Archivos de la categoría Ciencia

El racismo

El racismo – (François de Fontette)

La palabra racismo tiene un empleo tan corriente en nuestros días que a muchos les sorprendería comprobar que se trata en realidad de un neologismo. Es bastante instructivo seguir la introducción del término y la evolución de su definición en el “Petit Larousse Illustré” que parece un fiel reflejo de la aceptación de una palabra en el lenguaje, y que comporta una edición nueva cada año. ¡”Racismo” no aparece hasta… 1946! La definición es breve: “Teoría que persigue fijar la pureza de ciertas razas“; cambia en 1948 para convertirse en “Teoría que que tiende a preservar la pureza de la raza en una nación“; esta definición es inamovible hasta 1960, que es cuando se transforma y se precisa, siendo entonces el “sistema que afirma la superioridad de un grupo racial sobre los otros, preconizando, en particular, la separación de estos últimos en el interior de un país (segregación racial)”, y en 1966 se le añadirá “apuntando incluso al exterminio de una minoría (racismo antisemita de los nazis)”; tal es la definición que se vuelve a encontrar todavía en la edición de 1975. Más adelante hubo otras especificaciones definitorias hasta nuestros días.

Deberíamos sorprendernos de la importancia que muchos conceden actualmente a las particularidades, y ello sin ninguna duda en nombre del antirracismo, pero sin que adviertan que el simple hecho de realzar excesivamente las diferencias es, justamente, el enfoque que está en el origen del racismo. Indudablemente es esencial que se respete al prójimo y se sepan aceptar sus diferencias. Pero fundamentar su inserción en la comunidad humana teniendo únicamente en cuenta lo que separa, en detrimento de lo que une, sería una paradoja.

La “negritud“, el folklore bretón, o las peculiaridades corsas, deben respetarse porque tanto los negros como los bretones, o los corsos, tienen en común la naturaleza humana. El pensamiento antiguo, la tradición judeocristiana, y la filosofía del Siglo de las Luces, coinciden aquí en un humanismo que en casi todo el mundo ha sido singularmente criticado en la segunda mitad del presente siglo. La fría tecnocracia que trata al hombre como si se tratase de una hormiga, no demuestra hacia él mucho más aprecio del que le concedía el racismo hitleriano. Si todo estuviese permitido, si no existiesen ya ni el bien ni el mal, ¿en nombre de qué se iba a resistir a la tentación racista?

Psicología del Razonamiento

Psicología del Razonamiento – (Eugenio Rignano)

Si se observa el modo de conducirse o el “comportamiento” de los diversos organismos, desde los unicelulares hasta el hombre, se ve que toda una serie de sus actos, sobre todo los más esenciales, puede interpretarse como manifestación de una tendencia del organismo a persistir o a volver  —para emplear la expresión energética de Ostwald—  a su estado fisiológico “estacionario“.

En otros términos: si reservamos el nombre de “afectivas” para esta categoría especial de tendencias orgánicas que se manifiestan subjetivamente en el hombre como “deseos“, “apetitos” o “necesidades“, y que objetivamente, en el hombre y los animales, se traducen en “movimientos no mecanizados“, completamente realizados o en estado naciente, toda una serie de las principales “tendencias afectivas” así definidas puede reducirse a la única tendencia fundamental del organismo hacia su propia “invariación fisiológica“.

Crímenes contra el planeta

Crímenes contra el planeta – (Ross Gelbspan)

Hemos gestionado este planeta sin el menor respeto hacia la vida y nos hallamos en el umbral de una catástrofe de dimensiones bíblicas. El cambio climático ha dejado de ser una amenaza para convertirse en un hecho irreversible y, en gran medida, inevitable. “Ni aunque se detuvieran ahora mismo todas las emisiones de gases contaminantes, cesarían de subir las temperaturas durante cerca de un siglo o dejarían de irrumpir en nuestra vida cotidiana esos fenómenos extremos, que cada vez más a menudo nos conmocionan“, asegura la comunidad científica. No pasa ya, de hecho, un solo día sin que los periódicos identifiquen nuevos signos que delatan el deterioro del entorno…

El autor de esta brillante obra pasa revista a todos ellos con una claridad diáfana al tiempo que revela ciertos hechos, por macabros, sorprendentes: “Algunos gobiernos y emporios económicos vienen organizando desde los noventa una campaña de engaño y desinformación diseñada para convencer a los políticos, la prensa y el gran público, de que el problema del cambio climático está rodeado de incertidumbre científica

El libro ha sido definido por la crítica norteamericana como “esencial“. Y esencial es, en verdad, además de sorprendente, para cuantos quieran comprender los entresijos político-económicos que rodean al fenómeno. Lo que Gelbspan denuncia es un intento de “privatización de la verdad” en el nombre del beneficio económico. “Esta variante de corrupción no es muy diferente a otros casos de falta de honestidad política. La diferencia radica en que esta vez salpica al futuro de toda nuestra civilización“, afirma. Y atentar contra la vida, sostiene este prestigioso reportero galardonado con un Pulitzer, es tomar parte en los más graves crímenes contra el planeta.

Pronósticos del futuro

Pronósticos del futuro – (Erich JantschHerman Kahn)

Este volumen, presentado por Robert Jungk, reúne once trabajos de eminentes especialistas acerca de los desarrollos más probables de la Ciencia; la Técnica y la Sociedad durante las próximas décadas: Las modernas técnicas de prognosis hacen que tales Pronósticos del Futuro no sean ya vanas especulaciones sino evaluaciones racionales de los límites y posibilidades de lo real que, como señala Erich Jantsch pueden permitir al hombre controlar las fabulosas fuerzas liberadas por la Tecnología y configurar su propio destino.

Olaf Helmer apunta las direcciones en que avanzará la investigación científica, destinada a alcanzar grandes éxitos en la Biomedicina, la Cibernética y la tecnología de los recursos naturales.

Ali Bulent Cambel se ocupa de las fuentes de energía y William L. Swager de los nuevos materiales de los que plausiblemente podrá disponer la industria del futuro.

Los temas de la Automatización, las Comunicaciones y el Transporte corren a cargo de Hasan Ozbekhan, Jhon R. Pierce y Gabriel Bouladon. Corresponde a Robert C. Seamans Jr el examen de los objetivos probables de las exploraciones espaciales. Robert U. Ayres analiza las esperanzadoras perspectivas de la producción alimenticia, que a finales del siglo podría satisfacer las necesidades de una población cuyo numero  —según Roger Revelle—  se habrá duplicado. Por último, Herman Kahn esboza las líneas generales de la sociedad mundial a comienzos del siglo XXI.

Historia sucinta de la matemática

Historia sucinta de la Matemática – (Gino Loria)

De la escuela de geómetras que desde fines de siglo honra a Italia, la venerable figura del eximio profesor de Génova, se ha destacado por su consagración a la historia de la Matemática. Su incansable labor de medio siglo ha producido obras utilísimas a todos los cultores de esta ciencia. Tales son:

Il passato e il presente delle principali teorie geometriche, que ha alcanzado varias ediciones; La Scienze esatte nell’antica Grecia (5 vol.); Pagine di Storia nella Scienza; Storia delle Matematiche (2 vol.); etc.

En todas las revistas internacionales de Historia de la Ciencia ha colaborado asiduamente, y en su patria fundó el Bolletino de Bibliografía e Storia delle Scienze Matematiche.