Archivos de la categoría Drama

El otro árbol de Guernica

El otro árbol de Guernica – (Luis de Castresana)

Esta es la historia de un grupo de niños vizcaínos que fueron evacuados al extranjero durante la guerra y que después de varias vicisitudes acabaron encontrándose y compartiendo un destino común en un edificio de la Chaussée d’Alsemberg, en Bruselas, donde permanecieron hasta finales de 1939. La acción se inicia cuando la primera expedición organizada por el gobierno de Euzkadi sale del Ayuntamiento de Bilbao y concluye cuando los niños de las diversas expediciones regresan, casi tres años después, a la estación de Achuri.

Aunque la mayor parte del relato transcurre físicamente en el extranjero, “El otro árbol de Guernica” es, en esencia, una novela de esperanza española y una declaración de amor a Vizcaya; una Vizcaya entrañable, evocada y sensibilizada por la lejanía, la guerra y la añoranza, y que adquiere en el desarrollo argumental la dimensión de protagonista.

Nudo de vívoras

Nudo de víboras – (François Mauriac)

Nudo de víboras no es una novela de acción, pues este escritor, con su peculiarísimo estilo, rehúsa desarrollar sus temas o bruscas mutaciones y diversidad de incidentes: por lo contrario, cala hasta lo más profundo en el sentimiento humano,  escribe y describe sencillamente estados del alma. Son sus sentimientos y la pasiones los verdaderos protagonistas de sus libros,que por eso resultan algunas veces atormentados, trágicos y de una intensidad arrebatadora.

Constituyen Nido de víboras, una de las mejores obras que han salido de su pluma. Las memoria de un hombre que amó el dinero sobre todas las cosas a verse privado del cariño de sus hijos, apartados de él por el egoísmo de una mujer fanática. A través de las páginas de este libro los sentimientos del protagonista adquieren una intensidad dramática pocas veces superada. Es realmente avasalladora la lucha que se desarrolla en su interior ante la codicia de los que esperaban su muerte, hasta que por fin la sangre se impone al odio haciéndole renunciar a lo que más había querido: al dinero. Por todo esto “Nudo de víboras” resulta una obra de profunda intensidad, un verdadero plato fuerte en el género novelesco.

Blues para Mr. Charley

Blues para Mr Charley – (James Baldwin)

Cuando en 1958 Elia Kazan propone a James Baldwin  —portavoz ideológico de un importante sector de la intelectualidad negra y novelística de reconocido talento—  escribir para el teatro, ve rechazada su oferta; sin embargo, en ese momento surge ya el germen de una idea que tomaría forma dramática seis años más tarde. Blues para Mr Charley (1964) se basa en un caso sucedido en Mississippi en 1955: el asesino blanco de un muchacho negro, tras ser absuelto en un juicio inícuo, acepta con toda desfachatez, seguro de su impunidad, que la confesión de su crimen sea publicada.

Aunque pudiera parecer que la obra se propone simplemente escenificar la cínica brutalidad con que gobernantes, policías, jueces y jurados imponen la discriminación racial en el Sur, el verdadero núcleo dramático lo constituye, no la inocencia de las víctimas, sino la irresponsabilidad moral de los verdugos. Con independencia de sus notables calidades teatrales y literarias, la importancia de la pieza estriba en que inicia una reflexión, histórica, ética y política de nuevo tipo sobre los blancos del Sur: emponzoñados por el odio racial, acosados por el miedo y la inseguridad, estos seres marginales, que no son una encarnación del mal sino instrumentos y víctimas del miedo social, han de cerrar los ojos ante la realidad de su propia conducta porque el conocimiento lúcido del contenido de sus actos les llevaría a la locura.

“Seguimos un camino  —concluye el autor del prólogo que abre el volumen—  dominado por las más horribles tinieblas; esta obra pretende dar testimonio de la existencia y el poder de la luz.”

