Archivo de la etiqueta: Crítica

Raices

Raices

Raices – (Alex Haley)

Cuando Alex Haley era un niño, en Henning (Tennessee), su abuela solía contarle historias sobre su familia, hasta un antepasado que ella llamaba “el africano“. Contaba que ese hombre había vivido al otro lado del océano, cerca de lo que él llamaba “Kamby Bolongo” y que un día cuando estaba cortando un tronco en el bosque para fabricarse un tambor, fue atacado por cuatro hombres, apaleado, encadenado y arrastrado a bordo de un barco de esclavos con destino a la América Colonial.

Alex Haley creció con el recuerdo vivo de esas historias, y comenzó la búsqueda de documentación que pudiera autentificar las narraciones oídas. La investigación le ocupó durante doce años y tuvo que recorrer 800.000 kilómetros, pero al fin, descubrió no solamente el nombre de “el africano”  —Kunta Kinte—  sino también la localización precisa de Juffure, el lugar real de Gambia, en la costa Oeste de África, en la que fue prendido en 1767 a la edad de 16 años, hacinado en el Lord Ligonier hasta Maryland y vendido a un plantador de Virginia.

Así ha escrito el drama monumental de doscientos años de Kunta Kinte y las seis generaciones que vinieron tras él  —esclavos y libertos, campesinos y herreros, aserradores y encargados de coche-cama, abogados y arquitectos–,  y un escritor.

Pero Haley  ha hecho algo más que recapturar la historia de su propia familia. Ha redescubierto a un pueblo entero una rica herencia cultural que la esclavitud les arrebató, como les arrebató sus nombres y su identidad.

Un artista del mundo flotante

Un artista del mundo flotante

Un artista del mundo flotante – (Kazuo Ishiguro)

La Segunda Guerra Mundial ha terminado y Japón comienza a levantarse de entre sus cenizas. En los meses que van desde octubre de 1948 a junio de 1950  —el tiempo que media entre el comienzo de las negociaciones para casar a una hija y el matrimonio–,  Ono, un anciano pintor, recuerda su vida y reflexiona sobre su carrera artística, en un intento por comprender una realidad cada día más ajena.

No sé de ningún colega que pintara su autorretrato con absoluta honestidad“, declara Ono, y la pintura que va trazando de sí mísmo y de su época en una versión susceptible de múltiples y contradictorias interpretaciones, una trama compleja de instantes perfectos y decisiones erróneas, de heroísmos y traiciones.

Los triunfos del pasado de Ono quizá son ahora  —como insinúan sus hijas, que esconden sus cuadros—  aquello de lo que debería avergonzarse. Ono eligió abandonar las tradiciones pictóricas de sus maestros  —los pintores del mundo flotante de los barrios del placer, donde las cosas más bellas se construyen en la noche y se desvanecen en la mañana—  para dedicarse a loar un presente más heroico y menos fugaz. Y ahora el imperio militar que pintó no es más que otro mundo flotante desvanecido para siempre en la mañana del Japón “democrático” de posguerra…

Amo y admiro las novelas de Ishiguro. Para mí son un ejemplo de la mejor literatura internacional de nuestro tiempo.”

Pálida luz en las colinas

Palida luz en las colinas

Pálida luz en las colinas – (Kazuo Ishiguro)

Después del suicidio de su hija mayor, Etsuko, una japonesa de cincuenta años instalada en Inglaterra, rememora momentos de su vida. Quizá la explicación de esta tragedia familiar se encuentre agazapada en aquel Japón  de los años cincuenta que se recuperaba de las heridas de la guerra y del traumatismo de la bomba atómica…

En la memoria de Etsuko aparece  —de forma obsesiva, recurrente—  la imagen de otra mujer, Sachiko, una amiga y vecina que vivía sola con su hija Mariko. Dos personajes enigmáticos, a cuál más inquietante. La pequeña Mariko parece haber vivido una vida cruel y dolorosa experiencia, que reduce a la nada, tanto para ella como para su madre, la esperanza de una vida tranquila, lejos de las ataduras de la rígida tradición japonesa. La relación ambigua de Etsuko con Sachiko y Mariko está en el centro del enigma del libro.

