Archivos de la categoría Teología

Comunidad teatro

Comunidad teatro

Comunidad – Teatro por Lisenio – (Jósant Ferrándiz)

Sobre la convivencia, relación y comunicación humanas

Un cura, con la crisis típica afectiva de sus treinta y tantos años, y un grupo de matrimonios, que viven juntos, afrontan su fracaso en la relación, comunicación y convivencia…

¿Cómo será la iglesia del futuro?

La confesión de un cura a una prostituta…

¿Por qué los poderosos han secuestrado el Evangelio a los marginados y explotados…?

La educación liberadora de los hijos…

La relación entre fe cristiana y compromiso por la transformación integral de la sociedad.

¿Para qué o para quiénes es el celibato de los curas, monjas y frailes…?

Jesucristo según los Evangelios

Jesucristo segun los evangelios

Jesucristo según los Evangelios – (E. Peña Rica – M. Useros Carretero)

La palabra “Evangelio” significa “buena nueva“, es decir, buena noticia o anuncio. Esta noticia venturosa no es otra que la venida de Jesucristo al mundo para redimirnos. Por esta razón el nacimiento de Jesús en Belén fue anunciado por los ángeles a los pastores como “evangelio de gran gozo“.

Por consiguiente, el Evangelio no es otra cosa que la vida y doctrina de Nuestro Señor Jesucristo. En este sentido decimos que el Evangelio es uno solo.

Primeramente los apóstoles predicaron de viva voz los hechos y las palabras de Jesús, obedeciendo el mandato del Maestro. Es lo que se llama el “Evangelio oral“. Más tarde aquella predicación fue puesta por escrito para que se transmitiera con fidelidad a través de los siglos, dando origen al “Evangelio escrito“, que es lo que designamos normalmente con el nombre de “Evangelios“, que son cuatro.

Aunque el Evangelio es uno, son cuatro las narraciones que conservamos del mismo, debidas a San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan, que por esta razón son llamados “evangelistas“.

San Mateo fue cobrador de impuestos  y después apóstol de Jesús. Escribió su Evangelio para convencer a los judíos de que Jesús era el Hijo de Dios y el Mesías anunciado por los profetas. Se le representa por la figura de un hombre, porque comienza su narración evangélica por los antepasados o ascendientes de Jesús como hombre.

San Marcos era discípulo y compañero de Pedro en su predicación en Roma. Su evangelio reproduce la predicación de San Pedro. Se le representa por un león, porque en su primera página nos presenta a Juan Bautista en el desierto, morada del león.

San Lucas era médico y discípulo de San Pablo, al que acompañó en sus viajes apostólicos. Escribió su Evangelio después de haberse informado cuidadosamente de los testigos oculares para ofrecer una narración más completa. A él debemos muchos detalles de la infancia de Jesús. Se le simboliza por el toro, porque nos presenta al principio de su Evangelio el sacrificio de Zacarías. Y el toro era uno de los animales que se inmolaban en estos sacrificios.

San Juan es el “discípulo amado” de Jesús. Escribió su Evangelio de muy anciano. Es tan sublime su lenguaje y tan altas las enseñanzas que nos transmite, que se le ha comparado al águila, que siempre vuela por las alturas.

No hay libro en el mundo comparable a los Santos Evangelios.

Testamento significa aquí “alianza” o compromiso sagrado entre Dios y los hombres. Con la venida de Jesús al mundo termina la antigua alianza o Testamento, que fue hecho en el Sinaí. Al ofrecer Jesús el sacrificio de su vida en la cruz establece el “Nuevo Testamento“, que será eterno.

Comentarios al Código de Derecho Canónico II

Comentarios al derecho cononico 2

Comentarios al Código de Derecho Canónico II

Proseguimos estos Comentarios al Código de Derecho Canónico iniciados en el volumen I, que había cerrado sus páginas con la explicación del canon 681.

En el presente volumen ofrecemos a nuestros lectores la disciplina de los cánones 682-1321 y su comentario doctrinal.

