Archivo de la etiqueta: Filosofía

El Poder de la Cabalá

El poder de la cabala

El Poder de la Cabalá – (Michael Laitman)

Un manual de instrucciones para la vida.

La Cabalá se ha popularizado en los últimos tiempos en Occidente como método para comprender y vivir en armonía con las leyes del universo. Una de las principales metas en el estudio de la Cabalá es usar el conocimiento que ésta nos otorga para influir en nuestro destino. Para ello deberemos entender cuál es la verdadera razón de que estemos aquí: será necesario que encontremos el sentido de la vida y el motivo por el que nos fue otorgada.

El Dr. Laitman logra acercarnos a la sabiduría de la Cabalá al ofrecernos una guía práctica para alcanzar los mundos superiores y la fuente última de nuestra existencia en este mundo. Este libro es un primer paso hacia el descubrimiento del máximo ascenso espiritual. En él encontraremos respuestas y un método lógico y eficaz para comprender el mundo. Lo que Laitman nos brinda es un nuevo prisma a través del cual contemplar y entender el universo y sentirnos en equilibrio, paz, felicidad y sosiego como parte de él.

Las Memorias de Leonardo

Las memorias de Leonardo

Las Memorias de Leonardo – (Jack Dann)

Florencia, siglo XV. Aquí, en una ciudad gobernada por los Médici, y en una época en la que la ciencia y la magia van de la mano, el talento de Leonardo da Vinci empieza a dar señales de su temprano genio. Rodeado de grandes figuras históricas como Sandro Botticelli y Nicolás Maquiavelo. Leonardo disfruta de la privilegiada vida del artista y ama a una joven increíblemente hermosa. Pero un enemigo cruel y despiadado está tramando su caída. El gran artista e inventor se verá obligado a abandonar la ciudad que lo vio nacer, dando así lugar a un mítico viaje hacia su destino, una aventura magnífica que podría haber sucedido.

Jack Dann ha recibido algunos de los premios literarios más importantes y ha sido comparado con Kerouac, Borges, Roald Dahl, Lewis Carroll, Mark Twain y Philip K. Dick. En Las Memorias de Leonardo hace una recreación casi mágica del Renacimiento italiano y de la enigmática figura de Da Vinci.

Lo tiene todo: pasión, política, suspense, filosofía y tragedia, y una asombrosa belleza

Un gran ejemplo de arte literario, y una clara cumbre en la carrera de este maestro artesano del lenguaje…”

Pericles el Ateniense

Pericles el ateniense

Pericles el Ateniense – (Rex Warner)

Rex Warner no necesita ser presentado a aquellos que hayan tenido oportunidad de apreciar las altas dotes del renombrado humanista e historiador británico a través de sus notables novelas consagradas a Julio César.

Profundo conocedor del mundo greco-romano en sus aspectos históricos y culturales, Warner supera, si cabe, su labor anterior, en esta semblanza de “Pericles el Ateniense“, imaginariamente escrita por Anaxágoras, el filósofo que fuera amigo íntimo del gran hombre de estado.

De esta suerte, en una ficción colmada por singular riqueza evocativa, asistimos a los esplendores que hicieron de aquel siglo de oro la expresión más deslumbrantes de la cultura helénica, cuyos mejores valores recogería la civilización cristiana, asimilándolos y revitalizándolos sin cesar durante dos mil años.

El Partenón, cuya construcción inició Pericles, se levanta sobre Atenas que contaba entre sus filósofos a Sócrates y a Platón, a Esquilo, Sófocles y Eurípides como maestros incomparables de la tragedia, a Aristófanes como humorista, a Tucídides como historiador, a Fidias como supremo representante de las artes plásticas.

PerIcles presidía aquel florecimiento, de la política y de la sensibilidad estética. No es de extrañar, pues, que las etapas ulteriores de la cultura de Occidente se hayan apoyado  —y sigan apoyándose aún hoy en grado decisivo—  sobre cuanto de universal e imperecedero encierra el legado de Grecia.

