Archivo de la etiqueta: Anarquismo

La mujer en la lucha social

La mujer en la lucha social

La mujer en la lucha social y en la guerra civil española – (Lola Iturbe)

¿Por qué la mujer jugó un papel tan importante en la guerra civil de España? Esa es la pregunta que pretende esclarecer Lola Iturbe, y para ello, nos traza una historia de la mujer y la lucha hacia su emancipación.

Con carácter enciclopédico, recoge la biografía de aquellas que marcaron un hito en esa lucha social, intentando rescatar del olvido, aunque sea sólo por su nombre, a todas las mujeres que decidieron romper con el rol tradicional que les reservaba la sociedad.

La mujer en la lucha social y en la guerra civil española, a pesar de los años pasados desde su primera edición, no ha perdido su importancia como documento histórico de homenaje a la mujer en la revolución social. 

Homenaje a Cataluña

Homenaje a Cataluña

Homenaje a Cataluña – (George Orwell)

Cuando en Julio de 1936 se produce el levantamiento armado fascista contra la República española, George Orwell decide viajar a España para trabajar inicialmente como periodista: pero las circunstancias le llevarían a enrolarse en las milicias del POUM. Como miliciano luchará en el frente de Aragón y será gravemente herido en la garganta, toma parte en los sucesos de Mayo del 37 en Barcelona: y, como sus compañeros del POUM, sufrirá persecución por parte de los estalinistas del PSUC y se verá obligado a huir de España, atravesando la frontera como simple turista. En 1938, cuando aún no había llegado a su fin la Guerra Civil, escribe “Homenaje a Cataluña“, donde relata sus experiencias en la Revolución española.

“De hecho, lo que había ocurrido en España no era una mera Guerra Civil, sino el comienzo de una Revolución. Esta es la situación que la prensa antifascista fuera de España ha tratado especialmente de ocultar. Toda la lucha fue reducida a una cuestión de “fascismo frente a democracia“, y el aspecto revolucionario se silenció hasta donde fue posible.”

“Las milicias de trabajadores, basadas en los sindicatos y compuestas por hombres de opiniones políticas más o menos iguales, originaban la concentración del sentimiento más revolucionario del país y lo canalizaban en un sentido determinado. Yo estaba integrando, más o menos por azar, la única comunidad de Europa occidental donde la conciencia revolucionaria y el “rechazo del capitalismo” eran más normales que su contrario.”

“En Aragón se estaba entre decenas de miles de personas de origen proletario en su mayoría, todas las cuales vivían y se trataban en términos de igualdad. En teoría era una igualdad perfecta, y en la práctica no estaba muy lejos de serlo. En algunos aspectos, se experimentaba un pregusto de socialismo. Desde luego, semejante estado de cosas no podía durar. Era sólo una fase temporal y local en un juego gigantesco que se desarrollaba en toda la superficie de la tierra. Sin embargo, duró lo bastante como para influir sobre todo aquel que lo experimentaba”

Hirsutos y Maleantes

Hirsutos y maleantes

Hirsutos y Maleantes – (Jorge Maíz Chacón)

Este libro no se acabó de imprimir el 30 de Mayo de 2014, fecha que coincide con el segundo centenario del nacimiento de Mijaíl Aleksándrovich Bakunin, hirsuto del óblast de Tver. Pese a ello, esta nueva “calumnia” que tienes entre tus manos es nuestro pequeño homenaje a este anti-autoritario y otrxs tantxs anónimxs.

Mientras exista una clase inferior, perteneceré a ella. Mientras haya un elemento criminal, estaré hecho de él. Mientras permanezca un alma en prisión, no seré libre.”

(M. Bakunin)

Juventud sin Futuro

Juventud sin futuro

Juventud sin Futuro

El 7 de Abril una marcha de jóvenes sin futuro recorría el centro de Madrid politizando sus condiciones de vida: decían que la precariedad, la deficiente representación política, los recortes sociales o las expectativas vitales bloqueadas no tenían nada de natural, sino que eran el resultado de un sometimiento de la política democrática al poder económico.

