Archivo de la etiqueta: Charles Dickens

A Christmas Carol

A christmas carol

A Christmas Carol – (Charles Dickens)

Cuento de Navidad (también conocido como Un Cuento de Navidad o Canción de Navidad) es un relato de fantasmas que ha gozado del favor del público desde el mismo momento de su aparición y es uno de los clásicos del genial Dickens.

Este libro narra la inquietante noche que en la víspera de esta festividad pasa Ebenezer Scrooge, un anciano miserable y tacaño que es una de las más acabadas representaciones del avaro en la historia de la literatura y otro de los inolvidables personajes de la amplia galería de Dickens.

La visita del espectro de su antiguo socio, Jacob Marley, hace desfilar ante Scrooge la visión de los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras intentando conmover su corazón. Algo va a cambiar.

Con este tierno relato, el autor se propuso remover las conciencias de sus lectores y convencerlos de la necesidad de ser bondadosos y de practicar la caridad en un mundo injusto.

La caricatura, la inquietud social y el sentimiento conseguidos por Charles Dickens en esta narración, hacen que mantenga intacta aún hoy su capacidad para conmover y hacer disfrutar.

…Para empezar, digamos que no existía duda alguna de que Marley estaba muerto. El registro de su defunción había sido firmado por el capellán, el escribano, el director de la funeraria y el encargado del cementerio. Scrooge lo firmó también, y su firma era digna de crédito en cualquier documento donde se viera estampada, pero…

“…Cuando estaba apoyando la mano en el picaporte, una extraña voz lo llamó por su nombre y lo invitó a entrar. Scrooge obedeció. Era su propia sala. No cabía ninguna duda al respecto. Pero había sufrido una transformación sorprendente.

Las paredes y el techo estaban tan adornados con verdes hojas naturales que parecía, en verdad, un pequeño bosque donde centellaban por todas partes bayas de colores resplandecientes. Las hojas frescas y finas de acebo, de muérdago y de hiedra reflejaban la luz, como si alguien hubiera estado sembrando millares de espejitos.

Un magnífico fuego, como jamás había conocido la aburrida losa de piedra ni en la época de Scrooge, ni de Marley, ni por muchos y muchos inviernos pasados, subía rugiendo por la chimenea.

Apilados en el piso, formando una especie de trono, había pavos, gansos, perdices, pollos, fiambres, grandes piezas de carne, lechones, largas ristras de salchichas, tortas galesas, budines de ciruela, barriles de ostras, castañas bien rojas, manzanas coloradas, naranjas jugosas, espléndidas peras, inmensas roscas de Reyes y espumantes baldes de ponche, que empañaban la atmósfera de la habitación con sus deliciosos vapores.

Sentado cómodamente sobre este sofá, había y era una gloria contemplarlo un Gigante feliz, que llevaba en la mano una antorcha resplandeciente, de forma semejante a la del Cuerno de la abundancia y la mantuvo bien en alto, para iluminar a Scrooge cuando este se asomó atisbando por la puerta.”

El Hotel de los Horrores

El hotel de los horrores

El Hotel de los Horrores – La Confesión del pastor Anglicano – (Wilkie Collins)

Hijo de William Collins, el renombrado pintor de paisajes inglés, Wilkie Collins, que nació en Londres en 1824 fue el primer autor conocido de novelas de misterio. Su talento se reveló a muy temprana edad, mientras cursaba sus estudios de bachillerato, no obstante, el joven Wilkie prosiguió sus estudios hasta alcanzar la diplomatura en leyes, donde se reveló tan poco inspirado para el comercio y las transacciones que probó fortuna con su verdadera vocación.

Tras una primera obra histórica, el autor, interesado en el teatro, visitó París y comenzó su primera obra realmente publicada, una memoria a su padre, que había muerto en 1847. Desde 1848 comienza a escribir sus historias de ficción (Antonina or the Fall of Rome, Basil) y en 1851 traba amistad con Dickens, una amistad fructífera que se apoyaba en la mutua admiración. Gracias al aclamado autor británico, Collins desarrolló una fina ironía, un especial talento para la caracterización psicológica.

Fue el primero en abordar el tema de las joyas robadas de un ídolo, tema repetido después hasta la saciedad y en crear la figura del villano como tal en muchas de sus obras, entre las que destacan: “La Mujer de Blanco“, “El Hotel de los Horrores“, “Piedra de Luna“, y “La Confesión del pastor Anglicano“, entre otras.

El Hotel de los Horrores, pertenece al género de la novela de terror, o más específicamente al de la novela de fantasmas. Unos fantasmas que no son espantajos de ululante protoplasma, sino realidades que hallan sentido en los repliegues más oscuros y abyectos del espíritu de todo ser humano. El terror, pues, no se busca aquí a través del susto fácil, del mero entretenimiento, sino en la conmoción profunda que genera el horror auténtico: el que surge del encuentro del hombre consigo mismo en el terreno atroz de lo que está más allá de lo conocido y, también más allá de lo tolerable.

