Archivo de la etiqueta: Ética

Poesía completa

Poesia completa - William Blake

Poesia completa – (William Blake)

Visionario, grabador y poeta, William Blake nació en Londres en 1757 y murió en 1827 en la misma ciudad. Fue el menos contemporáneo de los hombres. En una era neoclásica urdió una mitología personal de divinidades no siempre eufónicas: Orc. Los, Enitharmon. Orc, anagrama de Cor, es encadenado por su padre en el monte Atlas; Los, anagrama del Sol, es la facultad poética; Enitharmon, de dudosa etimología, tiene como emblema a la Luna y representa la piedad. En las Visiones de las Hijas de Albión, una diosa, Oothoon, tiende redes de seda y trampas de diamantes y apresa para un hombre mortal, del que está enamorada, “muchachas de suave plata y de furioso oro“.

En una era romántica, desdeño la Naturaleza, que apodó el Universo Vegetal. No salió nunca de Inglaterra, pero recorrió, como Swedenborg, las regiones de los muertos y de los ángeles. Recorrió las llanuras de ardiente carena, los montes de fuego macizo, los árboles del mal y el país de tejidos laberintos. En el verano de 1827 murió cantando. Se detenía a ratos y explicaba ¡Esto no es mío, no es mío! para dar a entender que lo inspiraban los invisibles ángeles. Era fácilmente iracundo.

Creía que el perdón es una flaqueza. Escribió: “El gusano partido en dos, perdona al arado“. Adán fue arrojado del Edén por haber probado la fruta del Árbol de la Ciencia; Urizen fue arrojado del paraíso por haber promulgado la ley moral.

Cristo enseñó que el hombre se salva por la fe y por la ética; Swedenborg agregó la inteligencia; Blake nos impone tres caminos de salvación: el moral, el intelectual y el estético. Afirmó que el tercero había sido predicado por Cristo, ya que cada parábola es un poema. Como Buddha, cuya doctrina, de hecho, era ignorada, condenó el ascetismo. En los Proverbios del Infierno leemos: “El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría“.

En sus primeros libros el texto y el grabado tienden a ser una unidad. Ilustró admirablemente el Libro de Job, la Comedia dantesca y las poesías de Gray.

La belleza de Blake corresponde al instante en que se encuentran el lector y la obra y es una suerte de unión mística.

Swinburne, Gilchrist, Chesterton, Yeats y Denis Saurat le han consagrado sendos libros.

William Blake es uno de los hombres más extraños de la literatura

Resurrección

Resureccion

Resurrección – (León Tolstoi)

Entre las novelas estelares de Tolstoi, junto a Guerra y paz y Ana Karenina, figura Resurrección, publicada en 1899. Esta novela se centra aparentemente, en una historia de seducción pero el pretexto argumental no se explicaría sin la consecuencia de unas reacciones morales: el seductor sigue a la muchacha a Siberia, donde se la confinó después de haber sido, injustamente condenada… El arrepentimiento y la redención son dos valores éticos que confieren un giro inesperado a la novela y dan la medida enorme de la personalidad de Tolstoi.

Cuando el príncipe Nejliúdov acude al tribunal para ejercer su deber ciudadano como jurado, no se imagina que una de las acusadas es Katia Máslova, la antigua criada de sus tías, la joven a la que sedujo años atrás. Ahora, convencido de su inocencia, se siente culpable de la difícil situación en la que se encuentra Katia y de la posibilidad de que sea condenada a trabajos forzados en Siberia.

Con Resurrección, la última de sus tres grandes novelas, León Tolstoi aborda el complejo proceso de cambios a los que tuvo que enfrentarse la sociedad rusa en los convulsos años finales del siglo XIX. A partir de los esfuerzos del príncipe Nejliúdov por redimir a Katia del estigma que le provocó en su juventud, Tolstoi refleja su propia indignación ante las injusticias sociales de un país en decadencia y de una aristocracia anacrónica y autocomplaciente. Un relato íntimo de culpa, rabia y arrepentimiento dominado por la redención y la condena de la violencia.

El hombre Necrotropo

El hombre Necrotropo

El hombre Necrotropo – (Hans Von  Hentig) – Estudios de Psicología Criminal XI

Considerada como tema, la necrofilia pierde todo su horror  —del que no están libres ni siquiera hombres que pretenden legislar–,  si se saca al extravío del aislamiento de todos los hechos escuetos para implicarlo en conexiones más amplias, mucho más amplias. Aquí queda incluido el tratar de descubrir los primeros gérmenes, el trasfondo, profundamente oculto, del absurdo, cuanto tan sólo aparece como un tímido deseo, juego mental, ansia felizmente reprimida, huésped clandestino, sin ser aún objeto de la ley y de la ética.

