdón es una flaqueza. Escribió: “El gusano partido en dos, perdona al arado“. Adán fue arrojado del Edén por haber probado la fruta del Árbol de la Ciencia; Urizen fue arrojado del paraíso por haber promulgado la ley moral.

Cristo enseñó que el hombre se salva por la fe y por la ética; Swedenborg agregó la inteligencia; Blake nos impone tres caminos de salvación: el moral, el intelectual y el estético. Afirmó que el tercero había sido predicado por Cristo, ya que cada parábola es un poema. Como Buddha, cuya doctrina, de hecho, era ignorada, condenó el ascetismo. En los Proverbios del Infierno leemos: “El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría“.

En sus primeros libros el texto y el grabado tienden a ser una unidad. Ilustró admirablemente el Libro de Job, la Comedia dantesca y las poesías de Gray.

La belleza de Blake corresponde al instante en que se encuentran el lector y la obra y es una suerte de unión mística.

Swinburne, Gilchrist, Chesterton, Yeats y Denis Saurat le han consagrado sendos libros.

William Blake es uno de los hombres más extraños de la literatura

Marinero en tierra

Marinero en tierra

Marinero en tierra – (Rafael Alberti)

Poesía popular, pero sin acarreo fácil: personalísima; de tradición española, pero sin retorno innecesario: nueva, fresca y acabada a la vez“, escribe Juan Ramón Jiménez en 1925, después de leer “Marinero en tierra“. Un libro clave en la obra de Alberti, en el que resuenan ecos del Romancero y Garcilaso, de los poetas malditos y las vanguardias.

La vida de Rafael Alberti (Puerto de Santamaría, Cádiz 1902-1999) está ligada a los acontecimientos culturales, políticos y sociales de su siglo. Pintor, poeta y dramaturgo recibió, entre otros, el Premio Nacional de Literatura y el Premio Cervantes.)

Poema del Cid

Poema del cid

Poema del Cid – (Odres Nuevos)

Versión métrica de Francisco López Estrada (Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid)

El Poema del Cid es la obra más importante del grupo de la poesía épica medieval vernácula en España. El único texto conocido de este Poema procede de un manuscrito, escrito con letra del siglo XIV, que hoy se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid. En el colofón de este códice se leen los siguientes datos, los primeros que ofrecen una noticia de la obra:

Quien escriuió este libro déle Dios parayso. Amen.

Per Abbat le escriuió en el mes de mayo en era de mil y CCCXLV años.

La obra, tal como aparece en el códice manuscrito, fue considerada como un libro; es decir, se trata, como comprobará el lector, de una obra de gran extensión con una clara unidad argumental y de composición. Según los datos indicados, un tal Per Abbat o (Pedro Abad, como le llamaremos), lo escribió; escribir en el lenguaje medieval quiere decir  “poner en la letra de la escritura“, y esto pudo hacerlo o componiendo él mismo la obra o copiándola de otro manuscrito que tenía delante (o bien de una manera aproximadamente fiel o bien retocando a su gusto el texto que copiaba) o fijando  en la escritura lo que un juglar le iba dictando. Según pudiese haber sido esta labor, Pedro Abad sería o autor o coautor o copista del Poema.

Veinte poemas de amor y una canción desesperada

Veinte poemas de amor y una cancion desesperada

Veinte poemas de amor y una canción desesperadaLos versos del capitán

(Pablo Neruda)

Testimonio de pasiones adolescentes, el primero, y ofrenda a un amor secreto, el segundo, Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924) y Los versos del capitán (1950) son hitos ineludibles de la literatura latinoamericana y de la poesía amorosa en lengua castellana.

Pablo Neruda nació en Parral, Chile, en 1904. Poeta, diplomático e intelectual comprometido, su obra evolucionó del neorromanticismo al estilo vanguardista revelando siempre una poderosa sensibilidad. En 1971 recibió el Premio Nobel de Literatura. Murió en Santiago, en 1973.

Romeo y Julieta

Romeo y Julieta

Romeo y Julieta – (William Shakespeare)

William Shakespeare (1564-1616) es quizá el nombre más clásico de la literatura universal. El prestigioso crítico norteamericano Harold Bloom ha dicho que –Shakespeare es al mundo de la literatura lo que Hamlet es al dominio imaginario del personaje literario: un espíritu que lo permea todo, que no puede ser confinado-

Treinta y siete obras de teatro y algunas obras líricas lo ubican en el centro del canon occidental. La tragedia de Romeo y Julieta (1596) es indudablemente su texto más popular. Con un argumento legendario, cuyos orígenes remotos pueden buscarse incluso en Grecia, Shakespeare construye no sólo una exquisita historia de amor signada por la desgracia, sino deliciosas escenas donde abundan los juegos de palabras y se mide el genio del poeta.

Los placeres del condenado

Los placeres del condenado

Los placeres del condenado – (Charles Bukowski) – Antología

Los placeres del condenado (The Pleasures of the Damned. Poems, 1951-1993) es la más completa antología poética de Bukowski, con nada menos que 274 poemas extraídos de veintiún títulos distintos, además de una veintena de textos inéditos; es también la más autorizada, por cuanto estuvo a cargo de su amigo y fiel editor John Martin, que seleccionó y publicó la práctica totalidad de su obra en verso. Se trata pues, de la colección esencial para obtener una visión de conjunto de la vertiente lírica del autor, que, menos conocida en Europa por el éxito de la provocadora narrativa, constituye no obstante el grueso de su legado y su principal seña de identidad literaria: de forma casi unánime, Bukowski se considera uno de los poetas estadounidenses más singulares e influyentes de la segunda mitad del siglo XX.

El carácter autobiográfico de la obra de Bukowski hace que toda semblanza personal pueda parecer superflua, como él mismo sugiere: “La mejor imagen que tendrían que hacerse de mí, la imagen auténtica, es simplemente leer lo que he escrito y no los inventos fuera de mis libros“. Mas la recomendación encierra una pequeña trampa, ya que, si el autor ofrece un testimonio realista de su experiencia, no por ello deja de elaborar un personaje, una épica del artista rebelde, del tipo duro y pendenciero, en la que cimentará su prestigio. El hombre y el personaje se confunden así como lo hacen vida y obra, fraguando un mito compacto que oculta entre líneas sus muchos matices…

Martin Fierro

Martin Fierro

Martín Fierro – (José Hernández)

Se puede decir que J. Hernández se aproxima al habla gauchesca, pero no la reproduce con exactitud, sin embargo sí de manera suficiente como para pintar un paisaje y unos personajes en un espacio y tiempo determinados.

Para muchos estudiosos este es el poema nacional argentino. Ellos son los pueden introducirse en la totalidad multiforme de sus claves y de su habla. Habla que mueve a decir el poema más que a leerlo, porque lo escrito ha mantenido valor de oralidad. Una voz marginada canta pidiendo justicia, trabajo, paz, quizá por primera vez en el continente. Sin embargo, este Fierro y todos los Fierro del mundo continúan clamando, por eso ha sido tantas veces traducida y mantiene su vigencia.