Archivos de la categoría Economía

El Capital

El capital

El Capital – (Karl Marx)

La evolución fatal de la lucha de clases, según Marx, conducirá a la lucha armada, cuando la situación esté preparada por la crisis interna del capitalismo, corroído por sus propias contradicciones. La lucha llevará a las clases obreras a la conquista del poder y después de esta victoria amanecerá un nuevo mundo sin clases.

¿Una gran utopía? Posiblemente, pero lo cierto es que el marxismo, cuyas líneas maestras están trazadas en “El Capital“, aunque en su primitiva pureza ha sido abandonado hasta por quienes prometieron seguirlo, ha marcado profundamente el pensamiento humano, ha penetrado en todos los ramos de la ciencia y ha empapado la conciencia del hombre moderno, como no lo había hecho ninguna otra “versión” del mundo y de la historia.

Derecho Sindical

Derecho sindical

Derecho Sindical – (Tomás Sala Franco – Ignacio Albiol Montesinos)

El Derecho Sindical: Contenido y caracteres

1º: Las dos grandes partes del Derecho del Trabajo.- El Derecho del Trabajo comprende dos grandes centros de imputación normativa: las relaciones laborales individuales existentes entre los empresarios y trabajadores individualmente considerados y las relaciones laborales colectivas existentes entre los empresarios, organizados profesionalmente o no,  y las organizaciones profesionales de trabajadores, de entre las que destacan los sindicatos, si bien existen otras formas de organización profesional de los trabajadores, distintas a los sindicatos (delegados de personal, comités de empresa, coaliciones, asambleas, etc…)

El Derecho individual del Trabajo estudia la normativa reguladora de las relaciones laborales individuales. Y el Derecho Colectivo del Trabajo  —también llamado Derecho Sindical—  estudia la normativa reguladora de las relaciones laborales colectivas.

2º: El contenido del Derecho Sindical.- El estudio de las relaciones colectivas comprende, así, dos tipos de problemas. De una parte, los problemas de organización obrera y patronal. En este sentido, la libertad sindical y sus manifestaciones, la representación de los trabajadores en la empresa, el derecho de reunión o de asamblea de estos últimos y el asociacionismo empresarial. De otra parte, los problemas de acción colectiva obrera y patronal. En este sentido, la participación institucional en la empresa y fuera de ella, la negociación colectiva, la huelga, el cierre patronal y los procedimientos judiciales y extrajudiciales de solución de los conflictos laborales, tales como, la conciliación, la mediación y el arbitraje, etc…

Para entender la crisis económica española

para entender la crisis economica española

Para entender la crisis económica española – (Antonio Argandoña)

El tema de este libro es la crisis económica que se inicia alrededor de 1973 y que deja notar sus efectos sobre casi todos los países a lo largo de más de una década. Se intenta en él una descripción sencilla de sus trazos principales, un diagnóstico de sus causas y un conjunto de recomendaciones sobre cómo salir de ella. Y dado que todo esto no se puede hacer sin la ayuda de la Ciencia Económica, el libro se convierte, de hecho, en una sencilla Introducción a la Economía. Así, el lector puede estudiar los principales fenómenos de la economía, sin fórmulas matemáticas, sin aparato formal ni terminología compleja.

De la mano de la evolución reciente de la economía española, se desarrollan cuestiones como el desempleo y la inflación, los problemas de la balanza de pagos, los impuestos, la economía de oferta y otros muchos temas de interés. ¿Por qué fracasará una política de impulso de la demanda, como las que se con frecuencia? ¿Cómo actúa el Banco de España en su control del dinero y el crédito? ¿Por qué es importante el crecimiento de la productividad y por qué ha evolucionado como lo ha hecho? ¿Qué factores hacen que el sector público siga creciendo? ¿Por qué se ha llevado la política económica por los cauces que nos han puesto en la situación en que nos encontramos?

El autor, Catedrático de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona y Profesor Extraordinario del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa de Barcelona, ha sabido verter en pocas páginas muchas ideas interesantes sobre la ciencia económica, sobre la economía española y sobre la crisis reciente, con claridad, con sencillez y precisión, como corresponde a un buen profesor. Y no ha disimulado sus puntos de vista, incluyendo sus recomendaciones sobre la política económica que habría que llevar a cabo, y sus opiniones sobre el programa económico del gobierno socialista que salió de las elecciones de octubre de 1982.

