Archivos de la categoría Cuentos

Su majestad el hambre

Su majestad el hambre – Cuentos brutales – (Ernesto Herrera)

Había frente a él una regia mesa,
toda cubierta de manjares extraños
y sangrientos como él”

La bohemia y el anarquismo conformaron el estilo feroz de Ernesto Herrera (Montevideo, 1889-1917), lástima que muriese un mes antes de cumplir veintiocho años.

Poetas, prostitutas, miserables, todos hambrientos y siempre invisibles. En las narraciones de Ernesto Herrera, la legión de los marginados abandona las sombras y se planta con orgullo ante la sociedad burguesa para desafiarla. Los sin voz tienen la palabra y, en nuestra edición, con las ilustraciones de Ana Dueñas, ahora también tienen rostro.

Publicados originalmente en Uruguay en 1910 e inéditos hasta la fecha en España, los cuentos incendiarios de “Su majestad el Hambre” nos devuelven a la necesidad de preguntarnos qué y quiénes gobiernan nuestras vidas.

Herrera pertenece a la noble categoría de los inquietos. ¡Santa inquietud, madre de las cosas! Vosotros los satisfechos, sabed que vuestra felicidad no es sino la sensación de lo que lleváis de difunto dentro de vosotros

(Rafael Barrett)

Ernesto Herrera (Montevideo – 1889-1917), nacido bajo el nombre de Nicolás Herrera Lascazes, se inició en la escritura a una edad temprana, lo que le valió el sobrenombre de “Herrerita” en el círculo de intelectuales que frecuentaba. Con ellos fundó “Bohemia: una Revista de Arte“, en la que publicó la mayor parte de sus cuentos, a menudo con el seudónimo de “Ginesillo de Pasamonte“. Firmó también poemas y crónicas, pero el mayor reconocimiento le llegó como autor de teatro con el estreno de su drama “El león ciego (1911)”, que se ha convertido en pieza de referencia en el teatro uruguayo moderno. Desde niño sufrió afecciones respiratorias, que finalmente le causaron la muerte a un mes de cumplir veintiocho años.

El ponche mágico

El ponche magico

El ponche mágico – (Michael Ende)

 La palabra “genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso” pertenece a una clase de palabras  —las palabras catalejo—  muy apreciadas en los círculos sociales de la brujería, por su versatilidad y su alto grado de efectividad. Por este motivo, Belcebú Sarcasmo y Tirania Vampir preparan un ponche genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso para celebrar el Año Nuevo.

Pero… ¿por qué tienen tanto interés en bebérselo antes de la medianoche?

A Christmas Carol

A christmas carol

A Christmas Carol – (Charles Dickens)

Cuento de Navidad (también conocido como Un Cuento de Navidad o Canción de Navidad) es un relato de fantasmas que ha gozado del favor del público desde el mismo momento de su aparición y es uno de los clásicos del genial Dickens.

Este libro narra la inquietante noche que en la víspera de esta festividad pasa Ebenezer Scrooge, un anciano miserable y tacaño que es una de las más acabadas representaciones del avaro en la historia de la literatura y otro de los inolvidables personajes de la amplia galería de Dickens.

La visita del espectro de su antiguo socio, Jacob Marley, hace desfilar ante Scrooge la visión de los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras intentando conmover su corazón. Algo va a cambiar.

Con este tierno relato, el autor se propuso remover las conciencias de sus lectores y convencerlos de la necesidad de ser bondadosos y de practicar la caridad en un mundo injusto.

La caricatura, la inquietud social y el sentimiento conseguidos por Charles Dickens en esta narración, hacen que mantenga intacta aún hoy su capacidad para conmover y hacer disfrutar.

…Para empezar, digamos que no existía duda alguna de que Marley estaba muerto. El registro de su defunción había sido firmado por el capellán, el escribano, el director de la funeraria y el encargado del cementerio. Scrooge lo firmó también, y su firma era digna de crédito en cualquier documento donde se viera estampada, pero…

“…Cuando estaba apoyando la mano en el picaporte, una extraña voz lo llamó por su nombre y lo invitó a entrar. Scrooge obedeció. Era su propia sala. No cabía ninguna duda al respecto. Pero había sufrido una transformación sorprendente.

