Años de perro

Años de perro – (Günter Grass)

En los Turnos de madrugada  –primero de los tres libros que integran este volumen–  Brauxel, propietario de una mina, cuenta las mocedades de Eduardo Amsel y Walter Matern, que viven en la desembocadura del Vístula. Amsel tiene sangre judía y sufre tribulaciones que sólo compensará creando espantajos a imagen y semejanza del hombre; Matern encarna las virtudes el pueblo alemán antes de que este se convirtiera en espantapájaros con el nazismo y en robot con la prosperidad.

En el segundo libro, el joven Harry Liebenau dirige las Cartas de amor a su prima Tula y describe en ellas cuanto ocurrió antes de que el mastín Principe, perro favorito del Führer, abandone a su dueño en la Cancillería del Reich y cruce el Elba en pos de un nuevo amo. Matern  –antiguo SA, pero limpio de culpa porque los culpables son siempre los otros–,  narra en las Materniadas, el tercer libro, sus viajes por la Alemania vencida para castigar las fechorías nazis y buscar a Amsel, hasta que en la mina encuentre el desenlace insólito de estos Años de perro.

Cinco años después de escribir El tambor de hojalata, Günter Grass, con su genio de narrador, su visión personalísima de Alemania y del mundo, su parodia de todos los estilos respetables, la amargura que se traduce en insolencia y la burla en corrosiva carcajada, Grass logra una inmensa construcción alegórica, convierte la narración del Apocalipsis en una gran novela picaresca de nuestros tiempos, en la epopeya satírica de ese gran espantajo que es el hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.