Principios Elementales y Fundamentales de Filosofía

Principios elementales y fundamentales de filosofia

Principios Elementales y Fundamentales de Filosofía – (G. Politzer)

Las lecciones de Georges Politzer, fueron impartidas en la Universidad Obrera de París durante los cursos 1935-1937 y posteriormente recogidas en volumen por algunos de sus alumnos: Maurice Le Goas redactó los Principios Elementales y Guy Besse y Maurice Caveing los Principios Fundamentales, ambos recogidos en el presente volumen, constituyen un texto básico, que de forma clara y concisa con un sentido didáctico significa una introducción al estudio de la Filosofía materialista y dialéctica.

¡Indignaos!

Indignaos

¡Indignaos! – (Stéphane Hessel)

Cuando alguien como Stéphane Hessel llama a la “insurrección pacífica“, a desperezarse, a rebelarse, hay que escucharlo. Porque Hessel, a sus 93 años, sabe de lo que habla: miembro de la Resistencia francesa, superviviente de Buchenwald, militante a favor de la independencia argelina y defensor de la causa Palestina, este eterno luchador es, además, el único redactor aún vivo de La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.

Por eso, cuando reclama “un motivo de indignación” para todos hay que hacerle caso. Porque “las razones para indignarse pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo demasiado complejo“, pero siguen ahí, en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes, a las minorías étnicas. “Buscad y encontrareis“, nos dice, “coged el relevo, ¡indignaos!, porque la peor actitud es la indiferencia. Si os comportais así, perdéis uno de los componentes esenciales que forman al hombre: “la facultad de indignación y el compromiso que la sigue“. Un mensaje que ya ha contagiado a más de un millón y medio de lectores en Francia.

¡Indignaos!” Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracan destructor del consumismo voraz y la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.
¡Indignaos! Sin violencia. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Actuad. Para empezar, ¡Indignaos! (José Luis Sanpedro)

La Policía de las Familias

La policia de las familias

La Policía de las Familias – (Jacques Donzelot)

La Familia ¿agente natural de reproducción del orden establecido? Seguramente este era el caso bajo el Antiguo Régimen, cuando el padre de familia recibía la garantía efectiva de su poder, de manos del soberano, al que aseguraba como compensación la obediencia de sus miembros.

Pero a mediados del siglo XVIII se rompe este equilibrio. Cuando la riqueza, y por tanto el poder, se convierte en un problema de producción y no ya de gasto ni pillaje, se hace necesario economizar los cuerpos y administrar las poblaciones, consecuentemente intervenir sobre la familia.

Este es el papel de la policía, entendido entonces en una acepción infinitamente más amplia que su actual versión represiva: una ciencia del bienestar al servicio de la soberanía nacional.

En el siglo XIX, toma los múltiples rostros de la filantropía. Prácticas que confluyen, a principios del siglo XX, en la creación del llamado sector social. De este sector social la familia constituirá el epicentro. Por un lado es el punto de mira de las empresas higienizadoras, que desestabiliza la autoridad patriarcal para poder insuflar las normas que aseguran la conservación, calidad y disponibilidad social del individuo. Por otro lado, es un punto de apoyo de una moralización de las relaciones por medio del ahorro, de la educación y de la sexualización.

Así se explica el éxito del psicoanálisis, por su capacidad operativa sobre esta nueva disposición de la relación familia-sociedad.

Hijos de Matrix

Hijos de Matrix

Hijos de Matrix – (David Icke)

¿Quiénes son los hijos de Matrix?… Somos nosotros, todos nosotros.

Este libro se ha escrito con el objetivo de reunir las pruebas y antecedentes del control extraterrestre, intraterrestres e interdimensional que dominado el planeta Tierra  durante miles de años hasta el día de hoy, intentando presentar la imagen más clara posible de las fuerzas que diariamente manipulan y dirigen las vidas del género humano.

Los linajes que hoy controlan el mundo y  nuestras vidas son los mismos que dominaron Lemuria, la Atlántida, Sumeria, Egipto, Babilonia, el Imperio Romano, el británico y los demás imperios europeos.

Ellos son los Presidentes de Estados Unidos, los primeros ministros, las familias que controlan bancos y empresas, los propietarios de los medios de comunicación y aquellos que controlan el ejército. Hemos sido dominados por por la mismo tribu entrecruzada de híbridos extraterrestres o intraterrestres, los Nefilim, durante miles de años y ahora estamos enfrentándonos a un momento crucial de su vasto plan.