La distribución de este trabajo, por orden de autores y de materias, es como sigue: El P. Arturo Alonso Lobo, O. P., comenta la tercera parte del libro II (can. 687-725), así como el libro III en sus cánones preliminares (can. 726-730), y en los títulos acerca de los sacramentos en general (can. 731-736) y de los cinco primeros sacramentos en (can. 737-947). D. Lorenzo Miguélez Domínguez prosigue la explicación doctrinal de los sacramentos con los tratados acerca del orden y del matrimonio (can. 948-1143) y del apartado referente a los Sacramentales (can. 1144-1153). El P. Sabino Alonso Morán, O. P., se ha encargado de la segunda y tercera parte del libro III (can. 1154-1321); con esta materia clausuramos el volumen II.

Para que la obra resulte completa y los lectores tengan a mano no sólo el comentario de la disciplina eclesiástica, sino también el mismo texto legal, se insertan  —como ya hicimos en el volumen I—  los cánones respectivos en latín y castellano. Debido a que el tratado sobre el matrimonio es muy extenso, hemos decidido fraccionar el texto canónico en sus diferentes capítulos, logrando así una mayor proximidad entre el texto legal y su explicación doctrinal.

Los dos volúmenes restantes, que verán la luz pública próximamente, completarán este primer comentario completo del Derecho Canónico, con el texto latino oficial y su traducción castellana, escrito en estilo conciso, claro y de técnica moderna.

Actitudes Cristianas en Política

Actitudes cristianas en politica

Actitudes Cristianas en Política – (André Manaranche)

Desde los tiempos de Jesús de Nazaret en la Palestina ocupada por los romanos hasta los debates en torno a las teologías de la esperanza o de la liberación, los cristianos han sentido la urgencia de plantearse su postura frente al poder político. Persecución, integración, colaboración, resistencia o contestación: tantas actitudes que, partiendo de una misma fe, han diversificado la opción política según las épocas, los países, los talantes y los rasgos peculiares de los cristianos.

Es un hecho cierto: los hombres de nuestro tiempo se han vuelto menos sensibles a determinadas exigencias morales, pero, al menos los mejores de entre ellos, dedican su tiempo, sus pensamientos y sus energías a hacer posible una sociedad más humana. No se contentan con denunciar la locura de un mundo que comete injusticias flagrantes, que se entrega al frenesí del lucro, organiza guerras asesinas, se intoxica de racismo, saquea al tercer mundo, explota a los emigrantes, utiliza la tortura, sino que sueñan con un universo utópico, por fin habitable, fraternal y sensato.

Razón de la Inquisición

Razon de la Inquisicion

Razón de la Inquisición – (Vicente Palacio Atard)

Nadie equivoque el significado de los términos. Dar razón no quiere decir dar la razón. Por el contrario, son cosas muy diferentes, que corresponden a dos planos distintos de la actividad intelectual: el que da la razón a alguien  —o el que la quita–,  se trate de una institución o de una persona, emite un juicio; el que da razón de algo, sea acto humano o mero sujeto físico, no juzga, sino que explica. Mi intento es éste, nada más que éste: hacer comprensible el hecho histórico   de la Inquisición española, de esa institución tan traída y llevada en boca de todo el mundo, a veces para ultrajarla, con la torpe cerrazón de que suelen estar provistos los detractores de todos los tiempos, a veces para sublimarla, con la generosa candidez de los apologistas de turno.

Mi propósito es, pues, un propósito de historiador. Me dispongo a dar una explicación breve de este suceso de la historia española, basado en las noticias que nos dispensa el estado actual de la investigación histórica, y siguiendo el consejo de P. Miguel de la Pinta, uno de los que más han trabajado en el tema de la Inquisición sobre pruebas documentales. El nos dice que “el mundo exige, cada día más imperiosamente, la comprensión y la cordialidad”  modos perfectos de llegar a una inteligencia,  y ya es hora de hacer un alto en el camino, abandonando gazmoñerías, rutinas y prejuicios que sólo servirán para seguir incrementando la ignorancia, la desorientación y las discordias, que tanto perjudican y trastornan a las inteligencias, dañando muchas veces a cosas sacratísimas e inviolables que estarán siempre por encima de tanto ignorante y filisteo.

