Archivo de la etiqueta: Esperanza

El Revés de la Trama

El reves de la trama

El Revés de la Trama – (Graham Greene)

Graham Greene cuenta en El Revés de la Trama la historia del hombre acorralado de nuestra época. El caso que se narra tiene todos los alicientes de la novela policial, pero el arte de Greene y su propia madurez humana han logrado concebir una variante que enriquece la situación a la vez que la despoja de los fáciles atractivos de la ficción policial, con sus mecánicos golpes de suspense. Esta vez el perseguidor y la víctima son una sola persona; esta vez la caza es apenas simbólica: el protagonista, Scobie, está acorralado por sí mismo.

Aparte de los visibles, de los que van componiendo la trama de la situación, hay en la novela un personaje más: Dios. Y su inclusión permite considerar toda la historia desde un ángulo completamente distinto. En realidad, el verdadero problema de Scobie es que sólo puede sentir amor por Dios. Un amor al que se resiste, pero que lo conduce a su propia destrucción: el suicidio, la condenación eterna, sobre la que se cierne la esperanza, no obstante informulable, de que Dios viole por él sus propias normas, obre el milagro, y lo salve.

Dentro de la carrera literaria de Greene, El Revés de la Trama, a la vez que un abandono de los recursos más efectistas de la novela, constituye la presentación de un tema de eterna vigencia. Este libro intenso, real y seductor es una de las obras capitales de la ficción de nuestro tiempo.

La Piedra de Toque

La piedra de toque

La Piedra de Toque – (Montserrat del Amo)

En la consulta del médico. Margarita, la madre, orgullosa hasta reventar, por las maravillas  —reales o imaginadas—  de su niño.

El hijo, Carlos Alberto, dieciséis años. Y la enfermera, que pregunta y pregunta, que sondea y sonsaca, que pone nerviosa a doña Margarita. Y el enfado de la madre porque aquella ignorante enfermera no capta, no descubre, no admira la enorme inteligencia, el alto coeficiente mental de Carlos Alberto.

Y, al final, la indignada horrible explosión de Margarita porque a su niño no lo recibe el famoso doctor Deva, sino un vulgar colaborador suyo, el doctor Fernando Méndez. Ese doctor Méndez al que Margarita llama, a gritos “enfermo, perturbado, loco…

En La Piedra de Toque, Montserrat del Amo ha escrito la historia de un paralítico cerebral. Y del tesón de unas personas que, en vez de encasillarlo como “subnormal” y marginarlo, privándole de la educación especial, creen en él y en sus posibilidades.

Esta es una interesante novela que hará pensar a los lectores. La Piedra de Toque no es una novela amarga, sino llena de ilusión y esperanza. Es la historia de una superación

Del sentimiento trágico de la vida

El sentimiento trágico de la vida

Del sentimiento trágico de la vida – (Miguel de Unamuno)

Este doquijotesco don Miguel de Unamuno“, como le saludaba en un verso famoso Antonio Machado, nació en Bilbao en 1884 y murió en Salamanca el 31 de Diciembre de 1936. En esta ciudad transcurrió lo más fecundo de su existencia, entregado a su cátedra de griego, a la rectoría de la Universidad, a sus andanzas y coloquios infatigables, y a una obra fecundísima de escritor y removedor de ideas.

Se le ha considerado siempre una de las mentes más profundas y originales de Europa, habiendo alcanzado casi todas sus obras  versiones a los más distintos idiomas. Unamuno abarcó muy diversos géneros  –poesía, ensayo, teatro, filosofía, novela-,  dejando en todos la huella de su poderosa personalidad. Del Sentimiento Trágico de la Vida es una extraordinaria y apasionada serie de meditaciones en torno a los problemas fundamentales del espíritu y del destino humanos.

