Archivo de la etiqueta: Civilización

La Preservación de Enfermedades

La preservacion de enfermedades

La Preservación de Enfermedades

El camino más corto para alcanzar un fin en cualquier problema que se presente, no importa en qué orden de la vida, es el que se mide por un arco. Las horas de la mañana llegan en línea curva; el año es una sucesión de curvas; el Tiempo también; y el Todo una esfera infinita. La recta de que nos hablan los filósofos es una concepción absurda sobre la cual se ha montado toda la arquitectura abstracta de la Geometría.

El sol, lejos de marchar en línea recta, gira siguiendo un maravilloso arco. La Vía Láctea recorre el espacio como una rueda. Los universos lejanos, los soles, los mundos, las lunas, los cometas, trazan arcos. Aquel astro, que parece seguir una línea recta, es realmente perturbado por uno o varios cuerpos que le apartan de su ruta ideal.

La humanidad aprende a vivir alejándose del camino recto. La civilización ha inventado una graciosa curva que se llama “educación“. Ella permite ocultar el fondo de nuestros sentimientos, enmascarándolos con una fórmula común. Las distancias de los centros de dos almas es una línea recta, pero no debemos ir por ella, sino por la curva que la educación ha trazado para el trato social. Por ella se va bien en todos los puntos de su trayectoria. Se gana tiempo, aunque parezca lo contrario. La civilización ha cultivado y legalizado esa curva que hace del hombre honrado un solemne hipócrita.

La sinceridad, la sencillez, la ingenuidad, encuentran siempre perturbadores, y cuando alguna vez el hombre quiere hacer uso de uno de esos elementos rectilíneos, lo anuncia previamente como una amenaza a las leyes de las costumbres.

Si sentís la necesidad de pedir dinero a un amigo, la amistad os brinda una línea recta. Mas no la seguís. Empezáis por perífrasis, rodeos, historias, es decir, comenzáis por trazar curvas y más curvas que os conducen tanto más pronto al fin deseado cuanto más graciosa y delicada sea el trazado por ellas.

El que sigue el camino recto no está educado, ni sabe vivir; la sociedad le huye o le teme. La línea recta es la línea de la guerra, es la línea absurda que la razón no admite. Es la línea de los atracadores, la de los ladrones de corrales y salteadores de caminos. El hombre que la inicia suele avergonzarse y se enmascara el rostro para ejecutarlas, o bien piensa en ella cuando es de noche.

La vida es un sinusoide; la línea visual no es recta, ni el rayo de luz, ni la trayectoria de la bala que sale del fusil. Hasta la Verdad sufre flexiones en el concepto del hombre que la contempla. Y como la consecución de un fin es la apetencia constante del hombre, no puede aconsejarse a éste la línea recta como camino más corto para llegar a él, sino la curva más o menos convencional que le guía hasta el corazón mismo de sus anhelos.

Neandertal

Neandertal

Neandertal – (John Darnton)

En las remotas montañas del norte de Asia, un guerrillero desaparece, una estudiante es asesinada y un eminente paleontólogo norteamericano se esfuma sin dejar rastro. Para la oscura institución responsable de la investigación todo esto son indicios de que algo ha salido mal en la más extraordinaria expedición jamás llevada a cabo.

Matt Mattison y Susan Arnot, antiguos alumnos del profesor desaparecido, ex amantes y en la actualidad rivales académicos, aceptarán la misión de encontrar a su viejo tutor de Harvard y el secreto que él ansiaba descubrir: la existencia de una especie entroncada con los orígenes de la humanidad, cuyos individuos han existido durante más de cuarenta mil años. Dotados de poderes inimaginables en un mundo dominado por humanos, dichos homínidos están a punto de alterar para siempre el curso de la civilización.

John Darnton, haciendo gala de un experto manejo del suspense y de una rigurosa documentación científica, nos presenta la pugna entre arqueólogos y gobiernos rivales por seguir la pista a un grupo de criaturas que son una reliquia de la prehistoria. El resultado es “Neardental“, la novela de aventuras más esperada del año que, de la mano de Darnton, llevará al lector hacia un viaje fantástico que le hará creer en lo imposible.

Introducción al Derecho del Trabajo

Introduccion al derecho del trabajo

Introducción al Derecho del Trabajo – (Manuel Alonso Olea)

Un inciso, simplemente por escribir algo:

Régimen de Esclavitud.

