Archivo de la etiqueta: Desahuciado

Un caso acabado

Un caso acabado

Un caso acabado – (Graham Greene)

Un caso acabado es una de las principales obras de Graham Greene. Narra la vicisitud de Querry, un famoso arquitecto, que, minado por una súbita y desazonadora indiferencia ante el arte y ante la vida, renuncia a su carrera para trasladarse anónimamente a una leprosería congoleña.

El diagnóstico que ahí se formula respecto a Querry es el equivalente mental de un «caso acabado«: una lepra que ha atravesado una fase de mutilación. Lentamente, la nueva vida de Querry empieza a restablecer su equilibrio interior, cuando la sórdida irrupción de la envidia y el instinto cainita le conducirá a la inmolación de un medio cerrado y opresivo. Un caso acabado es un clásico mayor de la novela de nuestro tiempo.

Un hombre blanco se refugia en un hospital de leprosos del Congo central. Es Querry, casi sesenta años, barba entrecana y un arrugado traje tropical. Poco a poco, la selva y los personajes de su entorno –el doctor Colin, el padre Paul, el leproso Deo Gratias, el atormentado Ritcher– nos irán desvelando el misterio de ese hombre callado, arquitecto católico y famoso, que busca la redención en tierra de misiones. Hasta la llegada del reportero Montagu Parkinson… He aquí una de las grandes novelas de Graham Greene.

Intriga y reflexión, combinados en uno de sus más extraordinarios personajes: ese hombre despojado de toda ambición que también se considera, como los leprosos desahuciados, «Un caso acabado«, pero que, para muchos, es más que un ejemplo: un santo. Cuestión de fe. Porque en todo hombre coexiste, junto al bien, el mal. La recreación de Querry, a quien muchos críticos han encontrado paralelismos con el propio autor, obsesionó, como ningún otro personaje, a Graham Greene. Lo sabemos por su propia confesión en «En busca de un personaje«, el diario en el que cuenta como «persiguió» el rastro de X, el futuro Querry, por el Congo belga, y que editamos como un epílogo fascinante que revela el proceso creativo de un escritor que observa la realidad con precisión y detalle –sus anotaciones sobre los misioneros y los leprosos son asombrosas-, a la vez que posee el deslumbramiento de un portentoso libros de viaje. Por primera vez, novela y diario, se publican juntos.