Obras completas de Santa Teresa

Obras completas de Santa teresa

Obras completas de Santa Teresa

Los escritos de Santa Teresa han sido, desde que vieron la luz por primera vez, una lectura exquisita para los buscadores de bellezas literarias y de los valores de la espiritualidad católica. Y siguen incesantemente derramando luz. Sus ediciones se han sucedido incansablemente. En nuestros días corrían varias y de buena calidad. Pero se esperaba una edición hecha al día, con el máximo respeto a los venerables autógrafos y a su fonética original, de gran valor lingüístico, que con su cadencia vigorosa, eco de nuestro siglo de oro, confiere, sin duda, un atractivo más a su fondo inagotable.

La edición que con general aplauso fue publicada por la BAC en tres volúmenes, cuajados de notas, sale hoy en la presente edición manual, que en un solo volumen ofrece todos los escritos de Santa Teresa con las mismas garantías de fidelidad y con los mismos criterios, aunque libres de notas y de las largas introducciones de aquélla. Más bien hemos introducido algunas mejoras, revisando el texto y uniformando el grafismo. Hemos alterado el orden de los tratados, y en alguno de ellos las partes de su contenido, y las novedades aquí introducidas serán respetadas en las futuras ediciones de aquélla más extensa.

Huelga ahora hacer aquí un examen de las riquezas que encierran los escritos de Santa Teresa. Nos limitaremos a ofrecer, en aval de los mismos y para deleite de los lectores, algunos testimonios que por su autoridad debieran acompañar siempre las obras de la excelsa escritora.

El Futuro de la Democracia

El futuro de la democracia

El Futuro de la Democracia – (Norberto Bobbio)

En esta obra recojo algunos escritos de los últimos años sobre las llamadas “transformaciones” de la democracia. Empleo el término “transformación” en sentido axiológicamente neutral, sin incluir en el mismo un significado positivo o negativo. Prefiero hablar de transformación más bien que de crisis, porque “crisis” hace pensar en un colapso inminente. La democracia no goza, en el mundo, de óptima salud, aunque, por lo demás jamás gozó de ella en el pasado, si bien no se halla al borde de la tumba.

Dígase lo que se diga, ninguno de los regímenes democráticos nacidos en Europa después de la Segunda Guerra Mundial ha sido abatido por una dictadura, como, por el contrario, ocurrió después de la Primera. En sentido inverso, algunas de las dictaduras que sobrevivieron a la catástrofe de la guerra, se transformaron posteriormente en democracias. Mientras que el mundo soviético se halla agitado por estremecimientos democráticos, el mundo de las democracias occidentales no está seriamente amenazado por movimientos fascistas.

Para un régimen democrático, el hallarse en transformación es su estado natural: la democracia es dinámica, mientras que el despotismo es estático y siempre igual a sí mismo. Los escritores democráticos de finales del siglo XVIII contraponían la democracia moderna (representativa) a la democracia de los antiguos (directa). Pero no habrían titubeado en considerar el despotismo de su tiempo igual a aquel del que habían dado las primeras descripciones los escritores antiguos: piénsese, si no, en Montesquieu y en Hegel y en la categoría del despotismo oriental.

Con razón o sin ella, hay también quienes han usado el concepto de despotismo oriental para explicar el estado de la Unión Soviética. Cuando hoy se habla de democracias occidentales, se hace referencia a regímenes surgidos no más de doscientos años atrás, después de las revoluciones norteamericana y francesa. Pese a ello, un autor muy leído en todo el mundo, C. B. Macpherson, ha creído poder individualizar por lo menos cuatro fases de desarrollo de la democracia moderna desde sus orígenes, en el siglo XIX, hasta nuestros días…

Tratado Teológico-Político

Tratado teologico-politico

Tratado Teológico-Político – (Baruch Spinoza)

Si los hombres fueran capaces de regirse constantemente por una regla preconcebida; si constante les favoreciera la fortuna, tendrían el alma libre de supersticiones. Más como suelen hallarse en situaciones tan difíciles que les imposibilitan adoptar resolución alguna racional; como casi siempre fluctúan entre el temor y la esperanza, por bienes que no saben desear moderadamente, su espíritu está siempre abierto a la más exagerada credulidad. Vacilan en la incertidumbre; el menor impulso les mueve en mil rumbos diferentes, y a su inconstancia se agregan las fatigas del temor y la esperanza. Por lo demás, observadle en otras situaciones y le hallaréis confiado en el porvenir, lleno de orgullo y jactancioso.

