Archivo de la etiqueta: Esclavitud

Raices

Raices

Raices – (Alex Haley)

Cuando Alex Haley era un niño, en Henning (Tennessee), su abuela solía contarle historias sobre su familia, hasta un antepasado que ella llamaba “el africano“. Contaba que ese hombre había vivido al otro lado del océano, cerca de lo que él llamaba “Kamby Bolongo” y que un día cuando estaba cortando un tronco en el bosque para fabricarse un tambor, fue atacado por cuatro hombres, apaleado, encadenado y arrastrado a bordo de un barco de esclavos con destino a la América Colonial.

Alex Haley creció con el recuerdo vivo de esas historias, y comenzó la búsqueda de documentación que pudiera autentificar las narraciones oídas. La investigación le ocupó durante doce años y tuvo que recorrer 800.000 kilómetros, pero al fin, descubrió no solamente el nombre de “el africano”  —Kunta Kinte—  sino también la localización precisa de Juffure, el lugar real de Gambia, en la costa Oeste de África, en la que fue prendido en 1767 a la edad de 16 años, hacinado en el Lord Ligonier hasta Maryland y vendido a un plantador de Virginia.

Así ha escrito el drama monumental de doscientos años de Kunta Kinte y las seis generaciones que vinieron tras él  —esclavos y libertos, campesinos y herreros, aserradores y encargados de coche-cama, abogados y arquitectos–,  y un escritor.

Pero Haley  ha hecho algo más que recapturar la historia de su propia familia. Ha redescubierto a un pueblo entero una rica herencia cultural que la esclavitud les arrebató, como les arrebató sus nombres y su identidad.

Mansfield Patk

Mansfield Park

Mansfield Park – (Jane Austen)

El mundo de los adultos, tanto social como familiar, siempre parece sólido y estable, pero no a los ojos de una niña. Al contrario, el refinamiento y la cortesía alimentan maquinaciones y estrategias de seducción, ocultan verdades peligrosas. Todo eso lo ve y lo vive Fanny Price en la Inglaterra dieciochesca, pero nadie le hace caso porque su destino es el de una cenicienta. No obstante, ni Fanny ni su creadora podían imaginar que dos siglos después los lectores sí le haríamos mucho caso, porque su historia es sencillamente subyugadora…

Introducción al Derecho del Trabajo

Introduccion al derecho del trabajo

Introducción al Derecho del Trabajo – (Manuel Alonso Olea)

Un inciso, simplemente por escribir algo:

Régimen de Esclavitud.

Sin entrar, por innecesario aquí, y más adelante lo abordaremos en todas sus formas, incluso las que afirma H. Laski en su Introduction to Politics, ni los modos por los que se advenía a tal situación –básicamente por el sojuzgamiento por conquista, o por cautividad del prisionero no sacrificado, bien permaneciendo éste en el suelo conquistado como cultivador, bien desarraigándolo para transportarlo a otras explotaciones agrarias, o utilizarlo como esclavo industrial o doméstico; después, agotadas las fuentes externas, por nacimiento de padres esclavos, o de madre esclava; excepcionalmente por situaciones varias de endeudamiento– ni, menos aún, si como pensó Comte, la esclavitud además de “radicalmente indispensable a la economía social de la antigüedad“, constituyó “un inmenso progreso.., puesto que sucedió a la antropofagia o la inmolación de los prisioneros” (J. Meynaud, Les groupes de pression), sin considerar tampoco si, como razonó Hegel, “el esclavo sirve como espejo o testigo que satisface la autoconciencia del dueño, llena la necesidad de reconocimiento, y le libera de la necesidad de matarlo con el mismo fin“.

Constataremos que “La esclavitud fue una Institución Universal en el Mundo Antiguo; hasta una tercera parte de los habitantes de Atenas fueran esclavos; la esclavitud fue tan característica de la economía de la Polis, como el asalariado lo es de la nuestra“, por otro lado, “Roma se edificó enteramente con el trabajo de los esclavos“; ambas, Grecia sobre todo, ofrecen el espectáculo de una comunidad de hombres libres sostenida y posibilitada por el trabajo de hombres no libres, reforzando y precisando aquéllos, los modos de dominio sobre estos a medida que perfeccionan las instituciones comunitarias. Con todas las matizaciones que se quiera, no deja de ser cierto que “ni la vida material de las civilizaciones greco-romanas, ni la civilización misma en lo que tiene de exquisito, son concebibles sin el trabajo forzoso“; ya nos remontemos a las modalidades varias, desde el pueblo judío, con respecto a Egipto (2200 a. J.C.)

Hispania, proletariado, actividades ociosas y productivas, pobreza y libertad, instrumentos remunerados. La naturaleza del trabajo esclavo, sus paradojas, el jornalero al que se refería Séneca, la estructura social del régimen de esclavitud, sus diversas transiciones hasta llegar a la de siervo, la intervención del estado…etc

La Fragancia de la Flor de Café

La fragancia de la flor del cafe

La Fragancia de la Flor de Café – (Ana Veloso)

Vitória aspira a más, a mucho más . Vita, como todo el mundo la llama, es hija de uno de los más ricos “Barones del Café“. Posee una belleza extraordinaria, es inteligente, hábil en los negocios, con un carácter fuerte e independiente, y es considerada el mejor partido del Valle.

