Ensayo sobre la vocación política

Ensayo sobre la vocación politica

Ensayo sobre la vocación política – año 1958 – (Gabriel Elorriaga)

Un libro falangista. Este tipo de lectura científica y adoctrinante, a la vez que convence se entiende.

Decía con exactitud, Ortega y Gasset, refiriéndose al orden político:

Orden no es una presión que desde fuera se ejerce sobre la sociedad, sino un equilibrio que se suscita en su interior

El político actúa desde el seno de la sociedad, contando con sus propias posibilidades de ordenación, no anestesiándolas con algún elemento artificial de poder. Un ejemplo claro son las dos formas de enfrentamiento político con las agrupaciones sindicales. Un poder político que tema ser intranquilizado por el movimiento laboral moderno, puede tratar de coagular el auge sindical con actos de fuerza. Obliga, con ello, a las agrupaciones obreras a utilizar métodos de lucha. Si, a pesar de ello, vence en dicha lucha social, habrá conseguido tranquilidad, pero habrá construido una presa para almacenar potencia de más futuros desordenes, y, muy probablemente, favorecido el mantenimiento de intereses injustos, a los que el poder no tenía ninguna necesidad de defender.

Por el contrario, un poder político fiel a su misión ordenadora, verá en el movimiento sindical un elemento de utilidad. Este ejemplo del sindicalismo nos sirve también para explicar el carácter activo del orden. El político, al agrupar intereses, habilitar cauces y normalizar situaciones, no tiende a la quietud, sino que intensifica la actividad social. Porque en el fondo, el orden no es capricho estético, sino una necesidad de eficacia. Y la sociedad ordenada es más eficaz, no por ser menos activa, sino por actuar con más método, pues la inactividad social es también una forma de desorden. El principio fundamental de dar a cada uno lo suyo, inspira paralelamente al orden y a la justicia, hacia una misma meta de perfección. ¿Pero como distinguir la ambición política del egoísmo? ¿Como la avaricia del afán?. Porque como escribió Aristóteles:

En política es más difícil reformar que crear; como es más fácil aprender lo que se ignora que destruir lo aprendido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.