Archivo de la etiqueta: Ciencia

Historia sucinta de la matemática

Historia sucinta de la Matemática – (Gino Loria)

De la escuela de geómetras que desde fines de siglo honra a Italia, la venerable figura del eximio profesor de Génova, se ha destacado por su consagración a la historia de la Matemática. Su incansable labor de medio siglo ha producido obras utilísimas a todos los cultores de esta ciencia. Tales son:

Il passato e il presente delle principali teorie geometriche, que ha alcanzado varias ediciones; La Scienze esatte nell’antica Grecia (5 vol.); Pagine di Storia nella Scienza; Storia delle Matematiche (2 vol.); etc.

En todas las revistas internacionales de Historia de la Ciencia ha colaborado asiduamente, y en su patria fundó el Bolletino de Bibliografía e Storia delle Scienze Matematiche.

Tras las huellas de los Dioses del Sol

Tras las huellas de los dioses del sol

Tras las huellas de los Dioses del Sol – (Marcel Homet)

Este libro es el resultado de una fantástica aventura que ha exigido quince años de investigación a través de las regiones más inhóspitas y peligrosas del Perú, Brasil y Bolivia, aparte de varias incursiones por el África central y oriental.

Su autor, Marcel Homet, viajero infatigable, etnólogo, arqueólogo, profesor de paleontología humana y escritor conocidísimo por sus atrevidas teorías, no se limita aquí a contarnos la apasionante peripecia de su estancia entre los feroces caiapós de Río Xingu (donde fue asesinado el coronel Fawcett), ni siquiera entre las tribus antropófagas de Mato Grosso o con la secta caníbal de los “Hombres Pantera“: tampoco  —con ser apasionante—  constriñe su relato a la lucha contra el hambre, los ataques de los indios, el peligro de las serpientes, las cataratas o las crueles mordeduras de los “piums“, que han dejado más de cuatro mil muertos sobre el terreno de entre las siete expediciones que le precedieron.

Marcel Homet va mucho más lejos: comparando sus datos con los obtenidos por otros científicos, llega a la conclusión de que hace doce mil años existió un continente entre las Azores y el mar del Norte. Y aporta pruebas de que dicho continente, posiblemente la Atlántida, fue el centro de una civilización y de una religión  —el culto al dios solar—  de la cual se encuentran huellas en casi todos los rincones del mundo.

Las bases farmacológicas de la Terapéutica

Las bases farmacológicas de la terapéutica

Las bases farmacológicas de la Terapéutica – (Goodman y Gilman)

(Laurence L. BruntonJohn S. LazoKeith L. Parker)

1º: Nuevos capítulos sobre transportadores farmacológicos, metabolismo de fármacos y farmacogenética.

2º: Mejor formato para encontrar más rápido la información importante.

3º: Cobertura actualizada de todas las clases de fármacos.

4º: Cobertura clínicamente útil de los mecanismos moleculares de las interacciones farmacológicas.

5º: Mejores cuadros y figuras.

6º: Un apéndice extenso de datos farmacocinéticos.

Al enterarse que asumiría la tarea de coordinar esta edición, un colega respetado me advirtió: “Ten cuidado. No asumas a la ligera la edición de la Biblia“. La reputación del texto como “la Biblia de la farmacología” es un tributo a los ideales y el tesón de los autores originales. Alfred Gilman y Louis Goodman, quienes en 1941 sentaron los principios que han guiado las diez ediciones previas, de los cuales los coordinadores y yo no nos hemos apartado: correlacionar la farmacología con las ciencias médicas correspondientes, reinterpretar las acciones y los empleos de los fármacos dentro del marco de los avances en medicina y las ciencias biomédicas básicas, destacar las aplicaciones de la farmacodinámica en la terapéutica y elaborar una obra que sea útil por igual a los estudios de la farmacología y a los médicos.

(Laurence Brunton)

La elaboración de este libro se ha guiado por tres objetivos: la correlación de la farmacología con las ciencias médicas relacionadas: la reinterpretación de los efectos de los medicamentos y usos de los mismos, desde el punto de vista de los avances importantes en la medicina, e hincapié en las aplicaciones de la farmacodinámica a la terapéutica.

