Archivo de la etiqueta: Ambición

La quimera del oro

La quimera del oro

La quimera del oro – (Jack London)

La fiebre del oro surgida en Alaska, que a muchos enriqueció y a otros arrojó a la más absoluta indigencia, es el motor de esta selección de cuentos del genial Jack London. El frío polar, telón de fondo y auténtico protagonista de estas implacables historias, desnuda la quimera en la que se sustentan las ambiciones, debilidades y codicias del ser humano.

Da la impresión de que la biografía de John Griffith London (1876-1916), conocido como Jack London, oscurece su obra literaria. Muchos afirman que la novela más grande que escribió fue la historia de su propia vida. Hijo ilegítimo de un astrólogo, trasladó a obras como “Colmillo Blanco” su experiencia de marinero, ladronzuelo, desempleado…, aspectos que le graduaron como el aventurero que nunca dejó de ser. Fue el autor americano más leído fuera de Estados Unidos.

Los buscadores de oro del norteEl silencio blancoEn un país lejanoEl Hombre de la CicatrizLey de vidaLas mil docenasDiabloDemasiado OroEl filón de oroAmor a la vidaLo inesperadoLa hogueraEl burlado.

El Primer Pecado Mortal

El primer pecado mortal

El Primer Pecado Mortal – (Lawrence Sanders)

Edward Delaney, detective de policía de Nueva York, a punto de jubilarse, se dispone a investigar un crimen rutinario. Cuando llega al lugar de los hechos, descubre que la víctima tiene una herida en la cabeza, producido por un objeto punzante. Delaney investiga dos casos relacionados con éste, deduciendo que el autor de todos ellos tiene que ser el mismo perturbado. Su jefe insiste para que se olvide de la historia y se retire en paz, pero el detective se niega. Por otro lado, pasa un delicado momento personal ya que tiene a su esposa muy grave en el hospital.

Este libro trata de seres humanos, hombres y mujeres, dentro y fuera de la ley, víctimas del azar y las circunstancias, enredados en la vorágine de la ambición, el orgullo, el sexo, el amor, pasiones que no pueden entender y tampoco ganar. Edward Delaney es un policía entregado en cuerpo y alma a su profesión, a tal punto que vive junto al edificio de la seccional para poder cumplir mejor con sus riesgosas obligaciones. Un hombre recto y cabal.

Daniel Blank es un joven empresario de éxito, orgulloso de sus hazañas, que disfruta al máximo de los privilegios de su profesión; un lujoso departamento, un magnífico súper sport y un hobby caro y extravagante: el alpinismo.
Fundamentalmente, la novela trata de una eterna antinomia: ley versus delito. Pero es también una aterradora semblanza del hombre de hoy. No es una novela policial corriente, en la cual sólo hay que averiguar “quién lo hizo“. Es un relato que, aun en el final, deja una perturbadora e inquietante revelación de la naturaleza humana.

El Caballero de la Armadura Oxidada

El caballero de la armadura oxidada

El Caballero de la Armadura Oxidada – (Robert Fisher)

Este libro nos enseña, con sutil sentido de la ayuda mutua, que debemos escapar de las barreras que nos impiden amarnos y conocernos a nosotros mismos para poder ser capaces de dar y recibir amor en abundancia. También que no siempre tenemos que guiarnos por lo que los demás piensen sobre nosotros mismos y que tenemos que ser independientes, pero que las personas que tanto amamos y nos aman, siempre estarán junto a nosotros para ayudarnos. Esta lectura nos enseña muchas cosas que debemos aprender. Cristóbal y su madre fueron pacientes al esperar a que el caballero se quitara esa armadura, y el Caballero también fue paciente con eso.

El Caballero de la armadura oxidada no es un libro… es una experiencia que expande nuestra mente, que nos llega al corazón y alimenta nuestra alma. Sus profundas enseñanzas éticas son de una sencillez y humildad tal que se consiguen interiorizar naturalmente y la riqueza de su prosa nos inunda de belleza. El protagonista, un caballero deslumbrado por el brillo de su propia armadura, a pesar de ser bueno, generoso y amoroso, no consigue comprender y valorar con profundidad lo que tiene, descuidando “sin querer” las cosas y las personas que le rodean. Su armadura se va oxidando hasta que deja de brillar y, cuando se da cuenta, ya no puede quitársela. Prisionero de sí mismo, emprende entonces un viaje al final del cual, gracias a la ayuda de diversos personajes, logra deshacerse de la armadura que le ha imposibilitado abrirse al mundo. Este libro nos enseña, con un sutil sentido del humor, que debemos liberarnos de las barreras que nos impiden conocernos y amarnos a nosotros mismos para poder ser capaces de dar y recibir amor en abundancia.