Una innovadora iniciativa política de una generación que, enterrada como “perdida” por las élites políticas y económicas, supo pintarse de amarillo para que nadie pudiese pretender no verla.

Este movimiento, convocante, conjuntamente con Democracia Real Ya, de las marchas del 15 de Mayo, es también parte activa en el movimiento de acampadas ciudadanas autoorganizadas que han inundado de reivindicaciones y propuestas las plazas de las principales ciudades.

La Juventud toma la Palabra.

Juventud sin Futuro es una iniciativa que nace de colectivos estudiantiles, que siguiendo el ejemplo de las luchas encabezadas por la juventud en Europa y el Mundo Árabe, se plantea ayudar a romper la apatía social ante la crisis y sus reformas, podíamos estar en paro, pero no seguir parados. “Sin Futuro” nos permite plantear: 

¿Quién nos ha robado el futuro? señalando a los culpables de la crisis. Y “Sin Miedo” expresa la acción colectiva y el derecho a disentir, la propuesta de recuperar nuestro futuro porque no tenemos miedo…

Piazza D’Italia

Piazza D'Italia

Piazza D’Italia – (Antonio Tabucchi)

Un pueblo toscano rodeado por los pantanos, cerca del mar; tres generaciones de rebeldes, por tradición familiar y por instinto, que atravesando la historia de Italia desde la unidad hasta la liberación, dan a la camisa roja garibaldina los reflejos negros de la anarquía para sacar después una bandera comunista; personajes con nombres tan sintomáticos como Garibaldo, Quarto, Volturno, que desde su pequeño pueblo se lanzan, o son empujados, a viajes de fortuna y guerras en Europa, en África, en las dos Américas, del mismo modo que su vida frugal se abre a fuertes actos y empresas, hasta su muerte en la lucha contra los patronos (representados sucesivamente por los guardias reales, por los guardias forestales, por los fascistas de diversa índole, por la policía de la República); mujeres que afrontan no sólo la realidad, sino también las fantasías y los horóscopos, con llantos tragicómicos; un cura populista y librepensador, que acaba como un topo, meditando bajo tierra sobre los errores de la Iglesia.

Son algunos de los materiales con que Tabucchi ha construido esta “fábula popular“, cuya popularidad es sobre todo de contenidos (apunto también el llamativo cromatismo, interiores y exteriores dignos de los más desenfrenados carteles de época), mientras que lo fabuloso es producto del tratamiento narrativo; pasajes lacónicos, aproximaciones abruptas, espectaculares cambios de registro… de manera que la grandeza que se revela dentro de la cotidianidad conserve, es más, acentúe, los perfiles cómicos y grotescos insertos en su sublime inconsciencia. Equilibrios delicadísimos que Tabucchi sostiene recortando con inventiva desusada los breves capítulos, pequeños cuadros enmarcados con pequeños títulos, montando esos cuadros con juegos de anticipación y de encabalgamiento que potencian su tensión, adaptando a la sintaxis fluctuante un léxico de rústica eficacia, inusual entre los escritores toscanos de hoy. Piazza D’Italia es una fábula popular tan refinada que hace pensar desapercibidas sus destrezas.

Así presentaba el prestigioso crítico Cesare Segne, en 1975, la primera edición de esta obra, que ganó el Premio  “L’inèdito“. Una novela bellisima, extravagante, repleta de humor y melancolía. Una historia telegráfica de Italia, o mejor una antihistoria de Italia a través de una familia de anarquistas, de perdedores. Un primer Tabucchi que anuncia ya el Tabucchi futuro, que se ha consagrado como uno de los mejores escritores de nuestros días.

“Aquel día aciago, después que le pegaron un balazo en la frente (un agujerito protuberante, pero mucho menos que un furúnculo), mientras se desplomaba sobre la pila de la plaza, justo delante del Splendor, Garibaldo quiso decir la frase definitiva. Pero, en vez de ello, su lengua dejó escapar un murmullo diluido que sólo oyeron los que estaban más cerca:
¡Abajo el rey!
La piedra le resbaló de la mano y rodó hasta el regato de la fuente de la plaza. En la cara le quedó helada una sonrisa irónica, de ¡maldita sea mi estampa!, porque había tenido tiempo de darse cuenta, en el breve trayecto desde el monumento hasta el polvo, de que la niebla de la muerte le había hecho confundirse precisamente en la frase que quería que fuera definitiva”.

