Archivo de la etiqueta: Existencialismo

Del sentimiento trágico de la vida

El sentimiento trágico de la vida

Del sentimiento trágico de la vida – (Miguel de Unamuno)

Este doquijotesco don Miguel de Unamuno“, como le saludaba en un verso famoso Antonio Machado, nació en Bilbao en 1884 y murió en Salamanca el 31 de Diciembre de 1936. En esta ciudad transcurrió lo más fecundo de su existencia, entregado a su cátedra de griego, a la rectoría de la Universidad, a sus andanzas y coloquios infatigables, y a una obra fecundísima de escritor y removedor de ideas.

Se le ha considerado siempre una de las mentes más profundas y originales de Europa, habiendo alcanzado casi todas sus obras  versiones a los más distintos idiomas. Unamuno abarcó muy diversos géneros  –poesía, ensayo, teatro, filosofía, novela-,  dejando en todos la huella de su poderosa personalidad. Del Sentimiento Trágico de la Vida es una extraordinaria y apasionada serie de meditaciones en torno a los problemas fundamentales del espíritu y del destino humanos.

Ha sido reconocida por modo unánime como su obra capital. En ella está el alma española junto a la celosía del confesionario en plena confesión, y lo más atractivo de su tono es el sincero dramatismo concienzudo y sin orgullo con que don Miguel se da rudos golpes de pecho, penitente español en la catedral de su alma…

El hombre de carne y hueso – El punto de partida – El hambre de inmortalidad – La esencia del catolicismo – La disolución racional – En el fondo del abismo – Amor, dolor, compasión y personalidad – De Dios a Dios – Fe, Esperanza y Caridad – Religión mitología de ultratumba y apocatástasis –  El problema práctico – Don Quijote en la Tragicomedia europea contemporánea

El Ser y el Tiempo

El ser y el tiempo

El Ser y el Tiempo – (Martin Heidegger) – Filosofía 

“El concepto del “SER” es indefinible”

la obra cumbre de la Filosofía Contemporánea

El existencialismo, que tanto estruendo ha causado en los últimos años, dista mucho de ser una simple moda intelectual. En Parménides empezó la Filosofía a ser realmente los que Aristóteles definiría como “Filosofía Primera“: “existencia del ente en cuanto al ente“. Pero tan pronto como la mente humana trata de aprehender el ser mismo, éste se le descompone en ser algo y en ser algo, en “esencia” y “existencia“.

Así la Historia entera de la Filosofía puede interpretarse como una bimilenaria gigantomaquia entre filosofemas del primado de la esencia sobre la existencia y filosofemas del primado de la existencia sobre la esencia, entre “esencialismo” y “existencialismo“. El primero llegó en Hegel a un punto tan difícil de superar dentro de su propia línea como provocativo de un nuevo existencialismo. Este es en efecto, el que –iniciado por Kierkegaard en los días inmediatamente posteriores a los de Hegel– reanudó en los nuestros Heidegger con el “SER y el TIEMPO“.

De esta obra se puede decir que ya que es la más influyente de la Filosofía Contemporánea y predecir que quedará incorporada a la Historia de la Filosofía como la original de uno de los periodos, en el doble sentido de más nueva con relación al pasado y de punto de partida de la evolución posterior a ella. Su traducción, emprendida por Jose Gaos con dedicación ejemplar y profundo conocimiento de tan complejos temas, constituyó sin duda, hace años, un acontecimiento determinante en la información filosófica en lengua española. Sigue en la actualidad, siendo válida y oportuna.

La Náusea

La nausea

La Náusea – (Jean-Paul Sartre)

Esta es la primera y más famosa novela de Jean-Paul Sartre. En la náusea se anticipan los temas y los problemas que su autor desarrollaría literalmente en su serie novelesca “Los caminos de la Libertad“, en sus creaciones dramáticas y en sus variadas obras filosóficas (El Ser y la NadaLo ImaginarioCrítica de la razón Dialéctica) y de crítica y ensayo (¿Qué es la Literatura? – “La República del Silencio” – El Hombre y las cosas). Se anticipan en la forma más original e iluminadora: enlazados en una escueta trama de ficción donde, a través del relato de una existencia opaca y mediocre, Sartre otorga una realidad plena, palpable, a cuestiones aparentemente tan abstractas como la relación de la conciencia y los objetos, la discontinuidad de la apariencia, la dimensión metafísica de la libertad individual.

Obra impar, valiosa por su unicidad y por su importancia dentro de la novelística contemporánea —sobre la que ha dejado huellas notablesLa Náusea acreciente con los años su interés y descubre las muchas riquezas de observación humana, de reflexión filosófica, de realización literaria, que le han valido permanencia tan indiscutida.

La nausea 2

El existencialismo sartreano sostiene que en el hombre la existencia precede a la esencia. Así Antoine Roquentin, el protagonista de esta primera novela de Sartre, experimenta “La Náusea” que provoca el mundo real: se enfrenta a las cosas y a las personas con la terrible convicción de que cada uno de sus actos y elecciones le define.

Niebla

Niebla

Niebla – (Miguel de Unamuno)

Unamuno escribió Niebla en 1907, a los 43 años. La obra no se publicó hasta 1914 (Editorial Renacimiento – Madrid). Siete años después se traduce al italiano, al año siguiente al húngaro, luego al francés, al alemán, al holandés, al inglés, al polaco, al sueco, al rumano, al servo-croata, al letón….Fue su obra más traducida. ¿Por qué esa predilección del público por ella? Don Miguel, que se formuló la misma pregunta, dice: –La fantasía y la tragicomedia de mi “Niebla” ha de ser lo que más hable y diga al hombre individual que es universal, al hombre por encima, y por debajo a la vez, de clases, de castas, de posiciones sociales, pobre o rico, plebeyo o noble, proletario o burgués–
¿Qué es, pues, Niebla?

Dicen algunos que es un juego continuo y constante de espejos y de reflejos y desdoblamientos y de confusiones. “Hay que confundir, Augusto, hay que confundir. Y el que no confunde, se confunde”, dice uno de sus personajes. Unamuno es un defensor militante del “ímpetu confusionista e indefinicionista”. De la dialéctica y del dialogo surge la única luz posible en el mundo: la del ir haciendo, la de contradicción impulsora, la de la paradoja.

Todo es diverso y contrario, sólo Dios es uno. No puede el hombre detener el fluir del verbo pretendiendo ser Dios, definiendo lo que es movimiento constante, ser siendo. Hasta una novela ha de estar viva, salirse de sí para ser realidad, sueño de dos. Ha de ser hijo que se haga rompiéndonos, partiéndose y siéndose. “Voy a escribir esta novela como se vive, sin saber que vendrá. Mis personajes se irán haciendo según obren y hablen, sobre todo según hablen, su carácter se irá formando poco a poco

Unamuno no es ya un analizador de la sociedad, no quiere dar un testimonio del mundo exterior en la historia, sino que quiere serse en ella Miguel de Unamuno…