Archivo de la etiqueta: Dictadura

Homenaje a Cataluña

Homenaje a Cataluña

Homenaje a Cataluña – (George Orwell)

Cuando en Julio de 1936 se produce el levantamiento armado fascista contra la República española, George Orwell decide viajar a España para trabajar inicialmente como periodista: pero las circunstancias le llevarían a enrolarse en las milicias del POUM. Como miliciano luchará en el frente de Aragón y será gravemente herido en la garganta, toma parte en los sucesos de Mayo del 37 en Barcelona: y, como sus compañeros del POUM, sufrirá persecución por parte de los estalinistas del PSUC y se verá obligado a huir de España, atravesando la frontera como simple turista. En 1938, cuando aún no había llegado a su fin la Guerra Civil, escribe “Homenaje a Cataluña“, donde relata sus experiencias en la Revolución española.

“De hecho, lo que había ocurrido en España no era una mera Guerra Civil, sino el comienzo de una Revolución. Esta es la situación que la prensa antifascista fuera de España ha tratado especialmente de ocultar. Toda la lucha fue reducida a una cuestión de “fascismo frente a democracia“, y el aspecto revolucionario se silenció hasta donde fue posible.”

“Las milicias de trabajadores, basadas en los sindicatos y compuestas por hombres de opiniones políticas más o menos iguales, originaban la concentración del sentimiento más revolucionario del país y lo canalizaban en un sentido determinado. Yo estaba integrando, más o menos por azar, la única comunidad de Europa occidental donde la conciencia revolucionaria y el “rechazo del capitalismo” eran más normales que su contrario.”

“En Aragón se estaba entre decenas de miles de personas de origen proletario en su mayoría, todas las cuales vivían y se trataban en términos de igualdad. En teoría era una igualdad perfecta, y en la práctica no estaba muy lejos de serlo. En algunos aspectos, se experimentaba un pregusto de socialismo. Desde luego, semejante estado de cosas no podía durar. Era sólo una fase temporal y local en un juego gigantesco que se desarrollaba en toda la superficie de la tierra. Sin embargo, duró lo bastante como para influir sobre todo aquel que lo experimentaba”

Un artista del mundo flotante

Un artista del mundo flotante

Un artista del mundo flotante – (Kazuo Ishiguro)

La Segunda Guerra Mundial ha terminado y Japón comienza a levantarse de entre sus cenizas. En los meses que van desde octubre de 1948 a junio de 1950  —el tiempo que media entre el comienzo de las negociaciones para casar a una hija y el matrimonio–,  Ono, un anciano pintor, recuerda su vida y reflexiona sobre su carrera artística, en un intento por comprender una realidad cada día más ajena.

No sé de ningún colega que pintara su autorretrato con absoluta honestidad“, declara Ono, y la pintura que va trazando de sí mísmo y de su época en una versión susceptible de múltiples y contradictorias interpretaciones, una trama compleja de instantes perfectos y decisiones erróneas, de heroísmos y traiciones.

Los triunfos del pasado de Ono quizá son ahora  —como insinúan sus hijas, que esconden sus cuadros—  aquello de lo que debería avergonzarse. Ono eligió abandonar las tradiciones pictóricas de sus maestros  —los pintores del mundo flotante de los barrios del placer, donde las cosas más bellas se construyen en la noche y se desvanecen en la mañana—  para dedicarse a loar un presente más heroico y menos fugaz. Y ahora el imperio militar que pintó no es más que otro mundo flotante desvanecido para siempre en la mañana del Japón “democrático” de posguerra…

Amo y admiro las novelas de Ishiguro. Para mí son un ejemplo de la mejor literatura internacional de nuestro tiempo.”

¡Indignaos!