Ha sido reconocida por modo unánime como su obra capital. En ella está el alma española junto a la celosía del confesionario en plena confesión, y lo más atractivo de su tono es el sincero dramatismo concienzudo y sin orgullo con que don Miguel se da rudos golpes de pecho, penitente español en la catedral de su alma…

El hombre de carne y hueso – El punto de partida – El hambre de inmortalidad – La esencia del catolicismo – La disolución racional – En el fondo del abismo – Amor, dolor, compasión y personalidad – De Dios a Dios – Fe, Esperanza y Caridad – Religión mitología de ultratumba y apocatástasis –  El problema práctico – Don Quijote en la Tragicomedia europea contemporánea

La Puerta de la Esperanza

La puerta de la esperanza

La Puerta de la Esperanza – (J. A. Vallejo-Nájera)
En Noviembre de 1989 diagnosticaron al Doctor Vallejo-Nájera un cáncer de cabeza de Páncreas, y desde el primer momento supo que su enfermedad era mortal. Le quedaban pocos meses de vida. No obstante, siguió cumpliendo con sus compromisos profesionales.
Terminó el libro que estaba escribiendo, “Aprender a hablar en Público hoy” (lo podéis encontrar en mi libreria), y continuó asistiendo al espacio radiofónico que compartía en la Cadena Cope, y a la tertulia del programa “A mi Manera”, que dirigía Jesús Hermida en Televisión Española. En este último programa le hizo una entrevista Jesús Hermida, en la que el Doctor Vallejo-Nájera explicó el sentido de su vida, de su Fe Católica, y de su convencimiento de que la Muerte es una puerta que se abre a la Esperanza. Tuvo tal repercusión esa entrevista que decidió escribir un libro, “La Puerta de la Esperanza“, donde se narran diversos aspectos de su vida, y del tiempo que le tocó vivir. Como la enfermedad avanzada le impedía escribirlo personalmente, requirió la colaboración de José Luis Olaizola, escritor con el que le unían lazos de amistad y compañerismo. Durante dos Meses –los últimos de su vida–, ambos escritores trabajaron mediante conversaciones que iban grabando.

El libro, escrito con la sinceridad y la trascendencia de quién emprende la última recta del camino, desvela la singular personalidad de Juan Antonio Vallejo-Nájera, Medico, Pintor, Encuadernador, Escritor, Deportista, y, por encima de todo, hombre, esposo y padre de familia.

José Luis Olaizola, acreditado novelista, ha sabido trasladar al papel, esas conversaciones, y completarlas con las de otras personas que conocieron al Doctor Vallejo-Nájera, consiguiendo un relato con la fuerza y el verismo de una novela vivida.

Terrirorio comanche

Terrirorio comanche

Territorio Comanche – (Arturo Pérez-Reverte)

Una auténtica historia de Guerra nunca es Moral. No instruye, ni alienta la Virtud, ni sugiere modelos de comportamiento, ni impide que los hombres hagan las cosas que siempre hicieron. Si una historia de Guerra parece Moral, no la creáis.

Guerra de Bosnia, principios de los años noventa.

Una novela extraordinaria que es, además, una lúcida reflexión sobre el periodismo

«Para un reportero en una guerra, territorio comanche es el lugar donde el instinto dice que pares el coche y des media vuelta; donde siempre parece a punto de anochecer y caminas pegado a las paredes, hacia los tiros que suenan a lo lejos, mientras escuchas el ruido de tus pasos sobre los cristales rotos. El suelo de las guerras está siempre cubierto de cristales rotos. Territorio comanche es allí donde los oyes crujir bajo tus botas, y aunque no ves a nadie sabes que te están mirando.»

Esta novela fue llevada al cine por Gerardo Herrero y protagonizada por Imanol Arias y Carmelo Gómez.

Territorio comanche es una obra maestra, no porque sea de una perfección literaria sin igual, sino por todo lo que ésta conlleva. No sólo es de fácil lectura, sino que se acerca al estilo de los artículos periodísticos que nos enriquecen culturalmente. Se trata de una obra en la que Reverte saca lo más profundo de sí y lo pone a la vista de todos aquellos a los que la guerra nos queda tan lejos, nos ofrece otro punto de vista.

No solo habla de la muerte y destrucción, sino que nos habla de amistad. De personas y de sentimientos. Sentimientos de amor y de odio, de ternura y de ilusión, de esperanza y de deseos como el que sentía Márquez por su puente. Juega un poco con la muerte, hace bromas con ella e incluso se permite reírse de los muertos como Sexsymbol. Pero esto sólo lo puede hacer alguien que ha sido capaz de ganarle a la muerte cuando ésta le tuvo enfrente.