Tras un largo tiempo caminando solo y perdido encontró a Merlín, este le ayudó a recuperarse (pues había hecho un largo camino y se encontraba medio muerto). Tras pasar allí un largo tiempo empezó a sensibilizarse y escuchar a los animales, decidió que tenía que irse de allí pero su familia no lo quería, pero debía quitarse esa armadura, aunque no fuera por ellos por si mismo. Merlín le propuso para esta misión que recorriera el sendero de la verdad y que dejara el de la mentira, que es el que había recorrido hasta ahora. Le dijo que cuando llegará a la cima de la montaña que estaba tras ese camino se liberaría de su armadura. En ese camino se encontraría con tres castillos: El del Silencio, el del Conocimiento y el de la Voluntad y la Osadía. Durante su camino le acompañarían una ardilla y Rebeca, una paloma mensajera. A la mañana siguiente su visera se había oxidado, las lagrimas vertidas por el rechazo de su hijo lo hicieron.

En el primer castillo, al que tuvo que entrar solo, se encontró con su rey, pero él se negó a hacer el camino con él porque sino no aprendería nada de aquel castillo. En él cada vez que se daba cuenta de una cosa de si mismo aparecía una puerta que le llevaba hacia habitaciones cada vez más pequeñas. En una sala lloró mucho por su mujer y por todo el daño que le había hecho. Hasta que llegó a una en la que se encontró consigo mismo, su yo verdadero, al que llama Sam. Al despertarse se encontró fuera del castillo con sus animales y sin el yelmo de su casco. Las lagrimas que derramó por su mujer obraron el milagro.

Luego llega al castillo del conocimiento. Un castillo grande pero muy oscuro. En él cada vez que descubre una verdad empieza a haber más luz. En este castillo descubre algo muy importante: Sólo si te amas a ti mismo podrás amar a los demás. Se da cuenta de que más que amar a su mujer la había necesitado y al mirarse a un espejo se dio cuenta de todo el potencial que tenía como persona. En el patio del centro del castillo había un hermoso manzano. Gracia a este Merlín le enseñó algo sobre la ambición, que más que la de la mente (que sólo traía codicia) debía de descubrir una nueva, la del corazón, que servía para él y para todo el mundo. Tras prometer que su ambición sólo sería de ese tipo el castillo se volatilizó. Tras el paso por este castillo pierde el chaleco de la armadura.

Mas tarde llega al castillo de la Voluntad y la Osadía. Pero al llegar allí descubre que en el otro lado del puente hay un dragón, que se llama del Miedo y la Duda. El caballero sabe gracias a sus amigos que el dragón solo es producto de su mente y que si se enfrenta a él dejará de existir. Tras unos intentos lo consigue y el dragón se hace cada vez más pequeño hasta que desaparece. Al abrir puerta el castillo desaparece.

La última parte del libro se desarrolla en la cima de la verdad. Allí tras escalar un rato se encuentra con una inscripción que le invita a soltarse del peñasco del que depende su vida en este momento. Lo hace y empieza aceptar muchas cosas de su vida y en ese momento empieza a caer hacia arriba y al llegar a la cima se da cuenta de algo muy importante: él es amor. Con las lagrimas que vierte se libera de lo poco que le quedaba de armadura.

Adiós, Janette

Adiós Janette

Adiós Janette – (Harold Robbins)

Esta obra nos describe la historia de dos generaciones y dos continentes, desde el terror y la corrupción de la Francia ocupada, hasta la elegancia de la “Jet-society” y el mundo de la alta costura de Europa y los Estados Unidos, y, en el centro del mismo tres mujeres: Tanya, Janette y Lauren, tan ricas, sensuales y excitantes como sólo Robbins podía crear. El lector se sumerge en un deslumbrante desfile de mujeres hermosas, hombres ricos, drogas, sexo y la ambición de la fama inmediata.

Manuel Godoy

Manuel Godoy

Manuel Godoy – La aventura del Poder – (Emilio la Parra)

Manuel Godoy (Badajoz, 1767 – París, 1851) pertenece a ese tipo de personajes históricos cuyo desconocimiento parece proporcional a su importancia. Tradicionalmente se le ha considerado como uno de los gobernantes más funestos de la historia española, depravado y ambicioso sin límite, responsable, en fin, de los desvarios de la Corona que dieron pie a la invasión de Napoleón.