Las paredes y el techo estaban tan adornados con verdes hojas naturales que parecía, en verdad, un pequeño bosque donde centellaban por todas partes bayas de colores resplandecientes. Las hojas frescas y finas de acebo, de muérdago y de hiedra reflejaban la luz, como si alguien hubiera estado sembrando millares de espejitos.

Un magnífico fuego, como jamás había conocido la aburrida losa de piedra ni en la época de Scrooge, ni de Marley, ni por muchos y muchos inviernos pasados, subía rugiendo por la chimenea.

Apilados en el piso, formando una especie de trono, había pavos, gansos, perdices, pollos, fiambres, grandes piezas de carne, lechones, largas ristras de salchichas, tortas galesas, budines de ciruela, barriles de ostras, castañas bien rojas, manzanas coloradas, naranjas jugosas, espléndidas peras, inmensas roscas de Reyes y espumantes baldes de ponche, que empañaban la atmósfera de la habitación con sus deliciosos vapores.

Sentado cómodamente sobre este sofá, había y era una gloria contemplarlo un Gigante feliz, que llevaba en la mano una antorcha resplandeciente, de forma semejante a la del Cuerno de la abundancia y la mantuvo bien en alto, para iluminar a Scrooge cuando este se asomó atisbando por la puerta.”

Historias de cronopios y de famas

Historias de cronopios y de famas

Historias de cronopios y de famas – (Julio Cortázar)

Historias de cronopios y de famas (1962) es una insólita colección de cuentos y viñetas en la que todos los lectores podrán reconocer sus pequeñas odiseas cotidianas. Uno de los libros legendarios de Julio Cortázar y un verdadero antídoto contra la solemnidad y el aburrimiento.

Julio Cortázar nació en Bruselas en 1914 y murió en 1984 en París, donde pasó gran parte de su vida; sin embargo, es, junto con Jorge Luis Borges, el autor de mayor relevancia de la literatura argentina contemporánea. Su novela Rayuela (1963) marca un antes y un después en la literatura latinoamericana y revela, al igual que sus cuentos, un asombroso talento literario.

Dublineses

Dublineses

Dublineses – (James Joyce)

Dicen que si Dublín desapareciera podría ser reconstruida a partir de los libros de Joyce. Pero los personajes desesperados, desafiantes o resignados que pueblan estos relatos se parecen a los habitantes de cualquier ciudad. Cada una de estas historias, intensas e intemporales como toda obra maestra, adquiere nueva vida con cada lectura.

Publicado en 1914, Dublineses es uno de los libros de relatos más unitarios y perfectos alumbrados por un autor. Pese a gravitar en su totalidad en torno a Dublín y sus personajes enmarcados en un periodo histórico muy concreto (el que habría de anteceder en breve a la independencia de la católica Irlanda respecto al protestante Reino Unido, y sobre todo Inglaterra), James Joyce muestra en los quince cuentos que integran la obra una sensibilidad y penetración difícilmente igualables a la hora de captar la naturaleza humana en sus distintas edades y condiciones, así como en el laberinto de las relaciones personales y sociales. La impecable estructura del libro, que parte de las primeras experiencias infantiles para ir recorriendo el arco de la existencia humana, culmina en esa obra maestra que es el relato titulado “Los muertos” sin duda alguna una de las cumbres del género.

Desde la delicada orfebrería de “Dublineses” a la revolucionaria técnica estilística de “Finnegan’s wake” pasando por “Ulises“, su novela más conocida, la literatura de James Joyce (1882-1941) renovó la lengua inglesa y la narrativa moderna creando un estilo único.

Los Hollister

Los Hollister

Los Hollister – (Jerry  West)

Los Hollister y el viejo barco: Una tormenta y un invitado inesperado traen este nuevo misterio a la vida de los Hollister, cuando, debido a un rayo, una rama de árbol cae sobre un coche frente a su casa. Dentro estaba el hawaiano Tom King, que necesita la ayuda de los Hollister para salir del coche.

Los Hollister en la isla de las tortugas: Un día, Peter y Pam Hollister salvaron a un indio seminola llamado Charlie “Rabo de Tigre” de ahogarse. Lo que no imaginaban es que este heroico acto les llevaría a un nuevo y excitante misterio y unas vacaciones en Florida. Unos días después, todos los Hollister disfrutaban de la playa de Isla Tortuga en las Everglades y dispuestos a ayudar a Charlie a atrapar a un grupo de ladrones que ilegalmente mataba a las tortugas gigantes y les robaban sus huevos.