Aun cuando la farmacología es una ciencia médica básica por derecho propio, toma ideas con libertad, y contribuye generosamente a los temas y las técnicas de muchas disciplinas médicas, clínicas y preclínicas. Por ende, la correlación de información estrictamente farmacológica con la medicina en conjunto es esencial para la presentación apropiada de la farmacología a estudiantes y médicos.

La farmacología eficaz requiere varios factores además de una acción farmacológica conocida sobre un tejido específico en un receptor particular. Cuando un fármaco penetra en el organismo, de inmediato el cuerpo empieza a trabajar sobre el mismo: lo absorbe, distribuye, metaboliza (biotransforma) y elimina. Éstos so los pasos de la farmacocinética. Además el fármaco actúa en el organismo, interacción para la que es esencial el concepto de un receptor farmacológico, puesto que este receptor es el autor de la selectividad de la acción farmacológica y de la relación cuantitativa entre el fármaco y su efecto.

Harrison – Principios de Medicina Interna I

Harrison medicina interna 1

Harrison – Principios de Medicina Interna I

(Fauci BraunwaldKasperHauserLongoJamesonLoscalzo)

La primera edición de Principios de Medicina Interna de Harrison se publicó hace unos 60 años. Con el paso de los decenios el campo de la medicina interna evolucionó enormemente y en él se incorporaron los progresos impresionantes ocurridos en la ciencia médica, dentro de su armamentario de diagnóstico, prevención y tratamiento. El texto presente ha evolucionado en forma simultánea para estar a la par con tales avances, y al mismo tiempo conserva la apreciación del arte de la medicina y de los principios en que se basa la atención óptima de los enfermos . Los directores de la publicación, al conformar y revisar esta última publicación, se comprometieron a hacer del libro un recurso valiosísimo  que permitieran a estudiantes y médicos afrontar las exigencias de la medicina actual.

Harrison – Principios de Medicina Interna II

Medicina Interna 2

Harrison – Principios de Medicina Interna II

(Fauci BraunwaldKasperHauserLongoJamesonLoscalzo)

La primera edición de Principios de Medicina Interna de Harrison se publicó hace unos 60 años. Con el paso de los decenios el campo de la medicina interna evolucionó enormemente y en él se incorporaron los progresos impresionantes ocurridos en la ciencia médica, dentro de su armamentario de diagnóstico, prevención y tratamiento. El texto presente ha evolucionado en forma simultánea para estar a la par con tales avances, y al mismo tiempo conserva la apreciación del arte de la medicina y de los principios en que se basa la atención óptima de los enfermos . Los directores de la publicación, al conformar y revisar esta última publicación, se comprometieron a hacer del libro un recurso valiosísimo  que permitieran a estudiantes y médicos afrontar las exigencias de la medicina actual.

La Tierra ¿planeta experimental?

La tierra planeta experimental

La Tierra ¿planeta experimental para los Extraterrestres? – (Juan José Abad)

A finales de la década de los cincuenta el mundo científico sufre una gran conmoción. Dos hombres de indudable prestigio profesional, los físicos Philip Morrison y Giuseppe Cocconi, sugieren desde las páginas de la revista Nature la posibilidad de que seres inteligentes ajenos a nuestro sistema solar estén intentando comunicarse de alguna forma con nuestro planeta.

Esta extravagante noticia, aunque apoyada, como se puede suponer, en años de investigación y en la profesionalidad de estos dos hombres, fue recibida con escepticismo por el mundo de la investigación acogiéndose con desconfianza y burlas la proposición de Morrison y Cocconi de que los radiotelescopios existentes se enfocaran hacia las estrellas relativamente más cercanas a nosotros en espera de los mensajes que pudieran enviar hipotéticos hermanos inteligentes.

Las declaraciones, que estuvieron a punto de desvirtuar la prestigiosa carrera de estos dos autores, se convirtieron, con el paso del tiempo, en un gran éxito profesional para éstos y en un gigantesco paso adelante para la ciencia.