Indignaos

¡Indignaos! – (Stéphane Hessel)

Cuando alguien como Stéphane Hessel llama a la “insurrección pacífica“, a desperezarse, a rebelarse, hay que escucharlo. Porque Hessel, a sus 93 años, sabe de lo que habla: miembro de la Resistencia francesa, superviviente de Buchenwald, militante a favor de la independencia argelina y defensor de la causa Palestina, este eterno luchador es, además, el único redactor aún vivo de La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.

Por eso, cuando reclama “un motivo de indignación” para todos hay que hacerle caso. Porque “las razones para indignarse pueden parecer hoy menos nítidas o el mundo demasiado complejo“, pero siguen ahí, en la dictadura de los mercados, en el trato a los inmigrantes, a las minorías étnicas. “Buscad y encontrareis“, nos dice, “coged el relevo, ¡indignaos!, porque la peor actitud es la indiferencia. Si os comportais así, perdéis uno de los componentes esenciales que forman al hombre: “la facultad de indignación y el compromiso que la sigue“. Un mensaje que ya ha contagiado a más de un millón y medio de lectores en Francia.

¡Indignaos!” Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracan destructor del consumismo voraz y la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.
¡Indignaos! Sin violencia. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Actuad. Para empezar, ¡Indignaos! (José Luis Sanpedro)

Hijos de Matrix

Hijos de Matrix

Hijos de Matrix – (David Icke)

¿Quiénes son los hijos de Matrix?… Somos nosotros, todos nosotros.

Este libro se ha escrito con el objetivo de reunir las pruebas y antecedentes del control extraterrestre, intraterrestres e interdimensional que dominado el planeta Tierra  durante miles de años hasta el día de hoy, intentando presentar la imagen más clara posible de las fuerzas que diariamente manipulan y dirigen las vidas del género humano.

Los linajes que hoy controlan el mundo y  nuestras vidas son los mismos que dominaron Lemuria, la Atlántida, Sumeria, Egipto, Babilonia, el Imperio Romano, el británico y los demás imperios europeos.

Ellos son los Presidentes de Estados Unidos, los primeros ministros, las familias que controlan bancos y empresas, los propietarios de los medios de comunicación y aquellos que controlan el ejército. Hemos sido dominados por por la mismo tribu entrecruzada de híbridos extraterrestres o intraterrestres, los Nefilim, durante miles de años y ahora estamos enfrentándonos a un momento crucial de su vasto plan.

Juventud sin Futuro

Juventud sin futuro

Juventud sin Futuro

El 7 de Abril una marcha de jóvenes sin futuro recorría el centro de Madrid politizando sus condiciones de vida: decían que la precariedad, la deficiente representación política, los recortes sociales o las expectativas vitales bloqueadas no tenían nada de natural, sino que eran el resultado de un sometimiento de la política democrática al poder económico.

Una innovadora iniciativa política de una generación que, enterrada como “perdida” por las élites políticas y económicas, supo pintarse de amarillo para que nadie pudiese pretender no verla.

Este movimiento, convocante, conjuntamente con Democracia Real Ya, de las marchas del 15 de Mayo, es también parte activa en el movimiento de acampadas ciudadanas autoorganizadas que han inundado de reivindicaciones y propuestas las plazas de las principales ciudades.

La Juventud toma la Palabra.

Juventud sin Futuro es una iniciativa que nace de colectivos estudiantiles, que siguiendo el ejemplo de las luchas encabezadas por la juventud en Europa y el Mundo Árabe, se plantea ayudar a romper la apatía social ante la crisis y sus reformas, podíamos estar en paro, pero no seguir parados. “Sin Futuro” nos permite plantear: 

¿Quién nos ha robado el futuro? señalando a los culpables de la crisis. Y “Sin Miedo” expresa la acción colectiva y el derecho a disentir, la propuesta de recuperar nuestro futuro porque no tenemos miedo…

San Camilo 1936

San Camilo 1936

San Camilo 1936 – (Camilo José Cela)

Cela, con su singular maestría, aborda en esta novela los momentos inmediatamente anteriores al 18 de Julio de 1936, cuando estalló la Guerra Civil española. Sus personajes, seres humildes y representativos de la mayoría de los españoles, en lugar de protagonizar la historia, aquí la “padecen“, víctimas de ciegas y destructivas corrientes.

