Archivo de la etiqueta: Harold Laski

Los sindicatos en la nueva Sociedad

Los sindicatos en la nueva sociedad

Los Sindicatos en la Nueva Sociedad – (Harold J. Laski)

Harold J. Laski ha sido uno de los filósofos políticos de más relieve en nuestro tiempo. Sus ideas han tenido una profunda influencia en el pensamiento socialista. Toda su vida fue un atento observador del creciente poder del trabajo organizado.

En los Sindicatos en la Nueva Sociedad hace un examen de los cambios ocurridos en el status de los sindicatos y del sitio que ocupan en el mundo democrático del presente, y pone de manifiesto la diferencia de sus funciones en los países capitalistas y socialistas con la que presentan a la URSS.

En este conciso libro estudia la actitud anterior y la actual de las sociedades hacia los sindicatos, y sigue los cambiantes puntos de vista de los tribunales en multitud de casos en que el creciente movimiento obrero ha desafiado el añejo concepto de que el derecho de propiedad trasciende a todos los demás; realiza un examen del choque que la reciente aparición de la producción en serie, la seguridad social y la economía dirigida han mostrado con la posición del trabajador, y hace indicaciones acerca del papel apropiado de los gobiernos en los conflictos que puedan afectar al interés general.

Quizá la más importantes de sus conclusiones sea la observación sobre la conveniencia de que el trabajador participe activamente en la Política organizada, pues de ello depende en gran parte el futuro de la Democracia.

Fotografía del libro: Obreros saliendo del trabajo…

Introducción al Derecho del Trabajo

Introduccion al derecho del trabajo

Introducción al Derecho del Trabajo – (Manuel Alonso Olea)

Un inciso, simplemente por escribir algo:

Régimen de Esclavitud.

Sin entrar, por innecesario aquí, y más adelante lo abordaremos en todas sus formas, incluso las que afirma H. Laski en su Introduction to Politics, ni los modos por los que se advenía a tal situación –básicamente por el sojuzgamiento por conquista, o por cautividad del prisionero no sacrificado, bien permaneciendo éste en el suelo conquistado como cultivador, bien desarraigándolo para transportarlo a otras explotaciones agrarias, o utilizarlo como esclavo industrial o doméstico; después, agotadas las fuentes externas, por nacimiento de padres esclavos, o de madre esclava; excepcionalmente por situaciones varias de endeudamiento– ni, menos aún, si como pensó Comte, la esclavitud además de “radicalmente indispensable a la economía social de la antigüedad“, constituyó “un inmenso progreso.., puesto que sucedió a la antropofagia o la inmolación de los prisioneros” (J. Meynaud, Les groupes de pression), sin considerar tampoco si, como razonó Hegel, “el esclavo sirve como espejo o testigo que satisface la autoconciencia del dueño, llena la necesidad de reconocimiento, y le libera de la necesidad de matarlo con el mismo fin“.

Constataremos que “La esclavitud fue una Institución Universal en el Mundo Antiguo; hasta una tercera parte de los habitantes de Atenas fueran esclavos; la esclavitud fue tan característica de la economía de la Polis, como el asalariado lo es de la nuestra“, por otro lado, “Roma se edificó enteramente con el trabajo de los esclavos“; ambas, Grecia sobre todo, ofrecen el espectáculo de una comunidad de hombres libres sostenida y posibilitada por el trabajo de hombres no libres, reforzando y precisando aquéllos, los modos de dominio sobre estos a medida que perfeccionan las instituciones comunitarias. Con todas las matizaciones que se quiera, no deja de ser cierto que “ni la vida material de las civilizaciones greco-romanas, ni la civilización misma en lo que tiene de exquisito, son concebibles sin el trabajo forzoso“; ya nos remontemos a las modalidades varias, desde el pueblo judío, con respecto a Egipto (2200 a. J.C.)

Hispania, proletariado, actividades ociosas y productivas, pobreza y libertad, instrumentos remunerados. La naturaleza del trabajo esclavo, sus paradojas, el jornalero al que se refería Séneca, la estructura social del régimen de esclavitud, sus diversas transiciones hasta llegar a la de siervo, la intervención del estado…etc