Como comprobará el lector de este libro, esa imagen,  sin embargo, está lejos de la realidad. Oscuro hidalgo provinciano, Godoy vivió una ascensión y enriquecimiento espectaculares que le llevaron a conseguir los títulos y honores más prominentes de la monarquía. Su estrecha relación personal con los reyes Carlos IV y María Luisa Parma le permitió ejercer un poder omnimodo de 1792 a 1808, superando críticas y conspiraciones y osando enfrentarse a la aristocracia y a la Iglesia en el interior, y a la Inglaterra y la Francia posrevolucionaria y napoleónica en Europa. Pero a Godoy le perdió la ambición y el querer prolongar, en vano, una idea de la monarquía condenada ya a su desaparición. Su caída fue tan espectacular como su ascenso, y le condenó a vivir la segunda mitad de su longeva existencia en el exilio.

En esta biografía  –la más completa y equilibrada sobre Godoy, al decir de su protagonista, el académico Carlos Seco Serrano–  hallará el lector nuevos puntos de vista y un buen número de datos inéditos sobre el reinado de Carlos IV y sobre la génesis de la guerra de la Independencia. La solidez del texto y su rigor científico están avalados por la exhaustiva bibliografía y la extensísima documentación de archivos en que se sustenta, producto de más de un decenio de trabajo de su autor.

Ensayo sobre la vocación política

Ensayo sobre la vocación politica

Ensayo sobre la vocación política – año 1958 – (Gabriel Elorriaga)

Un libro falangista. Este tipo de lectura científica y adoctrinante, a la vez que convence se entiende.

Decía con exactitud, Ortega y Gasset, refiriéndose al orden político:

Orden no es una presión que desde fuera se ejerce sobre la sociedad, sino un equilibrio que se suscita en su interior

El político actúa desde el seno de la sociedad, contando con sus propias posibilidades de ordenación, no anestesiándolas con algún elemento artificial de poder. Un ejemplo claro son las dos formas de enfrentamiento político con las agrupaciones sindicales. Un poder político que tema ser intranquilizado por el movimiento laboral moderno, puede tratar de coagular el auge sindical con actos de fuerza. Obliga, con ello, a las agrupaciones obreras a utilizar métodos de lucha. Si, a pesar de ello, vence en dicha lucha social, habrá conseguido tranquilidad, pero habrá construido una presa para almacenar potencia de más futuros desordenes, y, muy probablemente, favorecido el mantenimiento de intereses injustos, a los que el poder no tenía ninguna necesidad de defender.

Por el contrario, un poder político fiel a su misión ordenadora, verá en el movimiento sindical un elemento de utilidad. Este ejemplo del sindicalismo nos sirve también para explicar el carácter activo del orden. El político, al agrupar intereses, habilitar cauces y normalizar situaciones, no tiende a la quietud, sino que intensifica la actividad social. Porque en el fondo, el orden no es capricho estético, sino una necesidad de eficacia. Y la sociedad ordenada es más eficaz, no por ser menos activa, sino por actuar con más método, pues la inactividad social es también una forma de desorden. El principio fundamental de dar a cada uno lo suyo, inspira paralelamente al orden y a la justicia, hacia una misma meta de perfección. ¿Pero como distinguir la ambición política del egoísmo? ¿Como la avaricia del afán?. Porque como escribió Aristóteles:

En política es más difícil reformar que crear; como es más fácil aprender lo que se ignora que destruir lo aprendido

Una llamada al Amor

Una llamada al amor

 Una llamada al Amor – (Anthony De Mello) – ConscienciaLibertad Felicidad

Las meditaciones que contiene este libro no son ninguna especie de nuevas doctrinas, sino las “memorias” de un místico que tuvo el valor de ver la realidad y que, como consecuencia, vivió lleno de compasión y amor por todos los seres y todas las cosas y se deleitaba “con todo y nada“. En cierto sentido, el libro tiene algo de autobiográfico, porque refleja la dolorosa trayectoria que tuvo que recorrer Tony en los últimos años de su vida para renunciar a cualesquiera creencias, ideologías, fórmulas y apegos y acceder a la vida, al amor y a la libertad y estar solo.

Tony comienza cada meditación con un texto de la Escritura, pero no para hacer exégesis del mismo, sino para ofrecer las personalísimas reflexiones de un místico para quién el objetivo último de la persona es la libertad respecto de todas las cosas; un estado en el que pueda uno deleitarse “con todo y con nada” y amar incondicionalmente.

Son meditaciones que nos hacen caer en la cuenta de que, para alcanzar la Verdad, necesitamos un corazón que renuncie a todas sus “programaciones” y a todo su egoísmo; un corazón que no tenga nada que proteger y nada que ambicionar; un corazón, por tanto, libre y audaz.