San Camilo 1936 es una obra extraordinaria que demostró, una vez más, la indiscutible talla de Camilo José Cela como figura cumbre de las letras españolas de nuestro siglo.

A los mozos del reemplazo del 37, todos perdedores de algo: de la vida, de la libertad, de la ilusión, de la esperanza, de la decadencia…

Y no a los aventureros foráneos, fascistas y marxistas, que se hartaron de matar españoles como conejos y a quienes nadie había dado vela en nuestro propio entierro…

De amor y de sombra

De amor y de sombra

De amor y de sombra – (Isabel Allende)

Esta es la historia de una mujer y un hombre que se amaron en plenitud, salvándose así de una existencia vulgar. La he llevado a la memoria cuidándola para que el tiempo no la desgaste y es sólo ahora, en las noches calladas de este lugar, cuando puedo finalmente contarla. Lo haré por ellos y por otros que me confiaron sus vidas diciendo: toma, escribe, para que no lo borre el viento.”

El amor es la vitalidad del lado luminoso de la vida, el inmenso potencial generoso del hombre, su torrente de solidaridad, de coraje, de ansias de un mundo más justo. La sombra es la parte siniestra de la realidad, la guerra, la represión brutal, las dictaduras, el hambre, la miseria…

Así explica Isabel Allende, en el prólogo, los sentimientos y el fondo en que se mueven los personajes de esta novela, ambientada en “algún lugar” de la América Latina.

Irene y Francisco, viven en la parte iluminada de la vida, al margen de las tragedias, hasta que, de pronto, la violencia irrumpe en su historia de amor. Y los jóvenes entran de lleno en el mundo de las sombras donde campan por sus respetos el odio, la crueldad y la muerte. Un mundo tenebroso, cuya injusticia inhumana contribuirán a combatir con sacrificio y heroísmo.

De amor y de sombras es una historia terrible, pero también poética. Una obra en la que lo real se ve embellecido por lo imaginario y la calidad literaria da más vida a la autenticidad del documento. Una historia que, a pesar de todo, no renuncia a la esperanza…

Las soledades del muro

Las soledades del muro

Las Soledades del Muro – (Marcos Ana)

Nacido en 1921 en una aldea de Salamanca y en una familia de jornaleros campesinos, Marcos Ana emigró en su infancia a Madrid, al lado de su familia. Su evolución política le llevó a las filas del cristianismo militante al socialismo y, durante la Guerra Civil, al Partido Comunista de España. Luego, el calvario de la derrota le arrastró de cárcel a cárcel y de un consejo de guerra a otro, incluso en el interior de la prisión: dos penas de muerte le fueron conmutadas por sesenta años de encarcelamiento, de los cuales veintitrés fueron cumplidos hasta que una gran campaña internacional de solidaridad le arrancó de los muros de Burgos, en cuyo penal pasó los últimos dieciséis últimos años de su etapa carcelaria.

Liberado en 1961, recorrió el mundo llevando el testimonio y el mensaje de los presos políticos y fundó en París el CISE, “Centro de Información y de Solidaridad con España“, que tuvo por presidente de honor a Pablo Picasso: desde ese Centro se encargó de coordinar la movilización por la Amnistía y la solidaridad material con los presos políticos y sus familias.

Tras su reciente vuelta del exilio, Marcos Ana encabezó la lista a diputados por la provincia de Burgos como símbolo de los millares y millares de demócratas que en aquella prisión dejaron su vida por la noble causa de la libertad.

Las Soledades del Muro recoge una antología escritos por Marcos Ana en la cárcel; traducidos a todos los idiomas de los pueblos en lucha, aparecen por primera vez en una editorial española para que puedan ser conocidos, tras años de prohibiciones, por sus compatriotas.

