Archivos de la categoría Fantasía

El número de la bestia

El número de la bestia – (Robert A. Heinlein)

El famoso “número de la Bestia”, el 666, no significa seiscientos sesenta y seis, sino seis elevado a la sexta potencia y vuelto a elevar a la sexta potencia, y refleja el número de universos posibles. Este es el tema de la nueva e importante novela de Robert A. Heinlein, el autor de ciencia-ficción más galardonado de todos los tiempos, que ha obtenido hasta ahora cuatro Premios Hugo. El número de la bestia es uno de los libros menos conocidos de Heinlein, debido quizá a su argumento, algo alejado de los temas más habituales dentro de su obra literaria dedicada a la ciencia ficción y que se centra en numerosos saltos a través de distintos universos y dimensiones.

El Ladrón de Cuerpos

El ladron de cuerpos

El Ladrón de Cuerpos – (Anne Rice)

A lo largo de los siglos, Lestat el vampiro ha gozado de una cómoda existencia. Su supremacía en el mundo de la noche colmaba todas sus aspiraciones. Pero ahora, de repente, Lestat se ve acosado por la duda y la nostalgia, y también por el deseo de experimentar de nuevo qué se siente cuando se es mortal…

Una oportunidad que se le presenta cuando Raglan James, miembro de una orden secreta, le propone que intercambien sus cuerpos durante sólo dos noches…

Tras Entrevista con el Vampiro, Lestat el Vampiro, La reina de los Condenados, Anne Rice supera sus propios planteamientos en El Ladrón de Cuerpos y alcanza un nivel de terror todavía más sofisticado.

El ponche mágico

El ponche magico

El ponche mágico – (Michael Ende)

 La palabra “genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso” pertenece a una clase de palabras  —las palabras catalejo—  muy apreciadas en los círculos sociales de la brujería, por su versatilidad y su alto grado de efectividad. Por este motivo, Belcebú Sarcasmo y Tirania Vampir preparan un ponche genialcoholorosatanarquiarqueologicavernoso para celebrar el Año Nuevo.

Pero… ¿por qué tienen tanto interés en bebérselo antes de la medianoche?

Entrevista con el Vampiro

Entrevista con el vampiro

Entrevista con el Vampiro – Crónicas Vampíricas – (Anne Rice)

Anne Rice es una escritora que sigue caminos desconocidos para llegar a un mundo distinto. Si uno se rinde y la sigue en su viaje fantasmagórico, descubrirá que se ha rendido al hechizo como si se tratara de un sueño voluptuoso.”

–Ya veo… dijo el vampiro, pensativo, y lentamente cruzó la habitación hacia la ventana.

Durante largo rato, se quedó allí contra la luz mortecina de la calle Divisadero y los focos intermitentes del tránsito. El muchacho pudo ver entonces los muebles del cuarto con mayor claridad: la mesa redonda de roble, las sillas. Una palangana colgaba de una pared con un espejo. Puso su portafolios en la mesa y esperó.

–Pero, ¿cuánta cinta tienes aquí¿  –preguntó el vampiro y se dio la vuelta para que el muchacho pudiera verle el perfil–.  ¿Suficiente para la historia de una vida?

–Desde luego, si es una buena vida. A veces entrevisto hasta tres o cuatro personas en una noche si tengo suerte. Pero tiene que ser una buena historia. Eso es justo, ¿no le parece?

–Sumamente justo  –contestó el vampiro–.  Me gustaría contarte la historia de mi vida. Me gustaría mucho.

–Estupendo  –dijo el muchacho. Y rápidamente sacó el magnetófono de su portafolios y verificó las pilas y la cinta–. Realmente tengo muchas ganas de saber por qué cree usted en esto, por qué usted…

–No  –dijo abruptamente el vampiro–.  No podemos empezar de esta manera. ¿Tienes ya el equipo dispuesto?

–Sí  –dijo el muchacho.

–Entonces, siéntate. Voy a encender la luz.

