Archivo de la etiqueta: Astrología

Los Astros y la Fortuna

Los astros y la fortuna

Los Astros y la Fortuna

Conociendo la influencia que los Astros ejercen sobre nuestro carácter y nuestro comportamiento se dispone de una eficaz ayuda para enfrentarse con los problemas que la vida plantea en campos tales como:

El Amor – La Salud – La Fortuna – El Carácter – Los Hijos – La Amistad

La Astrología afirma que el destino de la humanidad está escrito en las estrellas; por lo tanto, sus conocimientos sobre este fascinante tema pueden permitirle a usted una insólita visión: la de su propio futuro y el de los demás.

Hay quien cree, sin embargo, que la Astrología es un juego de adivinanzas para uso del vulgo o una rama bastarda de las llamadas Ciencias Ocultas. En efecto, se suele hacer una verdadera ensalada confundiendo la Astrología con la Grafología, la Quiromancia, la Morfología o, lo que es peor, con el el Espiritismo, la Cartomancia o la Videncia.

Pero la Astrología no forma parte del arsenal adivinatorio ordinario; es una cosa completamente distinta: según unos, una Ciencia; según otros, un arte; para otros aún, una Metafísica; y según Raymond Abellio: “una Ciencia, un Arte y una sabiduría al mismo tiempo.”

La Astrología se funda en datos científicos: la posición astronómica de los planetas, si bien considerados de un modo egocéntrico, y la hora de nacimiento calculada en función del lugar y la fecha. Se basa en una estructura rigurosa, completa, y en una ordenación estricta mediante la cual el astrólogo interpreta este lenguaje del hombre y del universo, para sintonizar con lo que Jung llamaba “el mutuo diálogo de los dioses

Síntesis V

Sintesis 1

Síntesis V

Nacimiento : Augusto Ysern

Los santos luguares del Nacimiento: G. Punti

¡Christmas…, Christmas!: Pierre Trevières

Navidad y la leyenda en Escandinavia: Moira Savonius

Las Navidades en otros países: Jeene Coutini

Cohetes de 8.000 kilómetros de alcance: Robert Brundage

Lo que un médico ve en nosotros: Dr Bertram M. Bernheim

Año Nuevo: G. Beaumont

El problema de los carburantes del futuro: Robert Clarke

Un bombardero monstruo: “Popular Mechanics Magacine

La fauna de los abismos del futuro: Ferdinand C. Lane

Un tema que se repite: Tom Browning

El huesped de Navidad: Selma Lagerlof – primera mujer en obtener el Premio Nobel

La pintura primitiva nizarda: Pierre Borel

El inventor de los viejos colectivos: J. Cameron Hannah

El invento más ingenioso del hombre de las cavernas: Julius E. Lips

Por qué se suspendió la prueba atómica Nº 3: Jhon W. Campbell

Berlioz, el infortunado: Marcel Lasseaux

El padre Flanagan no es sólo un personaje de película: J. A. A.

La Estreptomicina: Albert Delaunay

Cómo abrir la caja fuerte de un Banco: Rufus Jarman

Por esos cielos: Stepheu Dillon

Buenos Aires: Félix Arranz de la calle

Fabricación de piedras preciosas: Suzande Normund

El problema del carbón en el Ruhr, visto desde Alemania: Hans Schmidt

Costumbres de los negros de la Guinea: Juan Capdevielle

La cirugía estética en los Estados Unidos: Georges Dufrur

Si: Santa Claus vive en el Polo Norte: Paul Gould

En los Alpes del Tirol: “Mademoiselle

Año nuevo, vida nueva“: Noé Clarasó

Un disparo misterioso: Jhon Edwards

Telescopios del futuro: G. Edward Pendray

Visita póstuma a Jorge Brummell: Condesa Jean de Pauge

Un canal del Orinoco al Amazonas: “La Nature

La leyenda negra deBufalo Bill“: Luciano de Orbe Utril

La vida secreta de la Academia Francesa: Pierre Descaves

Trenes por carreteras: “Popular Mechanics Magacine

El secreto magnetismo terrestre:  “Science Digest

Los disfraces enEl Quijote“: Matilde Ros

Mosaico: “Varios

Del trono del Rey Dagoberto al divánastrológico“: Jorge Ravon

Artista de la máquina de escribir: “Popular Magacine

Elogio de una actriz: Augusto Ysern

Gigantesco integrador-desintegrador de energía: John J. O’Neill

Año nuevo en Extremo Oriente: Rubins Lenz

Pavos silvestres: Richard Gerstell

El esquí, deporte nacional suizo: A. Girod

Nos escribenHumor sintéticoLa gracia en el mundo: Cem.

Astrologia

Astrologia

¿Por qué Aleister Crowley ha levantado siempre con su solo nombre tanta indignación, tanta moral mezquina?
Que la Astrología no es una ciencia, bueno, eso dicen algunos. Que los Astrólogos, a veces, se equivocan, bueno, según dicen la Astrología no es una ciencia matemática, sino una charlatanería y un fraude. Pero si decimos que en la medicina, ningún cirujano se le ha ido la mano con un paciente. Que un abogado jamás perdió un juicio, o donde ningún soldado perdió jamás una guerra…, etc.
Es verdad absoluta, que un Astrólogo, de nueve veces de cada diez, puede decir mirando a un extraño a qué hora del día nacio… Esto debe ser una conjetura, porque no vemos cómo se hace o cómo puede ser realizado. Es un canon evidente de toda sana filosofía que, a menos que sepamos exactamente cómo ocurren las cosas, debemos negar que ocurren, o, atribuirlo a la casualidad.
La constitución física del Universo es la base de la ciencia de la Astrología, y para explicar de qué principios deducidos nuestros juicios de sus movimientos, debemos tratar de tener una clara idea de la naturaleza de esos movimientos.

¿Que ocurrira mañana?

Que ocurrira mañana

¿Que ocurrira mañana? – (Hadés)

La Astrología, o mejor aún, el conocimiento de la significación de los astros, posee la llave del secreto de los destinos, dispuesta a abrir las puertas de aquél al alma que sea lo bastante grande como para poder hacer de ella de  y de legítima curiosidad; digo el alma lo bastante grande porque, en efecto, esta ciencia no puede aliarse jamás con las maneras comunes de pensar y de percibir ni con las supersticiones demasiado vulgares ni, menos aún, con el escepticismo exagerado y afectado de las mentes matemáticas de nuestro siglo. Este juicio no data de hoy. El conde de Boulainviller, astrólogo de nobleza harto rancia a quien consultaban príncipes de sangre y buen  de pares suyos, lo escribió en 1717. Como se ve, la Astrología no data de ayer. En este libro pretendemos saber cuál será el destino de Europa, de Francia y, por consiguiente, el destino de todos nosotros. Para ello, nos valdremos de la Astrología. Pero no…