Archivos de la categoría I Guerra Mundial

Agosto 1914

Agosto 1914

Agosto 1914 – (Alexander Soljenitsin)

La novela, cabeza de una trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército zarista en la Prusia Oriental durante los diez primeros días de la Primera Guerra Mundial, un período que muchos historiadores consideran como el que inició el camino hacia la revolución, la guerra civil y el terror en la Rusia de primeros de siglo.

El rápido y deslavazado avance de las tropas rusas sobre Prusia se ve seguido de un vertiginoso y desorganizado despliegue en retirada de esas tropas invasoras, copadas por el hábil general François, y presionadas por los cuerpos del ejército de von Ludendorff y von Hindenburg.

Soljenitsin nos narra el desbarajuste imperante en el Estado Mayor ruso, donde generales ineptos, cuando no cobardes llevaron al sacrificio a gran número de soldados que, dóciles en la sumisión de siglos ante ideas que pronto cambiarían, hicieron patente su valor y su capacidad victimaria.

Aunque sólo sea como contraste excepcional, se dibujan también otras figuras militares como Samsónov, Martos, Kzimov, el incansable coronel Vorotíntsev, etcétera, responsables y competentes.

Se nos relata, asimismo, el fondo del gran sueño de una Rusia dormida, desde hacía un siglo, y que precisaba, para despertar, el choque brutal contra la férrea organización prusiana. Contra ese prolongado letargo ya pugnaban los arañazos de los socialrevolucionarios, de los anarquistas místicos de Tolstoi, de la “intelligensia” y de los estudiantes.

En medio de la transición, se mueven dramáticamente ante unos trágicos sucesos, todavía no comprendidos en su exacto valor histórico, unos personajes de gran aliento humano que discurren su angustiada peripecia.

Adiós a las armas

Adios a las armas

Adiós a las armas – (Ernest Hemigway)

Adiós a las armas es, para muchos críticos, la obra máxima de Ernest Hemigway. En ella late toda la filosofía vitalista del gran Nobel americano, su aparente desbordamiento pasional, el lenguaje directo, enmarcado en una estructura sintáctica simplicísima y de sorprendente eficacia narrativa.

Adiós a las armas es al mismo tiempo una gran novela de amor y una gran novela de guerra. La lucha en Italia durante la Primera Guerra Mundial y el desastre de Camporetto sirven de fondo a una dramática historia de amor que fue protagonizada en su fondo a una dramática historia de amor que fue protagonizada en su inolvidable versión fílmica por Gary Cooper. Hace años, un jurado compuesto por los más destacados críticos franceses, seleccionó Adios a las armas entre las diez mejores novelas de este siglo.

El hombre de San Petersburgo

El hombre de san petersburgo

El hombre de San Petersburgo – (Ken Follett)

En la primavera de 1914 Europa era un caldero hirviente, Alemania quería la Guerra, Rusia quería los Balcanes e Inglaterra quería el apoyo de Rusia contra Alemania. Pero el hombre de San Petersburgo, un anarquista idealista e implacable, estaba decidido a desbaratar la alianza del Zar con el imperio Británico por todos los medios.

Una intriga soberbia, contada con un ritmo vertiginoso. Nos mantiene en suspenso hasta la última página y su evocación de la Europa anterior a la Guerra es excelente

14

14

14 – (Jean Echenoz)

Después del tríptico biográfico protagonizado por el músico Ravel, el atleta Zátopek y el científico Tesla, en su última novela, 14Jean Echenoz se enfrenta a un nuevo reto literario que supera con maestría. ¿Cómo escribir sobre la gran Guerra, la primera, la que todos creían que iba a durar apenas dos semanas y se alargó más de cuatro años, la primera guerra “tecnológica” del siglo XX, y la puerta también, a medio siglo de barbarie sin precedentes?

La hábil y certera pluma del escritor francés avanza junto a los soldados en sus largas jornadas de marcha por los países en guerra, y acompaña también a cuatro jóvenes de la Vendée, Anthime, y sus amigos Padioleau, Bossis y Arcenel, en medio de una masa indiscernible de carne y metal, de proyectiles y muertos, donde nadie ve nada, ni es nadie, solo uno más del pelotón. El escritor también nos descubre el vacío, la ausencia, el tenso silencio que dejan detrás los hombres cuando parten al frente, la huella de los exiliados, las plazas desiertas llenas de objetos sin dueño, después de la huida o la ocupación.

Pero también nos cuenta la vida que continúa, lejos de las trincheras, a través de personajes como Blanche y su familia, los propietarios de la fábrica Borne-Sèze. Y todo ello sin renunciar a esa sutil ironía que caracteriza la escritura de Echenoz, condimento imprescindible y seductor de un relato apasionante.