Sin entrar, por innecesario aquí, y más adelante lo abordaremos en todas sus formas, incluso las que afirma H. Laski en su Introduction to Politics, ni los modos por los que se advenía a tal situación –básicamente por el sojuzgamiento por conquista, o por cautividad del prisionero no sacrificado, bien permaneciendo éste en el suelo conquistado como cultivador, bien desarraigándolo para transportarlo a otras explotaciones agrarias, o utilizarlo como esclavo industrial o doméstico; después, agotadas las fuentes externas, por nacimiento de padres esclavos, o de madre esclava; excepcionalmente por situaciones varias de endeudamiento– ni, menos aún, si como pensó Comte, la esclavitud además de “radicalmente indispensable a la economía social de la antigüedad“, constituyó “un inmenso progreso.., puesto que sucedió a la antropofagia o la inmolación de los prisioneros” (J. Meynaud, Les groupes de pression), sin considerar tampoco si, como razonó Hegel, “el esclavo sirve como espejo o testigo que satisface la autoconciencia del dueño, llena la necesidad de reconocimiento, y le libera de la necesidad de matarlo con el mismo fin“.

Constataremos que “La esclavitud fue una Institución Universal en el Mundo Antiguo; hasta una tercera parte de los habitantes de Atenas fueran esclavos; la esclavitud fue tan característica de la economía de la Polis, como el asalariado lo es de la nuestra“, por otro lado, “Roma se edificó enteramente con el trabajo de los esclavos“; ambas, Grecia sobre todo, ofrecen el espectáculo de una comunidad de hombres libres sostenida y posibilitada por el trabajo de hombres no libres, reforzando y precisando aquéllos, los modos de dominio sobre estos a medida que perfeccionan las instituciones comunitarias. Con todas las matizaciones que se quiera, no deja de ser cierto que “ni la vida material de las civilizaciones greco-romanas, ni la civilización misma en lo que tiene de exquisito, son concebibles sin el trabajo forzoso“; ya nos remontemos a las modalidades varias, desde el pueblo judío, con respecto a Egipto (2200 a. J.C.)

Hispania, proletariado, actividades ociosas y productivas, pobreza y libertad, instrumentos remunerados. La naturaleza del trabajo esclavo, sus paradojas, el jornalero al que se refería Séneca, la estructura social del régimen de esclavitud, sus diversas transiciones hasta llegar a la de siervo, la intervención del estado…etc

La Carretera

La carretera

 La Carretera – (Cormac McCarthy)

Esta novela está llamada a ser una de las grandes obras de la Literatura Universal

En un mundo Apocalíptico donde llueve ceniza, un hombre y un chico cruzan a pie el territorio norteamericano en dirección al Sur. El hambre es mucho más que una preocupación diaria: es la medida de todas las cosas, y las bandas de caníbales asolan el país, convertido en un yermo donde solo la barbarie ha echado raíces. El amor de un padre por su hijo es, sin embargo, la única luz de una tierra que ha perdido a sus Dioses. Quizá el fuego de la Civilización no se haya apagado para siempre.

La Tercera Ola

La tercera ola

 La Tercera Ola – (Alvin Toffler)

¿Hemos venido aquí para reír o para llorar? ¿Estamos muriendo, o estamos naciendo?

En una época en que los terroristas practican juegos de muerte con rehenes; cuando las monedas se desploman entre rumores de una Tercera Guerra Mundial, arden las Embajadas y tropas de asalto hollan el suelo de numerosos países, nosotros contemplamos, horrorizados, los titulares de los periódicos. El precio del oro -ese sensible barómetro del miedo- bate todos los récords. Tiemblan los Bancos. La inflación se dispara, incontrolada. Y los Gobiernos del mundo quedan reducidos a la parálisis o la imbecilidad.

Ante todo esto, un apiñado coro de Casandras llena el aire con sus agoreros cantos. El proverbial hombre de la calle dice que el mundo “se ha vuelto loco“, mientras que el experto señala todas las direcciones que conducen a la catástrofe.

Este libro presenta una perspectiva completamente distinta.

Sostiene que el mundo no se ha extraviado en la insania y que, de hecho, bajo el tumulto y el estrépito de acontecimientos aparentemente desprovistos de sentido, yace una sorprendente pauta, potencialmente llena de esperanza. Este libro versa sobre esa pauta y esa esperanza.

La tercera ola es para los que creen que la historia humana, lejos de concluir, no ha hecho sino empezar.

Una poderosa marea se está alzando hoy sobre gran parte del mundo, creando un nuevo, y a menudo extraño, entorno en el que trabajar, jugar, casarse, criar hijos o retirarse. En ese desconcertante contexto, los hombres de negocios nadan contra corrientes económicas sumamente erráticas; los políticos ven violentamente zarandeadas sus posiciones; Universidades, hospitales y otras instituciones luchan desesperadamente contra la inflación. Los sistemas de valores se resquebrajan y hunden, mientras los salvavidas de la familia, la Iglesia y el Estado, cabecean a impulsos de tremendas sacudidas.

