Archivo de la etiqueta: Evolución

Salud, Belleza y Juventud

Salud, belleza y juventud

Salud, Belleza y Juventud por los agentes naturales – (Atilio Spezza)

Por el título “Salud, Belleza y Juventud“, no debe suponerse, ni remotamente, que vamos a tratar aquí de asuntos relacionados con la coquetería, tan en boga en estos tiempos. En realidad, estas tres palabras son sinónimas, pues no puede haber belleza y juventud sin salud.

Para convencernos mejor bastaría observar a un ser sano en el verdadero sentido de la palabra (no existe). Pero, ¿dónde hallarlo? Entre los seres humanos nos sería difícil, pues nuestra especie, demasiado desviada en el sentido fisiológico debido, en el mejor de los casos, a las dificultades creadas por el artificio de su rápida evolución, no es fácil hallar el prototipo de la salud ciento por ciento.

Mucho más fácil es hallarlo en una especie seleccionada por la lucha espontánea por la vida, en un ambiente más natural que el creado por el hombre con sus medios, acertados a veces, pero ficticios casi siempre.

La Tierra, anterior al hombre, no es obra del hombre. La Tierra, es pues, desde su origen  –para, y de todos los hombres–  Todos por modo indiviso y sin distinción de raza o de tiempo de su paso por el mundo la heredaron (en común) gratuitamente. Ella ha constituido, constituye, y ha de constituir en el porvenir el espacio vital único de que puede servirse la Humanidad, para su solo soporte, granero y hogar.

Y el hombre  –cada hombre–  desde su primer antepasado, tiene un derecho natural, inalienable e imprescindible de acceso a las ingentes riquezas y utilidades de la tierra. Ese derecho del hombre  –de cada hombre–  es tan antiguo e igual como el derecho a respirar el aire, beber el agua y a tomar el sol. Nadie ha podido renunciar a él, porque es irrenunciable, es vital. Y quien a él renunciare no podrá hacer lo propio con el derecho igual de sus sucesores.

Es una gran injusticia la que se ha cometido: vastas extensiones de tierra han sido sometidas al monopolio de los individuos por la conquista a mano armada, la merced del príncipe o la fuerza avasalladora del dinero. Y la apropiación como propiedad exclusiva de algunos hombres, del espacio vital sobre el que hemos de vivir todos, ha tenido lugar.
 
La Tierra, libre y gratuita en su origen, se halla acotada. Y sometidos a fuerte tributo su aprovechamiento agrícola, industrial y urbano. Las rentas absentistas y los impuestos mancillan su original pureza.

Al hombre sin igualdad jurídica le sobra la libertad moral. La igualdad jurídica en Economía es la Igualdad del espacio. La ley natural del espacio ha de regir para todos igual

(Magistrado del Tribunal del Consejo General del Poder Judicial)

Cromosoma 8

Cromosoma 8

Cromosoma 8 – (Peter Holt)

El mar es el origen de todas las formas de vida que habitan en nuestro planeta. De él surgió hace millones de años el organismo que gracias a la evolución se convirtió en el hombre tal y como lo conocemos hoy en día.

En pleno siglo XXI, en la denominada “era de la genética“, una cuestión tiene en jaque a la comunidad cientifica: ¿conserva nuestro ADN fragmentos de su pasado acuático?

El doctor Castro Nister es uno de los investigadores que está trabajando en esta línea hasta que logra alterar el cromosoma en el que reside esa información: los resultados de su experimento están llamados a abrir un nuevo horizonte para el futuro de la raza humana…

Tan escalofriante como “La Isla del doctor Moreau“, tan inquietante como “El señor de las moscas“, y con el veloz pulso que transmiten las novelas de Michael Crichton y Clive Cussler. Un vibrante Thriller que no dejará impasible a ningún lector.

En la costa desierta de un mar primitivo un pececillo cambió la Tierra.