La Confesión del pastor Anglicano rememora cierto caso sobre un asesinato al ver a su hermano leyendo la noticia archivada. Confiesa entonces que el sabe a ciencia cierta que el acusado, que fue exculpado, era en realidad culpable del crimen y cuenta a su hermano la historia que tan bien conoce.

Se trata de un relato corto de Wilkie Collins que no se llegó a editar de forma independiente. Se puede encontrar en la edición de “El hotel de los horrores” que es a la que pertenecen los datos mostrados aquí y en una recopilación de cuentos del autor que lleva el nombre de uno de ellos; “La mano muerta“.

David Copperfield

David Copperfield

David Copperfield – (Charles Dickens)

La huella autobiográfica de Charles Dickens dejó en “David Copperfield“, una de sus obras más importantes, convirtió este libro en el más cercano a su corazón.

David, como Dikens, vivió una infancia feliz leyendo y asistiendo a la escuela hasta que su suerte cambió. La transmutación íntima de ambos, protagonista y autor, fue completa y sutil. Aunque ficción y realidad no siempre coinciden, las desdichas de la niñez, el trabajo en la abogacía, la condición de escritor y varios personajes responden a la experiencia personal de su autor. Narrada desde la distancia del adulto, la vida de David Copperfield encierra sátira y humor irónico, luto y angustia, pero también mucha alegría.

Dikens es mucho más que un escritor famoso, es un género en sí mismo, una forma de mirar la vida, de escribir o de jugar…

Oliver Twist

Oliver Twist

Oliver Twist – (Charles Dickens)

Oliver Twist, de Dickens, es una de las obras que más brillantemente revelan el genio de un novelista excepcional.

Una difícil y amarga infancia, marcada por la pobreza y la prisión de su padre, y aliviada sólo por la lectura, marcó para siempre la vida de Charles Dickens, quien encontró en ella inspiración literaria. Sus novelas aúnan realismo, humor y un amplio conocimiento de los marginados, cuya situación denunció continuamente.

La historia del pequeño Oliver, criado en un hospicio, empleado y maltratado en una funeraria, que al escapar rumbo a Londres es reclutado por una banda de ladrones que él no reconoce como tales, no sólo es un soberbio escaparate de celebérrimas creaciones dickensianas (Fagin, el jefe de la banda de delincuentes juveniles, el ladronzuelo Jack Dawkins, el asesino Sikes, la prostituta Nancy, el misterioso Monks, implacable perseguidor de Oliver), sino un magnífico y trepidante relato sobre la inocencia acosada.

Los distintos protectores que el héroe va encontrando en su camino nos descubren al Dickens idílico y sentimental y gracias a ellos una trama de secretos tan dramáticos como finalmente felices.

La posteridad ha convertido en mito las peripecias de este pequeño personaje, y quizá hoy, orando su fascinación no ha decaído.

Es una hermosa y sensible historia, cuyos personajes reflejan la problemática social presente en todas las épocas.

Fue publicada por entregas en 1837, consolidó la fama del autor y es, sin duda, una de las novelas más perdurables de su genio.

Con ella se proponía demostrar que se podía “servir a la moral” mediante una historia con “personajes elegidos entre lo más criminal y degradado de la población de Londres“, y donde sin embargo sobrevivieran la candidez y la fragilidad.

Con Oliver Twist da inicio Charles Dickens a la literatura dedicada especialmente a los adolescentes.

Oliverio Twist

Historia de dos Ciudades

Una historia en dos ciudades

Historia de dos Ciudades – (Charles Dickens)

Un épico cuadro de abrumadora grandeza, enmarcado por las turbulencias de la Revolución francesa.

Había un rey de enorme mandíbula y una reina de rostro feo que ocupaban el trono de Inglaterra; un rey de quijada también muy desarrollada y una reina de lindo rostro se sentaban en el trono de Francia. Y en ambos países, para los señores que monopolizaban las provisiones de la nación, estaba más claro que el vidrio, que las cosas en general estaban ya firmemente asentadas para siempre.

Historia de dos ciudades

Fue el mejor y el peor de los tiempos; la era de la Sensatez y de la Necedad; la Época de la Fe y de la Incredulidad; la Hora de la Luz y de las Tinieblas. Fue la Primavera de la Esperanza y el Invierno futuro de la Desesperación; todo el Futuro era nuestro y no teníamos Futuro alguno; todos íbamos derechos al Cielo, y todos íbamos en sentido contrario. En resumen: aquella época fue tan parecida a la actual, que algunas de sus personalidades más características y vocingleras insistieron en que tanto en lo bueno como en lo malo, solo se le aplicasen los calificativos extremos.

En el fondo hirviente de violencia y villanía, Charles Dickens nos presenta el proceso Psicológico de un pueblo y el nacimiento de un sacrificio aislado, ennoblecido por el amor.