Archivo de la etiqueta: Angustia

Últimos tragos

Ultimos tragos

Últimos tragos – (Graham Swift)

Últimos tragos que ha recibido el prestigioso Premio Booker, ha confirmado a Graham Swift como uno de los grandes novelistas contemporáneos. Jack Doods era un carnicero de Bermondsey. Iba a cerrar su tienda, comprarse una casita junto al mar y empezar y empezar una nueva vida junto a su mujer cuando tuvo que rendirse ante una cosilla de nada, algo que comenzó como un simple mal trago, y acabó siendo la copa final.

Pero antes de morir, y en una última carta donde las letras eran ya tenues como telas de araña, pidió que echaran sus cenizas al mar desde el muelle de Margate. Y ahora espera dentro de una urna, en el Pub donde se reunía, con sus amigos, el viaje final. Irá en un suntuoso Mercedes azul, que Vince, su hijo adoptivo y vendedor de coches de segunda mano, ha tomado prestado para la ocasión, y le acompañarán, además de Vince,  sus amigos de siempre: Ray, un vendedor de seguros y genio de las apuestas; Lenny, que en sus buenos tiempos fue boxeador y que ahora tiene un puesto de frutas y verduras, y Vic, empresario de pompas fúnebres… Y la peregrinación con las cenizas de Jack los llevará a los lugares y a las memorias del pasado, y de la historia de cada uno de ellos, que se entreteje inevitablemente con la de los demás, se irá componiendo esta gran historia de las pequeñas  gentes de este siglo, llena de tragedias íntimas, de goce y de desdicha, de amores y rencores, y de la cotidiana felicidad  —e infelicidad—  de vivir.

El mejor libro de Graham Swift hasta la fecha; conmovedora y técnicamente espléndida, es un poderoso ejemplo del poder de la ficción para poner  en foco el difuso, borroso sentido de la vida… La voz del autor más que una presencia, es una especie de resplandor difuso, algo que ilumina desde atrás las palabras y los pensamientos de los personajes” 

Puede que este año se publiquen más novelas intelectualmente más ambiciosas, pero creo que ninguna pueda superar la desgarradora belleza y la humildad del libro de Swift

Una novela brillante, triste y divertida, humana e inteligente… los diálogos son de una notable autenticidad… Últimos tragos nos devuelve la confianza en la narrativa inglesa

Es como se Swift hubiera infundido vida a las mudas figuras de un vasto fresco perdido en el muro de una remota iglesia de Inglaterra. Sus personajes permanecen en la mente del lector, un don otorgado a muy pocos escritores… Una novela excepcional

La mejor novela de Graham Swift: hermosamente escrita, divertida, conmovedora y profunda

Todo ello, no obstante, es narrado sin dejar de lado el humor y un sentido del suspenso que le confieren a la historia un singular interés. Los dramas que aparecen se dan a conocer en ocasiones desde la perspectiva de quienes fueron sus causantes y tienen así el tamiz de la justificación. Nada parece entonces tan terrible; es más, lo que sucede parece estar cubierto con el sino de lo inevitable. Es la suerte que nos tocó a cada uno, parecen decir los personajes.

Soñé que la nieve ardía

Soñe que la nieve ardia

Soñé que la nieve ardía – (Antonio Skármeta)

Soñé que la nieve ardía, novela escrita en el vértigo del Gobierno Socialista de Salvador Allende, la escritura  ha sido marcada a sangre y fuego por los acontecimientos, los pequeños gestos y las grandes gestas.

Una novela respirada a pleno pulmón en las calles de Santiago de Chile, repleta de pasión, humor, angustia y un lenguaje arrollador que celebra el entusiasmo de la gente frustrado con el golpe de Pinochet.

Esta novela, traducida a quince idiomas, narra con espontánea originalidad las aventuras de un joven arrogante que pretende triunfar como futbolista y amante en un escenario inflamado entre la revolución y el golpismo.

David Copperfield

David Copperfield

David Copperfield – (Charles Dickens)

La huella autobiográfica de Charles Dickens dejó en “David Copperfield“, una de sus obras más importantes, convirtió este libro en el más cercano a su corazón.

David, como Dikens, vivió una infancia feliz leyendo y asistiendo a la escuela hasta que su suerte cambió. La transmutación íntima de ambos, protagonista y autor, fue completa y sutil. Aunque ficción y realidad no siempre coinciden, las desdichas de la niñez, el trabajo en la abogacía, la condición de escritor y varios personajes responden a la experiencia personal de su autor. Narrada desde la distancia del adulto, la vida de David Copperfield encierra sátira y humor irónico, luto y angustia, pero también mucha alegría.

Dikens es mucho más que un escritor famoso, es un género en sí mismo, una forma de mirar la vida, de escribir o de jugar…

Sobre la Vida y la Muerte

Sobre la vida y la muerte

Sobre la Vida y la Muerte – (Krishnamurti)

Escribe Krishnamurti sobre la Vida y la Muerte:

Hay tres cosas que debemos entender a fondo si queremos captar el movimiento total de la vida: … son el Tiempo, el Dolor, y la Muerte. Comprender esto requiere la claridad del Amor. El Amor no es una teoría ni es un ideal. El Amor no puede enseñarse. Pero uno puede entrar en el Amor de manera espontanea cuando comprende de verdad el significado del Tiempo, la profundidad del Dolor, y la pureza que llega con la Muerte

La vida es algo total. El Dolor, la Pena, la Angustia, la Alegría, las ideas Absurdas, la Posesión, la Envidia, el Amor, la dolorosa Soledad… Todo esto es la Vida. Y para comprender la Muerte, tenemos que comprender la totalidad de la Vida, no tomar solo un fragmento de ella, y vivir con ese fragmento, como lo hace la mayoría de nosotros

Krishnamurti, uno de los sabios de nuestro tiempo.

