Archivo de la etiqueta: Comunismo

Homenaje a Cataluña

Homenaje a Cataluña

Homenaje a Cataluña – (George Orwell)

Cuando en Julio de 1936 se produce el levantamiento armado fascista contra la República española, George Orwell decide viajar a España para trabajar inicialmente como periodista: pero las circunstancias le llevarían a enrolarse en las milicias del POUM. Como miliciano luchará en el frente de Aragón y será gravemente herido en la garganta, toma parte en los sucesos de Mayo del 37 en Barcelona: y, como sus compañeros del POUM, sufrirá persecución por parte de los estalinistas del PSUC y se verá obligado a huir de España, atravesando la frontera como simple turista. En 1938, cuando aún no había llegado a su fin la Guerra Civil, escribe “Homenaje a Cataluña“, donde relata sus experiencias en la Revolución española.

“De hecho, lo que había ocurrido en España no era una mera Guerra Civil, sino el comienzo de una Revolución. Esta es la situación que la prensa antifascista fuera de España ha tratado especialmente de ocultar. Toda la lucha fue reducida a una cuestión de “fascismo frente a democracia“, y el aspecto revolucionario se silenció hasta donde fue posible.”

“Las milicias de trabajadores, basadas en los sindicatos y compuestas por hombres de opiniones políticas más o menos iguales, originaban la concentración del sentimiento más revolucionario del país y lo canalizaban en un sentido determinado. Yo estaba integrando, más o menos por azar, la única comunidad de Europa occidental donde la conciencia revolucionaria y el “rechazo del capitalismo” eran más normales que su contrario.”

“En Aragón se estaba entre decenas de miles de personas de origen proletario en su mayoría, todas las cuales vivían y se trataban en términos de igualdad. En teoría era una igualdad perfecta, y en la práctica no estaba muy lejos de serlo. En algunos aspectos, se experimentaba un pregusto de socialismo. Desde luego, semejante estado de cosas no podía durar. Era sólo una fase temporal y local en un juego gigantesco que se desarrollaba en toda la superficie de la tierra. Sin embargo, duró lo bastante como para influir sobre todo aquel que lo experimentaba”

Resurrección

Resureccion

Resurrección – (León Tolstoi)

Entre las novelas estelares de Tolstoi, junto a Guerra y paz y Ana Karenina, figura Resurrección, publicada en 1899. Esta novela se centra aparentemente, en una historia de seducción pero el pretexto argumental no se explicaría sin la consecuencia de unas reacciones morales: el seductor sigue a la muchacha a Siberia, donde se la confinó después de haber sido, injustamente condenada… El arrepentimiento y la redención son dos valores éticos que confieren un giro inesperado a la novela y dan la medida enorme de la personalidad de Tolstoi.

Cuando el príncipe Nejliúdov acude al tribunal para ejercer su deber ciudadano como jurado, no se imagina que una de las acusadas es Katia Máslova, la antigua criada de sus tías, la joven a la que sedujo años atrás. Ahora, convencido de su inocencia, se siente culpable de la difícil situación en la que se encuentra Katia y de la posibilidad de que sea condenada a trabajos forzados en Siberia.

Con Resurrección, la última de sus tres grandes novelas, León Tolstoi aborda el complejo proceso de cambios a los que tuvo que enfrentarse la sociedad rusa en los convulsos años finales del siglo XIX. A partir de los esfuerzos del príncipe Nejliúdov por redimir a Katia del estigma que le provocó en su juventud, Tolstoi refleja su propia indignación ante las injusticias sociales de un país en decadencia y de una aristocracia anacrónica y autocomplaciente. Un relato íntimo de culpa, rabia y arrepentimiento dominado por la redención y la condena de la violencia.

Principios Elementales y Fundamentales de Filosofía

Principios elementales y fundamentales de filosofia

Principios Elementales y Fundamentales de Filosofía – (G. Politzer)

Las lecciones de Georges Politzer, fueron impartidas en la Universidad Obrera de París durante los cursos 1935-1937 y posteriormente recogidas en volumen por algunos de sus alumnos: Maurice Le Goas redactó los Principios Elementales y Guy Besse y Maurice Caveing los Principios Fundamentales, ambos recogidos en el presente volumen, constituyen un texto básico, que de forma clara y concisa con un sentido didáctico significa una introducción al estudio de la Filosofía materialista y dialéctica.

