Archivo de la etiqueta: Alejandría

No digas que fue un sueño

No digas que fue un sueño

No digas que fue un sueño – (Terenci Moix)

La historia y la ficción se dan la mano para presentar un espléndido relato sobre la reina Cleopatra Séptima y sus amores con el romano Marco Antonio. Una novela sobre todas las fases del amor, enmarcada en un período histórico apasionante: los estertores del Egipto amenazado por el imperialismo de la todopoderosa Roma. Premio Planeta 1986.

Novela de amor, sobre fondo histórico, “No digas que fue un sueño” arranca de una situación de intenso dramatismo. Una mujer egregia llora su luto de amor en una barca que remonta el Nilo. Es la reina Cleopatra, que ha sido abandonada por su amante, el romano Marco Antonio. En el corazón de ambos, se debaten todos los conflictos del amor y la pasión, que culminarán con nuevos encuentros, encaminados a un destino fatal. Es una novela sobre todas las fases del amor, enmarcada en un período histórico apasionante: los estertores del Egipto amenazado por el imperialismo de la todopoderosa Roma. Pero es, sobre todo, un intento de reivindicar la figura de una de las mujeres más fascinantes de la historia: la reina Cleopatra Séptima. Desfigurada a menudo por el cine, Cleopatra se erige en esta novela como un personaje original y contradictorio. Ya no es la típica devoradora de hombres, sino una mujer cultivada, maternal, enamorada y, sobre todo, entregada por completo a la política. A su alrededor, los avatares de una ciudad mítica: Alejandría. Y las ruinas de un Egipto que va pereciendo.

Las Columnas de Hércules

Las columnas de hercules

Las Columnas de Hércules – (Paul Theroux)

De una Columna de Hércules a otra, partiendo de Gibraltar y llegando a Ceuta por la costa africana, el norteamericano Paul Theroux es otro de los autores que han caído en el espejismo literario que, desde Homero hasta nuestros días, sigue proponiendo la cuenca mediterránea.

Una lectura, con el perfume de la vid y del olivo, ese gran crisol de encuentros y encrucijadas llamado desde la antigüedad Mare Nostrum y que hoy en día sigue destilando literatura, música y cine de excepción.

Paul Theroux nos brinda la deslumbrante crónica de un recorrido por las tierras que bordean el Mediterráneo. Viajando fuera de temporada y utilizando cualquier medio excepto el avión, el trayecto está repleto de divertidas anécdotas y sorprendentes encuentros con todo tipo de personajes. Theroux reflexiona sobre las narraciones de autores como Hemingway, D. H. Lawrence, Joyce, Nabokov y otros que, como él, siguieron las orillas del Mediterráneo. Theroux parte de Gibraltar y recorre España, la Costa Azul francesa, Córcega, Cerdeña, Sicilia, Calabria, Croacia, Albania, Estambul y Alejandría, desde donde viaja a El Cairo para visitar a Naguib Mahfuz. Su aventura finaliza en Tánger, donde se entrevista con Paul Bowles.

El Círculo del Esplendor Solar

El circulo del esplendor solar

El Círculo del Esplendor Solar – (Miquel Casals)

El redactor de una revista esotérica es enviado a Toledo para escribir un artículo sobre una hermandad secreta fundada en el siglo XIV y a la que se atribuye el descubrimiento de la piedra filosofal. Lo que en un principio parecía un trabajo bien remunerado, se irá transformando en una apasionante aventura salpicada de pruebas criptográficas, con un recorrido por los laberintos subterráneos de la ciudad y la relación del gran enigma de la alquimia.

Hay en La Mancha una ciudad de casas humildes, tan pequeña que sus límites caben dentro de un peñasco. Uno diría, tras el primer encuentro con ella, que su única aspiración es sobrevivir al paso del tiempo. Hay que acercarse a sus monumentos, a su historia, a sus leyendas, para desenmascarar la profunda decadencia, el letargo ancestral que respiran sus calles. Pocos lugares hay en el mundo que hayan conocido la mayor de las grandezas y que el tiempo haya arrinconado a la ignorancia más hiriente.

Esta ciudad se llama Toledo. Quinientos años la separan de su pasado más esplendoroso. Llegó tan lejos que se convirtió en el centro mundial del saber, rivalizando con lo que en su tiempo fueron Alejandría y Córdoba. Aquella efervescencia intelectual fue promovida por la escuela de traductores, una de las grandes instituciones a las que la humanidad debe una parte de su saber, y que sirvió de puente entre culturas. Bajo su auspicio la ciudad floreció y atrajo a sabios de lo que entonces era el mundo conocido.

La Egipcia

La Egipcia

La Egipcia – (Gilbert Sinoué)

La Egipcia” es una novela histórica que tiene como protagonista a un singular personaje femenino, Scherazada, nacida en el seno de una familia acomodada de egipcios cristianos. En su vida habrá tres hombres, Michel, Karim y Mandrino, y en torno a esa triple historia de amor, de tonalidades muy dramáticas, el autor nos cuenta la vida y costumbres de Egipto desde el último decenio del siglo XVIII hasta 1827, ya que la novela terminará con la batalla de Navarino. Un general francés llamado Bonaparte, deslumbrado por su “sueño oriental“, desembarca en Alejandría al frente de cuarenta mil hombres, y a partir de entonces Scherazada y los suyos se ven envueltos en un trágico torbellino, mientras la expedición francesa agoniza en un mar de sangre que tiñe de rojo la arena del desierto y el agua del Nilo.

Este es un prodigioso fresco narrativo que cuenta las esperanzas, las pasiones, los dramas de una mujer y de una familia, y a través de ellos el destino de uno de los pueblos más viejos del mundo…

La Estrella de Babilonia

La estrella de babilonia

La Estrella de Babilonia – (Barbara Wood)

Un gran Arqueólogo muere con un testamento misterioso. “A mi hijo dejo La Estrella de Babilonia“.

El heredero, junto con una Arqueóloga discípula de su padre, emprende la búsqueda del objeto misterioso. La pista que empiezan a seguir es complicada y la aventura, que les lleva a una ciudad en ruinas en el desierto sirio, se mezcla con secretos familiares y sociedades secretas de Alejandría.

Alejandro El unificador de Grecia

Alejandro el unificador de Grecia

Alejandro El unificador de Grecia – (Gisbert Haefs)

Atenas, finales del siglo IV antes de nuestra era: Alejandro ha muerto y el colosal imperio que tan arduamente forjó este genial héroe macedonio está a punto de naufragar en la anarquía más absoluta. Una embajada de compatriotas acude a la ciudad en busca de consejo del más lúcido de sus contemporáneos: el filósofo Aristóteles. De la mano de Aristóteles, asistimos a una de las aventuras más fascinantes de toda la antigüedad: el truncado sueño de la Hélade unificada, desde Alejandría hasta los confines del Indo.

Esta obra nos ofrece una extraordinaria evocación de la vida cotidiana en las antiguas “polis”, pero, sobre todo, de lasa dramáticas luchas y tensiones que pusieron fin a la época clásica y dieron paso al helenismo.

Según he oído, Alejandro se hacía acompañar en sus viajes por seis tipos de personas: feroces guerreros de espada; hechiceros, cuyos encantamientos podían anular incluso al maleficio de Harut; oradores e intérpretes capaces de opacar al Sol con el brillo de sus palabras; sabios de tan sutil agudeza que no quiero atormentarme pensando en ella; ancianos ascetas de espíritu justo, que por la noche invocaban la ayuda de Dios, y, finalmente, mensajeros divinos, a cuyo amparo se confiaba”