Archivo de la etiqueta: Comedia Humana

Fisiología del Matrimonio

Fisiologia del matrimonio

Fisiología del Matrimonio – (Balzac)

Fijaos en estas palabras que hallaréis en la obra (pág. 47). El hombre superior a quien he dedicado este libro.., ¿no quiere esto decir que os lo dedico?

La mujer que al ver el título de esta obra sienta tentaciones de abrirla, puede evitarse esta molestia, pues la ha leído ya sin advertirlo. Ningún hombre, por malicioso que sea, dirá nunca de las mujeres tanto bien y tanto mal como piensan ellas de sí mismas. Si, a pesar de esta advertencia, alguna mujer persiste en leer la obra, su delicadeza le impone el deber de no hablar mal del autor, ya que éste, al privarse de las aprobaciones que más lisonjean a los artistas, ha grabado en el frontispicio de su libro la prudente inscripción que se pone a la puerta de algunos establecimientos:

No se permite la entrada a las señoras

Las obras de Honorato de Balzac, brillante y fecundo autor francés, se caracterizan por su matiz pintoresco, por su minuciosa observación, y por el gran sentimiento de la realidad. En cada uno de sus libros, su exaltada imaginación se desborda mostrando el cuadro exacto de un mundo proyectado a través de su profunda observación, y dando una visión totalmente objetiva de las pasiones humanas.

Fisiología del Matrimonio fue la obra de la juventud de Balzac, publicada en el año 1829, y recogida luego en la Comedia Humana, constituyendo dicho libro el principio de su carrera como escritor.

Esta obra pertenece a un género discursivo, género que en dicha época gozaba del gran favor del público, ya que las alusiones, la sátira hiriente e intencionada, flagelando a cualquier sector de la sociedad, constituía un motivo, una reacción de escándalo o murmuración. En ese tiempo eran pocos los escritores que se rasgaban las vestiduras abordando unos hechos reales, verídicos, y que a toda costa se querían ocultar o disimular.

En esa época se componían muchas fisiologías versando sobre diferentes temas, algunas de ellas agudas e instructivas, queriendo censurar o ensalzar distintos aspectos de la vida social e intelectual del momento. Fisiología del Matrimonio, de Balzac, constituyó un éxito de escándalo, sin precedentes en las publicaciones de aquella época.

Muchos biógrafos del gran escritor, y también muchos críticos censuraron al autor de Fisiología del Matrimonio, diciendo que su obra constituía un alarde de cinismo al reducir la vida matrimonial casi por entero a la alcoba.

El matrimonio se deriva de la naturaleza.  –La familia oriental difiere completamente de la occidental–  El hombre es ministro de la naturaleza, y la sociedad la modifica.  –Las leyes se han hecho para las costumbres, y las costumbres cambian.

El matrimonio puede, por consiguiente, recibir el perfeccionamiento gradual a que todas las cosas humanas parecen sometidas.

Esta palabras, dichas por Napoleón en el Consejo de Estado, cuando la discusión del Código Civil, impresionaron vivamente al autor de este libro; y acaso ellas, sin advertirlo él mismo, le inspiraron la obra que hoy ofrece al público.