Archivo de la etiqueta: Franco

Franco

Franco

Franco – Autoritarismo y Poder Personal – (Juan Pablo Fusi)

La dificultad final que se presenta al escribir acerca de Franco es separar entre la persona y el régimen… La tarea no es sencilla. Además de un concienzudo estudio, requiere objetividad, sensibilidad, imaginación y, quizá lo más importante, valentía…

No cabe ninguna duda de que Juan Pablo Fusi posee todas estas cualidades… Quedará como una valiosa introducción a la carrera política del hombre que dominó España durante más tiempo que ningún otro.

Franco – Autoritarismo y Poder Personal (1985), va más allá del mero ensayo biográfico. Con el mayor distanciamiento posible, en busca de la objetividad, analiza la personalidad de Franco y los efectos que sus convicciones, su concepción del Estado, sus ideas sobre abstracciones como unidad, orden o autoridad, ejercieron sobre el país durante el largo período en que detentó el poder. Como señala en el prólogo Edward Malefakis, catedrático de Historia Contemporánea de la universidad de Columbia, el libro es accesible a todo el mundo gracias a su excelente estructura y clara exposición.

La Guerra Militar 3

La guerra militar 3

La Guerra Militar 3 – La guerra en el norte

(Manuel Tuñón de Lara Gabriel CardonaJose Luis Alcofar)

Las batallas del Jarama y Guadalajara convencieron a Franco de que empecinarse en la lucha por Madrid no sólo costaría ríos de sangre, sino que alargaría indefinidamente la guerra. El bando sublevado buscó un nuevo objetivo y el frente Norte se ofreció como el mejor escenario para asestar un duro golpe a la República.

Con la toma de Vizcaya, Santander y Asturias no sólo eliminaría un territorio que estaba entreteniendo cuantiosas fuerzas, sino que obtendría importantes recursos humanos y económicos. La República trató de paralizar aquella campaña con fuertes contraataques en Alcubierre, La Granja, Teruel, Huesca, Brunete,… pero nada pudo parar la ofensiva que terminaba en octubre con el frente Norte.

La República, tratando de impedir que Franco volviera a tomar la iniciativa, atacó Teruel en diciembre de 1937, apoderándose de la ciudad el 7 de enero de 1938.

Franco me hizo Terrorista

Franco me hizo terrorista

Franco me hizo Terrorista – (Stuart Christie)

Memorias del anarquista que intentó matar al dictador – (anteriormente lo había intentado la Falange española)

De las calles de Glasgow a las cárceles de la España fascista, es éste el fascinante testimonio personal de un hombre que se enfrenta a los dilemas de una vida dedicada a la libertad. — Noam Chosmsky

En el verano de 1964 y con 18 años recién cumplidos, el anarquista escocés Stuart Christie viajó a España con una carga de explosivos escondida bajo su ropa y con una misión: Matar a Franco. Su temprana obsesión con el dictador había nacido algunos años antes, en los albores de su adolescencia, cuando sus familiares y su círculo de amigos adultos nutrían sus reuniones con anécdotas sobre la Guerra Civil y las Brigadas Internacionales, en las que muchos de ellos habían participado.

Pero quien más influyó en su vocación fue una figura mucho más fuerte y determinante en el ideario de Christie: su abuela. Siempre guiado por su musa inspiradora, Christie comenzaría a contactar con algunos exiliados de la España franquista, a quienes pronto les confesaría su más intimo deseo “Quiero hacer algo más que protestar y repartir panfletos”, les dijo, y sus nuevas amistades no tardaron en complacerle. En Agosto de 1964, cuando su mundo aún no se extendía más allá del sur de Inglaterra, Christie recibió instrucciones para cumplir con su primera misión internacional. Y así comenzó un viaje lleno de insólitas peripecias, que acabó de una manera ciertamente insospechada por su protagonista.

En estas extraordinarias memorias. Christie relata su experiencia, y dibuja un autorretrato digno de ser recordado en la memoria española como el de los últimos idealistas del convulso siglo XX.

En el Laberinto

En el laberinto

En el Laberinto – Diario de Interior 1994-1996 (Fernando López Agudín)

Durante dos años, Fernando López Agudín compartió con Juan Alberto Belloch y, sobre todo, con Margarita Robles, la tarea de limpiar un Ministerio que había quedado al margen de toda reforma desde la muerte de Franco: El Ministerio del Interior.