Al contemplar estos violentos cambios, podemos considerarlos como pruebas aisladas de inestabilidad, derrumbamiento y desastre. Pero si retrocedemos un poco para disponer de mayor perspectiva, acaban evidenciándose varias cosas que, de otro modo, pasan inadvertidas…

Super Lucha: La premisa revolucionaria – La línea de avance – Olas del futuro – Ricachones y Asesinos.

La Segunda Ola: La Arquitectura de la Civilización – La solución violenta – Baterías vivientes – La matriz tecnológica – La pagoda bermellón – La familia aerodinámica – El programa encubierto – Seres inmortales – La fábrica de música – La ventisca de papel.

Familias del Futuro: La campaña pro familia nuclear – Estilos de vida no nucleares – Cultura libre de Hijos – Relaciones “calientes” – Amor Mas – La campaña a favor del trabajo infantil – La familia amplia electrónica – Ineptitud parental – Facilitando el paso al mañana.

La Crisis de Identidad de la Corporación: Moneda Kabuki – La economía acelerativa – La sociedad desmasificada – Redefiniendo la corporación – Pentágono de presiones – La Corporación de objetivos múltiples – Muchas líneas básicas.

Descifrando las Nuevas Reglas: El final del “nueve a cinco” – La gorgona insomne – Horarios de amigos – Computadoras y marihuana – La mente postuniformizada – La nueva matriz – Lo pequeño dentro de lo grande es hermoso – Las organizaciones del futuro.

El Resurgimiento del Prosumidor: La economía invisible – Obesos y viudas – Los practicantes del “hágalo-usted-mismo” – Propios y extraños – Estilos de vida del prosumidor – Economías de la tercera ola – El fin de la mercatización.

El Torbellino Mental: La nueva imagen de la naturaleza – Diseñando la evolución – El árbol del progreso – El futuro del tiempo – Viajeros del espacio – Totalismo y mitadismo – La sala de juego cósmica – La lección de las termitas.

El Fraccionamiento de la Nación: Abjazianos y texicanos – De arriba a bajo – La Corporación global -La naciente “Red T” – Conciencia planetaria – Mitos e invenciones.

Gandhi con Satélites: La estrategia de la segunda ola – La quiebra del éxito – La estrategia de la primera ola – La cuestión de la tercera ola – Sol, gambas y minicomputadoras – Los prosumidores originales – La línea partida.

Coda: La Gran Confluencia: Elementos básicos del mañana – El concepto de practopía – La pregunta equivocada.

Conclusión: La Nueva Psicosfera: El ataque a la soledad – Tele-comunidad – La estructura de la heroína – El secreto de los cultos – Organizaciones de vida y semicultos.

La Personalidad del Futuro: Crecimiento diferente – El nuevo trabajador – La ética del prosumidor – El yo configurador. 

Mausoleo Político: El agujero negro – Ejércitos particulares – El complejo mesiánico – La red mundial – El problema del entretejimiento – El aceleramiento decisional – El colapso del consenso – La implosión decisional.

Democracia del Siglo XXI: Poder de la minoría – Democracia semidirecta – Distribución de decisiones – La expansión de las élites La inminente superlucha – Un destino que crear.

La Tercera Ola explora temas tan diversos como la personalidad del futuro, la economía giratoria, el hogar electrónico y el resquebrajamiento de la Nación-Estado

El impacto de La Tercera Ola en la marea del cambio de la Historia (la primera fue desencadenada por la Revolución agrícola; la segunda, por la revolución industrial)

La Tercera Ola está creando entre nosotros una nueva civilización, con sus propios empleos, estilos de vida, ética del trabajo, actitudes sexuales,  estructuras económicas y esquemas políticos.

La Tercera Ola nos muestra cómo podemos todos nosotros realizar una transición pacífica a una nueva sociedad más juiciosa, sensata y democrática.

Los Miserables

Los miserables

 Los Miserables – (Victor Hugo)

Novela, por supuesto, pero también Historia

Mientras a consecuencia de las leyes y de las costumbres exista una condenación social, creando artificialmente, en plena civilización, infiernos, y complicando con una humana fatalidad el destino, que es divino; mientras no se resuelvan los tres problemas del siglo: La Degradación del Hombre por el Proletariado, la Decadencia de la Mujer por el Hambre, la Atrofia del Niño por las Tinieblas; en tanto que en ciertas regiones sea posible la asfixia social; en otros términos y bajo un punto de vista más dilatado todavía, mientras haya sobre la tierra Ignorancia y Miseria, los Libros de la Naturaleza del presente podrán no ser inútiles….

