Archivos de la categoría Comedia

El Decamerón

El Decameron

El Decamerón – (Juan Boccaccio)

El Decamerón, escrito entre 1249 y 1353, es una colección de cuentos, quizá la colección por antonomasia de la literatura mundial, y punto de referencia del que han partido desde entonces otras muchas creaciones narrativas.

La obra esta compuesta por cien cuentos que los diez protagonistas relatan cada noche de su retiro en una villa donde se refugian de la peste que asola Florencia.

Cada uno de estos personajes  —siete mujeres y tres hombres—  recrea un singular retrato psicológico, con personalidad bien definida, que sirve para ilustrar los distintos temas que se abordan en cada cuento.

En ellos se dan cita el ingenio, la reflexión, el amor, el erotismo  —de modo sorprendente ha sido considerado este libro como una obra exclusivamente erótica—  la virtud y la fortuna, todos ellos tratados con una magistral técnica de narrador.

Un libro que provocará en el lector tanto la risa como la tristeza, la reflexión y la pasión, el deleite por lo sensual y el respeto por lo sagrado, y que por encima de todo le hará experimentar el verdadero placer de la buena lectura.

El Decamerón es una obra medieval de enorme importancia, de gran valor cultural e histórico. Precursora del Renacimiento, de ideas muy avanzadas para su época. Se respiran aires de libertad, es un “carpe diem” en toda regla. También es un libro feminista, en cierto sentido. Está dedicado a las mujeres. Se reivindican su inteligencia, su ingenio y su sexualidad, su derecho a acostarse (o no) con quien deseen, aunque estén casadas o sean monjas.

En los cuentos predomina el tema amoroso y de deseo sexual. Hay mucho humor, bromas mas que pesadas, burlas a cornudos, destellos de ingenio que ayudan a escapar de una situación apurada, divertidos eufemismos y metáforas sexuales muy graciosas. El sexo es bastante atrevido, se puede encontrar incluso, un trío bisexual, un intercambio de parejas o a todo un convento de monjas compartiendo los favores del mismo hombre. En otros cuentos hay una furibunda crítica anticlerical, se denuncia todo lo que siglo y pico después, provocó la división del cristianismo. 

El Sí de las Niñas

El si de las niñas

El Sí de las Niñas – (Leandro Fernández de Moratín)

En el contexto de la obra de Leandro Fernández de Moratín, El Si de las Niñas es la más lograda, no sólo de sus comedias, sino de todas sus obras. Moratín, conocido principalmente como dramaturgo y creador de la comedia neoclásica  —también llamada moratiniana–,  cultivó además la poesía y la prosa.

Se sabe que a los nueve años ya componía versos y a lo largo de su vida escribió más de un centenar de poemas. Algunos fueron premiados en certámenes, como el romance endecasílabo La toma de Granada por los Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel, por el que recibió en 1779 un accésit de la Real Academia Española; en 1782 obtuvo un premio semejante por su Lección poética. Sátira sobre los vicios introducidos en la poesía castellana, en tercetos endecasílabos, interesante para conocer su opinión sobre la lírica de su tiempo.

El tema de El Sí de las niñas responde a un problema frecuente en una época, el de los matrimonios desiguales, unido a una equivocada educación de la mujer. El matrimonio desigual no era tan frecuente en el aspecto social, de cónyuges de distinta clase, como en cuanto a la edad de ambos contrayentes. Se trata de un tema recurrente en el teatro de Leandro Fernández de Moratín. El matrimonio de desigual edad aparecía ya en su primera comedia, El viejo y la niña, y el de diferente condición social estaba en El barón. La inadecuada educación de los jóvenes se hallaba en La Mojigata, y es además el tema de La Escuela de los maridos, de Molière, que Leandro tradujo y adaptó al teatro español.

En El Sí de las niñas una muchacha joven se ve obligada a casarse con un hombre de bastante más edad, por la coacción de su madre, viuda y en mala situación económica, que buscando colocar a su hija, no cuenta con sus sentimientos. Paquita, la protagonista, está enamorada de don Carlos, que resulta ser sobrino de don Diego, lo que posibilita el final feliz una vez resuelto el enredo, ya que no sólo Paquita, sino también su madre, ven colmados sus objetivos. De otro modo, también don Diego consigue su propósito pues a lo que verdaderamente aspiraba era a una vejez en compañía…

Cómo ser infeliz y disfrutarlo

Como ser infeliz y disfrutarlo

Cómo ser infeliz y disfrutarlo – (Carmen Rico-Godoy)

Todas las mujeres somos Carmen  —la protagonista de este libro—  mientras no se demuestre lo contrario.