¿El examen del pasado conseguirá exorcizar los demonios del presente?

Una novela elegíaca, hermosamente escrita, llena de sutileza y penetración

Su mundo es implacable y tembloroso, henchido de los gritos y de la furia de nuestro siglo

La metamorfosis y otros relatos

La metamorfosis y otros relatos

La metamorfosis y otros relatos – (Franz Kafka)

Un hombre despierta una mañana convertido en un monstruo insecto. Alegoría del sometimiento del individuo por la sociedad, símbolo del absurdo y la crueldad de la vida cotidiana, La metamorfosis y los relatos que integran este volumen han cambiado para siempre nuestra manera de percibir el mundo.

Franz Kafka nació en Praga en 1883. La Difícil relación con su padre y un oscuro trabajo burocrático han marcado su obra, en la que destacan La Metamorfosis, El Proceso, El Castillo, El Diario y la Correspondencia. Murió en 1924 en Viena, enfermo de tuberculosis.

Suave es la noche

Suave es la noche

Suave es la noche – (Francis Scott Fitzgerald)

Una pareja norteamericana que parece tenerlo todo llega a la Riviera francesa y sus destinos comienzan a deslizarse sutilmente hacia el abismo. “Suave es la noche” es una de las mejores novelas de Fitzgerald. “Hay mucho de su propia vida en este atormentado retrato de la opulencia destructiva y el idealismo malogrado“, declaraba su esposa, Zelda.

Autor de “El Gran Gatsby“, entre otras novelas y espléndidos relatos, Francis Scott Fitzgerald (Saint-Paul 1896-Hollywood 1940) ha retratado como nadie a la clase alta estadounidense en el periodo de entreguerras.

Un veneno llamado Amor

Un veneno llamado amor

Un veneno llamado Amor – (Carmen Posadas)

Si se juzga al amor por la mayoría de sus efectos, más se parece al odio que a la amistad

(La Rochefoucauld)

Amar es un no sé que, que viene por no sé donde; se engendra yo no sé cómo; conténtase no sé con que; se siente yo no sé cuándo; y mata no sé por qué

(Ovidio)

Amores fatales, pasiones desgarradoras, suicidios por amor… Historias que componen este magnífico libro sobre los sentimientos humanos. Historias reales que introducen al lector en el complejo mundo del amor y del desamor. Con el estilo irónico y divertido que la caracterizan, Carmen Posadas nos habla de la percepción de este sentimiento universal desde la antigüedad hasta la actualidad: un sentimiento tormentoso cuando no es correspondido, contaminado cuando aparecen los celos, ansiado cuando parece alejarse y en definitiva, un veneno que conocemos como amor.

Amores fatales. Pasiones desgarradoras. Sangre y lágrimas. Suicidios y asesinatos… Parece que eso ya ha pasado a la historia, que nosotros, superhombres y supermujeres de la aldea global, sumergidos en la era de la comunicación a toda costa, ya somos educados, y sabemos controlar nuestros desvaríos. Hay que reconocer que representa menos sufrimiento esperar durante medio día, devorados por la angustia, que nos llame, gracias al más fabuloso invento del final de siglo, el teléfono móvil, nuestro último novio que se encuentra allí perdido en la jungla del aeropuerto de Los Ángeles, que languidecerse, como hacían nuestros antepasados, días, semanas y meses antes de leer, por fin, una carta perfumada mandada por el ser querido, el de toda la vida, que, por cierto, vivía muy lejos, a unos 500 kilómetros por lo menos.

