Ni Comunismo, ni Fascismo, ni Capitalismo

Aguila

Los Estados se hacen la guerra por el control unilateral de un pedazo de tierra o de una lengua de mar, que dicen que les pertenece en exclusiva. ¿De dónde nace ese “derecho en exclusiva”? Sencillamente, no existe tal derecho. El pedazo de tierra y la lengua de mar son anteriores a los Estados, a las poblaciones que sirven de soporte a esos Estados, y son partes integrantes del patrimonio común de la Humanidad. Todos los hombres por igual, cualquiera que sea su raza, color o época de su paso por el mundo tienen un igual derecho sobre el espacio. Cuando este concepto de Derecho Natural sea aceptado por los rectores de las cosas públicas y codificado, habrá desaparecido la causa principal de las guerras y la inseguridad económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.