Archivo de la etiqueta: Benito Perez Galdos

El Dos de Mayo

El Dos de Mayo

El Dos de Mayo – (Benito Pérez Galdós)

Gabriel de Araceli es el protagonista de los dos episodios nacionales que comprenden este volumen “El 19 de Marzo y el 2 de Mayo” y “Bailen” son la crónica de los sucesos que propiciaron el levantamiento de un pueblo, el español, ante la invasión y la imposición de un régimen ajeno, el francés.

La historia de Gabriel, gaditano, y su amor por la bella Inés servirán a Don Benito Pérez Galdós para relatar los diversos cuadros costumbristas que componen el preludio de la “Guerra de la Independencia“.

El motín de Aranjuez contra Godoy, la esperada y enfervorecida llegada a Madrid de Fernando VII y el engaño francés, el levantamiento popular ante el secuestro del infante Don Francisco y la heroica resistencia del teniente Ruiz, los capitanes Daoiz y Velarde en Monteleón son algunas de las escenarios históricos del primer relato.

Por otra parte, en el segundo episodio se narra cómo el 19 de Julio de 1808 tiene lugar la primera derrota de las tropas invasoras y el General francés Dupont se rinde al español, el General Castaños, en Bailén.

Nuestro protagonista por su parte, continúa persiguiendo el rastro de su enamorada y en su búsqueda de merecimientos para ser digno de ella se dispone a luchar en la batalla acompañando a Don Diego de Rumblar.

Inés y la Alegría

Ines y la alegria

Inés y la Alegría – Episodios de una Guerra Interminable – (Almudena Grandes)

Inés y la Alegría es la primera entrega de un proyecto narrativo integrado por seis novelas independientes que comparten u espíritu y una denominación común

Episodios de una Guerra Interminable“. Si he querido llamarles “episodios” ha sido para vincularlas, más allá del tiempo y de mis limitaciones, a los “Episodios Nacionales” de don Benito Pérez Galdós. No se trata , sin embargo, de grandes batallas, como Trafalgar o Bailen. Los episodios que yo he podido contar son historias igual de heroicas pero mucho más pequeñas, momentos significativos de la resistencia antifranquista, que abarcan, desde perspectivas muy distintas, casi cuarenta años de lucha ininterrumpida, un ejercicio permanente de rabia y de coraje en el contexto de una represión feroz. Una determinación tan firme que durante muchos años pareció un suicidio, pero sin la cual nunca habría llegado a ser posible la España aburrida, democrática, desde la que yo puedo permitirme el lujo de evocarla”

(Almudena Grandes)

Toulouse, verano de 1939, Carmen de Pedro, responsable en Francia de los diezmados comunistas españoles, se cruza con Jesús Monzón, un cargo menor del partido que, sin ella intuirlo, alberga un ambicioso plan. Unos años después, en 1944, Monzón, convertido en su pareja, ha organizado el grupo más disciplinado de la Resistencia contra la ocupación alemana, prepara la plataforma de la Unión Nacional Española y cuenta con un ejército de hombres dispuestos a invadir España. Entre ellos está Galán, que ha combatido en la Agrupación de Guerrilleros Españoles y que cree, como muchos otros en el Otoño de 1944, que tras el desembarco aliado y la retirada de los alemanes, es posible establecer un gobierno republicano en Viella.

No muy lejos de allí, Inés vive recluida y vigilada en casa de su hermano, delegado provincial de Falange en Lérida. Ha sufrido todas las calamidades desde que, sola en Madrid, apoyó la causa republicana durante la guerra, pero ahora, cuando oye a escondidas el anuncio de la Operación Reconquista de España en Radio Pirenaíca, Inés se arma de valor, y de secreta alegría, para dejar atrás los peores años de su vida…

Misericordia

Misericordia

Misericordia – (Benito Pérez Galdós)

Misericordia, escrita y publicada en 1897, es una de las mejores obras de Galdós Testimonio de su desilusión ideológica ante el fracaso de los objetivos regeneracionistas que él soñaba en la clase media, tiene en el pueblo su máximo protagonista. Galdós es el primer literato del Madrid decimonónico que recrea a lo largo de toda la novela: sus calles, sus barrios más populares, los cafés y las tabernas, los figones y casas de dormir, los cajones comerciales de algunas plazas, los oratorios e iglesias, los cementerios…