Hechos son éstos que, en mi concepto, nadie ignora, aunque es verdad que los hombres suelen vivir ignorantes de si mismos. Nadie, repito, ha podido ver los hombres sin observar que, cuando prósperos viven, se jactan todos, aun los más ignorantes, de tan grande sabiduría, que les rebajaría recibir un consejo. Sorpréndeles la adversidad; hállanse indecisos; piden consejo a cualquiera, y por absurdo, frívolo e irracional que sea, síguenle ciegamente. Pronto y al menor indicio vuelven a esperar mejor porvenir o a temer mayores males.

Profecía o revelación es el conocimiento cierto de una cosa revelada a los hombres por Dios. Profeta es quién interpreta las cosas reveladas a todos aquellos que, no pudiendo tener un conocimiento cierto de ellas, sólo pueden conocerlas por la fe. Entre los hebreos, efectivamente, al profeta se le llama nabi, es decir, orador intérprete; en la Escritura designa exclusivamente al intérprete de Dios, según puede verse en el Éxodo (6:1), donde Dios dice a Moisés: “Y he aquí que te constituyo Dios de Faraón, y Aarón tu hermano será tu profeta” Como si dijera: Puesto que Aarón al interpretar a Faraón las palabras que pronuncies hará el papel de profeta, tú serás en cierto modo el Dios de Faraón, es decir, el que respecto a él haga el papel de Dios.

Cartas sobre el Capital

Cartas sobre el capital

Cartas sobre el Capital – (Marx y Engels)

Marx fue el primer economista de gran categoría que reconoció y enseñó sistemáticamente cómo la teoría económica puede convertirse en análisis histórico y cómo la exposición histórica puede convertirse en historia razonada

(Joseph A. Schumpeter)

A pesar de que el autor sea, por sus opiniones, un socialista cien por cien, y que todo el libro tenga un neto cariz socialista, teniendo en cuenta sin embargo, el hecho de que la exposición no puede ser calificada de accesible a todo el mundo y que posee, además, la forma de una demostración científica de tono estrictamente matemático, la comisión declara que es imposible perseguir esta obra delante de los tribunales…”

(Resumen del veredicto de la Censura Zarista sobre la traducción al ruso del libro I de El Capital. 1872)

Karl Marx (1818-1883) y Friedrich Engels (1820-1895) redactaron conjuntamente El Manifiesto Comunista. “Desde que el destino relacionó a K. Marx con F. Engels la obra a la que ambos amigos se consagraron se convirtió en una obra común“, diría Lenin, tras evocar a Engels: “después de su amigo Marx, el más notable sabio y maestro del proletariado contemporáneo de todo el mundo civilizado.”

La correspondencia entre Marx y Engels es ingente: se conservan más de dos mil cartas, escritas en inglés, francés y alemán. En el presente volumen han sido seleccionadas las cartas que permiten interpretar mejor El Capital, de Marx, la obra que estudia las condiciones objetivas de producción de la vida material, y que esta es la base misma de la interpretación de la historia humana. A través de esta correspondencia vemos surgir las intuiciones geniales que permiten una interpretación materialista de la realidad…

El fin de la Modernidad

El fin de la modernidad

El fin de la Modernidad – (Gianni Vattimo)

Este libro se propone aclarar la relación que vincula los resultados de la reflexión de Nietzsche y Heeidegger, por un lado, reflexión a la que constantemente se remite, con los discursos más recientes sobre el fin de la época moderna y sobre la posmodernidad, por otro lado. Poner explícitamente en contacto estos dos ámbitos de pensamiento (como se ha comenzado a hacer en estos últimos tiempos) significa, de conformidad con la tesis aquí expuesta, descubrir nuevos y más ricos aspectos de verdad. Sólo en relación con la problemática nietzcheana del eterno retorno y con la problemática heideggeriana del rebasamiento de la metafísica adquieren, en verdad, rigor y dignidad filosófica las dispersas y no siempre coherentes teorizaciones del período posmoderno; y sólo en relación con lo que ponen de manifiesto las reflexiones posmodernas sobre las nuevas condiciones de la existencia en el mundo industrial tardío, las intuiciones filosóficas de Nietzsche y de Heidegger se caracterizan de manera definitiva como irreductibles a la pura y simple “Kulturkritik” que informa toda la filosofía y toda la cultura de principios del siglo XX.