Salud, Belleza y Juventud

Salud, belleza y juventud

Salud, Belleza y Juventud por los agentes naturales – (Atilio Spezza)

Por el título “Salud, Belleza y Juventud“, no debe suponerse, ni remotamente, que vamos a tratar aquí de asuntos relacionados con la coquetería, tan en boga en estos tiempos. En realidad, estas tres palabras son sinónimas, pues no puede haber belleza y juventud sin salud.

Para convencernos mejor bastaría observar a un ser sano en el verdadero sentido de la palabra (no existe). Pero, ¿dónde hallarlo? Entre los seres humanos nos sería difícil, pues nuestra especie, demasiado desviada en el sentido fisiológico debido, en el mejor de los casos, a las dificultades creadas por el artificio de su rápida evolución, no es fácil hallar el prototipo de la salud ciento por ciento.

Mucho más fácil es hallarlo en una especie seleccionada por la lucha espontánea por la vida, en un ambiente más natural que el creado por el hombre con sus medios, acertados a veces, pero ficticios casi siempre.

La Tierra, anterior al hombre, no es obra del hombre. La Tierra, es pues, desde su origen  –para, y de todos los hombres–  Todos por modo indiviso y sin distinción de raza o de tiempo de su paso por el mundo la heredaron (en común) gratuitamente. Ella ha constituido, constituye, y ha de constituir en el porvenir el espacio vital único de que puede servirse la Humanidad, para su solo soporte, granero y hogar.

Y el hombre  –cada hombre–  desde su primer antepasado, tiene un derecho natural, inalienable e imprescindible de acceso a las ingentes riquezas y utilidades de la tierra. Ese derecho del hombre  –de cada hombre–  es tan antiguo e igual como el derecho a respirar el aire, beber el agua y a tomar el sol. Nadie ha podido renunciar a él, porque es irrenunciable, es vital. Y quien a él renunciare no podrá hacer lo propio con el derecho igual de sus sucesores.

Es una gran injusticia la que se ha cometido: vastas extensiones de tierra han sido sometidas al monopolio de los individuos por la conquista a mano armada, la merced del príncipe o la fuerza avasalladora del dinero. Y la apropiación como propiedad exclusiva de algunos hombres, del espacio vital sobre el que hemos de vivir todos, ha tenido lugar.
 
La Tierra, libre y gratuita en su origen, se halla acotada. Y sometidos a fuerte tributo su aprovechamiento agrícola, industrial y urbano. Las rentas absentistas y los impuestos mancillan su original pureza.

Al hombre sin igualdad jurídica le sobra la libertad moral. La igualdad jurídica en Economía es la Igualdad del espacio. La ley natural del espacio ha de regir para todos igual

(Magistrado del Tribunal del Consejo General del Poder Judicial)

La Preservación de Enfermedades

La preservacion de enfermedades

La Preservación de Enfermedades

El camino más corto para alcanzar un fin en cualquier problema que se presente, no importa en qué orden de la vida, es el que se mide por un arco. Las horas de la mañana llegan en línea curva; el año es una sucesión de curvas; el Tiempo también; y el Todo una esfera infinita. La recta de que nos hablan los filósofos es una concepción absurda sobre la cual se ha montado toda la arquitectura abstracta de la Geometría.

El sol, lejos de marchar en línea recta, gira siguiendo un maravilloso arco. La Vía Láctea recorre el espacio como una rueda. Los universos lejanos, los soles, los mundos, las lunas, los cometas, trazan arcos. Aquel astro, que parece seguir una línea recta, es realmente perturbado por uno o varios cuerpos que le apartan de su ruta ideal.

La humanidad aprende a vivir alejándose del camino recto. La civilización ha inventado una graciosa curva que se llama “educación“. Ella permite ocultar el fondo de nuestros sentimientos, enmascarándolos con una fórmula común. Las distancias de los centros de dos almas es una línea recta, pero no debemos ir por ella, sino por la curva que la educación ha trazado para el trato social. Por ella se va bien en todos los puntos de su trayectoria. Se gana tiempo, aunque parezca lo contrario. La civilización ha cultivado y legalizado esa curva que hace del hombre honrado un solemne hipócrita.