Y junto a ello una magnifica colección de personajes que se mueven de lo real a lo imaginario, de lo tangible a lo simbólico en una cuidada mezcla que se extiende a través de toda la obra…

Tristana

Tristana

Tristana – (Benito Perez Galdos)

Se ha dicho repetidamente y con justicia que Benito Perez Galdos (1843 – 1920), es el gran captador y expositor del Siglo XIX, español en todas sus dimensiones y momentos. Desde “La Fontana de Oro“, y los episodios nacionales, hasta los “Obras de Tesis“. “La Familia de León Roch“, y el ciclo de “Novelas Contemporáneas“, “La Desheredada“, “El Amigo Manso“, “Tormento“, “Las novelas de Torquemada“. El Gran narrador supo aunar en una vasta síntesis los aspectos Históricos, Sociales, y Políticos de la época que le correspondió vivir, así como el pasado inmediato que había establecido los cimientos de la España Contenporánea. Ahora bien, ha señalado acertadamente Douglas M. Roger en “Benito Perez Galdos – El Escritor y la Crítica“, la tendencia a juzgar la narrativa de Galdos según criterios intrínsecos de carácter ideológico y político ha llevado muchas veces a pasar por alto el valor propiamente novelístico de su obra.

Sin embargo, la voluntad Galdosiana de dar testimonio de su tiempo se expresó siempre a través de instrumentos específicamente literarios y se plasmó en la creación de tipos inolvidables, pertenecientes en su mayor parte a esa pequeña burguesía madrileña que el escritor conoció tan profundamente y a la que supo describir de la forma más sutil. TRISTANA es tal vez el mejor ejemplo de esta maestría para la invención de personajes, a la vez típicos y singulares. La protagonista trata de revelarse contra las circunstancias familiares y sociales que le impiden desarrollar sus posibilidades de alcanzar la independencia y la felicidad: su fracaso es la triste victoria de una sociedad sórdida y represora, que refuerza su estabilidad a costa del sometimiento y destrucción de quienes se alzan contra sus dictados.

En el populoso barrio de Chamberí, más cerca del Depósito de aguas de Cuatro Caminos, vivía no ha muchos años un hidalgo de buena estampa, y nombre peregrino, no aposentado en casa solariega, pues por allí no las hubo nunca, sino un plebeyo cuarto de alquiler de los baratitos, con ruidos vecindario de taberna, merendero, cabrería, y estrecho patio interior de habitaciones numeradas…La primera vez que tuve conocimiento de tal personaje y pude observar su catadura militar de antiguo cuño, algo así como una reminiscencia pictórica de los Tercios Viejos de Flandes, dijéronme que se llamaba Don Lope de Sosa…..

Tormento

Tormento

Tormento – (Benito Perez Galdos)

Tormento (1884) es una novela de “Pasión Sacrílega“, como lo son también al menos parcialmente “La Regenta” y “Pepita Gimenez“. Benito Perez Galdos (1843 – 1920) se acerca a ese tema —cuya frecuencia en la narrativa decimonónica se explica precisamente porque durante esa época las interferencias del poder eclesiástico en la Sociedad Civil constituían una cuestión candente— con sus insuperables dotes de observación y fabulación, y sin el propósito de escribir una “Obra de Tesis“.

Pedro Polo, protagonista del relato, se ordena sacerdote movido por el deseo de abandonar la estrechez y miseria del medio rural, pero no haya en la vida pastoral y de enseñanza cauce para su natural fogoso e imaginativo. Falto de autentica vocación religiosa, huye de la realidad cotidiana a través de la ensoñación fantástica y rompe el celibato al seducir a Amparo Sánchez Emperador, una de las mejores creaciones en la rica galería Galdosiana de retratos femeninos.

Agustín Caballero, indiano enriquecido, pícaro redimido por el trabajo, sirve de contrapunto a la figura del sacerdote, y de instrumento para el desenlace del drama. Un cuarto personaje —Rosalía Pipaón de Bringas— se constituye en centro independiente de interés dentro de la novela, como paradigma de las aspiraciones, siempre frustradas y nunca abandonadas, de la pequeña burguesía madrileña.

En última instancia, el eje de cristalización de todas las tensiones que se entrecruzan en este admirable relato, es el conflicto entre la libertad de la imaginación, y la opacidad de la realidad, entre el propósito de elegir el propio destino, y las resistencias del medio para permitirlo.