Archivo de la etiqueta: Antiguos

Angel Femenino

Angel femenino

Ángel Femenino – Cartas a Pepita – (Attilio Bruschetti)

¡Vosotras en floreciente juventud! ¡Yo, casi en helada vejez! Sin embargo, estamos enlazados por la honda simpatía y perseguimos un mismo ideal.

Si vosotras no me alentarais; si leyendo a corto estas páginas, cuando yo las escribía, no hubierais suscitado interesantes conversaciones sobre tan importante tema, que con tacto y discernimiento desgranabais, no se me habrían ocurrido muchas ideas y seguramente no viera esta obrita la luz pública…

Así, a vosotras la dedico y os agradezco que hayáis sido mis amables y gentiles cooperadoras, las Ninfas Egerias que inspirasteis, no al antiguo rey de Roma, sino a este entusiasta admirador de la mujer, cuyo sueño dorado es que aceptéis este modestisimo presente, que os ofrezco en aras de toda mujer digna de colaborar en la sublime obra de la salvación del mundo.

(Attilio Bruschetti)

Pericles el Ateniense

Pericles el ateniense

Pericles el Ateniense – (Rex Warner)

Rex Warner no necesita ser presentado a aquellos que hayan tenido oportunidad de apreciar las altas dotes del renombrado humanista e historiador británico a través de sus notables novelas consagradas a Julio César.

Profundo conocedor del mundo greco-romano en sus aspectos históricos y culturales, Warner supera, si cabe, su labor anterior, en esta semblanza de “Pericles el Ateniense“, imaginariamente escrita por Anaxágoras, el filósofo que fuera amigo íntimo del gran hombre de estado.

De esta suerte, en una ficción colmada por singular riqueza evocativa, asistimos a los esplendores que hicieron de aquel siglo de oro la expresión más deslumbrantes de la cultura helénica, cuyos mejores valores recogería la civilización cristiana, asimilándolos y revitalizándolos sin cesar durante dos mil años.

El Partenón, cuya construcción inició Pericles, se levanta sobre Atenas que contaba entre sus filósofos a Sócrates y a Platón, a Esquilo, Sófocles y Eurípides como maestros incomparables de la tragedia, a Aristófanes como humorista, a Tucídides como historiador, a Fidias como supremo representante de las artes plásticas.

PerIcles presidía aquel florecimiento, de la política y de la sensibilidad estética. No es de extrañar, pues, que las etapas ulteriores de la cultura de Occidente se hayan apoyado  —y sigan apoyándose aún hoy en grado decisivo—  sobre cuanto de universal e imperecedero encierra el legado de Grecia.

Obras completas de Santa Teresa

Obras completas de Santa teresa

Obras completas de Santa Teresa

Los escritos de Santa Teresa han sido, desde que vieron la luz por primera vez, una lectura exquisita para los buscadores de bellezas literarias y de los valores de la espiritualidad católica. Y siguen incesantemente derramando luz. Sus ediciones se han sucedido incansablemente. En nuestros días corrían varias y de buena calidad. Pero se esperaba una edición hecha al día, con el máximo respeto a los venerables autógrafos y a su fonética original, de gran valor lingüístico, que con su cadencia vigorosa, eco de nuestro siglo de oro, confiere, sin duda, un atractivo más a su fondo inagotable.

La edición que con general aplauso fue publicada por la BAC en tres volúmenes, cuajados de notas, sale hoy en la presente edición manual, que en un solo volumen ofrece todos los escritos de Santa Teresa con las mismas garantías de fidelidad y con los mismos criterios, aunque libres de notas y de las largas introducciones de aquélla. Más bien hemos introducido algunas mejoras, revisando el texto y uniformando el grafismo. Hemos alterado el orden de los tratados, y en alguno de ellos las partes de su contenido, y las novedades aquí introducidas serán respetadas en las futuras ediciones de aquélla más extensa.