La sinceridad, la sencillez, la ingenuidad, encuentran siempre perturbadores, y cuando alguna vez el hombre quiere hacer uso de uno de esos elementos rectilíneos, lo anuncia previamente como una amenaza a las leyes de las costumbres.

Si sentís la necesidad de pedir dinero a un amigo, la amistad os brinda una línea recta. Mas no la seguís. Empezáis por perífrasis, rodeos, historias, es decir, comenzáis por trazar curvas y más curvas que os conducen tanto más pronto al fin deseado cuanto más graciosa y delicada sea el trazado por ellas.

El que sigue el camino recto no está educado, ni sabe vivir; la sociedad le huye o le teme. La línea recta es la línea de la guerra, es la línea absurda que la razón no admite. Es la línea de los atracadores, la de los ladrones de corrales y salteadores de caminos. El hombre que la inicia suele avergonzarse y se enmascara el rostro para ejecutarlas, o bien piensa en ella cuando es de noche.

La vida es un sinusoide; la línea visual no es recta, ni el rayo de luz, ni la trayectoria de la bala que sale del fusil. Hasta la Verdad sufre flexiones en el concepto del hombre que la contempla. Y como la consecución de un fin es la apetencia constante del hombre, no puede aconsejarse a éste la línea recta como camino más corto para llegar a él, sino la curva más o menos convencional que le guía hasta el corazón mismo de sus anhelos.

Introducción a la Ciencia I

Introduccion a la ciencia

Introducción a la Ciencia I – Ciencias Físicas – (Isaac Asimov)

El rápido avance de la ciencia resulta excitante y estimulante para cualquiera que se halle fascinado por la invencibilidad del espíritu humano y por la continuada eficacia del método científico como herramienta para penetrar en las complejidades del Universo.

Pero, ¿qué pasa si uno se dedica también a mantenerse al día con cada fase del avance científico, con el deliberado propósito de interpretar dicho avance para el público en general? Para esa persona, la excitación y el estímulo quedan templados por cierta clase de desesperación.

La Ciencia no se mantiene inmóvil. Es un panorama que sutilmente se disuelve y cambia mientras lo observamos. No puede captarse en cada detalle y en cualquier momento temporal sin quedarse atrás al instante.

Casi en un principio fue la curiosidad.”

Curiosidad, el abrumador deseo de saber, algo que no es característico de la materia muerta. Ni tampoco parece formar parte de algunas formas de organismos vivientes, que, por toda clase de razones, podemos escasamente decidirnos a considerar vivas.

Un árbol no despliega curiosidad acerca de su medio ambiente en cualquier forma que podamos reconocer, ni tampoco lo hace una esponja o una ostra. El viento, la lluvia, las corrientes oceánicas le brindan lo que es necesario, y a partir de esto toman lo que pueden. Si la posibilidad de los acontecimientos es tal que les aporta fuego, veneno, depredadores o parásitos, mueren tan estoica y tan poco demostrativamente como han vivido.

Introducción a la Radiónica

Introducción a la radionica

Introducción a la Radiónica – (Isabela Herranz)

Los nuevos descubrimientos de la Física, en especial aquellos que se refieren al comportamiento de las partículas subatómicas, ofrecen ya al hombre una perspectiva distinta para entender lo que hasta hace unas pocas décadas se consideraba absurdo o mágico.

Muchos hechos, indiscutibles y reales, que han quedado al margen de lo científico porque en sí mismos eran incomprensibles, empiezan a ser considerados de forma muy distinta. Que el todo está en cada una de sus partes o, dicho de otra forma, que actuando sobre una mínima porción se obtienen resultados sobre el conjunto, es un principio “mágico” que la Radiónica aplica y que, por sorprendente que parezca, funciona. Conocer a fondo los fundamentos y aplicaciones de esta disciplina no es sólo fascinante, sino que además proporciona un medio capaz de solucionar multitud de problemas.