Archivo de la etiqueta: Escultor

Miguel Angel

Miguel angel

Miguel Angel – (Heinrich Koch)

Miguel Angel Buonarroti está considerado por muchos como el mayor artista de todos los tiempos, y desde luego su obra escultórica, pictórica y arquitectónica, unida a sus escritos poéticos y a sus amplios conocimientos de otras materias, avalan suficientemente esta afirmación. Sin ninguna duda, el término de genio es el que mejor define a este personaje.

Heinrich Koch realiza en esta biografía un recorrido por la vida y la obra del polifacético artista, a partir de un minucioso análisis de documentos de la época. Una buena selección de cartas, poemas y escritos del propio Miguel Angel sirven para poner de manifiesto,con objetividad, no sólo el entorno, los hábitos de trabajo y la forma de vida del toscano universal, sino también, y sobre todo, los rasgos más destacados de su controvertida personalidad y de su arte.

Miguel Angel fue toda su viuda un solitario; lo fue incluso en la cúspide de su fama: mientrs trabajaba en los frescos de la Capilla Sixtina confesaba a su hermano en una carta: “Estoy tan atareado y tan sometido a esfuerzos físicos que sólo puedo ocuparme de mi mismo. No tengop amigos, ni tampoco los deseo

Esta confesión fija una situación fundamental de su existencia: la soledad. Una soledad que era condición imprescindible para desarrollar su creatividad attística, y a la qu, además, tendía por inclinación natural. Miguel Angel se aislaba de un entorno que juzgaba tosco e incapaz de comprender su arte. A su vez, sus contemporáneos censuraban su caracter huraño, sus extrabagancias, todas estas críticas, según se desprende de una conversación con Vittoria Colonna y otras personas de su confianza, transmitida por el pintor portugés Francisco de Holanda: “La gente es muy dada a difundir mentiras sobre los pintores de renombre: son raros, insoportables y rudos en el trato, y sin embargo nadie más humano que ellos” La dificultad de trato con esos artistas no radica únicamente en su orgullo, porque rara vez encuentran personas que comprendan sus obras. Además, evitan las conversaciones vanas, que pueden arrancarlos de su rico mundo interior…

Es disparatado pensar que un artista se aparta de las personas por puro orgullo o soberbia, porque ése es el camino más fácil para perder amigos y granjearse enemigos. Si tal hace, justo es que se le critique. Pero si desdeña las palabras hueras y la fácil lisonja por no estar acordes con su forma de ser y porque debe dedicar todas sus enegías a su arte, me parecería la mayor de las injusticias impedirle vivir a su aire. ¿Po qué, entonces, importunar a semejante hombre que voluntariamente prefiere la soledad? ¿Por qué obligarle a participar en conversaciones vacías que perturban su calma creadora? ¿Acaso no sabeis que hay tareas que necesitan de la persona entera sin darle un momento de respiro para la ociosidad…? Vosotros no juzgaís a un artista por su propio valor, sino tan sólo prque lisonjea vuestro orgullo, relacionaros con una persona que trata con papas y emperadores. En mi opinión el artista que presta oídos a la adulación del público más que a la calidad de su propio arte, no es un verdadero artista, sino un espíritu corriente que no es preciso buscar con linterna porque se le encuentra en todas partes…

Edwin Henry Landseer

El monarca de Glen

Sir Edwin Henry Landseer (7 de marzo de 1802 – 1 de octubre de 1873); pintor británico, especialista en pinturas de animales. Sus más conocidos trabajos son, sin embargo, las famosas esculturas de los leones en el monumento a Horacio Nelson en la Trafalgar Square (Plaza Trafalgar) de Londres.

El mito afirma que era capaz de pintar con las dos manos simultáneamente. Se cuenta que podía pintar la cabeza de un caballo con una mano, mientras que con la otra trabajaba la cola.

Gregorio Hernandez

Gregorio Hernández, también llamado Gregorio Fernandez, (Sarria, Lugo 1576 – 1636 Valladoliz). Escultor español del periodo barroco. Sus esculturas son dramáticas, y de una gravedad expresiva, que traspasa lo intensamente emocional. Sus trabajos son realidad y expresión. Muchas de sus esculturas religiosas se pueden ver en catedrales e iglesias, y especialmente en el Museo Nacional de Escultura de Valladoliz.

La Inmaculada

Cristo yacente

(Las dos imagenes religiosas son de la Wikipedia)