Huelga ahora hacer aquí un examen de las riquezas que encierran los escritos de Santa Teresa. Nos limitaremos a ofrecer, en aval de los mismos y para deleite de los lectores, algunos testimonios que por su autoridad debieran acompañar siempre las obras de la excelsa escritora.

El Reglamento de viviendas de Protección Oficial

El reglamento de viviendas de protección oficial

El Reglamento de viviendas de Protección Oficial a la luz de las disposiciones civiles hipotecarias – (Joaquín Vesteiro Pérez) – año 1970

Estudios Monográficos sobre Legislación y Jurisprudencia – Ministerio de la Vivienda

Servicio Central de Publicaciones

Así como en el organismo viviente no se provee el todo, sino que se da a cada parte y a cada miembro cuanto necesita para ejercer bien sus funciones, así tampoco se puede proveer al organismo social y al bien de toda la sociedad si no se da a cada parte y a cada miembro… cuando necesitare para cumplir sus funciones sociales

Y ello porque proporcionar vivienda es procurar el encuentro de la persona consigo misma y dar cobijo a la ambición y logro de sus más fundadas esperanzas; porque dándole un lugar sano y confortable donde vivir ayuda a conservar y fomentar sus facultades creativas y, como consecuencia, colaborará el hombre con la comunidad a la que pertenece mejorando no sólo su propio nivel de vida y su creatividad, sino también el de aquella.

Es por esta razón, por la que consideramos a la vivienda, juntamente con la alimentación y el vestido, elemento imprescindible para el normal desarrollo del Hombre y de su evolución.

Cleopatra

Cleopatra

Cleopatra – (Edward Grifins)

Desde el año 59  —antes de Jesucristo—  los acontecimientos se habían sucedido a los ojos de la pequeña Cleopatra con un ritmo nuevo, fascinante, ofreciéndole un espectáculo de la vida lleno de interés y movimiento.

La niña se había hecho ya mujer en el año 55. Tenía ya catorce años y había podido observar y vivir el atractivo de la existencia.

En el año 59, Cleopatra había asistido en Roma al reconocimiento de su padre, Ptolomeo Auteles, como rey de Egipto por el Senado Romano.

Roma, la poderosa y mítica Roma, había accedido, al fin, a las pretensiones de aquel bufón flautista que era el padre de Cleopatra, hijo bastardo de Ptolomeo X, y reconocido sus discutibles derechos a sentarse en el trono fundado por el general macedonio  —hijo de Lagos y partidario del gran Alejandro—  con los reinos de Egipto y Palestina.

Aquel Ptolomeo, primero de la dinastía de su nombre, tal vez estuviera bien lejos de imaginar que sus sucesores ensangrentarían constantemente el trono por él fundado y lo mancharían con sus incestos y otros vicios hasta extremos poco menos que inconcebibles…

Roma había fascinado a la joven y sensitiva egipcia. Allí, al amparo de los muros de la imponente Roma republicana, Cleopatra se había hecho mujer, conociendo el amor por primera vez en los brazos del bello y audaz Cneo Pompeyo, hijo de Pompeyo el Grande

El Teatro

El Teatro

El Teatro – Desde la antigüedad hasta el Presente – (Cristián Gaehde)

El Teatro en la Antigüedad – El Teatro en la Edad Media – Los comediantes ingleses y las primeras compañías alemanas – El Teatro en el Renacimiento y desarrollo de las nuevas construcciones teatrales – El desarrollo de la Ópera – Las compañías teatrales y su desarrollo – Teatros Nacionales – Teatros reales y Teatros municipales alemanes durante el siglo XX – El Teatro en la actualidad – Técnica escénica moderna – Breve noticia sobre la historia del Teatro en España – Albores del Teatro español – El Teatro del siglo XVI – El Teatro en el siglo XVII – El Teatro del siglo XVIII – El Teatro del siglo XIX