Historia de los acontecimientos que cambiaron la cara del mundo (Waterloo),
Historia social (Retrato del gran Burgués)

Historia de la mentalidades (Evolución Ideológica —tan parecida a la del joven Hugo– de Marius)

Sin olvidar, ya que de Victor Hugo se trata, la dimensión poética, el aliento épico que insufla a la mayoría de sus capítulos. Con ello, el héroe, Jean Valjean, se convierte en una especie de profeta maldito, Cristo redivivo y recrucificado en beneficio de la humanidad, cuyo destino resume…

Los miserables2

Los Miserables – (Victor Hugo)

¡UN AMBIENTE DE TRISTEZA Y CRUELDAD!

Los bajos fondos de Rusia con sus miserias y odios. Los desheredados de la fortuna, los oprimidos, mostrando sus almas al desnudo en una incomparable narración.

En la confluencia de los rios Volga y Oka, sobre el ferrocarril y la autopista de Moscú, se alza la ciudad de Gorki, capital de la región del mismo nombre, habitada por una población que sobrepasa con mucho el millón de almas. Industrial y prospera, las chimeneas de las fabricas metalúrgicas, lanzan a los cuatro vientos nubes de humo, negro, denso; Los astilleros atruenan el ambiente con la continua actividad de sus construcciones navales, y los innumerables talleres manufacturan materiales radiofónicos, motores Diesel, productos químicos, tornos, maquinas-herramientas, instrumentos de precisión, etc….

Una de las mayores papeleras del mundo labora junto a las fabricas de calzado y artículos alimenticios. Y su factoría gigante de automóviles, la mayor de Europa, produce el 70% de todos los vehículos fabricados en la URSS. Hasta 1941 fue la única fuente de suministros de camiones y coches para el ejercito soviético,. y blanco perfecto de la aviación Nazi. A pesar de lo cual, nunca interrumpió su trabajo.

Una gran actividad reina continuamente en la ciudad. La gente se afana en su trabajo. Camiones cargados hasta los topes cruzan las calles con el rugir de sus motores, salen y entran los trenes repletos de viajeros y mercancías. La región es inmensamente, rica, y esta regada por ríos Volga, Oka, y Vertluga. Por la orilla izquierda del Volga se extienden las llanuras verdes y las extensas espesuras de sus bosques. La orilla derecha es más accidentada y se haya cortada por profundos barrancos. Sin embargo es aquí donde se encuentran las grandes granjas colectivas donde se cultivan sus famosas manzanas e incluso en los últimos años, se ha introducido con éxito el cultivo de una variedad septentrional del trigo.

Pero hace 100 años, el ambiente era muy distinto. El Volga, a lo largo de sus 3.600 kilómetros, recorría aquella misma extensión y era a veces manso, y otras tumultuoso. Sus aguas lamían la tranquilidad de sus orillas y conocían las mismas ciudades, pero con distinto nombre, otra gente, obreros, aldeanos, vagabundos, Gente que tenía un denominador común: la mirada de sus ojos, triste y apagada, donde asomaba el alma de esclavo, repleta del dolor de una vida sometida a las exigencias del destino…..

Cuerpo y Vida

cuerpo y vida copia

Cuerpo y Vida – (Adolf Muschg)

Siete relatos componen este libro, vertebrado en torno a la incomunicación humana y el extrañamiento que la sociedad impone al individuo.
Sus personajes son tristes y pasivos ejemplos de inseguridad, seres sin relieve, solitarios, enfermos, marginados, todos ellos aislados en una sociedad que excluye con toda su discreta dureza lo diferente.

Entre el naturalismo y el Psicologismo, Muschg elige siempre el ángulo más original para contar sus historias.
El autor tiene una especial habilidad para captar lo esencial y transmitirlo a través de escenas aparentemente átonas.

Sobrio, riguroso, frío, elocuente, brillante, astuto….La aparición de Adolf Muschg en el panorama actual de las letras europeas recogiendo, a su personal manera, los presupuestos que estructuraban la obra de Max Frisch, ha levantado más de una polémica.

En contrastes con sus temas, profundamente humanos, con la sátira encarnizada de la civilización, el bienestar y los sistemas convencionales que recorren su obra, choca la preocupación formal, el exacerbado gusto por el artificio, la lírica escueta y perfectamente calculada y, en resumen, ese virtuosismo de germanista que caracteriza a Muschg y establece toda una gradación de distancias con respecto a sus textos.

