Archivo de la etiqueta: Física

Introducción a la Radiónica

Introducción a la radionica

Introducción a la Radiónica – (Isabela Herranz)

Los nuevos descubrimientos de la Física, en especial aquellos que se refieren al comportamiento de las partículas subatómicas, ofrecen ya al hombre una perspectiva distinta para entender lo que hasta hace unas pocas décadas se consideraba absurdo o mágico.

Muchos hechos, indiscutibles y reales, que han quedado al margen de lo científico porque en sí mismos eran incomprensibles, empiezan a ser considerados de forma muy distinta. Que el todo está en cada una de sus partes o, dicho de otra forma, que actuando sobre una mínima porción se obtienen resultados sobre el conjunto, es un principio “mágico” que la Radiónica aplica y que, por sorprendente que parezca, funciona. Conocer a fondo los fundamentos y aplicaciones de esta disciplina no es sólo fascinante, sino que además proporciona un medio capaz de solucionar multitud de problemas.

Fisiología Animal

Fisiologia animal

Fisiología Animal – (Richard W. Hill – Gordon A. Wyse)

La enseñanza de la Fisiología Animal en las Universidades de nuestro país precisa de textos de calidad que sean capaces de aportar una visión amplia de las características fisiológicas de los muy diversos grupos de animales utilizando el enfoque comparado.

Pero esto no es suficiente, ya que si el alumno va a utilizar un único texto como guía básica de apoyo a la clase magistral se precisa que el tema sea abordado con suficiente profundidad como para que las bases fisiológicas del modo de acción de los distintos sistemas orgánicos queden bien establecidas en la mente del futuro biólogo. Este doble objetivo se ha logrado en gran medida en esta segunda edición del texto de Richard W. Hill, pero hay otros valores destacables que hacen única a esta Fisiología Comparada.

Por una parte se hace incidencia especial en la relación docente entre autor y lector a lo largo de  todo el texto. Es decir, los hechos fisiológicos no sólo se exponen, como suele ocurrir en otras monografías, sino que se explican, muchas veces de forma exhaustiva, tratando de hacer razonar al que lee para que no sólo aprenda, sino que también comprenda.

Este énfasis se extiende a la comprensión de la Física y la Química de fenómenos básicos como las leyes de los gases, la ósmosis, la evaporación, la energética animal o la hidrodinámica, sin las cuales no es posible el dominio de los fenómenos fisiológicos superpuestos. Por otra parte, el grado de descripción de sistemas fisiológicos en grupos animales distintos, de forma sistemática en cada capítulo, supera con creces otros textos comparables. A esto hay que añadir un gran acierto: la antigua edición adolecía de la falta de tratamiento de los sistemas Nervioso y Endocrino, cosa que se ha paliado con la autoría compartida con Gordon A. Wyse, en la presente edición. Traducida por verdaderos expertos, la obra constituye el mejor y más actualizado manual dedicado al estudio de la materia indicada.

Einstein

Einstein

Einstein – (Banesh Hoffmann)

Albert Einstein es, sin duda, el científico más celebre de nuestro siglo. Tras la mitología que envuelve su figura, se encuentra la historia de un hombre que fue el centro de los debates más importantes de su época y cuya trayectoria está indisolublemente unida a la aventura intelectual y científica de nuestro tiempo.

Banesh Hoffmann, físico especialista en el estudio de la relatividad, fue colaborador de Einstein en Princeton. Es autor de numerosas obras científicas, entre las que destaca “La Extraña historia de los Quanta”. En su biografía de Einstein, preparada con la colaboración de la secretaria del científico, Helen Dukas, muestra por igual el rigor del hombre de ciencia y el afecto del discípulo, de ahí que esta obra contenga no sólo el atractivo retrato del creador de la teoría de la relatividad, sino también una aproximación clara y comprensible a algunos de los problemas científicos mas inquietantes.

“En mi larga vida he aprendido una cosa: que toda nuestra ciencia, comparada con la realidad, es primitiva e infantil y que, a pesar de todo, es lo más valioso que tenemos” (Albert Einstein”

El hombre y el niño – El niño y el joven – Preludio – Amanece una nueva Luz – La agitación atómica – Tiempos mejores – De Berna a Berlín – De los Principia a Príncipe – De Príncipe a Princeton – La batalla y la Bomba – Un marco más amplio – Todos los hombres son mortales.

Una obra única con fotografías, esquemas, ecuaciones y manuscritos inéditos de Einstein. 

Ciencias Físico-Naturales

Ciencias fisico naturales

 Ciencias Físico Naturales – (Bartolomé Darder Pericás) – año 1935 – con 247 grabados.

Se cuenta que el sabio italiano Galileo, se hallaba reposando al pié de un manzano, cuando observó que agitado el árbol por un viento algo fuerte, caían varias manzanas al suelo y que se preguntó, por qué causa caían estas manzanas; para poder contestarse a sí mismo, empezó una serie de experimentos que han permitido conocer la manera como caen los cuerpos, o sea lo que se llama en lenguaje usado por los hombres de ciencia, determinar las leyes de la caída de los cuerpos.

Sea falsa o verdadera esta anécdota, el hecho es que Galileo estudió la caída de los cuerpos aprovechando la Torre inclinada de Pisa, desde la plataforma de la cual, que se haya a 55 metros del suelo, dejó caer bolas de distintas sustancias, como cera, oro, plomo, hierro, mármol, etc., encontrando que a pesar de unas ser muy ligeras y otras muy pesadas, llegaban casi al mismo tiempo al suelo, deduciendo que si ciertos cuerpos como hojas, ropas, etc., caen lentamente, es debido a la resistencia del aire. La prueba de esta afirmación se halla en que si se toma un largo tubo de vidrio, en el cual hay pedazos de plomo y trozos de papel, extrayendo el aire del tubo con una maquina extractora neumática, al invertir el tubo, los trozos de plomo y el papel caen a la misma velocidad.

De estos experimentos se induce la ley que dice que todos los cuerpos caen con igual velocidad en el vacío, sea cual fuera su naturaleza o su forma, y que si no sucede así en el aire, es a causa de la resistencia del mismo. El mismo Galileo descubrió otra ley muy importante; se había observado siempre que una piedra cayendo desde poca altura causaba poco daño, pero que si caía desde lo alto de un campanario mataba a una persona si sobre su cabeza diere, aún cuando fuera una piedra de tamaño diminuto. A costa de experimentos delicados, Galileo descubrió que durante el primer segundo a contar desde el momento de soltar el cuerpo, éste al caer recorría un espacio equivalente en medidas modernas a casi cinco metros, pero que a medida que cae aumenta su velocidad, de manera que durante el segundo siguiente recorre tres veces más camino, o sea algo menos de 15 metros y en el tercer segundo recorre ya casi 25 metros. Por cada segundo sucesivo, el cuerpo recorre 9 metros 80 centímetros más de lo que había recorrido en el segundo anterior; se comprende pues que un cuerpo cayendo de gran altura, llega a lograr una velocidad espantosa y por lo tanto caiga con mucha fuerza…

Los cuerpos caen por que son atraídos por la tierra, y a esta fuerza que tiende a que todos los cuerpos caigan hasta que encuentran un obstáculo que les impide seguir cayendo, se denomina Gravedad, si no existiera este obstáculo, constituido por la superficie de la tierra, los cuerpos en su caída, no pararían hasta el centro de la misma. Esto supone por consiguiente que los cuerpos caen verticalmente sobre la superficie de la tierra, y por lo tanto, la dirección de su caída, es el Radio terrestre…