El muerto indiscreto

El muerto indiscreto – (Rubén Correa)

Emilio Dargas, un periodista cuarentón y casi acabado, se tropieza en un restaurante de Buenos Aires con Luis Kunny, uno de los artífices del ascenso del presidente Saul Jalil. Pero todos saben que Luis Kunny murió dos años antes, y no dudan en atribuir tan singular encuentro al compulsivo romance de Dargas con el alcohol.

En busca de su verdad, el periodista se adentrará en la trastienda del poder político, sin advertir que es utilizado en una desesperada venganza: blanco involuntario en el fuego cruzado de una guerra secreta, se verá enredado en una lucha de fuerzas tan dispares que no será fácil predecir el desenlace.

Metáfora de la lógica sinuosa que ha regido la política argentina en las últimas décadas, “El muerto indiscreto” es también una parábola sobre las siempre difíciles relaciones entre periodismo y poder. “Un relato del proceso de progresiva corrupción, tanto del personaje, como del régimen político que le sustenta y promociona“.

Años de perro

Años de perro – (Günter Grass)

En los Turnos de madrugada  –primero de los tres libros que integran este volumen–  Brauxel, propietario de una mina, cuenta las mocedades de Eduardo Amsel y Walter Matern, que viven en la desembocadura del Vístula. Amsel tiene sangre judía y sufre tribulaciones que sólo compensará creando espantajos a imagen y semejanza del hombre; Matern encarna las virtudes el pueblo alemán antes de que este se convirtiera en espantapájaros con el nazismo y en robot con la prosperidad.

En el segundo libro, el joven Harry Liebenau dirige las Cartas de amor a su prima Tula y describe en ellas cuanto ocurrió antes de que el mastín Principe, perro favorito del Führer, abandone a su dueño en la Cancillería del Reich y cruce el Elba en pos de un nuevo amo. Matern  –antiguo SA, pero limpio de culpa porque los culpables son siempre los otros–,  narra en las Materniadas, el tercer libro, sus viajes por la Alemania vencida para castigar las fechorías nazis y buscar a Amsel, hasta que en la mina encuentre el desenlace insólito de estos Años de perro.

Cinco años después de escribir El tambor de hojalata, Günter Grass, con su genio de narrador, su visión personalísima de Alemania y del mundo, su parodia de todos los estilos respetables, la amargura que se traduce en insolencia y la burla en corrosiva carcajada, Grass logra una inmensa construcción alegórica, convierte la narración del Apocalipsis en una gran novela picaresca de nuestros tiempos, en la epopeya satírica de ese gran espantajo que es el hombre.

Dieciséis mujeres

Dieciséis mujeres – (Rafael Cardoso)

Dieciséis historias, cada una de ellas en torno a un personaje femenino y a un barrio de Río de Janeiro, se entretejen formando un retrato íntimo y conmovedor de la vida de esta gran ciudad.

Mujeres como Maria, de 93 años, asaltada en su casa, por enésima vez, por un ladrón armado, o Jade, de 6 años, dejada al cuidado del último novio de su madre. Y barrios que recorren todas las realidades de la ciudad, desde las elitistas urbanizaciones privadas hasta la dura vida de las favelas y los suburbios.

Cada una de las historias captura un momento crucial en la vida de estas mujeres: Renata, de 34 años, recepcionista en la consulta de un dentista, decide vengarse de las infidelidades de su marido; la adolescente Helena debe elegir entre la comodidad de su barrio de clase media y la aventura del peligroso mundo de las favelas cuando se enamora de un traficante de drogas; Jamilly, prostituta de 25 años, ahorra todo su dinero con la esperanza de una nueva vida; Cintia espera nerviosa los resultados de un análisis de VIH… Y como hilo conductor de todas las historias, de todas esas existencias, la sombra de un personaje masculino, Rafael, que entra y sale de las vidas, a menudo sembrando la confusión a su paso…

No fue en vano

No fue en vano – (Gerald Green)

Durante una manifestación estudiantil en un campus universitario de Nueva Inglaterra, tres jóvenes fueron muertos por disparos de la policía, y otros muchos resultaron heridos. En el juicio que posteriormente se celebró, los policías que dispararon quedaron libres de cargos porque, según declararon, obraron en defensa propia al haber sido atacados incluso con armas.