Es una novela excepcional e incluso se podría decir que consiguió salir victoriosa de su adaptación al mundo cinematográfico, pues hay que felicitar a los actores por su interpretación y sobre todo agradecer ese decorado real que nos permitió sentir más cerca lo que quería mostrar.

Me gustaría acabar este apartado con un comentario que hizo el propio Pérez-Reverte sobre esta adaptación cinematográfica:

“Ninguna película es nunca tu historia, ni la que has escrito ni la que ha vivido. Hay cosas que te gustan más, otras menos y otras nada. Sin embargo, a pesar de todo eso, a veces una película consigue recuperar, o construir, algo que merece la pena. En el caso de Territorio Comanche ha sido así. Se trata de una película voluntariamente seca y dura, fría, con ninguna concesión a la retórica fácil, las pseudocoartadas morales ni los efectos sentimentales que solemos encontrar en las películas sobre reporteros de guerra.

Territorio Comanche es una simple historia de amistad y de trabajo en un lugar difícil, en un mundo difícil, entre gente que se dedica a la difícil tarea de contar para espectadores lejanos una guerra que desde Troya a Sarajevo siempre fue la misma. Una guerra que, a pesar de sus crónicas diarias y la crudeza de sus imágenes, esos hombre y esa mujeres, los periodistas que cubren conflictos bélicos saben por experiencia que seguirá siendo siempre la misma guerra, sin que eso altere, salvo por unos minutos de telediario, el pulso de la gente. En Territorio Comanche, hasta los colores, fríos y grises, corresponden a la mirada desesperanzada y lúcida con que realmente ves la guerra cuando estás metido en ella; y logran crear de un modo bastante fiel, tratándose del cine, el modo en el que trabajan los reporteros profesionales.

Creo que Carmelo, Imanol y los otros, encarnan con suficiente credibilidad la mirada de quienes viven el horror sabiendo que nada, ni siquiera su trabajo, podrá impedir que el hombre siga matándose hasta la consumación de los tiempos. Precisamente la toma de partido de Gerardo Herrero es esa: la áspera sequedad de una trama y unas imágenes más elocuentes que un discurso, una lágrima o una bandera. Por supuesto, no faltarán algunos imbéciles que lamenten en esta película la ausencia de demagogia al uso, camuflada de compromisos morales o éticos, de hermanitas de la caridad travestidas de periodistas filántropos que viven y mueren por la solidaridad, la paz y el progreso, en vez de profesionales que se limitaban a hacer su trabajo lo mejor que podían, a cambio de un sueldo y de una cierta idea del mundo y de sí mismos. Pero da igual. Ellos nunca fueron reporteros, ni estuvieron allí. Ni les mataron, trabajando, a cincuenta y dos compañeros”.

La Ciudad de la Alegría

La ciudad de la alegria

La Ciudad de la Alegría – (Dominique Lapierre)

Un sacerdote francés, un joven médico norteamericano, una enfermera de Assam y un ex campesino indio que se gana la vida tirando de un rickhaw se encuentran un día bajo las cataratas del monzón y se instalan en el alucinante decorado de un barrio de Calcuta para cuidar, ayudar, salvar. Condenados a ser héroes, pelearán, lucharán, vencerán. En medio de las inundaciones, las ratas, los escorpiones, los eunucos, los dioses, las fiestas y las setenta mil “luces del mundo” que pueblan la Ciudad de la Alegría. Su epopeya es un canto de amor, un himno a la vida, una lección de ternura y de esperanza para todas las personas de nuestro tiempo.

Agostino – La Desobediencia

Agostino la desobediencia

Agostino – La Desobediencia – (Alberto Moravia)

Aunque Alberto Moravia (nacido en 1907), se diera a conocer en los medios literarios italianos ya a finales de la década de los 20  –sus primeras novelas fueron interpretadas como una critica del fascismo, y el propio Mussolini llegó a censurar personalmente una de ellas–  solo, en la posguerra europea sus obras han saltado las fronteras idiomáticas para ocupar un lugar de primerísima fila en la narrativa mundial.