Mi pecado es terrible:

Quise de llenar de estrellas

El corazón del hombre.

Por eso aquí entre rejas,

En diecinueve inviernos

Perdí mis primaveras.

Preso desde mi infancia

Y a muerte mi condena,

Mis hojas van secando

Su luz contra las piedras.

Más no hay sombra de “Arcángel

Vengador” en mis venas:

¡España! Es sólo el grito

De mi dolor que sueña…

Los anteojos de Oro

Los anteojos de oro

Los anteojos de Oro – (Giorgio Bassani)

En Bassani lo importante es la lucidez con que se pone a describir el mundo según un modo propio e interior de juzgarlo, un modo absolutamente laico, claramente racional, pero basado en una forma emotiva original e inagotable“, ha dicho Pier Paolo Pasolini. Y Eugenio Montale: “Modernísimo de la impresión y en el detalle  —hasta el punto de hacer pensar en la narrativa de un James o en la pintura de un Vuillard—  posee el arte de alejar sus figuraciones, como si las pusiera bajo el cristal”

Los anteojos de Oro, que en la más conocida de las ediciones italianas y en algunas traducciones hace cuerpo con “Las historias de Ferrara“, es un relato totalmente independiente y de capital importancia en el conjunto de las obras de Bassani.

Los lentes de oro , que Bassani dio a la imprenta en 1958, está destinado a perdurar en el tiempo. El ambiente es siempre el de la Ferrara de los tiempos del fascismo y de las persecuciones raciales (Bassani era boloñés de nacimiento, pero ferrarés por adopción).El protagonista, Athos Fadigati, veneciano de origen, ejerce como otorrinolaringólogo en Ferrara. Vive rodeado de la estima y la consideración de todos. Hasta que se descubre que Fadigati es homosexual, que está ligado sentimentalmente con un joven bello y cínico, Eraldo Deliliers, y no hace nada para esconder aquella relación que lo condena a los ojos de los bienpensantes.

Incluso un joven judío (el narrador del asunto), que forma parte del grupo frecuentado por Fadigati, nota una sensación de desagrado ante las particulares inclinaciones del médico. Pero, y por razones bien diferentes, también el joven judío ha sido relegado a los márgenes de la sociedad burguesa y provinciana de Ferrara, justamente porque la sangre que corre por sus venas no es “aria” y las leyes raciales fascistas obligan a la marginación de los judíos. Así, poco a poco, el joven judío siente cómo cede su desagrado inicial y comienza a frecuentar a Fadigati con humana, civil comprensión y solidaridad. Pero el médico, cada vez más aislado y despreciado por la comunidad, un día no resiste más y se mata lanzándose al río Po. No le será ni siquiera reconocido el suicidio: la Prensa dirá que se ha tratado de un accidente (el régimen no podía tolerar que uno pusiera fin a su propia existencia: ¿no se vivía acaso en una viril felicidad?)

A diferencia de las predecentes historias ferraresas, aquí Bassani evita en su escritura ciertos abandonos líricos frecuentes: los ambientes ferrareses, que antes aparecían envueltos “en una vaga atmósfera de encantamiento, de sortilegio” (G. Manacroda), ahora se adhieren con firme lucidez a una precisa realidad de hombres y de lugares.

El encuentro entre los dos “diversos“, el judío y el homosexual, es relatado por lo que es, sin ceder nunca a lo patético o a la conmiseración, manteniendo siempre el discurso en un alto registro que nunca es abstracto.

Luis Baldacci escribió en 1963: ” Los lentes de oro es una de las cosas más serias que se han escrito en estos últimos años, y también de las más alejadas de la moda corriente“. Y después: “Bassani consigue resolver todo en clave de narración:el desenlace emerge de la conducta misma de la novela“.