Cinco años después, en el aniversario de aquel suceso, los padres de las víctimas, los heridos y algunos profesores se reúnen en el lugar de los hechos con el fin de mantener conversaciones y ver el modo de revisar el juicio para pedir a los culpables daños y perjuicios y dejar las cosas clarificadas de acuerdo con la justicia. Una madre, en particular, está decidida a asegurarse de que su hijo no murió en vano.

Un tema de candente interés no sólo para la sociedad norteamericana, sino para la de cualquier país democrático.

La Noche

La Noche – (Andrés Bosch)

Para la despreocupada o profana muchedumbre que no asiste a espectáculos deportivos o, si los presencia alguna vez, considera a sus intérpretes como seres privilegiados a quienes la fortuna sonríe constantemente deparándoles una vida placentera y una venturosa posición económica, “La Noche“, será una aleccionada revelación. Pues la atribulada existencia de Luis Canales descubrirá al lector ajeno al deporte que en el boxeo, como en todos los esfuerzos humanos, el triunfo es sumamente difícil y, aún conseguido implica muchas veces dificultades insuperables y peligros angustiosos. No es otro el fondo de “La Noche“, cuyo autor ha acertado a fijar el ambiente de los boxeadores, tanto en su modalidad espectacular como en su aspecto privado, para así captar la atención de los lectores al desarrollo de la acción, descrita con ritmo muy apropiado al asunto elegido. La fluidez y precisión del estilo, y la perfecta trama ambiental son elementos básicos en esta novela, que, por unanimidad del tribunal seleccionador, ha obtenido el Premio Planeta 1959.

Todos nuestros ayeres

Todos nuestros ayeres – (Natalia Ginzburg)

El paso de la adolescencia a la juventud en una muchacha italiana durante los años terribles de la guerra constituye el pretexto en torno al cual Natalia Ginzburg ha tejido esta conmovedora crónica de los “pobres jóvenes” que constituye un fresco gigantesco y maravilloso de toda la vida de un país en una época. La acción de esta novela transcurre durante la segunda Guerra Mundial. Pero ella no aparece para nada. Aletea sobre todo cuando sucede como un espectro terrible y destructor, como una presencia permanente aunque apenas entrevista.

La obra se divide en dos partes claramente diferenciadas. En la primera aparece la ciudad multitudinaria donde sus pobladores, no por hacinados, están menos trágicamente incomunicados. En la segunda parte la acción se traslada a la campaña, al perdido Borgo San Constanzo, y nos hallamos entre seres que viven una existencia miserable y aletargada, acosados por pequeñas necesidades, acuciados por mínimas ausencias. Natalia Ginzburg no se ha propuesto entretenernos, ni siquiera adoctrinarnos. Sólo quiere mostrarnos. Y esa mostración  —cuanto este libro tiene de crónica terrible, estremecida—  es lo que hace que se construya en un documento tierno y memorable.

Los perros

Los perros ¿quien los convirtió en fieras? – (Robert Calder)

¿Qué pasa cuando un perro deja de ser el mejor amigo del hombre?

En un centro experimental donde tratan de elevar al máximo el potencial natural del perro, se ha extraviado un cachorro. Un profesor sensible lo encuentra y adopta. A los pocos meses el magnífico pastor alemán se transforma en una extraña criatura con reacciones casi humanas. El perro huye al bosque, “retorna a los orígenes” y se convierte en el líder de una jauría que lucha por la supervivencia.

El terror y la tragedia se desencadenan. Un relato escalofriante que atenaza al lector más allá de la última página… no porque esa historia pudiera suceder, sino porque está sucediendo ¡ahora!