La Mirada Inmovil

La mirada inmovil

 La Mirada Inmóvil – (Ramón J. Sender)

Esta novela propone al lector un viaje peculiar, desde los enigmas de nuestra historia de principios de siglo hasta las confusiones del presente y del próximo futuro. La desdoblada  –en realidad, multiplicada–  personalidad del protagonista llega a amalgamar, en su lúcido delirio, un riquísimo repertorio de valores psicológicos, filosóficos, y sobre todo, líricos, es decir poéticos. Y todo en la defensa vena de un humorismo implacable.

Sender no nos ofrece soluciones, pues para él  –son palabras suyas–  “La vida es un caminar constante hacia una meta inalcanzable“. Un camino a lo largo del cual vivimos el amor y el odio, la voluptuosidad y la angustia, la esperanza, el anhelo, la soledad y el desaliento. La ironía de Sender, ora chispeante, ora apenas insinuada entre lineas, no excluye un delicado transfondo de ternura (o, acaso, de genuina y muy humana piedad). Se realiza así, en la dilatada y frenética consciencia del protagonista, el ideal senderiano de “humanidad desnuda” que nuestro autor contrapone al concepto de “persona recordándonos de pasada, y no sin intención, que al fin y al cabo persona significa máscara”. Máscara que tal vez sólo sea accesible a través de la mirada neutra y terrible del “Bobo de Coria“, ese enigmático lienzo en el que Velázquez fijó para siempre la expresión de una insondable obtusidad (o de una certeza no menos insondable…) Una mirada que no sabemos o no podemos descifrar: La Mirada Inmóvil en que el todo y la nada se identifican.

La calefacción estaba alta y además había una gran ventana rasgada a lo ancho del muro llena del sol de una tarde dorada y falsamente prometedora para Agamenón. El cielo era de un azul fluido y tenía reflejos intercambiados con los del mar.

Hacía demasiado calor a pesar del regular termostático que solía funcionar bien.

Acostado y sólo, Agamenón pensaba que cuando era joven no podía decir que amaba la vida. Vivía y eso le parecía bastante. Al mismo tiempo tenía miedo a la muerte. Ahora en cambio y a pesar de sus años amaba la vida más que nunca. En cambio a la muerte le tenía sin cuidado. Se podía decir que la amaba también, en cierto modo, como integrante de la vida. En su complejo misterio inevitable podía haber además, implícito, algo parecido a una promesa….

Ante la Ansiedad

Ante la Ansiedad

Ante la Ansiedad –  Una propuesta para mantener la serenidad y evitar el estrés.(Ramiro A. Calle)

La ansiedad (del latín anxietas = angustia, aflicción) es un estado que se caracteriza por un incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad fisiológica del organismo de incrementar el nivel de algún elemento que en esos momentos se encuentra por debajo del nivel “adecuado“; o por el contrario, ante el temor de perder un bien preciado.

La ansiedad no siempre es patológica o mala: es una emoción común, junto con el miedo, la iratristeza o felicidad, y tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia.

Ramiro Calle ha recorrido el sendero de los yoguis para ofrecernos, de forma práctica y directa, el mejor conjunto de consejos y posturas físicas para superar el estrés y alcanzar y mantener el equilibrio.

La ansiedad es una sensación difusa y displacentera inherente a la vida humana. De hecho, toda persona experimenta ansiedad y la mayoría de los seres humanos viven en umbrales altos de esta sensación que se traduce como angustia, incertidumbre, depresión, temor, insatisfacción, agitación o zozobra. Dependiendo del nivel de ansiedad, así experimentaremos la vida y nos experimentaremos a nosotros mismos. La ansiedad en umbrales bajos es una energía canalizable e instrumentalizable, pero en umbrales altos es perturbadora y puede producir trastornos psicosomáticos de muy diverso alcance.

Hay, pues, que aprender a manejarse con la propia ansiedad, pudiendo enfocarla correctamente, reducirla y superarla o instrumentalizarla. Es muy importante tanto la actitud ante la ansiedad como la puesta en práctica de unos métodos que nos ayuden a controlar saludablemente la ansiedad, así como el conocimiento y neutralización de los factores ansiógenos que provienen de nuestra propia psicología inmadura.

No cabe duda de que el mejor sistema para superar la ansiedad y situarla en su justo lugar, es crecer interiormente y resolver conflictos internos. La ansiedad es un síntoma de nuestra falta de realización interna. Nuestro núcleo caótico y confusional genera ansiedad. La ansiedad y la depresión son primos hermanos que caminan codo con codo. Mediante la evolución consciente, el autoconocimiento, un adecuado trabajo interior y el ejercitamiento de una más ecuánime actitud vital, la ansiedad irá descendiendo a sus límites más bajos. Dejará entonces de ser enemiga para convertirse en amiga. En niveles bajos, la ansiedad juega un papel para protegernos física, mental y existencialmente. En niveles altos, la ansiedad impide todo disfrute, nos aleja de nuestro ángulo de quietud y nos hace reaccionar anómala y neuróticamente.

En las antípodas de la ansiedad está la quietud, que es la más bella orquídea con el aroma más sutil. Merece la pena ejercitarse para poder hallarla, cultivarla y merecerla. Creo que así lo entiende también el lector, porque de otro modo esta obra no hubiera alcanzado tan pronto su segunda edición. Gracias por la confianza que me han dispensado.

(Ramiro A. Calle)