En el Laberinto registra en forma de diario el paso del autor por las Cloacas del Estado, y su experiencia de lo que significaron para el último Gobierno socialista los coletazos salvajes del GAL, la huida y detención problemática de Luis Roldán, la lucha contra la tradición de la Tortura y el inicio de las conversaciones de Paz con ETA, entre otras cosas….

¿Como democratizar a la Policía? ¿Como hacerlo frente a la oposición de la “Trama Político-Policial”? ¿Cómo frenar el terrorismo de ETA, y cómo acabar con él? ¿Qué impresión produce entrar en Intxaurrondo? Y más, ¿qué actitud mantuvo Felipe Gonzalez durante estos dos años? ¿Cuál fue la del Super-Ministro Belloch? ¿Cómo es de cerca Rodríguez Galindo?

Estas preguntas encuentran respuesta en este libro estremecedor, tenso como un Thriller a medida que sigue, paso a paso, los acontecimientos de dos años que terminaron con la derrota electoral del PSOE.

Como dice Manuel Vázquez Montalban en su prologo: -Utilizando el sistema del dietario, con el pulso de un excelente cronista, López Agudín no solo aporta “Un libro Políticamente imprescindible”, sino también una propuesta genérica de lo que se ha llamado nuevo periodismo. Los héroes de papel adquieren encarnación y al mismo tiempo volumen de escultura histórica. Retrato global e interrelacionado de todos los sujetos implicados en la larguísima campaña pre-electoral que llevó a la derrota del PSOE, tienen especifico interés las apreciaciones que desde dentro del equipo de Belloch se hacían de las estrategias financieras, bancarias y periodísticas empeñadas en el acoso y derribo de Felipe Gonzalez y su partido-.

Atención a la conducta de algunos Jueces retratada por López Agudín y muy preferentemente la del Juez Bueren. Escrito con tanta lealtad al equipo Belloch como a la superior finalidad “democrática”, este volumen deja a cada “mochuelo en su olivo”

El Florido Pensil

El florido pensil

El Florido Pensil – (Andres Sopeña Monsalve)

En la narración de lo que fue la “Des” –educación–  de varias generaciones de españoles de la pos-guerra en clave nacional-católica, un espejo fiel del fascismo postizo del régimen y de la estulticia de los constructores de su “ideología“. Partiendo de los libros de texto de la época, Andrés Sopeña evoca, con una gracia y un humor irresistibles, la escuela cotidiana, la radio local, los “tebeos” de Roberto Alcazar, el Cine de los jueves con Franco inaugurando pantanos y Yon Guein matando indios….

Todo aquello, en suma, que nos hizo “diferentes” y de lo que deberíamos aprender a librarnos, si aspiramos a ser “normales“. Para lo cual bueno es comenzar riéndonos de todo.

A través de estos medios se nos fue inculcando una manera de entender el mundo, la sociedad, España  –de Glorias Florido Pensil–  como se cantaba, con música del “himno nacional” que consiguió hacernos efectivamente “diferentes” y que sigue pesando sobre nosotros.

Este libro, al desdramatrizar con una eficaz comicidad todo este gran tinglado de vaciedad e ignorancia, puede ser el exorcismo que nos ayude a echar de dentro lo que nos queda de los viejos demonios, que no es poco.

El lector entrará en sus páginas como un libro de humor, irá descubriendo en ellas fragmentos de su propia infancia y acabará conociéndose mejor así mismo y entendiendo algo más el mundo que le rodea. Porque “de aquellos polvos vinieron estos lodos” o, si se quiere decir de otro modo, de aquellos libros y aquellas enseñanzas surgieron estas corrupciones (las que se airean) y las que se callan, porque ni siquiera se advierten, que son las peores. Y descubrirá que la mejor manera de enfrentarse a esta herencia es asumirla sin complejos y aprender a reírse de ella.