Las meditaciones que contiene este libro no son ninguna especie de nuevas doctrinas; tampoco se trata de un libro de meditaciones sobre teología cristiana, sino de las “memorias” de un místico que tuvo el valor de ver la realidad y que, como consecuencia de ello, vivió lleno de compasión y amor por todos los seres y todas las cosas y se deleitaba “con todo y nada”. En cierto sentido, el libro tiene algo de autobiográfica, porque refleja la dolorosa trayectoria que tuvo que recorrer Tony en los últimos caños de su vida para renunciar a cualesquiera ideologías, fórmulas e inclinaciones y acceder a la vida, al amor y a la libertad y estar solo. El libro versa, ante todo, sobre el amor y los obstáculos al mismo: apegos, instintos, deseos…; en una palabra: sobre los condicionamientos y el modo de liberarse de ellos y conseguir ver, conseguir amar.

¿Dónde estuviste ayer?

¿Donde estuviste ayer

EL HOMBRE

Hay defensores de unas teorías, y hay defensores de las contrarias.

Yo defiendo las mías.

Si los que defienden el bien, piensan que contribuyen a la supervivencia del hombre, entonces habrá poca esperanza en la paz mundial del futuro.

En la historia de la humanidad, los capítulos sangrientos se encadenan ininterrumpidamente. Solo hay repasar durante unos momentos, un poco la historia. Y con el armamento atómico que aún queda en la actualidad, nos suicidaremos dentro de muy poco.

EL hombre esta compuesto por unos genes de agresividad innata.

En el mejor de los casos podemos reprimirlos, pero nunca suprimirlos.

Repito, el que dude esto le aconsejo leer la historia universal,

 y sobre todo a Leopold Szondi.

El hombre es uno de los animales mas peligrosos y agresivos de la tierra, que goza torturando y matando a otros animales, incluidos a sus semejantes.

Sus hormonas le incitan a copular con sus hembras, de modo parecido a como lo hacen otros animales.

Pero su corteza cerebral, le indica que le conviene intercambiarlas con las de otros hombres, para obtener beneficios monetarios y ventajas políticas.

Le gustaría matar a su padre,

pero no lo hace.

Porque ese instinto criminal y natural, es suprimido astutamente.

 Pues algún día el será también padre.

La tesis es la siguiente:

El hombre es asesino por naturaleza.

El entendimiento y la razón, le hacen reprimir esos impulsos. No hay que olvidar que el hombre al principio de su existencia, era un caníbal  que se comía a sus semejantes.

Se puede decir también, que el hombre bajo la razón, es una bestia domada y hace el bien. Pero cuando salen los oscuros impulsos de la bestia, el hombre no puede hacer nada.

Estas tesis no son nuevas, Thomas Hobbes, el filósofo ingles,

dijo que el hombre  es una criatura insociable y asesina.

La tesis de Hobbes, era que el hombre es tan insociable como asesino, tanto por el instinto de conservación de si mismo,

como por su ambición de poder.

Decía también, que el hombre se comportaba en un escenario de guerra abierta de todos contra todos,

 y no lo dijo el solo,

también lo dijo primero Marx, en sus tratados sociales,

y después Kropotkin, y Lenin.

Pero esta tendencia de la guerra de todos contra todos, según Hobbes, solo se evita mediante las leyes y las autoridades, que imponen al hombre la unión a pesar suyo.

Esta tesis tiene su contra.

Según Rousseau, el hombre era pacifico y amistoso, y fue la civilización quien lo corrompió y le hizo agresivo.

Las dos tesis tienen aún hoy, y en posiciones extremas, sus defensores.

Tomas Huxley, interpretó estas cuestiones como una lucha por la existencia,

y Darwin la interpretó, como una despiadada lucha del hombre contra el hombre, a mano armada.

Darwin decía también, que en esa lucha, solo podía salir con vida, el más fuerte, el más rápido, y el más astuto. Tesis mundialmente conocida por todos.

Darwin lo comparaba como la lucha a muerte de dos gladiadores, y en este escenario, el espectador no necesita levantar el pulgar o bajarlo. Porque de cualquier manera, uno de los dos no tenia perdón en el combate.

De todas las maneras, tanto unas tesis como otras, demuestran que el instinto agresivo del hombre es innato en el, y nos enseñan, que la agresión es algo malo, mientras que la amistad y el amor, es algo bueno.

 Pero esto se podría contemplar desde otra perspectiva, la de que si la agresión es mala, también es buena, porque mantiene la conservación de la especie.

 Pero también se puede ver desde otro ángulo.

Si el instinto asesino y agresivo del hombre, es patológico por naturaleza,

entonces estamos perdidos,

deduciendo que el hombre siempre será demasiado agresivo,

y raramente demasiado amistoso.