¿Te gastas la mitad del sueldo en programas de belleza física para gustar a los hombres? ¿Tienes dificultades para salir sola al cine o a un café? ¿Enciendes la tele nada más llegar a casa porque te aterroriza la soledad?

Si Cómo ser una mujer y no morir en el intento te divirtió, ahora puedes disfrutar de nuevo con esta visión mordaz, irónica y tierna de nuestro mundo.

Un marido que desaparece, los líos de los hijos, las obligaciones profesionales y la guerra abierta contra los recuerdos y la melancolía son el marco de estos nuevos episodios.

En contra de lo que muchos creen, ser infeliz no es una desgracia. Aprenda a disfrutar de tu recién conquistada infelicidad.

Eloísa está debajo de un Almendro

Eloisa esta debajo de un almendro

Eloísa está debajo de un AlmendroLas cinco advertencias de Satanás

(Enrique Jardiel Poncela)

Incomprendido y combatido por casi toda la crítica de su tiempo, Enrique Jardiel Poncela conoce ahora, al amparo de la reivindicación de las vanguardias, un creciente reconocimiento. Su propósito era romper con las formas tradicionales de lo cómico, atadas a lo real y a lo verosímil. Frente a ello, Jardiel busca que en su teatro fluya de continuo lo inverosímil: “en el patio de butacas  –decía–  la vida cotidiana con su aburrimiento; en la escena, la fantasía y la risa renovada“. Por ese comino logró superar el naturalismo estrecho del teatro español y su casticismo; liberó el lenguaje casi siempre ligado a actores tipificados, y aportó a la escena un humor, de raíz intelectual, que sirve de hilo conductor al absurdo lógico. María José Conde Guerri, profesora de Literatura Española de la Universidad de León y autora del más completo estudio hasta hoy publicado sobre Jardiel estudia aquí Eloísa está debajo de un Almendro y Las cinco advertencias de Satanás, dos obras en las que,  sobre el fondo de una crisis social, brilla el ingenio libre de un revolucionario artístico.

Duluth

Duluth

Duluth – (Gore Vidal)

Gore Vidal es un distinguido novelista norteamericano, ensayista y dramaturgo. Sus acerados comentarios acerca del escenario norteamericano han hecho de él un invitado muy frecuente en los programas de Televisión. Vidal escribió su primera novela mientras servia en ultramar en la Segunda Guerra Mundial. Durante los años cincuenta, escribió varias obras para el teatro y el cine, incluyendo el éxito de Broodway “Visit to a Small Planet“.

En 1964, Vidal volvió a cultivar la novela, creando, de forma sucesiva, tres notables libros: “Julián“, “Washington, DC” y “Myra Breckinridge“. Más tarde escribió “Burr“, su novela más popular; la ficción histórica “1876” y dos soberbios volúmenes de ensayos escogidos.

Su más reciente novela, la muy aclamada “Creation“, apareció en 1981. En Duluth, Gore Vidal ha creado un mundo divertido y maravilloso, que trasciende la realidad. Aquí surge Estados Unidos, pero es algo más que eso. Es cualquier lugar de Norteamérica, El Cuatro de Julio y sus secuelas y es también el último vislumbre del crepúsculo americano.

Celebrada en 1983, fecha de su primera edición, como un “K.O.” por The New York Times; como “maravillosamente repulsiva” por Los Angeles Times; y como “lasciva, sucia, escandalosa… Muy divertida“. Duluth es una sátira salvaje del modo de vida estadounidense. Mofándose de todo lo imaginable, desde la maternidad a la televisión, la crítica de Vidal tiene en la ciudad de Duluth y sus habitantes un poderoso símbolo que funciona para cualquier ciudad de Estados Unidos. En ella, dos mujeres que acaban de morir en un coche atrapadas por la nieve, resucitan para incorporarse a una popular serie de televisión y a una novela romántica. Y mientras ellas se siguen comunicando con los vivos, la teniente Darlene Ecks aterroriza a los inmigrantes ilegales que viven en los barrios, el alcalde desaparece en el interior de una pringosa nave espacial y los biógrafos de Betty Grable investigan con entusiasmo su misteriosa muerte.

La conjura de los necios

La conjura de los necios

La conjura de los necios – (John Kennedy Toole)

El destino había dictado sentencia. Ignatius J. Reilly, un gigantesco glotón verborreíco, quisquilloso y arrogante, quien a sus treinta y pocos años aún vivía a expensas de su madre, debía enfrentarse, finalmente a la maldición del trabajo.