Vivimos una época extraña, en la que uno persigue sueños de pasiones eternas, pero se  conforma con amores efímeros. Llevados por la vorágine del siempre más rápido, los amores se hacen y deshacen vía Internet. El amor soluble ha sustituido al amor absoluto. ¿Quién tiene la culpa? ¿El feminismo, la píldora y la ley del aborto? ¿La educación sexual, el divorcio fácil y los compromisos que deberían ser eternos y no lo son? ¿La desaparición de los tabúes? ¿El liberalismo de los padres? El sexo y el adulterio ya no tienen morbo como antes, y el dulce encanto del fruto prohibido, que despertó tantas pasiones reales y ficticias, ha desaparecido. Hoy Emma Bovary no se tragaría una dosis letal de arsénico;: se divorciaría enseguida y le pediría una buena pensión al marido… y bien nos podemos imaginar que el fuego adúltero encendido en su corazón se habría apagado rápidamente.

A lo mejor, esta pasión arrolladora se habría convertido en un sentimiento razonable y sensato. Se habría casado con su amante, habrían tenido muchos hijos y habrían vivido felices hasta que la muerte viniera a buscarles, muy mayores ya, con nietos y todo.

Los Renglones Torcidos de Dios

Los renglones torcidos de dios

Los Renglones Torcidos de Dios – (Torcuato Luca de Tena)

Alice Gould es ingresada en un sanatorio mental. En su delirio, cree ser una investigadora privada a cargo de un equipo de detectives dedicados a esclarecer complicados casos. Según una carta de su médico particular, la realidad es otra: su paranoica obsesión es atentar contra la vida de su marido. La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada injustamente o padece realmente un grave y peligroso trastorno psicológico.

“Los renglones torcidos de Dios son, en verdad, muy torcidos. Unos hombres y unas mujeres ejemplares, tenaces y hasta heroicos, pretenden enderezarlos. A veces lo consiguen. La profunda admiración que me produjo su labor durante mi estadía voluntaria en un hospital psiquiátrico acreció la gratitud y el respeto que siempre experimenté por la clase médica. De aquí que dedique estas páginas a los médicos, a los enfermeros y enfermeras, a los vigilantes, cuidadores y demás profesionales que emplean sus vidas en el noble y esforzado servicio de los más desventurados errores de la Naturaleza.”

Resurrección

Resureccion

Resurrección – (León Tolstoi)

Entre las novelas estelares de Tolstoi, junto a Guerra y paz y Ana Karenina, figura Resurrección, publicada en 1899. Esta novela se centra aparentemente, en una historia de seducción pero el pretexto argumental no se explicaría sin la consecuencia de unas reacciones morales: el seductor sigue a la muchacha a Siberia, donde se la confinó después de haber sido, injustamente condenada… El arrepentimiento y la redención son dos valores éticos que confieren un giro inesperado a la novela y dan la medida enorme de la personalidad de Tolstoi.

Cuando el príncipe Nejliúdov acude al tribunal para ejercer su deber ciudadano como jurado, no se imagina que una de las acusadas es Katia Máslova, la antigua criada de sus tías, la joven a la que sedujo años atrás. Ahora, convencido de su inocencia, se siente culpable de la difícil situación en la que se encuentra Katia y de la posibilidad de que sea condenada a trabajos forzados en Siberia.

Con Resurrección, la última de sus tres grandes novelas, León Tolstoi aborda el complejo proceso de cambios a los que tuvo que enfrentarse la sociedad rusa en los convulsos años finales del siglo XIX. A partir de los esfuerzos del príncipe Nejliúdov por redimir a Katia del estigma que le provocó en su juventud, Tolstoi refleja su propia indignación ante las injusticias sociales de un país en decadencia y de una aristocracia anacrónica y autocomplaciente. Un relato íntimo de culpa, rabia y arrepentimiento dominado por la redención y la condena de la violencia.

Iguales, pero diferentes

Iguales pero diferentes

Iguales pero diferentesUn modelo de integración en el tiempo libre

El ocio y el tiempo libre ocupan una parte importante de nuestra vida. Nuestro comportamiento en este campo suele ser reflejo de la educación recibida, y desahogo de las presiones a que nos vemos sometidos en lo cotidiano.

En el tiempo libre, además, podemos trabajar por el respeto a lo diferente, por una sociedad más plural, más variada.