Apología del Nihilismo:

La cuestión del nihilismo no me parece, por lo menos en principio, un problema historiográfico, si bien es un problema geschichtlich (histórico) en el  sentido de la conexión que establece Heidegger entre Geschicht (historia) y Geschick (destino). El nihilismo está en acción y no se puede hacer un balance de él, pero se puede y se debe tratar de comprender en qué punto está, en qué nos incumbe y a cuáles decisiones y actitudes nos llama. Creo que nuestra posición frente al nihilismo (lo cual significa nuestra colocación en el proceso del nihilismo) se puede definir recurriendo a una expresión que aparece a menudo en los textos de Nietzsche, la expresión “nihilismo consumado“. El nihilista consumado o cabal es aquel que comprendió que el nihilismo es su (única) chance. Lo que ocurre hoy respecto del nihilismo es lo siguiente: que hoy comenzamos a ser. a poder ser, nihilistas cabales…

Nihilismo significa aquí lo que para Nietzsche en la anotación que figura en el comienzo de la antigua edición de “Wille zur Macht“: la situación en la cual el hombre abandona el centro para dirigirse a X. Pero nihilismo en esta acepción es también idéntico al nihilismo definido por Heidegger: el proceso en el cual, al final, del ser como tal “ya no queda nada“. La definición heideggeriana no se refiere sólo al olvido del ser por parte del hombre, como si el nihilismo fuera únicamente cuestión de un error, de un engaño o autoengaño de la conciencia, contra el cual se pueda hacer valer la solidez siempre actual y presente del ser mismo, “olvidado“, pero no desaparecido ni disuelto…

Discurso de Metafísica

Discurso de metafisica

Discurso de Metafísica – (Gottfried Wilhelm Leibniz)

Todo libro clásico, y más aún si es de filosofía, tiene supuestos que es menester conocer para comprenderlo de un modo suficiente. La frase escrita en un momento del tiempo y en una determinada circunstancia quiere decir algo muy concreto en virtud de su aquí y su ahora, y su intelección plena requiere que se tenga presente su contexto histórico. Interesa, por tanto, que los libros clásicos vayan acompañados de algunas consideraciones actuales que los sitúen en una perspectiva y ayudar a orientar su interpretación.

La Edad Moderna no comienza de una vez en Europa. Desde que se rompe la unidad del mundo medieval, allá en el siglo XV, hasta que la modernidad llega a ser efectivamente dueña de si misma, transcurren doscientos años. Es un plazo bastante largo para que la expresión “Edad Moderna” resulte un tanto ambigua: los elementos que la han constituido han ido apareciendo lentamente sobre la faz de la historia europea, y en cada instante han coexistido estratos de claro linaje medieval con otras capas posteriores, de indudable filiación moderna; hasta tal punto, que algunos países, como España, ha parecido problemática la existencia del Renacimiento y se ha pensado que la Edad Media perduraba allí casi hasta el siglo XIII; lo cual no es verdad sino en medida muy escasa y en algunas dimensiones parciales de la vida.

La transición del mundo medieval al moderno se realiza primero en tres esferas vitales: el arte, la política y la religión.

Arte abstracto y arte figurativo

Arte abstracto y arte figurativo

Arte abstracto y arte figurativo – (Antonio Tàpies)

El concepto y la función de la pintura  –de orígenes tal vez mágicos y religiosos–  ha ido cambiando a través de la historia. La oposición aparente entre el arte abstracto y el figurativo corresponde a un problema de estética básico. Sobre este tema le preguntamos a Antoni Tápies, nombre fundamental para la configuración de los movimientos artísticos durante los últimos años.