Para Ignatius, un espíritu distinto y delicado, fiel a sus propias convicciones, comenzaba una terrible y humillante  odisea. Pero para sus conciudadanos fue como si un castigo implacable en forma de gordo chiflado cayera sobre sus sufridas existencias, ya fuera trabajando de administrativo en una fábrica de pantalones, o como modesto vendedor de perritos calientes.

Oh, Fortuna, oh, deidad ciega y desatenta, atado estoy a tu rueda. No me aplastes bajo tus radios. Elévame e impúlsame hacia arriba, oh diosa

En pleno éxtasis cuasi religioso, encajado en su camisón de franela rojo y con su enorme vientre hundiéndose en el colchón, Ignatius J. Reilly no podía evitar el amenazante bloqueo de su válvula pilórica, ni la inquietud que rondaba en su rolliza cabeza. Es más, como el gran medievalista que se consideraba, estaba seguro que la trifulca que le había montado el patrullero Mancuso en el centro comercial, no era sino el primer trágico indicio del brusco cambio en su rota Fortunae.

Y lo peor era que presentía que lo sucedido no era más que el comienzo. El más vil de los castigos se cernía sobre su peculiar concepción de la delicadeza y el refinamiento: la maldición del trabajo. Y todo por la vulgar deuda de un accidente de coche, con su madre al volante y unas cervezas de más (y él,  en el asiento posterior, básicamente destrozándole los nervios). Cumplidos los treinta años, en los que Ignatius bien podía considerar quizás el clímax espiritual y creativo de su reposada vida, había llegado, tristemente, la hora de procurarse un sustento.

Con su gorra verde de cazador ajustada en la cabeza, una apretadísima camisa blanca y una ancha corbata de flores, el hipersensible, hipercrítico, hipocondriaco e hipopotamesco Ignatius tendría que salir a un mundo para el que no estaba preparado… Aun cuando, el mismo mundo, tampoco lo estaba para él… 

Tratado de las buenas maneras II

Tratado de las buenas maneras II

Tratado de las buenas maneras II – (Alfonso Ussía)

Alfonso Ussía prolonga los celebrados y divertidos consejos que daba en su Tratado de buenas maneras I, informándonos divertidamente de cómo se puede ser hortera, cursi y gilipollas: por ejemplo, haciéndose adepto de la “nueva cocina“, presumiendo de los azulejos del cuarto de baño, bautizando a los niños con nombres como Zuleika, Tamara o Ámbar Cristal, practicando el jogging en la playa, convirtiéndose en “motorolo” o usando expresiones como “ya puedes ir poniéndote las pilas“. Consejos de oro para los esnobs y los tontos que “alucinan mogollón” ante las novedades más ridículas que se ponen de moda.

Este libro, ilustrado con los magníficos dibujos de Barca, es de lectura imprescindible para no caer en la ordinariez à la dernière.

Sólo se mueren los tontos

Solo se mueren los tontos

Sólo se mueren los tontos – (Álvaro de Laiglesia)

El Alma, ese flato maravilloso que se nos escapa sin ruido al morir… (El Tío Cuacuá)

Solo se mueren los tontos trata de las tribulaciones de Rosita, muchacha de humildísimo origen, y su mucho sufrir por abrirse camino en la vida y, como decían los finos, labrarse un porvenir. A su triunfo final contribuirá un hecho muy apreciable: Rosita está muy buena. Rosita es un claro precedente de Mapi, la simpática meretriz protagonista de la serie de novelas iniciada con Yo soy fulana de tal, la más popular del autor.

Tres Sombreros de Copa

Tres sombreros de copa

Tres Sombreros de Copa – (Miguel Mihura)

Escrita a comienzos de los años 30, la comedia “Tres Sombreros de Copa“, germen de toda producción teatral de Miguel Mihura, tardé 20 años en ser estrenada y produjo, en el momento de su estreno, escándalo y asombro. Mientras muchos espectadores la calificaban de inmoral, la crítica veía en ella una ruptura con el teatro cómico anterior, un comienzo absoluto que presagiaba el teatro de lo absurdo. La fuerza dramática de la obra radica en la oposición de dos mundos irreconciliables: el de la burguesía provinciana esclavizada por mil convenciones, y el de un grupo de marginados de esa sociedad que buscan la libertad y rechazan la moral hipócrita.

No hay aquí lucha de clases ni se propugna una alternativa social. Las grandes tensiones se redimen por medio de un humor que rezuma escepticismo. Antonio Tordera, de la Universidad de Valencia, es autor de importantes trabajos sobre semiología teatral. En esta edición ofrece una lectura que sitúa a Miguel Mihura y a Tres Sombreros de Copa en la perspectiva de una justa valoración de su revolucionaria calidad artística…