Archivo de la etiqueta: Clasico

Un caso acabado

Un caso acabado

Un caso acabado – (Graham Greene)

Un caso acabado es una de las principales obras de Graham Greene. Narra la vicisitud de Querry, un famoso arquitecto, que, minado por una súbita y desazonadora indiferencia ante el arte y ante la vida, renuncia a su carrera para trasladarse anónimamente a una leprosería congoleña.

El diagnóstico que ahí se formula respecto a Querry es el equivalente mental de un «caso acabado«: una lepra que ha atravesado una fase de mutilación. Lentamente, la nueva vida de Querry empieza a restablecer su equilibrio interior, cuando la sórdida irrupción de la envidia y el instinto cainita le conducirá a la inmolación de un medio cerrado y opresivo. Un caso acabado es un clásico mayor de la novela de nuestro tiempo.

Un hombre blanco se refugia en un hospital de leprosos del Congo central. Es Querry, casi sesenta años, barba entrecana y un arrugado traje tropical. Poco a poco, la selva y los personajes de su entorno –el doctor Colin, el padre Paul, el leproso Deo Gratias, el atormentado Ritcher– nos irán desvelando el misterio de ese hombre callado, arquitecto católico y famoso, que busca la redención en tierra de misiones. Hasta la llegada del reportero Montagu Parkinson… He aquí una de las grandes novelas de Graham Greene.

Intriga y reflexión, combinados en uno de sus más extraordinarios personajes: ese hombre despojado de toda ambición que también se considera, como los leprosos desahuciados, «Un caso acabado«, pero que, para muchos, es más que un ejemplo: un santo. Cuestión de fe. Porque en todo hombre coexiste, junto al bien, el mal. La recreación de Querry, a quien muchos críticos han encontrado paralelismos con el propio autor, obsesionó, como ningún otro personaje, a Graham Greene. Lo sabemos por su propia confesión en «En busca de un personaje«, el diario en el que cuenta como «persiguió» el rastro de X, el futuro Querry, por el Congo belga, y que editamos como un epílogo fascinante que revela el proceso creativo de un escritor que observa la realidad con precisión y detalle –sus anotaciones sobre los misioneros y los leprosos son asombrosas-, a la vez que posee el deslumbramiento de un portentoso libros de viaje. Por primera vez, novela y diario, se publican juntos.

Alicia en el país de las Maravillas

Alicia en el pais de las maravillas

Alicia en el país de las Maravillas – (Lewis Carroll)

Es ya un lugar común advertir que «Alicia en el País de las Maravillas» (1865) se encuentra en los orígenes de la empresa de subvención literaria a la que están asociados los nombres de escritores tan grandes  —y tan dispares—  como Franz Kafka, James Joice, Tristan Tzara y André Breton.

La inesperada secuencia de situaciones verosímiles y absurdas, las insólitas metamorfosis de seres y ambientes, una desenfrenada libertad de imaginación, la destrucción del lenguaje, las asociaciones oníricas, el simbolismo mágico y el empleo de la lógica para atentar contra la visión convencional del mundo, no en vano Lewis Carroll (1832-1892) escribió notables trabajos de lógica matemática, de los que se incluyen una excelente muestra los incluidos en «El juego de la Lógica» son procedimientos al servicio y esa gran revolución literaria que devolvió a la palabra su mágica equivocidad.

Jaime ojeda es el prologuista, anotador y traductor, tanto de este volumen, que incluye las ilustraciones clásicas de John Tenniel, como de «A través del Espejo y lo que Alicia encontró al otro lado» publicada en (1871) como segunda parte de esa excursión al País de las Maravillas

Como agua para Chocolate

Como agua para chocolate

Como agua para Chocolate – (Laura Esquivel)

Entre sabrosas recetas de cocina, y en un ambiente dominado por la ausencia y la pasión contenida, Tita y Pedro protagonizan una extraña y fantástica historia de amor. Una historia chispeante, tierna y evocadora, que desborda los límites de la escritura para conducir al lector a un mundo repleto de aromas, sabores y deseos irrefrenables.

Laura Esquivel (Mexico – 1950) es guionista cinematográfica. Como Agua para Chocolate, su primera novela, ha sido traducida a varios idiomas y llevada a la pantalla en una magnífica y muy galardonada película.

Como agua para chocolate2

Agostino – La Desobediencia

Agostino la desobediencia

Agostino – La Desobediencia – (Alberto Moravia)

Aunque Alberto Moravia (nacido en 1907), se diera a conocer en los medios literarios italianos ya a finales de la década de los 20  –sus primeras novelas fueron interpretadas como una critica del fascismo, y el propio Mussolini llegó a censurar personalmente una de ellas–  solo, en la posguerra europea sus obras han saltado las fronteras idiomáticas para ocupar un lugar de primerísima fila en la narrativa mundial.

