Archivo de la etiqueta: Guerra de Secesión

Pasiones Humanas

Pasiones Humanas

Pasiones Humanas – (Frank Yerby)

El final de la guerra de secesión , el ku-klux-klan, los caballeros de la camelia blanca y un surtido variopinto de personajes son los elementos que Yerby emplaza en esta novela.

Tras la guerra civil americana el protagonista regresa al sur donde tiene una plantación. Ha servido con los yanquis y eso le traerá problemas, aunque todo le puede traer problemas a un hombre de una sola pieza que no se arredra ante nada y que tiene su propia filosofía de la vida, muy íntegra para los tiempos que corren.

El Honor de los Garfield

El honor de los Garfield

El Honor de los Garfield – (Frank Yerby)

Roark Garfield ama a una mujer y la abandona para ir a la Guerra de Secesión. En un cruel revés de la fortuna, la mujer se suicida, matando también a su hija no nacida. Jurando venganza, el hermano de la mujer busca a Roark en el norte de Texas, donde se ha casado con la hija de un rico hacendado.

Escapando a México, Roark Garfield mantiene relaciones con otra bella mujer mexicana cuyo hermano también jura matarle por el honor de su hermana. Se trata de un juego del gato y el ratón jugado por hombres desesperados a través de media nación, también es una historia de mujeres que se encuentran inevitablemente atrapadas en los planes de venganza y poder de los hombres.

Esclavo

Esclavo

 ESCLAVO – (Eric Corder)

El Sur de de los Estados Unidos, el mundo de la esclavitud y la Guerra de Secesión, ha dado origen a una mitología narrativa que ha tentado a los talentos más notables de la novelística americana, y hallado amplio reflejo a través de versiones cinematográficas basadas siempre en el contraste entre el refinamiento de la vida colonial, frente al drama escalofriante de la esclavitud. Desde Faulkner a Margaret Mitchell  –salvando todas las distancias que van del genio narrativo a la habilidad creadora de Bestsellers–  y pasando por novelistas como Erskine Caldwell, Kyle Onstott y Parkinson Keyes, este enfrentamiento ha posibilitado un impresionante despliegue narrativo, en el que juegan de manera fundamental el sadismo, la violencia, las pasiones desencadenadas, y también muchas veces, el más fácil sentimentalismo o la más descarada apología de la crueldad.

En las últimas décadas, los “Novelas del Sur“, aparecen cargadas de planteamientos polémicos y con un claro propósito reivindicador, exento del paternalismo lacrimoso de “La Cabaña del Tio Tom“. Eric Colder ha logrado plasmar en “ESCLAVO“, el cuadro más despiadado y lúcido de lo que fue la esclavitud en las áreas algodoneras de los Estados Unidos. La historia de Jud, el esclavo, el rebelde, el hombre que entrevé vagamente un mundo de dignidad humana, de libertad y justicia, constituye realmente un documento excepcional.

Entre la brutalidad más horrenda, en un mundo entregado implacablemente a los instintos, Jud irá forjando su consciencia de rebeldía. Tendrá que doblegarse a los caprichos sexuales de su ama, tendrá que soportar la prueba de la crueldad, y del altivo cinismo de sus dueños, perderá a su mujer y verá como su hijo, apenas nacido, es aplastado por los cascos del caballo brutalmente espoleado sobre la victima inocente. Pero esto será el final.

También Jud se entregará a la violencia, llegará al asesinato, intentará vislumbrar lo que es ser libre, pero esta idea es excesivamente compleja e inaprensible para un esclavo, hijo y nieto de esclavos. Y la idea de libertad irá en él unida inexorablemente, a la destrucción de cuanto el mundo blanco significa. Jud será, pues, un símbolo. Símbolo y victima. En él parecerá ensañarse el autor. Pero en el cuadro lacerante de sadismo, de crispación y de impotencia, su figura se agigantará con tintes de tragedia.