Cartas sobre el Capital

Cartas sobre el capital

Cartas sobre el Capital – (Marx y Engels)

Marx fue el primer economista de gran categoría que reconoció y enseñó sistemáticamente cómo la teoría económica puede convertirse en análisis histórico y cómo la exposición histórica puede convertirse en historia razonada

(Joseph A. Schumpeter)

A pesar de que el autor sea, por sus opiniones, un socialista cien por cien, y que todo el libro tenga un neto cariz socialista, teniendo en cuenta sin embargo, el hecho de que la exposición no puede ser calificada de accesible a todo el mundo y que posee, además, la forma de una demostración científica de tono estrictamente matemático, la comisión declara que es imposible perseguir esta obra delante de los tribunales…”

(Resumen del veredicto de la Censura Zarista sobre la traducción al ruso del libro I de El Capital. 1872)

Karl Marx (1818-1883) y Friedrich Engels (1820-1895) redactaron conjuntamente El Manifiesto Comunista. “Desde que el destino relacionó a K. Marx con F. Engels la obra a la que ambos amigos se consagraron se convirtió en una obra común“, diría Lenin, tras evocar a Engels: “después de su amigo Marx, el más notable sabio y maestro del proletariado contemporáneo de todo el mundo civilizado.”

La correspondencia entre Marx y Engels es ingente: se conservan más de dos mil cartas, escritas en inglés, francés y alemán. En el presente volumen han sido seleccionadas las cartas que permiten interpretar mejor El Capital, de Marx, la obra que estudia las condiciones objetivas de producción de la vida material, y que esta es la base misma de la interpretación de la historia humana. A través de esta correspondencia vemos surgir las intuiciones geniales que permiten una interpretación materialista de la realidad…

Juventud sin Futuro

Juventud sin futuro

Juventud sin Futuro

El 7 de Abril una marcha de jóvenes sin futuro recorría el centro de Madrid politizando sus condiciones de vida: decían que la precariedad, la deficiente representación política, los recortes sociales o las expectativas vitales bloqueadas no tenían nada de natural, sino que eran el resultado de un sometimiento de la política democrática al poder económico.

Una innovadora iniciativa política de una generación que, enterrada como “perdida” por las élites políticas y económicas, supo pintarse de amarillo para que nadie pudiese pretender no verla.

Este movimiento, convocante, conjuntamente con Democracia Real Ya, de las marchas del 15 de Mayo, es también parte activa en el movimiento de acampadas ciudadanas autoorganizadas que han inundado de reivindicaciones y propuestas las plazas de las principales ciudades.

La Juventud toma la Palabra.

Juventud sin Futuro es una iniciativa que nace de colectivos estudiantiles, que siguiendo el ejemplo de las luchas encabezadas por la juventud en Europa y el Mundo Árabe, se plantea ayudar a romper la apatía social ante la crisis y sus reformas, podíamos estar en paro, pero no seguir parados. “Sin Futuro” nos permite plantear: 

¿Quién nos ha robado el futuro? señalando a los culpables de la crisis. Y “Sin Miedo” expresa la acción colectiva y el derecho a disentir, la propuesta de recuperar nuestro futuro porque no tenemos miedo…

Agosto 1914

Agosto 1914

Agosto 1914 – (Alexander Soljenitsin)

La novela, cabeza de una trilogía que el autor, Premio Nobel 1970, califica de obra cumbre de su vida, trata sobre la terrible derrota sufrida por el ejército zarista en la Prusia Oriental durante los diez primeros días de la Primera Guerra Mundial, un período que muchos historiadores consideran como el que inició el camino hacia la revolución, la guerra civil y el terror en la Rusia de primeros de siglo.

El rápido y deslavazado avance de las tropas rusas sobre Prusia se ve seguido de un vertiginoso y desorganizado despliegue en retirada de esas tropas invasoras, copadas por el hábil general François, y presionadas por los cuerpos del ejército de von Ludendorff y von Hindenburg.