–Yo pensaba que a los vampiros no les gustaba la luz  –dijo el muchacho–.  Si cree que la oscuridad ayuda al ambiente…

Pero en ese momento dejó de hablar…

Lestat el Vampiro

Lestat el vampiro

Lestat el VampiroCrónicas vampíricas – (Anne Rice)

Entrevista con El Vampiro II

Soy el vampiro Lestat. Soy inmortal. Más o menos. La luz del sol, el calor prolongado de un fuego intenso…: tales cosas podrían acabar conmigo. Pero también podrían no hacerlo…

Anne Rice es una escritora que sigue caminos desconocidos para llegar a un mundo distinto. Si uno se rinde y la sigue en su viaje fantasmagórico, descubrirá que se ha rendido al hechizo como si se tratara de un sueño voluptuoso

A Christmas Carol

A christmas carol

A Christmas Carol – (Charles Dickens)

Cuento de Navidad (también conocido como Un Cuento de Navidad o Canción de Navidad) es un relato de fantasmas que ha gozado del favor del público desde el mismo momento de su aparición y es uno de los clásicos del genial Dickens.

Este libro narra la inquietante noche que en la víspera de esta festividad pasa Ebenezer Scrooge, un anciano miserable y tacaño que es una de las más acabadas representaciones del avaro en la historia de la literatura y otro de los inolvidables personajes de la amplia galería de Dickens.

La visita del espectro de su antiguo socio, Jacob Marley, hace desfilar ante Scrooge la visión de los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras intentando conmover su corazón. Algo va a cambiar.

Con este tierno relato, el autor se propuso remover las conciencias de sus lectores y convencerlos de la necesidad de ser bondadosos y de practicar la caridad en un mundo injusto.

La caricatura, la inquietud social y el sentimiento conseguidos por Charles Dickens en esta narración, hacen que mantenga intacta aún hoy su capacidad para conmover y hacer disfrutar.

…Para empezar, digamos que no existía duda alguna de que Marley estaba muerto. El registro de su defunción había sido firmado por el capellán, el escribano, el director de la funeraria y el encargado del cementerio. Scrooge lo firmó también, y su firma era digna de crédito en cualquier documento donde se viera estampada, pero…

“…Cuando estaba apoyando la mano en el picaporte, una extraña voz lo llamó por su nombre y lo invitó a entrar. Scrooge obedeció. Era su propia sala. No cabía ninguna duda al respecto. Pero había sufrido una transformación sorprendente.

Las paredes y el techo estaban tan adornados con verdes hojas naturales que parecía, en verdad, un pequeño bosque donde centellaban por todas partes bayas de colores resplandecientes. Las hojas frescas y finas de acebo, de muérdago y de hiedra reflejaban la luz, como si alguien hubiera estado sembrando millares de espejitos.

Un magnífico fuego, como jamás había conocido la aburrida losa de piedra ni en la época de Scrooge, ni de Marley, ni por muchos y muchos inviernos pasados, subía rugiendo por la chimenea.

Apilados en el piso, formando una especie de trono, había pavos, gansos, perdices, pollos, fiambres, grandes piezas de carne, lechones, largas ristras de salchichas, tortas galesas, budines de ciruela, barriles de ostras, castañas bien rojas, manzanas coloradas, naranjas jugosas, espléndidas peras, inmensas roscas de Reyes y espumantes baldes de ponche, que empañaban la atmósfera de la habitación con sus deliciosos vapores.

Sentado cómodamente sobre este sofá, había y era una gloria contemplarlo un Gigante feliz, que llevaba en la mano una antorcha resplandeciente, de forma semejante a la del Cuerno de la abundancia y la mantuvo bien en alto, para iluminar a Scrooge cuando este se asomó atisbando por la puerta.”

El barón rampante

El baron rampante

El barón rampante – (Italo Calvino)

¡Si yo fuera el emperador Napoleón, me habría gustado ser el ciudadano Cosimo Rondò!” La admiración de Napoleón es compartida por todos los lectores de “El barón rampante“, la inolvidable historia de un niño de doce años que un mediodía de Junio de 1767 se encaramó a un árbol para ya no volver a pisar tierra.

Cuando tenía doce años, Cosimo Piovasco, barón de Rondó, en un gesto de rebelión contra la tiranía familiar, se encaramó a una encina del jardín de la casa paterna. Ese mismo día, el 15 de junio de 1767, encontró a la hija de los marqueses de Ondarivia y le anunció su propósito de no bajar nunca de los árboles. Desde entonces y hasta el final de su vida, Cosimo permanece fiel a una disciplina que él mismo se ha impuesto. La acción fantástica transcurre en las postrimerías del siglo XVIII y en los albores del XIX. Cosimo participa tanto en la revolución francesa como en las invasiones napoleónicas, pero sin abandonar nunca esa distancia necesaria que le permite estar dentro y fuera de las cosas al mismo tiempo. En esta espléndida obra, Calvino se enfrenta con el que, según él mismo declaró, es su verdadero tema narrativo: “Una persona se fija voluntariamente una difícil regla y la sigue hasta sus últimas consecuencias, ya que sin ella no sería él mismo ni para sí ni para los otros”.