REFRÁN: “A quien no ama a sus parientes, deben romperle los dientes

En el Día de Hoy

En el dia de hoy

En el Día de Hoy – (Jesús Torbado)

Todas las penas pueden soportarse si las ponemos en una historia o contamos una historia sobre ellas”  (Isak Dinesen)

La obra arranca de una hipótesis novelesca muy sugestiva: en 1933 la República ha ganado la Guerra Civil, Azaña y Negrín se han retirado. Besteiro es presidente e Indalecio Prieto jefe del gobierno. El General Franco, con algunos de sus incondicionales como Dávila y Carrero, se refugia en la Cuba del dictador Batista, mientras sus partidarios andan dispersos por el mundo, unos luchando bajo bandera portuguesa en Angola, otros, como Queipo, a las órdenes de Hitler; Serrano Suñer en Bolonia traduciendo obras jurídicas, y las primeras figuras de la Falange en Roma.

Sobre la base de esta ficción histórica, cuidadosamente ambientada en la época en que transcurren los hechos. Jesús Torbado imagina,  mezclando personajes reales muy conocidos  –entre ellos el escritor norteamericano Ernest Hemingway–  con otros oscuros personajes de su invención, una posguerra española que a simple vista parece todo lo contrario de lo que fue este periodo en la realidad; pero el humor y la ironía que presiden el relato subrayan una serie de aspectos paradójicos, que ahondan en una visión histórica ajena a cualquier partidismo. Un estilo muy fluido y ameno, en que destacan frecuentes guiños maliciosos al lector que aluden a circunstancias de actualidad, contribuye a hacer de esta insólita novela una de las ficciones más vivas y originales a que ha dado pie el inagotable tema de la Guerra Civil española.

Lo que el Rey me ha pedido

Lo que el rey me ha pedido

Lo que el Rey me ha pedido – (Pilar y Alonso Fernández-Miranda)

Comprometido con la idea de una España capaz de superar su secular desgarramiento y convencido del valor de la Corona para impulsar y consolidar la integración política, Torcuato Fernández-Miranda mantuvo una intensa y leal relación con Don Juan Carlos de Borbón. Desde 1960 fue su preceptor y, en palabras del Marqués de Mondéjar, “el gran maestro político del Príncipe“. Más tarde, constituyó uno de los más importantes apoyos con que, quien ya era Rey de España, pudo contar en los difíciles tiempos que siguieron hasta la llegada de la Reforma Política que enterraría el régimen franquista y daría paso a la Monarquía democrática.

Como declaró el propio Frenández-Miranda al salir de la reunión del Consejo del Reino que eligió la terna de personalidades propuestas al Rey para nombrar al sucesor de Carlos Arias: “Estoy en condiciones de ofrecer al Rey lo que me ha pedido

Basado en los manuscritos inéditos de Torcuato Fernández-Miranda, este libro narra con detalle los complejos acontecimientos que ocurrieron entre la muerte de Franco (noviembre de 1975) y la aprobación de la Ley para la Reforma Política (noviembre de 1976). Un año que cambió España y admiró al mundo, pues se dio un paso complejo y gigantesco que permitió convertir, de forma asombrosamente rápida y sin violencia, una dictadura en una Monarquía democrática.

Lo que el Rey me ha pedido es un libro tan apasionante como riguroso, y merece un lugar de honor en la biblioteca de todos los españoles.

Pilar Frérnandez-Miranda Lozana se licenció en Derecho por la Universidad Complutense de Madsrid y ha desarrollado su actividad profesional en el ámbito de la empresa privada. Su interés por el estudio de la transición política le condujo a hacer compatible su trabajo con tareas de investigación que culminaron con la obtención del grado de doctora en Derecho por la misma universidad.

Alfonso Fernández-Miranda Campoamor se licenció en Derecho por la Universidad de Oviedo y se doctoró por la Complutense de Madrid, en la que desempeñó, sucesivamente, los cargos de profesor ayudante, titular por oposición y catedrático interino de Derecho político. Posteriormente obtuvo por oposición la cátedra de Derecho constitucional de la Universidad de Valladolid, accediendo en 1991, mediante concurso-oposición, a una cátedra de Derecho constitucional en la Universidad Complutense de Madrid.

El Fascismo

El fascismo

El Fascismo – (Stanley G. Paine)

Este documento ensayo se propone definir El Fascismo a través del estudio comparado de los diversos movimientos que han esgrimido ese nombre o que lo han recibido de sus adversarios.

Estanley G, Paine establece los criterios que diferencian al Fascismo tanto de la derecha autoritaria conservadora como de la extrema derecha.

