Archivo de la etiqueta: Édouard Vuillard

Los anteojos de Oro

Los anteojos de oro

Los anteojos de Oro – (Giorgio Bassani)

En Bassani lo importante es la lucidez con que se pone a describir el mundo según un modo propio e interior de juzgarlo, un modo absolutamente laico, claramente racional, pero basado en una forma emotiva original e inagotable“, ha dicho Pier Paolo Pasolini. Y Eugenio Montale: “Modernísimo de la impresión y en el detalle  —hasta el punto de hacer pensar en la narrativa de un James o en la pintura de un Vuillard—  posee el arte de alejar sus figuraciones, como si las pusiera bajo el cristal”

Los anteojos de Oro, que en la más conocida de las ediciones italianas y en algunas traducciones hace cuerpo con “Las historias de Ferrara“, es un relato totalmente independiente y de capital importancia en el conjunto de las obras de Bassani.

Los lentes de oro , que Bassani dio a la imprenta en 1958, está destinado a perdurar en el tiempo. El ambiente es siempre el de la Ferrara de los tiempos del fascismo y de las persecuciones raciales (Bassani era boloñés de nacimiento, pero ferrarés por adopción).El protagonista, Athos Fadigati, veneciano de origen, ejerce como otorrinolaringólogo en Ferrara. Vive rodeado de la estima y la consideración de todos. Hasta que se descubre que Fadigati es homosexual, que está ligado sentimentalmente con un joven bello y cínico, Eraldo Deliliers, y no hace nada para esconder aquella relación que lo condena a los ojos de los bienpensantes.

Incluso un joven judío (el narrador del asunto), que forma parte del grupo frecuentado por Fadigati, nota una sensación de desagrado ante las particulares inclinaciones del médico. Pero, y por razones bien diferentes, también el joven judío ha sido relegado a los márgenes de la sociedad burguesa y provinciana de Ferrara, justamente porque la sangre que corre por sus venas no es “aria” y las leyes raciales fascistas obligan a la marginación de los judíos. Así, poco a poco, el joven judío siente cómo cede su desagrado inicial y comienza a frecuentar a Fadigati con humana, civil comprensión y solidaridad. Pero el médico, cada vez más aislado y despreciado por la comunidad, un día no resiste más y se mata lanzándose al río Po. No le será ni siquiera reconocido el suicidio: la Prensa dirá que se ha tratado de un accidente (el régimen no podía tolerar que uno pusiera fin a su propia existencia: ¿no se vivía acaso en una viril felicidad?)

A diferencia de las predecentes historias ferraresas, aquí Bassani evita en su escritura ciertos abandonos líricos frecuentes: los ambientes ferrareses, que antes aparecían envueltos “en una vaga atmósfera de encantamiento, de sortilegio” (G. Manacroda), ahora se adhieren con firme lucidez a una precisa realidad de hombres y de lugares.

El encuentro entre los dos “diversos“, el judío y el homosexual, es relatado por lo que es, sin ceder nunca a lo patético o a la conmiseración, manteniendo siempre el discurso en un alto registro que nunca es abstracto.

Luis Baldacci escribió en 1963: ” Los lentes de oro es una de las cosas más serias que se han escrito en estos últimos años, y también de las más alejadas de la moda corriente“. Y después: “Bassani consigue resolver todo en clave de narración:el desenlace emerge de la conducta misma de la novela“.