Para tus quince años

Para tus quince años

Para tus quince años – (Emilio Enciso Viana)

Para ti los publico hoy, aunque no todos han sido escritos para ti.

Las muchachitas de quince años sois como las aguas del río, que todos los días son distintas, y las que ayer pasaron a mi vera, hoy están metiditas en el mar.

En el mar de la juventud, confundidas como muchas otras están mis lectoras de los años pasados. Y ya veo detrás de vosotras a las de catorce que os empujan con su prisa de llegar a ser mujeres, como vosotras empujais a las de dieciséis.

Ávidas de saber, con una sed insaciable de conocer la vida, me pedís que os escriba más, más cosas, como escribo para las mayores.

Pues ahí va esa colección de artículos.

Los escribí para Marujilla, Totina, Mincha y demás quinceañeras que entre 1948 y el 1956 han triscado y reído por las calles de España.

Pero resulta que las Marujillas, Totinas, Minchas, etc., que hoy ríen y bullen por las calles españolas sois vosotras, con los mismos apellidos, las mismas facciones, la misma psicología, las mismas ganas de reír y los mismos afanes de vivir. Luego, mis artículos son para vosotras.

Dicen que no hay quince años feos. No sé lo que dirá vuestro espejo. Lo interesante es que el Señor encuentre vuestros quince años floridos.

Cuenta la historia que un día primaveral Dios envió un ángel a saludar a una muchachita de quince años. Y la encontró tan linda, que el ángel la dijo:

Dios te salve, la llena de gracia.

y como la muchachita se aturdió, el ángel añadió:

Es Dios quien te encuentra graciosa.

No me preocupa lo que pueda decirte tu espejo; me interesa lo que pueda decirte Dios.

¿Te dirá un día que eres graciosa, que estás llena de gracia?

Ayudarte a lograrlo es el objetivo que me propongo al acceder a tu petición de publicar una colección de mis articulos.

Obras completas de Santa Teresa

Obras completas de Santa teresa

Obras completas de Santa Teresa

Los escritos de Santa Teresa han sido, desde que vieron la luz por primera vez, una lectura exquisita para los buscadores de bellezas literarias y de los valores de la espiritualidad católica. Y siguen incesantemente derramando luz. Sus ediciones se han sucedido incansablemente. En nuestros días corrían varias y de buena calidad. Pero se esperaba una edición hecha al día, con el máximo respeto a los venerables autógrafos y a su fonética original, de gran valor lingüístico, que con su cadencia vigorosa, eco de nuestro siglo de oro, confiere, sin duda, un atractivo más a su fondo inagotable.

La edición que con general aplauso fue publicada por la BAC en tres volúmenes, cuajados de notas, sale hoy en la presente edición manual, que en un solo volumen ofrece todos los escritos de Santa Teresa con las mismas garantías de fidelidad y con los mismos criterios, aunque libres de notas y de las largas introducciones de aquélla. Más bien hemos introducido algunas mejoras, revisando el texto y uniformando el grafismo. Hemos alterado el orden de los tratados, y en alguno de ellos las partes de su contenido, y las novedades aquí introducidas serán respetadas en las futuras ediciones de aquélla más extensa.

Huelga ahora hacer aquí un examen de las riquezas que encierran los escritos de Santa Teresa. Nos limitaremos a ofrecer, en aval de los mismos y para deleite de los lectores, algunos testimonios que por su autoridad debieran acompañar siempre las obras de la excelsa escritora.