Soljenitsin nos narra el desbarajuste imperante en el Estado Mayor ruso, donde generales ineptos, cuando no cobardes llevaron al sacrificio a gran número de soldados que, dóciles en la sumisión de siglos ante ideas que pronto cambiarían, hicieron patente su valor y su capacidad victimaria.

Aunque sólo sea como contraste excepcional, se dibujan también otras figuras militares como Samsónov, Martos, Kzimov, el incansable coronel Vorotíntsev, etcétera, responsables y competentes.

Se nos relata, asimismo, el fondo del gran sueño de una Rusia dormida, desde hacía un siglo, y que precisaba, para despertar, el choque brutal contra la férrea organización prusiana. Contra ese prolongado letargo ya pugnaban los arañazos de los socialrevolucionarios, de los anarquistas místicos de Tolstoi, de la “intelligensia” y de los estudiantes.

En medio de la transición, se mueven dramáticamente ante unos trágicos sucesos, todavía no comprendidos en su exacto valor histórico, unos personajes de gran aliento humano que discurren su angustiada peripecia.

San Camilo 1936

San Camilo 1936

San Camilo 1936 – (Camilo José Cela)

Cela, con su singular maestría, aborda en esta novela los momentos inmediatamente anteriores al 18 de Julio de 1936, cuando estalló la Guerra Civil española. Sus personajes, seres humildes y representativos de la mayoría de los españoles, en lugar de protagonizar la historia, aquí la “padecen“, víctimas de ciegas y destructivas corrientes.

San Camilo 1936 es una obra extraordinaria que demostró, una vez más, la indiscutible talla de Camilo José Cela como figura cumbre de las letras españolas de nuestro siglo.

A los mozos del reemplazo del 37, todos perdedores de algo: de la vida, de la libertad, de la ilusión, de la esperanza, de la decadencia…

Y no a los aventureros foráneos, fascistas y marxistas, que se hartaron de matar españoles como conejos y a quienes nadie había dado vela en nuestro propio entierro…

Las soledades del muro

Las soledades del muro

Las Soledades del Muro – (Marcos Ana)

Nacido en 1921 en una aldea de Salamanca y en una familia de jornaleros campesinos, Marcos Ana emigró en su infancia a Madrid, al lado de su familia. Su evolución política le llevó a las filas del cristianismo militante al socialismo y, durante la Guerra Civil, al Partido Comunista de España. Luego, el calvario de la derrota le arrastró de cárcel a cárcel y de un consejo de guerra a otro, incluso en el interior de la prisión: dos penas de muerte le fueron conmutadas por sesenta años de encarcelamiento, de los cuales veintitrés fueron cumplidos hasta que una gran campaña internacional de solidaridad le arrancó de los muros de Burgos, en cuyo penal pasó los últimos dieciséis últimos años de su etapa carcelaria.

Liberado en 1961, recorrió el mundo llevando el testimonio y el mensaje de los presos políticos y fundó en París el CISE, “Centro de Información y de Solidaridad con España“, que tuvo por presidente de honor a Pablo Picasso: desde ese Centro se encargó de coordinar la movilización por la Amnistía y la solidaridad material con los presos políticos y sus familias.

Tras su reciente vuelta del exilio, Marcos Ana encabezó la lista a diputados por la provincia de Burgos como símbolo de los millares y millares de demócratas que en aquella prisión dejaron su vida por la noble causa de la libertad.

Las Soledades del Muro recoge una antología escritos por Marcos Ana en la cárcel; traducidos a todos los idiomas de los pueblos en lucha, aparecen por primera vez en una editorial española para que puedan ser conocidos, tras años de prohibiciones, por sus compatriotas.

Mi pecado es terrible:

Quise de llenar de estrellas

El corazón del hombre.

Por eso aquí entre rejas,

En diecinueve inviernos

Perdí mis primaveras.

Preso desde mi infancia

Y a muerte mi condena,

Mis hojas van secando

Su luz contra las piedras.