Brasil, año 1884. En el Valle del río Paraíba, los terratenientes y sus familias llevan una vida lujosa y despreocupada gracias al trabajo de sus esclavos en las plantaciones de café. Cuando Vita conoce a León Castro, un periodista atractivo y enigmático, su vida cambia. León es abolicionista y lucha fervientemente contra la esclavitud y, por lo tanto, contra los intereses de la familia de Vita. A pesar de estas diferencias insuperables se enamoran perdidamente. Desde un inicio su amor está marcado por desencuentros. Una y otra vez los caminos de Vita y León se cruzan y se separan, pero ni el tiempo ni los reveses de la fortuna pueden con su pasión.

Ante el trasfondo del paradisíaco valle del río Paraíba y del pintoresco emporio de Río de Janeiro, de la época dorada de las plantaciones de café y de su ruina después de la abolición de la esclavitud, tienen lugar la saga de una familia de hacenderos y la historia de un gran amor.

La Fragancia de la Flor del Café“, es una novela tan deliciosa como el aroma del café recién molido: sensual y llena de fuerza, excitante y agridulce.

Sultana

Sultana

SULTANA – (Jean Sasson)

Sultana es una princesa saudí, que a pesar de su posición privilegiada, se rebela contra las costumbres que la someten a la voluntad de los hombres.

Sultana posee cuatro mansiones en tres continentes, un jet privado, y una incalculable fortuna, pero no tiene libertad ni control sobre sus propios actos..

Con la ayuda de la escritora Jean Sasson, Sultana revela la terrible opresión y los sufrimientos padecidos por las mujeres saudíes: matrimonios a la fuerza, esclavitud sexual, ejecuciones crueles….

Jean Seasson nació en un pequeño pueblo de Alabama, pero pronto sintió el deseo de conocer otras culturas. Viajó a Riyadh (Arabia Saudí) donde su trabajo en un centro sanitario de investigación le permitió conocer el drama de las mujeres musulmanas. Fruto de esta experiencia nació una de las trilogías más vendidas en todo el mundo, cuyo primer título es Sultana…

Momentos Cumbre de la Historia

Momentos cumbre de la historia

Momentos Cumbre de la Historia – (Cesar Vidal)

A veces de modo fortuito, otras mediante el engaño, en no pocas ocasiones con derramamiento de sangre, rara vez fruto de planes cuidadosamente elaborados, el curso de la historia se ha visto alterado de manera dramática y decisiva, de tal modo, que el mundo ya no volvió a se el mismo.

En este libro, César Vidal nos muestra algunos de los principales episodios históricos que cambiaron el rumbo de la Historia y, por ende, de la Humanidad.

Desde la derrota de los ejércitos persas por Alejandro Magno o la toma de Constantinopla hasta el fin de la esclavitud, el nacimiento de la Democracia moderna o la caída del Muro de Berlín, pasando por las 95 tesis de Lutero, la redacción de El Príncipe o el Manifiesto Comunista, una serie de acontecimientos son analizados en este libro con una perspectiva rigurosamente histórica.

Pero además, Cesar Vidal señala al lector las claves que esclarecen y explican la razón por la que ciertos hechos marcan un antes y después en el discurrir de la Historia y, sobre todo, los expone de tal modo que se puede percibir como si un hilo conductor los conectase en una sucesión coherente con el, a pesar de todo, avance de la civilización y la libertad.

Un libro imprescindible para, a través del pasado, interpretar y comprender el presente e imaginar el futuro.

Esclavo

Esclavo

 ESCLAVO – (Eric Corder)

El Sur de de los Estados Unidos, el mundo de la esclavitud y la Guerra de Secesión, ha dado origen a una mitología narrativa que ha tentado a los talentos más notables de la novelística americana, y hallado amplio reflejo a través de versiones cinematográficas basadas siempre en el contraste entre el refinamiento de la vida colonial, frente al drama escalofriante de la esclavitud. Desde Faulkner a Margaret Mitchell  –salvando todas las distancias que van del genio narrativo a la habilidad creadora de Bestsellers–  y pasando por novelistas como Erskine Caldwell, Kyle Onstott y Parkinson Keyes, este enfrentamiento ha posibilitado un impresionante despliegue narrativo, en el que juegan de manera fundamental el sadismo, la violencia, las pasiones desencadenadas, y también muchas veces, el más fácil sentimentalismo o la más descarada apología de la crueldad.

En las últimas décadas, los “Novelas del Sur“, aparecen cargadas de planteamientos polémicos y con un claro propósito reivindicador, exento del paternalismo lacrimoso de “La Cabaña del Tio Tom“. Eric Colder ha logrado plasmar en “ESCLAVO“, el cuadro más despiadado y lúcido de lo que fue la esclavitud en las áreas algodoneras de los Estados Unidos. La historia de Jud, el esclavo, el rebelde, el hombre que entrevé vagamente un mundo de dignidad humana, de libertad y justicia, constituye realmente un documento excepcional.

Entre la brutalidad más horrenda, en un mundo entregado implacablemente a los instintos, Jud irá forjando su consciencia de rebeldía. Tendrá que doblegarse a los caprichos sexuales de su ama, tendrá que soportar la prueba de la crueldad, y del altivo cinismo de sus dueños, perderá a su mujer y verá como su hijo, apenas nacido, es aplastado por los cascos del caballo brutalmente espoleado sobre la victima inocente. Pero esto será el final.

También Jud se entregará a la violencia, llegará al asesinato, intentará vislumbrar lo que es ser libre, pero esta idea es excesivamente compleja e inaprensible para un esclavo, hijo y nieto de esclavos. Y la idea de libertad irá en él unida inexorablemente, a la destrucción de cuanto el mundo blanco significa. Jud será, pues, un símbolo. Símbolo y victima. En él parecerá ensañarse el autor. Pero en el cuadro lacerante de sadismo, de crispación y de impotencia, su figura se agigantará con tintes de tragedia.