Tratado Teológico-Político

Tratado teologico-politico

Tratado Teológico-Político – (Baruch Spinoza)

Si los hombres fueran capaces de regirse constantemente por una regla preconcebida; si constante les favoreciera la fortuna, tendrían el alma libre de supersticiones. Más como suelen hallarse en situaciones tan difíciles que les imposibilitan adoptar resolución alguna racional; como casi siempre fluctúan entre el temor y la esperanza, por bienes que no saben desear moderadamente, su espíritu está siempre abierto a la más exagerada credulidad. Vacilan en la incertidumbre; el menor impulso les mueve en mil rumbos diferentes, y a su inconstancia se agregan las fatigas del temor y la esperanza. Por lo demás, observadle en otras situaciones y le hallaréis confiado en el porvenir, lleno de orgullo y jactancioso.

Hechos son éstos que, en mi concepto, nadie ignora, aunque es verdad que los hombres suelen vivir ignorantes de si mismos. Nadie, repito, ha podido ver los hombres sin observar que, cuando prósperos viven, se jactan todos, aun los más ignorantes, de tan grande sabiduría, que les rebajaría recibir un consejo. Sorpréndeles la adversidad; hállanse indecisos; piden consejo a cualquiera, y por absurdo, frívolo e irracional que sea, síguenle ciegamente. Pronto y al menor indicio vuelven a esperar mejor porvenir o a temer mayores males.

Profecía o revelación es el conocimiento cierto de una cosa revelada a los hombres por Dios. Profeta es quién interpreta las cosas reveladas a todos aquellos que, no pudiendo tener un conocimiento cierto de ellas, sólo pueden conocerlas por la fe. Entre los hebreos, efectivamente, al profeta se le llama nabi, es decir, orador intérprete; en la Escritura designa exclusivamente al intérprete de Dios, según puede verse en el Éxodo (6:1), donde Dios dice a Moisés: “Y he aquí que te constituyo Dios de Faraón, y Aarón tu hermano será tu profeta” Como si dijera: Puesto que Aarón al interpretar a Faraón las palabras que pronuncies hará el papel de profeta, tú serás en cierto modo el Dios de Faraón, es decir, el que respecto a él haga el papel de Dios.

Jesús o el Gran Secreto de la Iglesia

Jesus o el gran secreto de la iglesia

Jesús o el Gran Secreto de la Iglesia – (Ramón Hervas)

Una fascinante y polémica visión de un Jesús inédito.

Este ensayo es esencial para comprender, profundizar y saber que hay de cierto en los inquietantes temas que se encuentran en la ficción de “El Código Da Vinci” y otros muchos misterios que la novela no menciona.

Los descubrimientos que desvela este libro suscitarán grandes polémicas y desconcertarán tanto al creyente como al agnóstico. Las investigaciones para las controvertidas cuestiones que se plantean, se han desarrollado a partir de los datos que ofrecen los Evangelios sinópticos, así como otras fuentes heterodoxas de la tradición.

Esta obra desvela claves que hasta el momento habían sido ocultadas por intereses de las instituciones que han ostentado el poder:

¿Es la virginidad de María un mito?

¿Qué relación existió entre María Magdalena y Jesús?

¿Por qué los evangelios no mencionan los nombres de los hermanos de Jesús y hablan de ellos de una forma tan superficial?

¿Qué parentesco existía entre Pedro, Judas y Jesús?

¿Qué claves encierran Parsifal y el Santo Grial?

¿Qué papel tuvo la Iglesia en la anulación del componente femenino del Grial?

¿Cómo repercutió en las mujeres?

¿Qué ocurrió en Montsegur?