Para estos estados de transición había que encontrar un término nuevo. La vida de las plantas proporciona modelos, que aluden a simples giros, querencias, impulsos de movimiento en dirección a un estímulo, al fototropismo, quimiotropismo, geotropismo y cosas semejantes. Antes de desencadenarse cualquier reacción precede un movimiento de búsqueda. La “sinuosidad” psíquica puede compararse con estos procesos en el plano más elevado de los seres vivos.

El necrófilo al que conseguimos sorprender y atrapar es un caso extremo del necrotropo. No podrá comprendérsele en cuanto individuo extraviado, si no se buscan las raíces de la malformación hasta llegar a los sustratos más profundos de la conciencia, a épocas en las que el muerto no era algo “vacío y yermo” sino que, a su manera, se movía en torno a nosotros, silencioso, viviendo de otros modos.

No satisface a la sensibilidad humana el que con la muerte se apague y concluya todo vestigio de vida, como cuando una vela se consume. Cierto es que se abandona la envoltura carnal, pero se liberan potencias distintas y sutiles, que se asientan en nuevos y misteriosos soportes, el soplo del aire, las sombras, fuegos fatuos, corceles espectrales que cabalgan sobre las nubes, y cuando están encolerizadas también en la tempestad. El cuerpo es puesto en seguridad en la fosa, pero la descomposición desata desconocidas energías. La fe las llama almas, porque proceden de los lagos y después de vivir sobre la tierra retornan a ellos.

Para tus quince años

Para tus quince años

Para tus quince años – (Emilio Enciso Viana)

Para ti los publico hoy, aunque no todos han sido escritos para ti.

Las muchachitas de quince años sois como las aguas del río, que todos los días son distintas, y las que ayer pasaron a mi vera, hoy están metiditas en el mar.

En el mar de la juventud, confundidas como muchas otras están mis lectoras de los años pasados. Y ya veo detrás de vosotras a las de catorce que os empujan con su prisa de llegar a ser mujeres, como vosotras empujais a las de dieciséis.

Ávidas de saber, con una sed insaciable de conocer la vida, me pedís que os escriba más, más cosas, como escribo para las mayores.

Pues ahí va esa colección de artículos.

Los escribí para Marujilla, Totina, Mincha y demás quinceañeras que entre 1948 y el 1956 han triscado y reído por las calles de España.

Pero resulta que las Marujillas, Totinas, Minchas, etc., que hoy ríen y bullen por las calles españolas sois vosotras, con los mismos apellidos, las mismas facciones, la misma psicología, las mismas ganas de reír y los mismos afanes de vivir. Luego, mis artículos son para vosotras.

Dicen que no hay quince años feos. No sé lo que dirá vuestro espejo. Lo interesante es que el Señor encuentre vuestros quince años floridos.

Cuenta la historia que un día primaveral Dios envió un ángel a saludar a una muchachita de quince años. Y la encontró tan linda, que el ángel la dijo:

Dios te salve, la llena de gracia.

y como la muchachita se aturdió, el ángel añadió:

Es Dios quien te encuentra graciosa.

No me preocupa lo que pueda decirte tu espejo; me interesa lo que pueda decirte Dios.

¿Te dirá un día que eres graciosa, que estás llena de gracia?

Ayudarte a lograrlo es el objetivo que me propongo al acceder a tu petición de publicar una colección de mis articulos.

Angel Femenino

Angel femenino

Ángel Femenino – Cartas a Pepita – (Attilio Bruschetti)

¡Vosotras en floreciente juventud! ¡Yo, casi en helada vejez! Sin embargo, estamos enlazados por la honda simpatía y perseguimos un mismo ideal.

Si vosotras no me alentarais; si leyendo a corto estas páginas, cuando yo las escribía, no hubierais suscitado interesantes conversaciones sobre tan importante tema, que con tacto y discernimiento desgranabais, no se me habrían ocurrido muchas ideas y seguramente no viera esta obrita la luz pública…

Así, a vosotras la dedico y os agradezco que hayáis sido mis amables y gentiles cooperadoras, las Ninfas Egerias que inspirasteis, no al antiguo rey de Roma, sino a este entusiasta admirador de la mujer, cuyo sueño dorado es que aceptéis este modestisimo presente, que os ofrezco en aras de toda mujer digna de colaborar en la sublime obra de la salvación del mundo.