Los autores y autoras de estas páginas se proponen conseguir que lo diferente sea motivo de enriquecimiento, y tratan de suscitar respeto y valoración hacia algunas características de las personas con discapacidad; otros ritmos de aprendizaje, otras sensibilidades, otras formas de comunicación

Hay muchas maneras de colaborar en la construcción de una sociedad más justa. Disfrutar nuestro ocio junto a personas con discapacidad es una posibilidad al alcance de todos/as.

A través de mi hijo Pepe (Mongólico encantador o Síndrome de Down) he aprendido muchas cosas de los llamados personas discapacitadas. He aprendido la enorme capacidad de trabajo que tienen, a pesar de lo difícil que resulta todo para ellos, la lástima que inspiran, las miradas de la gente, lo inteligentes que son y, sobre todo y por encima de cualquier otra consideración, que tienen derecho a todo. Tienen derecho incluso a no estar asociados para sobrevivir, a no necesitar clubs, residencias o similares para llevar una vida digna, tienen derecho a no estar encerrados en casa o en guetos. En definitiva, tienen derecho a que no se les mire cuando pasan.

Todos venimos al mundo con un propósito. Para quienes tienen voluntad, siempre hay una labor y herramientas con las cuales realizarlo

(James Russell Lowell)

Nunca tendrás una vida plena, si nunca nadie soñó nada para ti

El desarrollo de toda persona supone su evolución y a través de distintas etapas y su inserción en diversos ámbitos de la vida social. De niños/as somos curiosos/as, investigamos y disfrutamos con todas las posibilidades que nos ofrece el entorno. La familia es el primer núcleo de convivencia y es donde iniciamos nuestro proceso de desarrollo personal. En el colegio nos encontramos con situaciones que nos exigen el desarrollo de capacidades intelectuales, comunicativas y de relación. La adolescencia es la etapa donde reafirmamos nuestra personalidad y desarrollamos nuestra autonomía. En la juventud, valoramos las posibilidades que nos ofrece el entorno y elegimos el tipo de vida que queremos, ya sea familiar o individual… En la madurez, desarrollamos completamente vel tipo de vida elegido anteriormente.

Pero…:

¿Qué ocurre cuando tenemos alguna discapacidad o algún problema que nos impide desarrollarnos plenamente?

¿Quién es una persona con discapacidad? – ¿Qué es eso de ser normales o no? – ¿Cuáles son los límites de la normalidad? – ¿Qué siente o piensa una persona ante una discapacidad? – ¿Cómo reacciona la familia? – ¿Y la sociedad? – ¿Cómo nos relacionamos con las personas con discapacidad? – ¿Qué es la normalización y la integración? – ¿Es posible? – ¿Es esta una sociedad integradora? – ¿En qué se ponen las barreras a las personas con discapacidad? – ¿Qué deberes y derechos tienen los padres? – ¿Cómo se está haciendo la integración en la escuela? – ¿Y en el trabajo? – ¿Y en el Ocio y el Tiempo Libre? – ¿Qué es educar en la normalización? – ¿Cómo? – ¿Qué papel tienen el/la monitor/a y el/la coordinador/a de tiempo libre?

O, mejor dicho:

¿Qué papel tienes tú?

¿Cómo te posicionas ante el tema?

Hirsutos y Maleantes

Hirsutos y maleantes

Hirsutos y Maleantes – (Jorge Maíz Chacón)

Este libro no se acabó de imprimir el 30 de Mayo de 2014, fecha que coincide con el segundo centenario del nacimiento de Mijaíl Aleksándrovich Bakunin, hirsuto del óblast de Tver. Pese a ello, esta nueva “calumnia” que tienes entre tus manos es nuestro pequeño homenaje a este anti-autoritario y otrxs tantxs anónimxs.

Mientras exista una clase inferior, perteneceré a ella. Mientras haya un elemento criminal, estaré hecho de él. Mientras permanezca un alma en prisión, no seré libre.”

(M. Bakunin)