Italo Calvino nació en Cuba en 1923. Después de sus primeras novelas neorrealistas, se inclinó hacia una literatura más cercana a la fantasía y la imaginación. El vizconde demediado, El barón rampante y El caballero inexistente componen la trilogía Nuestros antepasados, su obra más conocida. Murió en Siena en 1985 dejando varios libros inéditos, entre ellos Por qué leer a los clásicos.

J. R. R. Tolkien

Egidio el granjero de ham

J. R. R. Tolkien

Egidio, el Granjero de HamHoja de NiggleEl Herrero de Wootton Mayor

Egidio, el Granjero de Ham, presunta traducción de un manuscrito en latín insular que cuenta los orígenes del Pequeño Reino, fue publicada en 1949. Tolkien había concluido hacía poco El Señor de los Anillos, y Egidio es en muchos sentidos un anticlimax paródico en el que reaparecen  —a veces como una broma erudita—  la parafernalia caballeresca de El Hobbit y la Trilogía, la insensatez y la vanidad de los poderosos, y el ascenso de un hombre común, “mediano” y sin ambiciones que llega a rey por los azares de una aventura. Como Bilbo, como Frodo, o como Sam, Egidio es un auténtico antihéroe.

Hoja de Niggle, escrita en 1939 en la pausa que siguió a la redacción de los primeros nueve capítulos de El Señor de los Anillos, cuenta la vida y muerte de un artista, pero es también una inspirada ejemplificación de una de las ideas fundamentales de Tolkien, la necesidad de que la obra de arte la “consistencia interior de la realidad. La pereza, la falta de firmeza de Niggle, son transformados del otro lado del túnel” en prontitud, orden, servicio, lo que cambia a la vez la visión fugaz del artista en “subcreación“, o creación derogada. La “Hoja” de Niggle es así parte de lo que Tolkien llama el Árbol de los Relatos, de follaje innumerable, en el que cada hoja es todas las hojas.

El Herrero de Wooton Mayor, el último de los cuentos que escribió Tolkien, apareció por vez primera en 1967, y es de algún modo la historia de una emoción terminal, la de quien en vida ha visitado a menudo tierras misteriosas y descubre ahora la proximidad de la muerte. La conjunción benéfica del mundo de la fantasía y el mundo de los hombres se consigue y se pierde en una transmisión de poderes.

A lo marciano

A lo marciano

A lo marciano – (Isaac Asimov)

Este volumen recoge cuatro novelas cortas de un Asimov en plena madurez creativa. En ellas destaca, como siempre, de un lado, el sentido de la aventura; del otro, la rigurosidad del método lógico con que se intenta prospectar el Futuro.

Buen ejemplo de ello es la que da título al libro, “A lo marciano“. Los marcianos aludidos no son los autóctonos, sino colonizadores humanos de segunda o tercera generación, cuyos intereses y puntos de vista difieren ya por completo de los terrestres. Así, cuando una Tierra excesivamente conservadora y superpoblada les corta el suministro de agua (que es para ellos el recurso energético fundamental), lejos de resignarse a regresar encuentran el modo de romper la situación de dependencia.

El Curandero

El curandero

El Curandero – (F. Paul Wilson)

El Curandero fue un hombre sorprendente y extraordinario cuya identidad ha sido, posiblemente, el secreto mejor guardado de la historia de la Humanidad. Por el momento, después de cientos de miles de horas de investigación por parte de innumerables estudiosos, sigue siendo un enigma.

Es indudable que llevó una doble vida, como la de los héroes románticos de antaño… Por ignoradas razones, esta noción de la doble identidad alcanzó la categoría de mito y se convirtió en uno de los cánones básicos de la liturgia de El Curandero: un hombre dotado de dos mentes, de dos áreas de conciencia diferentes, y que, por esta razón, estaba facultado para realizar curas milagrosas…

El Curandero es la primera novela de ciencia-ficción del norteamericano F. Paul Wilson, médico y colaborador asiduo de “Analog“, “Fictión“, “Startling Mystery Stories” y otras revistas del género.