(Attilio Bruschetti)

El Caballero de la Armadura Oxidada

El caballero de la armadura oxidada

El Caballero de la Armadura Oxidada – (Robert Fisher)

Este libro nos enseña, con sutil sentido de la ayuda mutua, que debemos escapar de las barreras que nos impiden amarnos y conocernos a nosotros mismos para poder ser capaces de dar y recibir amor en abundancia. También que no siempre tenemos que guiarnos por lo que los demás piensen sobre nosotros mismos y que tenemos que ser independientes, pero que las personas que tanto amamos y nos aman, siempre estarán junto a nosotros para ayudarnos. Esta lectura nos enseña muchas cosas que debemos aprender. Cristóbal y su madre fueron pacientes al esperar a que el caballero se quitara esa armadura, y el Caballero también fue paciente con eso.

El Caballero de la armadura oxidada no es un libro… es una experiencia que expande nuestra mente, que nos llega al corazón y alimenta nuestra alma. Sus profundas enseñanzas éticas son de una sencillez y humildad tal que se consiguen interiorizar naturalmente y la riqueza de su prosa nos inunda de belleza. El protagonista, un caballero deslumbrado por el brillo de su propia armadura, a pesar de ser bueno, generoso y amoroso, no consigue comprender y valorar con profundidad lo que tiene, descuidando “sin querer” las cosas y las personas que le rodean. Su armadura se va oxidando hasta que deja de brillar y, cuando se da cuenta, ya no puede quitársela. Prisionero de sí mismo, emprende entonces un viaje al final del cual, gracias a la ayuda de diversos personajes, logra deshacerse de la armadura que le ha imposibilitado abrirse al mundo. Este libro nos enseña, con un sutil sentido del humor, que debemos liberarnos de las barreras que nos impiden conocernos y amarnos a nosotros mismos para poder ser capaces de dar y recibir amor en abundancia.

Tras un largo tiempo caminando solo y perdido encontró a Merlín, este le ayudó a recuperarse (pues había hecho un largo camino y se encontraba medio muerto). Tras pasar allí un largo tiempo empezó a sensibilizarse y escuchar a los animales, decidió que tenía que irse de allí pero su familia no lo quería, pero debía quitarse esa armadura, aunque no fuera por ellos por si mismo. Merlín le propuso para esta misión que recorriera el sendero de la verdad y que dejara el de la mentira, que es el que había recorrido hasta ahora. Le dijo que cuando llegará a la cima de la montaña que estaba tras ese camino se liberaría de su armadura. En ese camino se encontraría con tres castillos: El del Silencio, el del Conocimiento y el de la Voluntad y la Osadía. Durante su camino le acompañarían una ardilla y Rebeca, una paloma mensajera. A la mañana siguiente su visera se había oxidado, las lagrimas vertidas por el rechazo de su hijo lo hicieron.

En el primer castillo, al que tuvo que entrar solo, se encontró con su rey, pero él se negó a hacer el camino con él porque sino no aprendería nada de aquel castillo. En él cada vez que se daba cuenta de una cosa de si mismo aparecía una puerta que le llevaba hacia habitaciones cada vez más pequeñas. En una sala lloró mucho por su mujer y por todo el daño que le había hecho. Hasta que llegó a una en la que se encontró consigo mismo, su yo verdadero, al que llama Sam. Al despertarse se encontró fuera del castillo con sus animales y sin el yelmo de su casco. Las lagrimas que derramó por su mujer obraron el milagro.

Luego llega al castillo del conocimiento. Un castillo grande pero muy oscuro. En él cada vez que descubre una verdad empieza a haber más luz. En este castillo descubre algo muy importante: Sólo si te amas a ti mismo podrás amar a los demás. Se da cuenta de que más que amar a su mujer la había necesitado y al mirarse a un espejo se dio cuenta de todo el potencial que tenía como persona. En el patio del centro del castillo había un hermoso manzano. Gracia a este Merlín le enseñó algo sobre la ambición, que más que la de la mente (que sólo traía codicia) debía de descubrir una nueva, la del corazón, que servía para él y para todo el mundo. Tras prometer que su ambición sólo sería de ese tipo el castillo se volatilizó. Tras el paso por este castillo pierde el chaleco de la armadura.

Mas tarde llega al castillo de la Voluntad y la Osadía. Pero al llegar allí descubre que en el otro lado del puente hay un dragón, que se llama del Miedo y la Duda. El caballero sabe gracias a sus amigos que el dragón solo es producto de su mente y que si se enfrenta a él dejará de existir. Tras unos intentos lo consigue y el dragón se hace cada vez más pequeño hasta que desaparece. Al abrir puerta el castillo desaparece.

