Archivo de la etiqueta: 18 de Julio de 1936

San Camilo 1936

San Camilo 1936

San Camilo 1936 – (Camilo José Cela)

Cela, con su singular maestría, aborda en esta novela los momentos inmediatamente anteriores al 18 de Julio de 1936, cuando estalló la Guerra Civil española. Sus personajes, seres humildes y representativos de la mayoría de los españoles, en lugar de protagonizar la historia, aquí la “padecen“, víctimas de ciegas y destructivas corrientes.

San Camilo 1936 es una obra extraordinaria que demostró, una vez más, la indiscutible talla de Camilo José Cela como figura cumbre de las letras españolas de nuestro siglo.

A los mozos del reemplazo del 37, todos perdedores de algo: de la vida, de la libertad, de la ilusión, de la esperanza, de la decadencia…

Y no a los aventureros foráneos, fascistas y marxistas, que se hartaron de matar españoles como conejos y a quienes nadie había dado vela en nuestro propio entierro…

La reforma militar de Azaña

La reforma militar de Azaña

La reforma militar de Azaña – (Michael Alpert)

De todo se podrá culpar a España, excepto de haber tenido más reformas militares que cualquier otro ejército de la Tierra”  (Cánovas del Castillo)

La obra militar de Azaña ha sido tratada con hostilidad por los historiadores, y aun los resúmenes más someros de la historia contemporánea de España rara vez omiten decir que Azaña trituró al Ejército.

Esta libro no pretende ser una defensa polémica de Azaña, sino definir la naturaleza de su pensamiento militar y analizar la aplicación que encontró sobre el fondo de las exigencias bélicas de España y el de las limitaciones impuestas por el nivel social, político y económico del país en aquella época. Y en este marco los resultados de la reforma de Azaña son profundamente paradójicos. El 18 de Julio de 1936, por lo menos en aquellas guarniciones donde triunfó la sublevación, el Ejército era una fuerza coherente y razonablemente pertrechada. Si el relativo buen estado del Ejército se debía a las mejoras recientes efectuadas por Gil Robles en 1935, parece posible demostrar, no obstante, que la obra de éste sólo pudo realizarse gracias a la labor de Manuel Azaña y no a pesar de ella.