El apabullante talento de Jean Echenoz, posiblemente uno de los más elegantes escritores de esta época, ha vuelto a conquistar a la crítica

Noventa y ocho páginas basta para recorrer cuatro años de conflicto. El autor incluso se permite con frecuencia el lujo de un humor irresistible, especialmente en medio del horror. En cada frase, todo tiene sentido y resonancia, y así, cada una de las existencias exploradas, aun en el espacio de unas pocas líneas, le permiten al escritor añadir un nuevo matiz a su gran fresco histórico

La guerra destruye lo que el libro une” “Qué gilipollez la guerra“, decía PrevertEchenoz no lo escribe. Pero su talento de miniaturista lo muestra con saña.

Esta novela corta –con ecos de Jules y Jim, en la historia de Anthime, Charles y Blanche— es un nuevo concentrado del arete de Echenoz. Creemos captarlo todo en una primera lectura; pero el libro esconde sus secretos en los pliegues de cada frase. Y es, además, de una sencillez, un despojamiento alucinantes

Alistarse en la gran guerra, después de que tantos lo hicieran, era un gran riesgo para Jean Echenoz. Pues bien, la ha ganado, y ha regresado íntegro

La Paga de los Soldados

La paga de los soldados

La Paga de los Soldados – (William Faulkner)

La paga del soldado es la historia del regreso de un aviador herido a Georgia, al término de la Primera Guerra Mundial, acompañado de un veterano de guerra y una viuda cuyo esposo ha muerto en el conflicto. Poco imagina el aviador, sumido en un silencio casi permanente y en la ceguera, que su prometida le ha sido escasamente fiel durante su ausencia, y que la viuda descubrirá dentro de sí sentimientos insospechados… Primera novela de Faulkner y, según la crítica, una de las mejores obras surgidas de la Primera Guerra Mundial, La paga del soldado está escrita con un sorprendente dominio del arte narrativo: ya contiene la voz distintiva de Faulkner, su estilo peculiar y magistral, la prueba irrefutable de un talento precoz. Su singularidad reside en la mezcla de humor y desesperación, en la descripción magnífica de Georgia y en las lúcidas percepciones del sexo, la enfermedad, la muerte y la locura.

Esta novela de Faulkner fue publicada en 1926. En ella procura narrar las experiencias de la guerra sin haber sido participe directo. 
Es la historia de Mahón, quien, como legado de las batallas, vuelve a su pueblo lisiado, ciego, amnésico y a punto de morir, en contraposición a su aventura amorosa de juventud con la criada Emmy. 
La narración, cuidadosamente elaborada, sigue una simetría bipolar: de una parte, los combatientes de la guerra (Mahón, Margaret, Powers, Gilligan); de otra, los habitantes de la pequeña aldea de Georgia que reciben a los combatientes. 
 
La incapacidad de Mahón para vestirse, comer, etc., le da un matiz lastimoso, efecto de la guerra, sumado a la inconsciencia y a la falta de memoria de este. Mahón llega para casarse pero su prometida lo abandona al verlo en tales condiciones.
Margaret Power toma su sitio en el altar para confortar al reverendo Mahón, padre del soldado, y para retar los comentarios del pueblo puesto que ella se había casado antes del inicio de la guerra, pero su esposo pereció allí.
Mahón muere un mes después, y Margaret y un amigo soldado se ven arrastrados por los vaivenes de la vida. En esta obra, el punto central está en la amnesia.

Las Cárceles del Alma

Las carceles del alma

Las Cárceles del Alma – (Lajos Zilahy)

Dos cautivos (escrita en 1926 y publicada en España con el título de “Las cárceles del alma es una de las obras que más éxito internacional le dio a Lajos Zilahy. Nutrida con ciertos elementos autobiográficos, en esta novela Zilahy nos narra el idilio en 1913 en Budapest entre el oficial Péter y la joven Miett así como su boda, y cómo todo ello quedará truncado al poco por el estallido de la Primera Guerra Mundial. Péter será capturado en el frente ruso, y Miett conocerá a otro hombre…
Zilahy es uno de los novelistas que mejor han retratado la sociedad centroeuropea de la primera mitad de siglo XX. Con una narración realista y vigorosa, (pero también poética, a lo Tolstoi), asistimos a las vicisitudes de unos individuos que se sienten «cautivos» de la Historia convulsa que les tocó vivir, habitantes de una Europa que vivió la contienda mundial como un adiós al Imperio austrohúngaro, un mundo perdido que cambió ya para siempre, indiferente a sus deseos y esperanzas.