La última parte del libro se desarrolla en la cima de la verdad. Allí tras escalar un rato se encuentra con una inscripción que le invita a soltarse del peñasco del que depende su vida en este momento. Lo hace y empieza aceptar muchas cosas de su vida y en ese momento empieza a caer hacia arriba y al llegar a la cima se da cuenta de algo muy importante: él es amor. Con las lagrimas que vierte se libera de lo poco que le quedaba de armadura.

Lecturas para minutos 1

Lecturas para inutos 1

Lecturas para minutos 1 – (Hermann Hesse)

La sintonización de las nuevas generaciones con la sensibilidad ética, la preocupación estética y la visión del mundo de Hermann Hess (1887-1962) ha contribuido de forma  decisiva al renacimiento del interés  por su obra narrativa y ensayística. La recopilación de Pensamientos Extraídos de sus Libros y Cartas, iniciada con este volumen y continuada en un tomo posterior también titulado Lecturas para Minutos, se ordena en torno a los problemas centrales de la condición humana; la distribución temática en catorce apartados (política, religión e Iglesia, sociedad e individuo, escuela y educación, realidad e imaginación, arte y artistas, amor y muerte, juventud y vejez, etc) posee un carácter sobre todo orientativo.

La lectura de los dos volúmenes  –señala Volker Michels, autor de la selección–  muestra la coherencia y continuidad de un pensamiento profundamente fecundo y original, que en ocasiones ofrece visiones diferentes de un mismo problema al considerarlo desde situaciones distintas e irrepetibles…

Lecciones espirituales para los jóvenes Samurais

Lecciones espirituales para los jovenes samurais

Lecciones Espirituales para los jóvenes Samuráis – (Yukio Mishima)

Este libro es una pequeña joya del más famoso escritor japonés, Yukio Mishima. Se compone de cinco textos inéditos esenciales para entender la vida y el pensamiento del autor, donde la belleza, la muerte y el erotismo envuelven el secular código nipón del honor. Entre ellos cabe destacar:

Lecciones Espirituales para los jóvenes Samuráis: El más extenso, es un ensayo en el que se subraya la necesidad de ciertos valores para construir una ética valiente y comprender cuestiones clave del mundo en que vivimos, como el valor de la lealtad, el coraje, la educación y el respeto a los demás, el cuidado del cuerpo, el buen uso del placer o el pudor.

La Sociedad de los Escudos: Es un manifiesto que explica el origen y el ideario del Tate No Kai, una asociación de jóvenes universitarios samuráis, creada por el propio Mishima al servicio del Emperador, cuyo objetivo era recuperar “La Llama Perdida del Espíritu de los Guerreros“.

La Proclama del 25 de Noviembre: El testamento que legó a la humanidad aquella luminosa mañana de Noviembre en que se quitó la vida por el rito Seppuku.

Un valioso testimonio para descubrir el complejo e inmortal código Samurái

¿No hay alguno entre vosotros dispuesto a morir para oponerse a la Constitución que ha despedazado nuestra Patria?

(Mishima)

La vida – Sobre el Arte – La política – Los valientes – La etiqueta – Sobre el cuerpo – Sobre el mantenimiento de la palabra dada – Sobre el placer – Sobre el pudor – La urbanidad – La vestimenta – El respeto por los ancianos – Los intelectuales afeminados – El esfuerzo – Qué es la acción – La acción militar – Psicología de la acción – Los modelos de la acción – La acción y la espera del momento propicio – Proyectar la acción – La belleza de la acción – La acción y el grupo – La acción y la Ley – La acción y la distancia – La conclusión de la acción. 

Quién es el hombre

quien es el hombre

Quién es el hombre – (Leonardo Polo)

Este libro transmite lo mejor que posee su autor: la pasión por buscar la verdad. Por sus páginas desfilan cuestiones de candente actualidad junto a temas que nunca pasan.