La desesperanzada visión de una realidad absurda y sin sentido se expresa en el gran novelista romano a través de una rara perfección estilística y un orgánico equilibrio en el desarrollo argumental. En los dos relatos agrupados en este volumen, encontramos en estado puro dos de las constantes de su obra; por un lado la desgana, la indiferencia y el hastío engendrados por una sociedad alineada; por otro, el mundo de ensoñación y esperanza de los adolescentes.

Agostino es una pequeña obra maestra. El protagonista, niño aún, descubre a su alrededor un mundo duro y opaco del que la protectora sombra materna ya no puede ampararle; la crisis de sus relaciones le lanza a las tinieblas exteriores en el preciso momento en que entra en la adolescencia. El personaje central de La Desobediencia, es también un muchacho que se revela contra la vida pequeño-burguesa, perfecta desde la óptica de sus padres pero carente de alicientes para él, que le aguarda en el futuro. En la trama de los dos relatos la iniciación en el amor es la clave mágica para adentrarse el mundo de los adultos y, a la vez , el único camino para superar el extrañamiento y la incomunicación.

El sobrino de Rameau

El sobrino de Rameau

El sobrino de Rameau – (Denis Diderot)

El sobrino de Rameau es una de las obras cumbres de la Literatura europea. De su contenido ha podido decir Hegel que:

«consiste en la reversión de todas las concepciones y realidades; el engaño universal de uno mismo y de otros, y la desvergüenza con que habla de esto es precisamente la mayor verdad«

Por ello frente a «la conciencia tranquila, que a su manera honesta sigue cantando la melodía de lo verdadero y de lo bueno en tonos monocordes«, Diderot procede a una radical desmitificación de la realidad, descubriendo el contenido efectivo de esas grandes ideas que canta la «conciencia tranquila«.

Ante esta placidez del mundo establecido y dominado, el sobrino de Rameau nos introduce en un torbellino critico que debate las convicciones más profundas descubriendo lo que permanecía oculto por el tópico y la rutina.

El Prisionero de Zenda

El prisionero de zenda

El Prisionero de Zenda – (Anthony Hope)

Rudolf Rassemdyll guarda un extraordinario parecido físico con el Rey de Ruritania, un reino mítico. Los conspiradores conocen esta coincidencia y le obligan a hacerse pasar por él. De la suplantación resultan dos consecuencias: se enamora perdidamente de Flavia y se ve envuelto en refriegas de capa y espada, en las que tendrá que demostrar su valor y su lealtad al verdadero monarca. Stewart Granger interpretó un magnifico doble papel en la versión que, para el cine, dirigió Richard Thorpe….

Historia de dos Ciudades

Una historia en dos ciudades

Historia de dos Ciudades – (Charles Dickens)

Un épico cuadro de abrumadora grandeza, enmarcado por las turbulencias de la Revolución francesa.

Había un rey de enorme mandíbula y una reina de rostro feo que ocupaban el trono de Inglaterra; un rey de quijada también muy desarrollada y una reina de lindo rostro se sentaban en el trono de Francia. Y en ambos países, para los señores que monopolizaban las provisiones de la nación, estaba más claro que el vidrio, que las cosas en general estaban ya firmemente asentadas para siempre.

Historia de dos ciudades

Fue el mejor y el peor de los tiempos; la era de la Sensatez y de la Necedad; la Época de la Fe y de la Incredulidad; la Hora de la Luz y de las Tinieblas. Fue la Primavera de la Esperanza y el Invierno futuro de la Desesperación; todo el Futuro era nuestro y no teníamos Futuro alguno; todos íbamos derechos al Cielo, y todos íbamos en sentido contrario. En resumen: aquella época fue tan parecida a la actual, que algunas de sus personalidades más características y vocingleras insistieron en que tanto en lo bueno como en lo malo, solo se le aplicasen los calificativos extremos.

En el fondo hirviente de violencia y villanía, Charles Dickens nos presenta el proceso Psicológico de un pueblo y el nacimiento de un sacrificio aislado, ennoblecido por el amor.