Cartas sobre el Capital

Cartas sobre el capital

Cartas sobre el Capital – (Marx y Engels)

Marx fue el primer economista de gran categoría que reconoció y enseñó sistemáticamente cómo la teoría económica puede convertirse en análisis histórico y cómo la exposición histórica puede convertirse en historia razonada

(Joseph A. Schumpeter)

A pesar de que el autor sea, por sus opiniones, un socialista cien por cien, y que todo el libro tenga un neto cariz socialista, teniendo en cuenta sin embargo, el hecho de que la exposición no puede ser calificada de accesible a todo el mundo y que posee, además, la forma de una demostración científica de tono estrictamente matemático, la comisión declara que es imposible perseguir esta obra delante de los tribunales…”

(Resumen del veredicto de la Censura Zarista sobre la traducción al ruso del libro I de El Capital. 1872)

Karl Marx (1818-1883) y Friedrich Engels (1820-1895) redactaron conjuntamente El Manifiesto Comunista. “Desde que el destino relacionó a K. Marx con F. Engels la obra a la que ambos amigos se consagraron se convirtió en una obra común“, diría Lenin, tras evocar a Engels: “después de su amigo Marx, el más notable sabio y maestro del proletariado contemporáneo de todo el mundo civilizado.”

La correspondencia entre Marx y Engels es ingente: se conservan más de dos mil cartas, escritas en inglés, francés y alemán. En el presente volumen han sido seleccionadas las cartas que permiten interpretar mejor El Capital, de Marx, la obra que estudia las condiciones objetivas de producción de la vida material, y que esta es la base misma de la interpretación de la historia humana. A través de esta correspondencia vemos surgir las intuiciones geniales que permiten una interpretación materialista de la realidad…

Juventud sin Futuro

Juventud sin futuro

Juventud sin Futuro

El 7 de Abril una marcha de jóvenes sin futuro recorría el centro de Madrid politizando sus condiciones de vida: decían que la precariedad, la deficiente representación política, los recortes sociales o las expectativas vitales bloqueadas no tenían nada de natural, sino que eran el resultado de un sometimiento de la política democrática al poder económico.

Una innovadora iniciativa política de una generación que, enterrada como “perdida” por las élites políticas y económicas, supo pintarse de amarillo para que nadie pudiese pretender no verla.

Este movimiento, convocante, conjuntamente con Democracia Real Ya, de las marchas del 15 de Mayo, es también parte activa en el movimiento de acampadas ciudadanas autoorganizadas que han inundado de reivindicaciones y propuestas las plazas de las principales ciudades.

La Juventud toma la Palabra.

Juventud sin Futuro es una iniciativa que nace de colectivos estudiantiles, que siguiendo el ejemplo de las luchas encabezadas por la juventud en Europa y el Mundo Árabe, se plantea ayudar a romper la apatía social ante la crisis y sus reformas, podíamos estar en paro, pero no seguir parados. “Sin Futuro” nos permite plantear: 

¿Quién nos ha robado el futuro? señalando a los culpables de la crisis. Y “Sin Miedo” expresa la acción colectiva y el derecho a disentir, la propuesta de recuperar nuestro futuro porque no tenemos miedo…

Teoría de la Jovencita

Teoria de la jovencita

Teoría de la Jovencita – Primeros materiales – Hombres-maquina: modo de empleo – (Tiqqun)
Este es un libro de amor. Habla sobre la imposibilidad del amor en nuestra estructura económica. ¿Qué significa esto?
El Capitalismo no está ahí fuera: en el FMI, la OMC, o el BCE. El Capitalismo es una promesa de paraíso en la tierra, una idea de éxito y realización, un poder de fascinación.
Tiqqun le pone nombre y le da figura: “La Jovencita“. La Jovencita no es mujer ni hombre, sino una imagen, un modelo, un ideal. Eterna juventud, seducción ilimitada, placer indiferente, amor asegurado contra todo riesgo, control de apariencias, cero defectos.
Impersonal, implacable, impecable, impermeable e imposible, La Jovencita se apodera de nuestra mirada, de nuestro deseo y de nuestro imaginario. Es una maquina de guerra. No se deja tocar y nunca pierde.
Fragmento a fragmento, Tiqqun diubuja el campo de batalla: nos lo hace ver. De qué modo un bolso, un culo, una sonrisa, un perfume, unas botas o unos bícps pueden ser armas en una guerra. Librada entre nosotros en el interior de cada uno. Una guerra contra el azar y los encuentros sin garantías, la belleza y la sensualidad singulares, el tiempo de toda duración, la violencia del abandono y la entrega. Contra el amor verdadero.
Esta edición incluye el texto “Hombres-maquina: modo de empleo“, donde Tiqqun desarrolla el análisis bio-poder contemporáneo: la reducción de la vida humana a simple carne que vigilar y gestionar según parámetros estandarizados de belleza, salud o poder…
La enfermedad es un lenguaje. El cuerpo es una representación. La medicina es una práctica política.
 (Bryan S. Turner, The body and the society)