Archivo de la etiqueta: Baltasar Porcel

Difunts sota els ametllers en flor

Difunts sota els ametllers en flor

Difunts sota els ametllers en flor – (Baltasar Porcel)

Baltasar Porcel va néixer a Andratx, Mallorca, L’any 1937, i des del 1960 viu en Barcelona, des d’on porta a terme una de les carreres literàries més brillants i segures del país. Viatger per Europa, Àsia Menor, Àfrica, Porcel compta amb nombrosos lectors i és un dels pocs escriptors catalans professionals. Les seves novelles són: “Solnegre“, Premi Ciutat de Palma 1960, “La lluna i el -Cala Llamp-“, “Els escorpins” i “Els argonautes“, Premi Crítica 1969.

Difunts sota els ametllers en flor” és una novella de construcció informal, multitudinària i irisada, plena d’ironia i de tragèdia, de poesia i d’accio, de realisme i d’imaginació, de sensualitat, construida amb un idioma vellutat i fresc. Els seus trenta-dos capítols són una desfilada de personatges que es llancen a jugar, amb avidesa, la seva carta dins la vida i el món, per acabar morint sota els ametllers en flor, car el llibre se centra entorn de la gent i la vall d’ametllers d’Andratx, mitificada per l’autor. Guanyador del Premi Josep Pla 1969, “Difunts sota els ametllers en flor” és un dels llibres més bells i violents de la literatura catalana d’avui.

Los Días Inmortales

Los dias inmortales

Los Días Inmortales – (Baltasar Porcel)

La obra novelística de Baltasar Porcel, de tan acusada e independiente personalidad, inicia con Las manzanas de Oro (1980) una nueva etapa, que con Los Días Inmortales adquiere todo su esplendor, abriéndose imaginativo, sensorial, a los  paisajes lejanos y a la aventura.

Los Días Inmortales es, sobre todo, un gran canto a la felicidad, al placer de vivir y de amar, al envite de la audacia y de la sinceridad. El protagonista de la novela rechaza su mundo de origen  –nuestra sociedad–  y todo un pasado que le ahogan, para emprender un fantástico viaje poblado de alucinantes asesinos medievales, de sed de absoluto y de fabulosas playas tropicales para para llegar al fin a la sabana africana, con su soledad y sus animales, sus espejismos.

Será allí donde conquistará la libertad y la gloria del instante, pero también donde establecerá frente a la muerte un compromiso de la más honda visceralidad, con que cierra sorpresivamente el libro. Novela esta sin “zonas intermedias“, construida por episodios culminantes, determinantes, de un estilo a la par exuberante y directo, Los Días Inmortales encantará y sugestionará.

La Luna y el Velero

La luna y el velero

La Luna y el Velero – (Baltasar Porcel)

La mujer, flaca y enlutada, sentada sobre un noray, se rascó en el muslo. Un remolcador sucio cortaba el agua aceitosa del puerto, adormilada bajo un sol de plomo. En las calientes losas del muelle, junto a la mujer, había un puñado de cabezas de atún, aplastadas y sanguinolentas, rodeadas de moscones, verdes y locos de calor. El pistoneo del remolcador, resplandeciendo en el silencio luminoso de la atmósfera, era la única cosa fresca en todo el puerto. La mujer, hierática, se rascó un sobaco.”

Navega el “Cala Llamp“, velero de cabotaje, sus singladuras por el Mediterráneo Occidental, y sobre cubierta batida por el sol y los oleajes se afanan unos hombres que buscan golosamente el placer y rememoran un aventurero pasado en las Antillas, que basculan entre el humor y la tragedia, y que, en las dilatadas noches de luna llena, se sumergen en las aguas de una poética fantasía, de una atmósfera enloquecedora. Una gran novela por el autor de “Los alacranes” y “Solnegro“.