Los sistemas de Mussolini y Hitler, los regímenes de Franco y Salazar, la expansión mimética del fascismo en diversas naciones europeas y la difusión de sus rasgos doctrinales en otros lugares del planeta, suministran un rico material empírico para la síntesis. En su busca de una tipología del “Fascismo genérico“, Paine rechaza las explicaciones monocasuales, subraya la complejidad de este fenómeno y apunta los rasgos comunes ideológicos, políticos y retóricos de una manifestación peculiarmente europea, e históricamente enmarcada en el periodo entreguerras.

La Guerra Civil española

La Guerra civil española

La Guerra Civil española – (Miguel de Amilibia)

La Guerra Civil española fue la primera batalla de la II Guerra Mundial. El hecho de que ya transcurridos tanto años de una batalla tan dura como prolongada, de un encarnizamiento que sacó del español lo mejor y lo peor del hombre, presagió los horrores futuros. Después de hundirse nuestro país en un mar de sangre, aun siguen en nuestras conciencias una guerra fratricida llena de enconos, de sedimentos y recuerdos, cruel y dolorosa, que sus recuerdos nos enorgullecen, nos amargan o atormentan, y que ya es historia igual que lo es la Segunda Guerra mundial. Y que para nuestros hijos y nietos, aprendan de aquella contienda atroz, que no hubo ni vencedores ni vencidos, y por el honor y la memoria de aquellos que cayeron en una tierra que es su sepultura, una historia que debe de ser aprendida y nunca olvidada. Una historia que encierra una terrible lección.

Había tensiones en España, y tensiones en el exterior. El Fascismo era ya dueño absoluto del poder en Italia y Alemania, y de un “ANTI-COMUNISMO RABIOSO“. La Sociedad de Naciones era inoperante. La Unión Soviética había ingresado en ella, y la Alemania Nazi la había abandonado. Fue entonces cuando las alarmadas derechas iniciaron sus contactos con Hitler y Mussoli.

Los trabajadores en España presionaban para que se hicieran realidades sus esperanzas. Las alarmadas derechas conservadoras se aprestaban para la defensa. Había fascistas en España. Los de Jose Antonio Primo de Rivera, los de Onesimo Redondo. Eran la Falange. No tenían electores, no votos, pero sus grupos de acción cometían atentados y asesinatos constantes, provocaban represalias y creaban un clima de inseguridad general. Era la “dialéctica de los puños y las pistolas“. Ya lo dijo Jose Antonio Primo de Rivera el 29 de Octubre de 1933 en el Teatro madrileño de la Comedia:

Y queremos por último, que si esto ha de lograrse por la violencia, no nos detengamos ante la violencia

El Frente Popular estaba representado en las Cortes por 87 diputados de Izquierda Republicana, 39 de Unión Republicana, 36 de Esquerra catalana, 99 socialistas y 17 comunistas. La oposición estaba compuesta por 88 diputados de la CEDA de Gil Robles y los 13 del Bloque Nacional monárquico de Jose Calvo Sotelo. En el Centro Político, se hallaban los 10 nacionalistas vascos de Jose Antonio de Aguirre, confesionales, conservadores, pero comprometidos en la defensa de los derechos del País Vasco. La República tenia como presidente a Manuel Azaña, que había reemplazado a Niceto Alcalá Zamora. El gobierno, formado exclusivamente por republicanos, estaba encabezado por Santiago Casares Quiroga, quien no creía en el levantamiento militar. “No me fastidie usted más con cuentos de miedo, y déjeme en paz“… le dijo Casares al socialista Indalecio Prieto. ¿Juzgaba acaso Casares que los Generales no se iban a levantar?

La “dialéctica de los puños y las pistolas” proclamaba Jose Antonio Primo de Rivera en 1933 pone en marcha su maquinaria de muerte: en 1936 comienza lo que sería el anticipo terrible de la Segunda Guerra Mundial. Cuando en 1939 cae Madrid que “CON EL PLOMO EN LAS ENTRAÑAS“, organizó una defensa Heroica y sin parangón.Las tropas nacionales fundan el poder de Franco. Era la lucha del Frente Popular que, encarnadas en el heroísmo de las masas, intentaron frenar el avance de Franco apoyado por tropas alemanas, italianas, y marroquíes..