Más no hay sombra de “Arcángel

Vengador” en mis venas:

¡España! Es sólo el grito

De mi dolor que sueña…

Piazza D’Italia

Piazza D'Italia

Piazza D’Italia – (Antonio Tabucchi)

Un pueblo toscano rodeado por los pantanos, cerca del mar; tres generaciones de rebeldes, por tradición familiar y por instinto, que atravesando la historia de Italia desde la unidad hasta la liberación, dan a la camisa roja garibaldina los reflejos negros de la anarquía para sacar después una bandera comunista; personajes con nombres tan sintomáticos como Garibaldo, Quarto, Volturno, que desde su pequeño pueblo se lanzan, o son empujados, a viajes de fortuna y guerras en Europa, en África, en las dos Américas, del mismo modo que su vida frugal se abre a fuertes actos y empresas, hasta su muerte en la lucha contra los patronos (representados sucesivamente por los guardias reales, por los guardias forestales, por los fascistas de diversa índole, por la policía de la República); mujeres que afrontan no sólo la realidad, sino también las fantasías y los horóscopos, con llantos tragicómicos; un cura populista y librepensador, que acaba como un topo, meditando bajo tierra sobre los errores de la Iglesia.

Son algunos de los materiales con que Tabucchi ha construido esta “fábula popular“, cuya popularidad es sobre todo de contenidos (apunto también el llamativo cromatismo, interiores y exteriores dignos de los más desenfrenados carteles de época), mientras que lo fabuloso es producto del tratamiento narrativo; pasajes lacónicos, aproximaciones abruptas, espectaculares cambios de registro… de manera que la grandeza que se revela dentro de la cotidianidad conserve, es más, acentúe, los perfiles cómicos y grotescos insertos en su sublime inconsciencia. Equilibrios delicadísimos que Tabucchi sostiene recortando con inventiva desusada los breves capítulos, pequeños cuadros enmarcados con pequeños títulos, montando esos cuadros con juegos de anticipación y de encabalgamiento que potencian su tensión, adaptando a la sintaxis fluctuante un léxico de rústica eficacia, inusual entre los escritores toscanos de hoy. Piazza D’Italia es una fábula popular tan refinada que hace pensar desapercibidas sus destrezas.

Así presentaba el prestigioso crítico Cesare Segne, en 1975, la primera edición de esta obra, que ganó el Premio  “L’inèdito“. Una novela bellisima, extravagante, repleta de humor y melancolía. Una historia telegráfica de Italia, o mejor una antihistoria de Italia a través de una familia de anarquistas, de perdedores. Un primer Tabucchi que anuncia ya el Tabucchi futuro, que se ha consagrado como uno de los mejores escritores de nuestros días.

“Aquel día aciago, después que le pegaron un balazo en la frente (un agujerito protuberante, pero mucho menos que un furúnculo), mientras se desplomaba sobre la pila de la plaza, justo delante del Splendor, Garibaldo quiso decir la frase definitiva. Pero, en vez de ello, su lengua dejó escapar un murmullo diluido que sólo oyeron los que estaban más cerca:
¡Abajo el rey!
La piedra le resbaló de la mano y rodó hasta el regato de la fuente de la plaza. En la cara le quedó helada una sonrisa irónica, de ¡maldita sea mi estampa!, porque había tenido tiempo de darse cuenta, en el breve trayecto desde el monumento hasta el polvo, de que la niebla de la muerte le había hecho confundirse precisamente en la frase que quería que fuera definitiva”.

Trotsky y la Revolución española

Trotsky y la revolucion española

Trotsky y la Revolución española POUM – (Ignacio Iglesias)

Ignacio Iglesias, de nacionalidad española, vive en Francia desde el fin de nuestra Guerra Civil. Principal animador de “Cuadernos” y “Mundo Nuevo” fue también redactor jefe de “Aportes“, revista de Ciencias Sociales editada en París y con destino a América Latina.

Durante la guerra española, Iglesias actúa como redactor del periódico del POUM: “La Batalla“, lo cual le permite seguir de cerca día a día, el desarrollo de los acontecimientos políticos y militares.

Este ensayo, realizado por un observador desde el “interior” y a 35 años de distancia, constituye  un análisis sobre la influencia de Trotsky en la revolución española. Se trata, pues, de una obra útil no sólo para el historiador, sino también para el militante…