Este libro propone unas claves osadas que enfrentan a la historia y el dogma contra la fecundidad de la herejía

Jesús o el Gran Secreto de la Iglesia es una fascinante aproximación a la figura de Cristo, su vida y su linaje. Los orígenes de Jesús han sido ocultados durante siglos, así como la verdadera relación que mantuvo con las tres Marías que marcaron su vida: su madre, Magdalena y Salomé. Jesús tuvo un hijo con Magdalena, a quien no conoció y que nació en Occitania y que, con el tiempo, este primer heredero del linaje de Cristo dará origen al mito del Santo Grial. El libro también nos descubre el misterio de la sangre de Cristo y el paso del cáliz de sangre al cáliz ensangrentado. El autor riza el rizo de la más audaz heterodoxia y, al margen de las explicaciones que habitualmente suministra la historia, explica cómo, con el triunfo de la Iglesia paulina, el contenido del Apocalipsis se desvirtúa en pocos años y Jesús pierde sus rasgos de dios solar, de manera que el componente femenino del Grial queda anulado.

Profundizar en el cristianismo conlleva encontrar múltiples e inquietantes misterios, que pocos tienen el valor de cuestionar.

¿Es cierto, cómo afirmaron cátaros y templarios, que Jesús no nació en Belén? ¿Donde nació?

¿Por qué el cristianismo expurgó de sus mensajes todo cuanto pudiera manifestar una influencia femenina en los componentes de culto?

¿Cómo subsistieron las sociedades secretas?

¿Qué secretos albergaba el Priorato de Sión?

¿Cuáles fueron los pecados del Temple?

¿Por qué los templarios se negaron a creer en la divinidad de Jesús?

¿Qué gransecreto de la Iglesiacausó la perdición de los Caballeros del Temple?

¿Por qué los visigodos y arrianos se reclamaron portadores de la sangre de Jesús?

De todas las contradicciones cristianas, tal vez sea la mítica virginidad de María, biológica y tecnológicamente imposible, la más sugestiva y, también, la más oscura. Sin embargo, el papel de María Magdalena como “madrina” o madre simbólica de Jesús también entraña muchas dudas. Así como la tercera María, esencial en su vida, María Salomé, su amiga y plausiblemente la financiadora secreta de su movimiento.

En la antigüedad algunos esotéricos consideraban el Grial la piedra caída del cielo que simbolizaba aquella sabiduría perdida que buscaban los templarios y los ismaelitas, mientras que para otros la piedra desprendida era de la corona de Lucifer. Pero cabe preguntarse si quizás esta piedra no era sólo el símbolo de algo vivo y perenne. ¿El símbolo de la sangre de Cristo, tal vez?

El infinito en la palma de la mano

El infinito en la palma de la mano

El infinito en la palma de la mano – (Gioconda Belli)

El mágico relato de nuestros orígenes es probablemente el que más fascinación ha inspirado en la humanidad a lo largo de los tiempos. Pero, mas allá de los cuarenta versículos que la Biblia dedica a Adan y Eva, más allá incluso de la leyenda, ¿cómo sería la vida de aquella inocente, valiente y conmovedora primera pareja?, ¿cómo sería aquel universo primigenio?

Poesía y misterio se dan la mano en esta sorprendente  novela que nos presenta al primer hombre y la primera mujer descubriéndose y descubriendo su entorno, experimentando el desconcierto ante el castigo, el poder de dar vida, la crueldad de matar para sobrevivir y el drama de amor y celos de los hijos por sus hermanas gemelas.

El infinito en la palma de la mano ha sido galardonada con el Premio Biblioteca Breve  2008 por su singularidad y su capacidad evocadora. Gioconda Belli ha creado un mundo nuevo que surge de los Grandes libros secretos, textos apócrifos o prohibidos llenos de revelaciones y fantásticas apariciones, y recrea magistralmente la historia más prodigiosa que puede imaginarse.

Todo comienza cuando Adán despierta tras su creación en el jardín del Edén, una parcela del mundo creada por Dios para el disfrute de todas las criaturas que pueblan la tierra ya que se trata de un lugar idílico en el que todas las criaturas tienen sus necesidades biológicas completamente satisfechas y las malas sensaciones como el dolor no existen. Con el fin de complementar al hombre Dios crea a la mujer (Eva) de la misma forma que al hombre: en la absoluta ignorancia. Sin embargo ambos saben a la perfección nombrar las cosas que les rodean y manejan la habilidad del lenguaje instintivamente. Explorando su hábitat, Eva descubre el árbol del conocimiento, el cual da los frutos que harán surgir en ellos la filosofía como herramienta para alcanzar conocimientos.

