Archivo de la etiqueta: Fiódor Dostoyevski

El jugador

El jugador – (Fedor Dostoievski)

La primera idea de este relato parece datar de unos tres años antes; por aquel entonces Dostoyevski pensó en escribir una novela sobre el tema del juego, ambientándola en alguno de los balnearios alemanes que solían frecuentar los rusos en sus viajes por la Europa occidental; balnearios como los de Wiesbaden, Baden-Baden, Homburgo y Ems, que eran al mismo tiempo verdaderas capitales del juego, y que el escritor conocía bien, para su desgracia.

El jugador es una pieza básica en el edificio de la obra de Dostoyevski, conteniendo absolutamente todas las características de sus novelas más famosas, esto es, morbosidad, dramatismo, tensión casi intolerable, agresividad y revelación punzante y sutil de estados anímicos vividos y sufridos por el genial escritor. Dos pasiones principales campean en este libro: la del juego, que envenenó al propio autor, hasta pocos años antes de morir, y la de un amor hecho de humillaciones, confusiones y odios. Ruina, demencia, engaño y desengaño son sólo algunas de las explosivas turbulencias que un hombre, Alexei Ivanovich, desencadena en un paraíso cogido con alfileres.

Dostoyevski traslada todas estas experiencias a su obra con el propósito de liberarse de una pasión funesta, objetivizándola en un libro y dominando unos recuerdos obsesionantes, como antes había sublimado los negros años de su estancia en un penal de Siberia.

Obras Selectas

Obras selectas

Obras Selectas – (Hermann Hesse)

DemianSiddhartaEl Lobo Estepario

Así como la novelística rusa asume caracteres de universalidad en el siglo XIX mediante la obra de Turgueniev, Pushkin, Dostoievski y Tolstoi principalmente, destino parecido le estará reservado a la novela alemana. Pero sólo a partir del siglo XX. No es que antes no haya existido una narrativa alemana de contornos vigorosos y originales, y basta señalar al respecto las cuatro novelas escritas por Goethe, pero lo cierto es que el gran público no alemán se enteró de la existencia de un epos escrito en alemán, pero de novelistas nacidos en el último cuarto del siglo anterior, vale decir, de vigencia plenaria en el nuestro.

De este modo, y por razones distintas pero vinculadas entre sí por una impronta artística de jerarquía, ingresó a la consciencia del lector no alemán una nómina de autores encabezados por Thomas Mann y Hermann Hesse, a los que se añadirá en esa misma línea de repercusión universal los nombres de Robert Musil, Alfred Döblin, y, por supuesto, superándolos a todos ellos en resonancia y alcance, la obra narrativa de Franz Kafka. Y un poco más atrás, tampoco pueden silenciarse la difusión de Jakob Wassermann y Franz Werfel.

Los Endemoniados

Los endemoniados

Los endemoniados – (Fiódor Dostoyevski)

El horrible crimen perpetrado en Moscú a finales de 1869 siguiendo órdenes del nihilista Necháyev, seguidor de Bakunin, fue la fuente de inspiración que sirvió a Fiódor Dostoyevski (1821-1881) para construir la trama argumental y perfilar los caracteres de los principales personajes de “Los demonios”. Entre ellos destaca con fuerza Nikolai Stavrogin, figura atormentada que casi un siglo después habría de fascinar a Albert Camus y que introduce en la novela una dimensión teológica y metafísica que la lleva mucho más allá de la mera reconstrucción de la historia o de la diatriba política, propiciando el salto cualitativo que hace de esta obra sin duda una las más destacadas del gran autor ruso.

Estamos ante una obra impresionante. Fiodor Dostoievsky definitivamente es un genio y sus novelas representan un valioso legado para la humanidad. Esta novela es una completa maravilla. El libro no sólo cuenta una historia imaginaria, sino la historia del pueblo ruso, y de cómo este comenzará a revelarse constituyendo así una gran profecía de la que sería la revolución rusa. Es un libro muy rico, en cada personaje se puede apreciar distintas posturas del socialismo, es por ello que si se quiere disfrutar al 100% se debe leer con tiempo y sin prisas. Mas allá de la historia política que cuenta, veremos desde dentro la historia de la destrucción de un pueblo y de una familia. Los relatos del libro que compone la novela, y por la cantidad de sucesos que en él ocurren son muy interesantes; por otro lado, los personajes de Piotr Verjovenski, caracterizado por su enorme egoísmo, cinismo, manipulación y frialdad, así como también Nicolai Stavrogin, quizás el protagonista más misterioso y profundo que haya dado la literatura, torturado por sus propios demonios y enemigo de si mismo. Como nos tiene acostumbrado el autor, esta obra esta llena de pasajes apasionados y destacables por su crudeza, imágenes que difícilmente se podrán olvidar. Su final, como todos los del autor, impacta sobremanera.

En definitiva, nunca hay que dejar de repetir que Dostoievsky es uno de los mejores escritores que ha dado la historia, y cuando Nietzsche dijo y no se equivocó que “Dostoievsky, es el único psicólogo del cual se puede aprender algo”. Por último, hay una frase de esta gran obra, que me conmueve profundamente y la representa a la perfección “Proclamaremos la destrucción […] Se encrespará el mar, y se derrumbará todo el falso cotarro. Y entonces nosotros pensaremos en cómo levantar el edificio de piedra”.

Los endemoniados es una novela sobre un grupo de conspiradores revolucionarios que usan tácticas terroristas para conquistar sus metas. El protagonista, Stavrogin, es un personaje demoníaco y autodestructivo, con una ilimitada inclinación hacia la crueldad. Esta es una obra profética, profunda y amplísima, la más importante novela de ideas escrita por Dostoievski. Cuando fue publicada en el año 1871, nadie atinó a percatarse de su alcance. Crítica y público vieron entonces en ella una caricatura de la época, pero era en realidad una promesa atroz de otros tiempos que estaban todavía por venir. No se vislumbró que el dramático cuadro tendría pronto parecido con la historia y la sociedad rusas, porque la tragedia de la Revolución de octubre perfilaría a sangre y fuego sus últimos rasgos.

Antología de las mejores Novelas Policiacas 2

Antologia de las mejores novelas policiacas 2

Antología de las mejores Novelas Policiacas 2

El profanador de tumbas – (R. L. Stevenson)

Cazador cazado – (W. Wilkie Collins)

El juicio de Demetrio Karamazov – (F. Dostoievski)

Las vacaciones de Mr. Ledbetter – (H. G. Wells)

Un crimen excepcional – (Jean Richepin)

La estrella de plata – (T. Burke)

El fujitivo y los clérigos – (J. S. Fletcher)

Un forastero amable – (Geoffrey Household)

El enigma del fantasma en coche – (L. Castellani)

“…era un bendito” – (George Josehp)

El caso de la florista asustada – (Bevis Winter)

Kachudas y el sombrero – (G. Simenon)

El cepo del Tío – (Burnhan Carter)

El caso “GI” – (Ellery Queen)

Mon derrama una lágrima – (James Yaffe)

Una soga para el Barón – (Anthony Morton)

Cohartada perfecta – (O. Roy Cohen)