El hombre de San Petersburgo

El hombre de san petersburgo

El hombre de San Petersburgo – (Ken Follett)

En la primavera de 1914 Europa era un caldero hirviente, Alemania quería la Guerra, Rusia quería los Balcanes e Inglaterra quería el apoyo de Rusia contra Alemania. Pero el hombre de San Petersburgo, un anarquista idealista e implacable, estaba decidido a desbaratar la alianza del Zar con el imperio Británico por todos los medios.

Una intriga soberbia, contada con un ritmo vertiginoso. Nos mantiene en suspenso hasta la última página y su evocación de la Europa anterior a la Guerra es excelente

Siete Domingos Rojos

Siete domingos rojos

Siete Domingos Rojos – (Ramón J. Sender)

Siete Domingos Rojos (1932) es una de las primeras novelas de Ramón J. Sender (1901-1982) y también una de las más vigorosas de su extensa producción. Con abundantes dosis de reportaje, con no pocos ingredientes extraídos de su propia circunstancia personal, el autor traza las líneas maestras del anarquismo español en el periodo republicano. Samar, el protagonista, recuerda al propio Sender tanto por la pasión con que se inmiscuye en las luchas sociales de su tiempo como por el afán reflexivo mediante el que pretende distanciarse del torbellino de la historia para entenderlo mejor.

Conviene recordar que hasta ahora no se había reeditado la primera versión de la obra. En los años setenta, fue publicada en varias ocasiones pero siempre con importantes modificaciones con respecto al texto original, como bien pone en evidencia la presente edición crítica…

La historia narra una huelga general en protesta por la muerte de tres obreros por la policía. La novela tiene un marcado interés para analizar la evolución ideológica de Sender durante su juventud, entre el anarquismo y el comunismo. Pero lo interesante del caso es que en los años setenta, el autor realizó dos nuevas versiones, que modificaron sustancialmente la novela, de acuerdo también a su propia evolución ideológica. La nueva revisión introduce profundos cambios de contenido y estilo, motivados quizás por el descontento de Sender con algunos elementos de la anterior edición, pero probablemente buscando también una versión más apta para pasar la censura que aún existía en España. Así pues, se trata de una misma obra, que tiene al menos tres versiones radicalmente diferentes en su contenido.

Somos comunistas anárquicos y por consiguiente enemigos de la propiedad individual que los colectivistas determinan en el producto íntegro del trabajo de cada uno

Viaje a la aldea del Crimen

Viaje a la aldea del crimen

Viaje a la aldea del Crimen – (Ramón J. Sender)

Ramón J. Sender (1901-1982), aragonés de Chamalera de Cinca (Huesca), es un clásico de la literatura española del siglo XX. Su extensísima obra constituye uno de los más importantes y variados frescos de nuestra novelística. En toda ella está presente, con mayor o menor intensidad, una visión crítica del tiempo y las circunstancias que le tocaron vivir: República, Guerra Civil, exilio

Publicado en 1034 esta Viaje a la aldea de Crimen (Documental de Casas Viejas), es un impresionante reportaje, obra maestra en su género, sobre los acontecimientos que tuvieron lugar en la citada aldea gaditana durante los días 10, 11 y 12 de Enero de 1933.

Un grupo de campesinos hambrientos declaran el “Comunismo Libertario” para poder roturar y trabajar los latifundios de la zona. La represión, llevada a cabo por la Guardia Civil y la Guardia de Asalto será atroz, inconcebible, Francisco CruzSeis dedos“, de 70 años de edad y su familia son bombardeados, ametrallados y quemados vivos en su propia vivienda (una choza de barro y ramas). Sobre las brasas serán fusilados dieciséis campesinos labradores elegidos al azar entre los del pueblo.