El pececillo tenía las aletas en forma de lóbulo, la cola rígida y el cuerpo blando. La evolución le había negado los dones del blindaje y la rapidez, por lo que era presa fácil para cualquier tiburón, placodermo o artrodiro de los que merodeaban por las profundidades azules del planeta primigenio.

Aquella hembra comprendía vagamente este hecho, aunque fuese en un rincón mal iluminado de su diminuto cerebro, y por lo tanto evitaba descender hacia el fondo, pese a que el agua tibia de los bajíos era parca, tanto en oxígeno como en pequeños trilobites, que constituían su presa faborita. Los de su especie habían vivido una vez en el fondo fresco y limpio, pero los depredadores los habían ido empujando sin pausa hacia la costa letal.

Ahora sus espaldas habían topado contra una pared evolutiva y no podían retroceder más, ya que justo por encima de ellos aguardaba la tierra silenciosa, colonizada hasta el momento solo por unos pocos musgos, helechos y protopinos. No había animal alguno que pudiera soportar la sequedad, el sol implacable y la cruda gravedad. Como les había ocurrido a incontables especies y ocurriría a otras muchas, el tiempo del pececillo y los suyos se estaba agotando…

Pero ellos perseveraban, en una aguas que cuatrocientos millones de años más tarde se conocerían como el Océano Pacífico….

El Contrato Social

El contrato social2

El Contrato Social – (Robert Ardrey)

Robert Ardrey sostiene que desde la publicación de “El Contrato Social“, de Rousseau, el hombre ha derrochado los recursos sociales, ha convertido gran parte de la educación en un proceso de lavado de cerebro y se ha entregado a sucesivas formas de locura política.

Como síntesis, el autor nos dice que la parte social del hombre es la que más lo acerca al animal, y la parte individual, la más perfecta, la que más lo acerca a Dios.

La evolución ha partido del grupo, de la sociedad, y su última y más perfecta creación es el individuo

Eva al Desnudo

eva al desnudo

Eva al Desnudo – (Elaine Morgan)

Eva al Desnudo” no es un libro feminista. Pero tampoco masculinista. Elaine Morgan afirma que la evolución y la Historia tienen como protagonista a la pareja humana. Ni la mujer es un juguete decorativo para el entendimiento del hombre en sus horas de ocio, ni el hombre es un incauto instrumento en manos de un supuesto maquiavelismo femenino. Ambas partes se necesitan recíproca e insustituiblemente, y la historia humana no es más que una consecuencia de tal necesidad. Elaine Morgan plantea profundas objeciones al “Juego evolucionista” de Charles Darwin o de Desmond Morris, entre otros…

Los Chakras

Los chacras

Los Chakras – (C. W. Leadbeater)

La palabra Chakra es sánscrita, y significa rueda. Los Chakras o centros de fuerza son puntos de conexión o enlaces por los cuales fluye la energía de uno a otro vehículo, o cuerpo del hombre. Quién posea un ligero grado de clarividencia los puede ver fácilmente en el doble etéreo, en cuya superficie aparecen en forma de depresiones semejantes a vórtices, de unos cinco centímetros de diámetro.

Con este libro pretendemos dar a luz uno de los estudios más profundos y documentados que ha llegado a nuestras manos. 

Cuando un hombre comienza a agudizar sus sentidos de modo que pueda percibir algo más de lo que los otros perciben, se despliega ante él un nuevo y fascinador mundo, y los Chakras son de las primeras cosas de dicho mundo que le llama la atención. Se le presentan las gentes bajo un nuevo aspecto y descubre en las personas mucho que antes estaba oculto a su vista; y por tanto, es capaz de comprender, apreciar y en caso necesario auxiliar al prójimo mucho mejor de lo que antes era posible. Los pensamientos y emociones de las gentes se manifiestan a sus ojos con toda claridad de forma y color; y el grado de su evolución y las condiciones de su salud son para él notorios en vez de conjeturables. El brillante colorido y el rápido e incesante movimiento de los Chakras colocan a las gentes bajo la inmediata observación del investigador, quién naturalmente desea conocer qué son y significan.