EL HOMBRE ANTE LOS PROBLEMAS – LOS LÍMITES DE LA CIENCIA

La inteligencia humana y su capacidad abstractiva

La aparición de lo imprevisible

Los manierismos

La idea de progreso

Las fallidas esperanzas de la ciencia

La improgramable aparición de los genios

La ausencia de un sistema científico

El hombre y la enfermedad

El trilema hiatrogénico

LAS LIMITACIONES DEL MÉTODO ANALÍTICO – LA MEMORIA HUMANA Y EL TIEMPO

La verdad y la unidad del hombre y el método analítico

Los problemas del método analítico y la memoria humana

La síntesis

El hombre y el tiempo

La nostalgia y la esperanza temporales

EL SISTEMA HUMANO: LAS MANOS, EL ROSTRO Y LA CABEZA

La invención de artefactos

Las manos

La apertura del sistema humano

La hominización y la familia

SOCIEDAD FAMILIAR Y SOCIEDAD CIVIL: LAS ALTERNATIVAS DE LA VIDA HUMANA

La necesidad de ser valorado. La fama y el dinero

La familia y la sociedad civil

La conexión ética de la sociedad

El hallazgo de las alternativas

Las alternativas, la libertad y el tiempo

LA ECONOMÍA

Los intercambios y la ciencia económica

El dinero

A modo de resumen: los conectivos de la sociedad civil

La asignación de recursos y las leyes económicas

LA ÉTICA

La economía y la ética: algunas consecuencias

La importancia de la libertad ética

La ética como modo de ganar tiempo

El hombre como ser de crecimiento irrestricto

Ética y tendencias

El hombre como sistema abierto

La ética y el poder

Las relaciones del juego con la ética

La perfectibilidad del hombre: la tendencia a ser mejor

LAS VIRTUDES SOCIALES

Los héroes y los líderes. La tendencia a la fama

La piedad

La piedad y el último fin. La fraternidad y la gratitud

Consideraciones sobre la venganza como virtud

La indiferencia hacia los demás

La sociedad como juego de suma positiva

El ideal de la cooperación

Una teoría de los juegos de cooperación social

EL LENGUAJE Y LA CULTURA

Las condiciones biológicas del lenguaje

Los significados del lenguaje

La continuación de la naturaleza: el mundo de los símbolos

El hombre es más que la naturaleza; es espíritu

Las distintas culturas

La magia

El derecho como continuación de la naturaleza

Relaciones de la cultura con la ética

LA INTELIGENCIA Y LA INMORTALIDAD DEL HOMBRE

La apertura de la inteligencia: la filosofía

La filosofía como triunfo sobre lo efímero

La similitud de la inteligencia con el hombre despierto

La prueba de la inmortalidad del alma

El problema de los medios

La negación como argumento de lo inmaterial

La reflexión y otros modos de captar lo inmaterial

Consideraciones sobre la muerte: en el hombre hay algo que no muere

El sentido subjetivo de la muerte

LA RELIGIÓN Y LA LIBERTAD

La unión del alma y el cuerpo: el hombre como ser de carne y hueso

Dios y la libertad que las cosas nos permiten

La demostración de Dios a partir de la libertad

La religiosidad natural: los hombres primitivos

La agricultura, la necesidad y los héroes antiguos

El mito de Dionisos en la cultura actual

Lo metalúrgico y lo santo

La libertad como destino

Las dificultades del ser libre: Caperucita Roja

El beneficiario de la libertad

El encuentro con la verdad

Diálogos

Dialogos

Diálogos – (Platón)

 Gorgias, o de la RetóricaFedón, o de la Inmortalidad del AlmaEl Banquete o del Amor.

En la larga serie de DIÁLOGOS escritos por Platón, los tres aquí reunidos, Gorgias, Fedón, y El Banquete, ocupan un lugar central. Compuestos en la etapa de madurez de Platón (428-347 a. C.), cuando el Filósofo ya había vuelto de su primer viaje a Sicilia y fundada en Atenas su Academia, corresponden a la plenitud de su obra, y preceden en poco al diálogo más extenso de La República.

Gorgias trata de la Retórica y la Política, y en él se contrapone la figura de Sócrates o la de los Sofistas Gorgias y Polo y al Joven Calicles, prototipo de político inmoralista, defensor del derecho del más fuerte. Fedón, que trata de los argumentos en favor de la inmoralidad del alma, evoca la última charla de Sócrates con sus discípulos antes de tomar la Cicuta. El Banquete presenta una ronda de discursos acerca del amor. Diversas perspectivas sobre el Eros que quedan superadas por el exaltado parlamento de Sócrates, heredero de las palabras inspiradas de una misteriosa Sacerdotisa, Diotima.

En estos tres diálogos, se despliega el esplendido talento literario de su autor, al tiempo que en ellos se presenta la famosa teoría de las Ideas y, tras la discusión Lógica, tras el estricto razonar a base de preguntas y respuestas bien ajustadas, aparecen los prestigios del mito. Sobre el más allá, sobre la ambigua naturaleza del amor, y sobre la vida autentica hablan Sócrates y sus contertulios evocados por Platón, gran pensador y prosista inimitable, en unos escenarios tan vivaces y con palabras tan claras que es difícil, incluso a tantos siglos de distancia, no percibir su perenne interés y su actualidad ética.