La España del siglo XX – 1

La España del siglo XX 1

La España del Siglo XX – 1 – La Quiebra de una forma de Estado – (M. Tuñón de Lara)

Las coordenadas políticas del siglo XX español, a partir de algunas fases y hechos determinantes: Las consecuencias de la I Guerra Mundial. La Crisis de 1917. El Gobierno de Maura. La Guerra de Marruecos. La dictadura de Primo de Rivera (1923-1929). El Gobierno de Berenguer. Las Elecciones municipales del 12 de Abril.

Sin novedad en el Frente

Sin novedad en el frente

Sin novedad en el Frente – (Erich Maria Remarque)

Soy joven , tengo veinte años, pero no conozco de la vida más que la desesperación, el miedo, la muerte y el tránsito de una existencia llena de la más absurda superficialidad a una abismo de dolor. Veo a los pueblos lanzarse unos contra otros y matarse sin rechistar, ignorantes, enloquecidos, dóciles, inocentes. Veo a los más ilustres cerebros del mundo inventar armas y frases para hacer posible todo eso durante más tiempo y con mayor rendimiento.

Este clásico de la literatura antimilitarista es un relato inclemente y veraz de la vida cotidiana de un soldado durante la primera guerra mundial.

La Muerte del Héroe

La muerte del heroe

La Muerte del Héroe – (Richard Aldington)

¡Ved como holgamos!, pero no podemos pasar nuestra juventud demasiado alegremente; pues nos haremos viejos y esto sucederá en Inglaterra; dos gravísimas circunstancias que contribuyen a que la gente se desgaste como en el parpadeo de un sueño; ya debéis saber que no existe en toda la tierra otro país donde haya tantos viejos estúpidos y tan pocos jóvenes.

(Horacio Walpole)

La Guerra Árabe – Israelí

La guerra arabe israeli

La Guerra Árabe – Israelí – (Edgar O’Ballance)

No es posible exagerar la importancia, no sólo para el Próximo Oriente, sino para el mundo entero, de la Guerra sostenida entre las naciones árabes y el joven Estado de Israel en 1948. Sus consecuencias han sido tremendas y muchas de ellas son aún imprevisibles.

Sin embargo, la significación Política de tal Guerra  –y el hecho de que ha suscitado entre gran parte de la humanidad, reacciones profundamente emocionales–  ha tendido a oscurecer la propia historia de la misma. Hace tiempo que se sentía la necesidad de un documento positivo e imparcial, escrito desde un punto de vista Histórico sobre la Campaña en sí. Esta necesidad es precisamente la que ha venido a satisfacer “La Guerra Árabe – Israelí de Edgar O´Ballance“.

Para mayor claridad, el Mayor O’Ballance ha dividido las hostilidades en fases separadas; La lucha clandestina que precedió al fin del Mandato; La marcha contra el recién nacido Estado judío realizada por los Ejércitos de Egipto, Siria, Transjordania e Iraq; El primer alto el fuego y la consolidación subsiguiente; La “Ofensiva de los 10 días” de los israelís; Las operaciones finales de limpieza contra los Sirios en el Norte y contra los Egipcios en el Sur. El trasfondo político de la contienda está vigorosamente subrayado para hacer comprensibles las Operaciones Militares.

Este volumen es el resultado de un intenso y cuidadoso estudio de la Campaña como un todo, y en detalle. Para prepararlo, el Mayor O’Ballance ha consultado, no sólo todo el material publicado, sino muchos de los Dirigentes vivos de ambas partes. Su narración, sus conclusiones y sus juicios han resultado definitivos.

…Quizá sirva de ayuda decir, que los Árabes iniciaron su poderío Militar de manera repentina, cuando en el Siglo VII, cierto número de tribus arábicas se unieron en inflamado celo religioso, tras las predicaciones de Mahoma, e iniciaron la tarea de convertir o conquistar a los Infieles. A partir de entonces, la condición de soldado se convirtió no sólo en la profesión más notable ante Alá, sino también en sumamente provechosa, puesto que todo combatiente tenía asegurada su parte del Botín….

Nadie conoce que una Unidad compuesta enteramente de Judíos luchó en Waterlóo, perdiendo 35 oficiales y 2000 hombres. Napoleón la había formado en Batavia en el año 1809, y le sirvió siempre fielmente. Unos años más tarde, durante la Revolución Polaca de 1830-1831, otro Regimiento de judíos, con un total de 10.800 combatientes, luchó contra los Rusos, provocando la admiración de los Polacos, por ser sobresalientes guerreros. Durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, gran numero de judíos sirvieron en las Fuerzas Armadas de los diversos Ejércitos de los distintos países, que formaron parte de la Guerra excepto , naturalmente, de la Alemania nazi. Su bravura no pasó desapercibida, y para citar un solo ejemplo, diremos que solo en la Segunda Guerra Mundial, se concedieron 25.000 condecoraciones al valor, impuestas a judíos.