El diablo en forma de serpiente le habla de sus propiedades a Eva y le advierte que si tomase sus frutos posiblemente incluso muriera. Pero ella, sin tener en cuenta sus advertencias come porque no teme a la muerte y tiene curiosidad de lo que pueda pasar. Al comprobar que queda impune les da a probar a los animales y más tarde a Adán. Luego se refugian en una cueva y descubren lo que son los sentimientos más allá de la tranquilidad y la felicidad como lo es el deseo. Al rato todo comienza a temblar y la tierra se fractura ante sus pies abriendo una grieta entre ellos y el paraíso. Enseguida se dan cuenta de que es el castigo que Dios les ha impuesto por desobedecer sus normas y hacer uso de una libertad excesiva.

Descubren que el lugar al que han sido enviados es muy distinto del paraíso al ser más yermo y hostil. Al principio solo desean permanecer cerca del paraíso a la expectativa de ser perdonados, pero la humanidad que les ha dado la fruta del conocimiento les hace explorar su alrededor donde tienen problemas con el terreno y la fauna que les rodea. Entonces llegan a la conclusión de que no soportan esa situación y que prefieren descubrir qué es la muerte pero Dios les salva porque tiene curiosidad de lo que sus creaciones serán capaces de hacer en el futuro. Pronto sus necesidades vitales se hacen obvias, pero Adán temeroso de la ira de Dios se niega a comer ninguna fruta y se lo prohíbe a Eva porque ella fue la que le impulsó a comer la última vez. Pero Dios, les envía señales para hacerles entender que comer no es malo y es necesario. A pesar de todo, Adán no se sacia comiendo frutas y como a su alrededor observa como los animales se devoran los unos a los otros para vivir, decide empezar a matar conejos fascinado por la muerte tal como se la ha descrito el diablo.

Sin embargo Eva no entiende que es vital para ella alimentarse de animales lo cual lo considera un error, al igual que una crueldad. Al cabo de un tiempo reflexionando sobre si Dios creó a esos animales para que se alimentaran ellos empieza a hacer caso a Adán. Con el paso de los meses Eva da a luz a Caín (cuyo nombre proviene del perro con el que Adán jugaba en el paraíso) y a Luluwa. En breve se queda embarazada de Aklia y Abel. Poco a poco van adquiriendo conocimientos del mundo animal que luego aplican para mejorar su calidad de vida e ingeniar artilugios que les ayuden en sus tareas a la vez que sus hijos crecen. Abel, resulta ser un muchacho tranquilo, trabajador, apuesto y amante de Dios pero Caín es muy diferente a él y es difícil de educar dado a su carácter a veces estoico a veces apasionado que siempre está rodeado de una aureola siniestra.

Abel se gana fácilmente el aprecio de su padre y Eva se encariña de la solitaria y marginada Aklia mientras que Caín y su gemelo Luluwa se enamoran el uno del otro. Todo se tuerce cuando Dios decide que el lazo de sangre que los une es demasiado grande y que por ello no pueden reproducirse entre ellos así que con la primera menstruación de las dos hijas deciden emparejar a Caín con Aklia y a Abel con Luluwa. La tensión crece de forma evidente por parte de Caín que está triplemente celoso de Abel porque él tiene el cariño de su padre, está destinado a emparejarse con Luluwa y además cuenta con el favor de Dios. Todo termina cuando Abel le intenta convencer de que es lo correcto y que es lo mejor para él, Caín le mata accidentalmente de un golpe y Dios castiga a Caín marcándole la cara y desterrándole a tierras lejanas. A raíz de eso Adán repudia a su hijo y junto con Eva, Luluwa y Aklia intentan seguir adelante y perpetuar su especie.