Humo

Humo

HUMO – (Iván Turguénev)

Perteneció a una familia noble y rica. Su padre era militar. De naturaleza delicada, estudió en la casa paterna diversas disciplinas, y a los nueve años hablaba perfectamente francés, alemán, además de alguna otra lengua. En 1827 ingresó en un colegio privado de Moscú. Al año murió su padre y se trasladó a San Petersburgo, donde terminó sus estudios. En 1938 fue a Alemania, apasionándose de la vida y costumbres de este país, tan diferente de Rusia. Volvió de nuevo a San Petersburgo, dedicándose casi exclusivamente a la Literatura.

Después de haber publicado algunos trabajos, y otra vez en Alemania, apareció su obra «Relatos de un Cazador«, cuyo éxito superó todos los anteriores, no solo por ser una obra Maestra desde el punto de vista Literario, sino porque fue el primer escritor ruso que expuso claramente una idea que estaba en la conciencia de todos, pero que nadie había tratado a fondo.

Con motivo de la muerte de Gogol, escribió una Necrología de este escritor, la cual sirvió de pretexto al Gobierno para detenerle primero y luego desterrarle a sus posesiones de Mtsensk, donde permaneció dos años. Estuvo enamorado, aunque sin esperanzas de ser correspondido, de la célebre cantante española Paulina García de Viardot, y acabó por ser el amigo intimo y consejero de toda la familia.

Murió en Paria, y su cadáver fue trasladado a la capital de Rusia e inhumado en el cementerio de Wolkow, habiendo tomado parte en la ceremonia todas las clases sociales, que admiraban al Genio literario que así había encumbrado el nombre de Rusia.

Sentido y Sensibilidad

Sentido y sensibilidad

 Sentido y Sensibilidad – (Jane Austen)

Sentido y Sensibilidad es una de las grandes novelas de la literatura inglesa. En ella Jane Austen explora con sutileza e ironía las opciones de la mujer en una sociedad rígidamente estructurada donde el éxito o el fracaso dependen sólo de la elección del marido. La historia se centra en las peripecias de dos hermanas, Elinor y Marianne, cuyas antagónicas personalidades ejemplifican las dos posibles respuestas femeninas ante la hipocresía dominante: el –sentido común– y la –sensibilidad– Sin embargo, tanto un camino como el otro entrañan peligros.

El exceso de realismo puede conducir a actitudes demasiado críticas y, en consecuencia, a la marginación; el exceso de sensibilidad puede llevar a errores irreparables y un futuro desolador. La solución. pues, es la sumisa aceptación de las convenciones sociales, la negación del deseo, la búsqueda tenaz e impasible del propio interés, siempre a la sombra de un hombre…

Lúcida disección de una época, Sentido y Sensibilidad sorprende por su incuestionable vigencia y su fuerza narrativa, que en esta versión hemos procurado conservar respetando al máximo el tono y el lenguaje original. Recientemente ha sido adaptada al cine en una super-producción protagonizada por Emma Thompson y Hugh Grant, merecedora de los Globos de Oro (mejor filme dramático y mejor guión) en la última edición de este premio, y el Oso de Oro a la mejor película en el Festival de Berlín.

Los Santos Inocentes

Los santos inocentes

Los Santos Inocentes – (Miguel Delibes)

Un señor feudal puede sentirse dueño de vidas y haciendas, incluso del siglo XX. Puede abusar de una familia que, ajena a humillaciones y ofensas, aún se sacrifica más para que el «señorito» no le mire nadie por encima del hombro. Puede vejar y extorsionar, exprimir e insultar. Sin embargo, lo que no puede ese señor feudal es impedir que la Providencia, aunque sea mediante intervención humana, tome venganza –o haga justicia– para escarmiento de déspotas soberbios. Novela cruda e irónica, de las que se leen de un tirón, con el ánimo agitado, se convirtió en un «boom» literario merced, en parte, a la magnífica película que realizó Mario Camus, con Alfredo Landa y Francisco Rabal a la cabeza del reparto (ambos premiados, por ello en el Festival de Cannes). A la hora de elegir sus adaptaciones, el Cine suele dar en el clavo.

Aunque mi novela «Los Santos Inocentes» se ha vendido por cientos de miles de ejemplares, ha sido la película de Mario Camus del mismo titulo, basada en ella, la que ha hecho llegar esta triste historia a los últimos rincones del país. La situación de sumisión e injusticia que el libro plantea, propia de los años 60, y la subsiguiente «rebelión del inocente» ha inducido a algunos a atribuir a la novela una motivación política, cosa que no es cierta.

No hay política en este libro. Sucede, simplemente, que este problema de vasallaje y entrega resignada de los humildes subleva tanto –por no decir más– a una conciencia cristiana como a un militante marxista. Afortunadamente, creo, estas reminiscencias feudales van poco a poco quedando atrás en nuestra historia….(Miguel Delibes)