Ramón J. Sender, enviado especial al lugar de los hechos por el periódico “La Libertad“, de Madrid, reconstruirá paso a paso los acontecimientos en una serie de crónicas que estremecieron a la opinión pública. Posteriormente, estas crónicas fueron reunidas y reelaboradas con nuevas informaciones para dar forma a este impresionante Viaje a la aldea del Crimen.

Casas viejas-Cadaveres_01

Cadáveres de la matanza de Casas Viejas

No ha ocurrido sino lo que tenía que ocurrir

(Palabras del Jefe del Gobierno Manuel Azaña

Doy a las fuerzas media hora para que sofoquen el movimiento

(Del Ministro de Gobernación Casares Quiroga)

No quiero heridos ni prisioneros

(Director de Orden Público Menéndez

Paso corto, vista larga y mala intención

(Lema de la Guardia Civil)

Antología Poética

Antologia poetica

Antología Poética – (Georges Brassens)

Existen realmente dos Georges Brassens. El primero es una leyenda, un excéntrico que ha hecho de la canción la expresión de un agresivo anarquismo, el “pornógrafo del fonógrafo” como él mismo dice. Este Brassens es un personaje espinoso, que apenas conoce al público que lo aclama. El otro Brassens, el verdadero, permanece desconocido. Sólo cuando se le ha escuchado cuidadosamente, cuando se han leído sus textos, que llegan por primera vez al lector de habla castellana con esta “Antología Poética”, se atisba la verdad y se percibe al hombre y al poeta que yacen escondidos tras el simple intérprete. Brassens es un poeta por vocación y un cantante por necesidad, como los trovadores, como Vinicio de Moraes y tantos otros.

Siguiendo las huellas de Villón, pero también de Rabelais, es decir sustraerse al atractivo de su poesía, donde tras la aparente simplicidad surge la riqueza y la truculencia del lenguaje, el humor, el culto de lo audaz y de lo absurdo. Tras estos absurdos está el hombre honesto que quiere exponer la vacuidad de la convención, expresar su desprecio por los que la preservan y por los que la fortalecen. En el fondo, Brassens es un hombre que carece de incógnitas, un artista que no busca el escándalo y un poeta que sólo desea vivir sin rendir diario tributo a sus enfervorecidos admiradores.

El corto verano de la anarquía

El corto verano de la anarquia

El corto verano de la anarquía – Vida y muerte de Durruti 

(Hans Magnus Enzensberger)

El volumen enpieza con un prólogo “los funerales“, y acaba con un capitulo sobre “la posteridad” Entre ambos se cuenta la historia de un héroe proletario, desde su infancia en una pequeña ciudad del norte de España hasta las “siete muertes” de Durruti, que nunca han sido aclaradas. El autor justifica por qué  decidió narrar esta vida basándose exclusivamente en documentos, reportajes, discursos, octavillas, folletos; así como memorias y entrevistas con testigos oculares que sobrevivieron.

Esta no está escrita por nadie, y por una razón poderosa, ningún escritor  se habría arriesgado a escribirla: “se parece demasiado a una novela de aventuras” (Enzensberger citando a Ehrenbourg) Novela-Collage, pues, reconstrucción siempre fragmentaria, a la vez incompleta y demasiado rica, “contradictoria“, siempre vinculada a las centelleantes incertidumbres de la tradición oral: novela de Durruti donde la Historia aparece como “ficción colectiva“.

La necesidad de este procedimiento narrativo se manifiesta en cada página. Esta muy centrada en la persona de Durruti, el cual, antes de convertirse en uno de los líderes militares de la Guerra Civil, participó en España y fuera de ella en muchos atentados, atracos a bancos y secuestros, actos clandestinos por definición, y de los cuales sería inútil esperar la relación exacta. Pero también gira entorno a la naturaleza misma de la lucha anarquista. En una entrevista reciente en Barcelona, Enzensberger afirmó: “Fue un trabajo apasionante porque me permitió hablar con un tipo de personas que en el mundo actual ya no serían reales, porque la pureza de aquella gente ya no existe” y calificó esa etapa del anarquismo español como “una de las aventuras más fascinantes del siglo XX“.