Archivo de la etiqueta: Burgos

Las soledades del muro

Las soledades del muro

Las Soledades del Muro – (Marcos Ana)

Nacido en 1921 en una aldea de Salamanca y en una familia de jornaleros campesinos, Marcos Ana emigró en su infancia a Madrid, al lado de su familia. Su evolución política le llevó a las filas del cristianismo militante al socialismo y, durante la Guerra Civil, al Partido Comunista de España. Luego, el calvario de la derrota le arrastró de cárcel a cárcel y de un consejo de guerra a otro, incluso en el interior de la prisión: dos penas de muerte le fueron conmutadas por sesenta años de encarcelamiento, de los cuales veintitrés fueron cumplidos hasta que una gran campaña internacional de solidaridad le arrancó de los muros de Burgos, en cuyo penal pasó los últimos dieciséis últimos años de su etapa carcelaria.

Liberado en 1961, recorrió el mundo llevando el testimonio y el mensaje de los presos políticos y fundó en París el CISE, “Centro de Información y de Solidaridad con España“, que tuvo por presidente de honor a Pablo Picasso: desde ese Centro se encargó de coordinar la movilización por la Amnistía y la solidaridad material con los presos políticos y sus familias.

Tras su reciente vuelta del exilio, Marcos Ana encabezó la lista a diputados por la provincia de Burgos como símbolo de los millares y millares de demócratas que en aquella prisión dejaron su vida por la noble causa de la libertad.

Las Soledades del Muro recoge una antología escritos por Marcos Ana en la cárcel; traducidos a todos los idiomas de los pueblos en lucha, aparecen por primera vez en una editorial española para que puedan ser conocidos, tras años de prohibiciones, por sus compatriotas.

Mi pecado es terrible:

Quise de llenar de estrellas

El corazón del hombre.

Por eso aquí entre rejas,

En diecinueve inviernos

Perdí mis primaveras.

Preso desde mi infancia

Y a muerte mi condena,

Mis hojas van secando

Su luz contra las piedras.

Más no hay sombra de “Arcángel

Vengador” en mis venas:

¡España! Es sólo el grito

De mi dolor que sueña…