Cruz y Raya – Antología

Cruz y raya

Cruz y Raya – Antología – (José Bergamín)

CRUZ Y RAYA, revista de afirmación y negación“, constituyó desde el momento de su aparición, Abril de 1933, hasta su muerte, Julio de 1936, una de las revistas más originales de ese inquieto período…

Publicación abierta, libre e independiente, comprometida con su momento histórico, pensada y hecha por católicos, representó una voluntad de profundizar en el trasfondo español, actuando todos los valores del espíritu, sin ninguna clase de mediatización que los desvirtuara.

Recorrer hoy sus páginas, con la panorámica del tiempo transcurrido, nos permite encontrarnos con un conjunto de estudios y ensayos cuyo impacto en el momento de su publicación fue importante. Entre la impresionante lista de sus colaboradores se cuentan: Eugenio Imaz, Gomez de la Serna, Cernuda, Max Jakob, Falla, y un largo etc…

La presente “ANTOLOGÍA” recoge todos los estudios cuya validez se muestra inalterable y cuya relectura estimamos necesaria.

José Bergamín, director y alma de la revista, enriquece con un prólogo histórico esta “ANTOLOGÍA” y analiza cuál fue el papel que desempeñó en su tiempo y cuál es el que puede desempeñar en el momento actual…

Cruz y Raya en su corta vida, fue como Ortega y Gasset decía: “Una revista que nace con la nueva República y muere con ella”. Unamuno dijo de la revista: “Que hacer Cruz y Raya, es poner fin a algo y volver a empezar de nuevo”. De Cruz y Raya dijo Antonio Machado: “Está a la altura de las circunstancias, y no por encima de ellas, ni por debajo por supuesto, está al margen, al nivel de su tiempo, y no con una especie de neutralidad como se ha dicho erróneamente, estar a la altura de las circunstancias, tiene un nombre, históricamente imborrable” (para bien y para mal, y para las dos cosas a la vez)

Se llama República de 1931, cuyos pensadores representadores y significativos, se llamaron: Unamuno, José Ortega y Gasset, Antonio Machado, Manuel Azaña… Y dirá más —como ya lo he dicho muchas veces— que estos fueron sus maestros, y los más queridos y seguidos, y algunas veces contradichos. De Azaña fue aquella frase de lo que significaba la República: “Independencia de juicio y libertad de espíritu“, como fue y significó CRUZ Y RAYA… y sus plumas que la hicieron aún más grande: Xavier Zubiri, José F. Montesinos, Antonio Marichalar, Eugenio Imaz, Dámaso Alonso, Alfredo Mendizábal, J. M. Cossío, Luis Cernuda, Manuel Abril, Ramón Gomez de la Serna… y los más jóvenes poetas: Vivanco, Rosales, Panero, Muñoz Rojas, Miguel Hernandez

Ojala despierten estas letras el espíritu dormido de ahora igual que lo despertaron en su época….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.