La desesperanzada visión de una realidad absurda y sin sentido se expresa en el gran novelista romano a través de una rara perfección estilística y un orgánico equilibrio en el desarrollo argumental. En los dos relatos agrupados en este volumen, encontramos en estado puro dos de las constantes de su obra; por un lado la desgana, la indiferencia y el hastío engendrados por una sociedad alineada; por otro, el mundo de ensoñación y esperanza de los adolescentes.

Agostino es una pequeña obra maestra. El protagonista, niño aún, descubre a su alrededor un mundo duro y opaco del que la protectora sombra materna ya no puede ampararle; la crisis de sus relaciones le lanza a las tinieblas exteriores en el preciso momento en que entra en la adolescencia. El personaje central de La Desobediencia, es también un muchacho que se revela contra la vida pequeño-burguesa, perfecta desde la óptica de sus padres pero carente de alicientes para él, que le aguarda en el futuro. En la trama de los dos relatos la iniciación en el amor es la clave mágica para adentrarse el mundo de los adultos y, a la vez , el único camino para superar el extrañamiento y la incomunicación.

Historia de dos Ciudades

Una historia en dos ciudades

Historia de dos Ciudades – (Charles Dickens)

Un épico cuadro de abrumadora grandeza, enmarcado por las turbulencias de la Revolución francesa.

Había un rey de enorme mandíbula y una reina de rostro feo que ocupaban el trono de Inglaterra; un rey de quijada también muy desarrollada y una reina de lindo rostro se sentaban en el trono de Francia. Y en ambos países, para los señores que monopolizaban las provisiones de la nación, estaba más claro que el vidrio, que las cosas en general estaban ya firmemente asentadas para siempre.

Historia de dos ciudades

Fue el mejor y el peor de los tiempos; la era de la Sensatez y de la Necedad; la Época de la Fe y de la Incredulidad; la Hora de la Luz y de las Tinieblas. Fue la Primavera de la Esperanza y el Invierno futuro de la Desesperación; todo el Futuro era nuestro y no teníamos Futuro alguno; todos íbamos derechos al Cielo, y todos íbamos en sentido contrario. En resumen: aquella época fue tan parecida a la actual, que algunas de sus personalidades más características y vocingleras insistieron en que tanto en lo bueno como en lo malo, solo se le aplicasen los calificativos extremos.

En el fondo hirviente de violencia y villanía, Charles Dickens nos presenta el proceso Psicológico de un pueblo y el nacimiento de un sacrificio aislado, ennoblecido por el amor.

TOKIO ya no nos quiere

Tokio ya no nos quiere

TOKIO ya no nos quiere – (Ray Loriga)

Durante los extraños días del Nuevo Milenio que se avecina, un –dealer– viaja a través del mundo ofreciendo a sus incontables clientes su mejor y más preciada mercancía: un fabuloso compuesto químico que permite aniquilar los recuerdos y la memoria a voluntad. Atrapado en la red de un mundo virtual difuminado por las drogas y encerrado en un espacio y un tiempo que han dejado de ser referencias a las que aferrarse, el protagonista inicia un frenético itinerario hacia su propio pasado: un pasado marcado por una remota presencia –posiblemente el amor– que duerme anclada en un inhóspito lugar de la memoria…

Rodeado de personajes excéntricos y fanáticos que se superponen dentro de un paisaje siempre cambiante, y acosado por la voraz ambición de la multinacional para la que trabaja, el peregrinaje de este ejecutivo se convertirá en una huida sin retorno al fondo de su propia mente. Arizona, Bangkok, Vietnam, Madrid, Berlín y nuevamente Arizona son algunos de los escenarios de una sociedad cuyas reglas morales parecen agonizar, un espacio irreal donde habitan hombres sin raíces ni historia, sin culpa ni remordimientos: seres quizás inexistentes…

A medio camino entre –la road movie– y el clásico relato de ciencia ficción, Ray Loriga nos ofrece la posibilidad de acercarnos a una realidad inmediata que empieza a materializarse ante nuestros ojos: un futuro donde conceptos como memoria y recuerdo dejan de tener sentido…