Parecía lógico que con estos rasgos distintivos este suizo fuera saludado, en primer lugar, por la crítica alemana, tal vez la más habituada a enfrentarse con autores implacablemente analíticos cuyo lirismo resulta inseparable de la evaluación y el rigor intelectual.

Nadie puede negarle a Muschg la fuerza y la sensibilidad de sus narraciones, la sabia melancolía que matiza los efectismos estilísticos, la capacidad para la observación microscópica de la realidad de nuestro tiempo, y son estas cualidades las que le han consolidado como un narrador de primer orden

¿Dónde estuviste ayer?

¿Donde estuviste ayer

EL HOMBRE

Hay defensores de unas teorías, y hay defensores de las contrarias.

Yo defiendo las mías.

Si los que defienden el bien, piensan que contribuyen a la supervivencia del hombre, entonces habrá poca esperanza en la paz mundial del futuro.

En la historia de la humanidad, los capítulos sangrientos se encadenan ininterrumpidamente. Solo hay repasar durante unos momentos, un poco la historia. Y con el armamento atómico que aún queda en la actualidad, nos suicidaremos dentro de muy poco.

EL hombre esta compuesto por unos genes de agresividad innata.

En el mejor de los casos podemos reprimirlos, pero nunca suprimirlos.

Repito, el que dude esto le aconsejo leer la historia universal,

 y sobre todo a Leopold Szondi.

El hombre es uno de los animales mas peligrosos y agresivos de la tierra, que goza torturando y matando a otros animales, incluidos a sus semejantes.

Sus hormonas le incitan a copular con sus hembras, de modo parecido a como lo hacen otros animales.

Pero su corteza cerebral, le indica que le conviene intercambiarlas con las de otros hombres, para obtener beneficios monetarios y ventajas políticas.

Le gustaría matar a su padre,

pero no lo hace.

Porque ese instinto criminal y natural, es suprimido astutamente.

 Pues algún día el será también padre.

La tesis es la siguiente:

El hombre es asesino por naturaleza.

El entendimiento y la razón, le hacen reprimir esos impulsos. No hay que olvidar que el hombre al principio de su existencia, era un caníbal  que se comía a sus semejantes.

Se puede decir también, que el hombre bajo la razón, es una bestia domada y hace el bien. Pero cuando salen los oscuros impulsos de la bestia, el hombre no puede hacer nada.

Estas tesis no son nuevas, Thomas Hobbes, el filósofo ingles,

dijo que el hombre  es una criatura insociable y asesina.

La tesis de Hobbes, era que el hombre es tan insociable como asesino, tanto por el instinto de conservación de si mismo,

como por su ambición de poder.

Decía también, que el hombre se comportaba en un escenario de guerra abierta de todos contra todos,

 y no lo dijo el solo,

también lo dijo primero Marx, en sus tratados sociales,

y después Kropotkin, y Lenin.

Pero esta tendencia de la guerra de todos contra todos, según Hobbes, solo se evita mediante las leyes y las autoridades, que imponen al hombre la unión a pesar suyo.

Esta tesis tiene su contra.

Según Rousseau, el hombre era pacifico y amistoso, y fue la civilización quien lo corrompió y le hizo agresivo.

Las dos tesis tienen aún hoy, y en posiciones extremas, sus defensores.

Tomas Huxley, interpretó estas cuestiones como una lucha por la existencia,

y Darwin la interpretó, como una despiadada lucha del hombre contra el hombre, a mano armada.

Darwin decía también, que en esa lucha, solo podía salir con vida, el más fuerte, el más rápido, y el más astuto. Tesis mundialmente conocida por todos.

Darwin lo comparaba como la lucha a muerte de dos gladiadores, y en este escenario, el espectador no necesita levantar el pulgar o bajarlo. Porque de cualquier manera, uno de los dos no tenia perdón en el combate.

De todas las maneras, tanto unas tesis como otras, demuestran que el instinto agresivo del hombre es innato en el, y nos enseñan, que la agresión es algo malo, mientras que la amistad y el amor, es algo bueno.

 Pero esto se podría contemplar desde otra perspectiva, la de que si la agresión es mala, también es buena, porque mantiene la conservación de la especie.

 Pero también se puede ver desde otro ángulo.

Si el instinto asesino y agresivo del hombre, es patológico por naturaleza,

entonces estamos perdidos,

deduciendo que el hombre siempre será demasiado agresivo,

y raramente demasiado amistoso.