Archivo de la etiqueta: Hombres

El Señor de los Anillos

El señor de los anillos

El Señor de los Anillos – (J. R. R. Tolkien)

El principio es tan evidente como un axioma: la capacidad corruptora del poder alcanza incluso a los dioses. Y eso lo saben muy bien los magos y elfos, que se niegan a aceptar el anillo del poder que les ofrece Frodo, el hobbit. Un anillo que hay que destruir cueste lo que cueste, ya que, de no hacerlo, de conservarlo o de permitir que lo recupere Sauron, el Señor de la Oscuridad, los habitantes de la Tierra Media corren el peligro de dejar de ser libres. Porque el poder es el mal.

Ese riesgo apocalíptico de perder la libertad, de verse obligados a abandonar el modo de vida que tanto les gusta, impulsa a Frodo y a sus camaradas a emprender, si bien de mala gana, la gran aventura que relata Tolkien: una guerra abierta, en la que la emoción de la lucha, el interés por lo incierto del desenlace, la riqueza de imágenes y el derroche de fantasía impiden escapar a la magia de lo que se está leyendo.

Epopeya imaginaria, pero espectacular, “El Señor de los Anillos” es todo un universo, con mitología y lenguaje propios, donde lo siniestro y lo heroico alternan, mientras se combaten encarnizadamente el Bien y el Mal, en un eterno conflicto que, para Savater, adopta en esta trilogía la forma de: “el capricho literario más logrado de los últimos cincuenta años.”

Fisiología del Matrimonio

Fisiologia del matrimonio

Fisiología del Matrimonio – (Balzac)

Fijaos en estas palabras que hallaréis en la obra (pág. 47). El hombre superior a quien he dedicado este libro.., ¿no quiere esto decir que os lo dedico?

La mujer que al ver el título de esta obra sienta tentaciones de abrirla, puede evitarse esta molestia, pues la ha leído ya sin advertirlo. Ningún hombre, por malicioso que sea, dirá nunca de las mujeres tanto bien y tanto mal como piensan ellas de sí mismas. Si, a pesar de esta advertencia, alguna mujer persiste en leer la obra, su delicadeza le impone el deber de no hablar mal del autor, ya que éste, al privarse de las aprobaciones que más lisonjean a los artistas, ha grabado en el frontispicio de su libro la prudente inscripción que se pone a la puerta de algunos establecimientos:

No se permite la entrada a las señoras

Las obras de Honorato de Balzac, brillante y fecundo autor francés, se caracterizan por su matiz pintoresco, por su minuciosa observación, y por el gran sentimiento de la realidad. En cada uno de sus libros, su exaltada imaginación se desborda mostrando el cuadro exacto de un mundo proyectado a través de su profunda observación, y dando una visión totalmente objetiva de las pasiones humanas.

Fisiología del Matrimonio fue la obra de la juventud de Balzac, publicada en el año 1829, y recogida luego en la Comedia Humana, constituyendo dicho libro el principio de su carrera como escritor.

Esta obra pertenece a un género discursivo, género que en dicha época gozaba del gran favor del público, ya que las alusiones, la sátira hiriente e intencionada, flagelando a cualquier sector de la sociedad, constituía un motivo, una reacción de escándalo o murmuración. En ese tiempo eran pocos los escritores que se rasgaban las vestiduras abordando unos hechos reales, verídicos, y que a toda costa se querían ocultar o disimular.

En esa época se componían muchas fisiologías versando sobre diferentes temas, algunas de ellas agudas e instructivas, queriendo censurar o ensalzar distintos aspectos de la vida social e intelectual del momento. Fisiología del Matrimonio, de Balzac, constituyó un éxito de escándalo, sin precedentes en las publicaciones de aquella época.

Muchos biógrafos del gran escritor, y también muchos críticos censuraron al autor de Fisiología del Matrimonio, diciendo que su obra constituía un alarde de cinismo al reducir la vida matrimonial casi por entero a la alcoba.

El matrimonio se deriva de la naturaleza.  –La familia oriental difiere completamente de la occidental–  El hombre es ministro de la naturaleza, y la sociedad la modifica.  –Las leyes se han hecho para las costumbres, y las costumbres cambian.

El matrimonio puede, por consiguiente, recibir el perfeccionamiento gradual a que todas las cosas humanas parecen sometidas.

Esta palabras, dichas por Napoleón en el Consejo de Estado, cuando la discusión del Código Civil, impresionaron vivamente al autor de este libro; y acaso ellas, sin advertirlo él mismo, le inspiraron la obra que hoy ofrece al público.

El señor de los Anillos II

El señor de los anillos 2

El señor de los Anillos II Las Dos Torres – (J. R.R. Tolkien)

En la adormecida e idílica Comarca, un joven Hobbit recibe un encargo: custodiar El Anillo Único y emprender el viaje para su destrucción en las Grietas del Destino. Consciente de la importancia de su misión, Frodo abandona la comarca e inicia el camino hacia Mordor con la compañía inesperada de Sam, Pippin y Merry. Pero sólo con la ayuda de Aragorn conseguirán vencer a los jinetes negros y alcanzar el refugio de la Casa de Elrond en Rivendel.

Allí se celebra el Concilio que, en nombre hombres, elfos y enanos, decide la destrucción del Anillo y elige a Frodo como su portador. Sam, Merry y Pippin, Aragorn y Boromir, Legolas el elfo, Gimli el enano, y Gandalf el Gris, acompañaran a Frodo en la aventura. La Compañía parte de Rivendel hacia el paso de Caradhras, ante la dificultad de atravesarlo emprenden el peligroso camino hacia las Minas de Moria, donde Gandalf es engullido por el Abismo durante su lucha con el temible Balrog.

Aragorn guía a la Compañía a través de las tierras élficas de Lórien y a lo largo del río Anduin hasta las cataratas de Rauros. Espiados y acosados por las Huestes del Mal, deben tomar una grave decisión: seguir hasta el este, camino de Mordor, o acompañar a Boromir hacia las Minas Tirith. Cuando queda claro que Frodo está decidido a seguir su viaje hacia el País Oscuro, Boromir intenta apoderarse del anillo. Frodo y Sam huyen y el resto de la Compañía sufre el ataque de los orcos al servicio de Mordor y del traidor Saruman de Isengard.

La misión parece abocada al fracaso pero, ahora, la aventura continúa…

Ningún escritor del género ha aprovechado tanto como Tolkien las propiedades características de la Misión, el viaje heroico, el Objeto Numinoso, satisfaciendo nuestro sentido de la realidad histórica y social… Tolkien ha triunfado donde fracasó Milton

La invención de pueblos extraños, incidentes curiosos y hechos maravillosos es en este segundo volumen de la trilogía tan exuberante y convincente como siempre. A medida que avanza la historia, el mundo del Anillo crece en dimensión y misterio, poblado por figuras curiosas, terroríficas, adorables o divertidas. La historia misma es soberbia

Guía completa de La Tierra Media

Guia completa de la Tierra Media

Guía completa de La Tierra Media (A-G) – Tolkien – (Robert Foster)

Para los lectores que emprenden el largo viaje a la Tierra Media, ésta es una guía indispensable que abre  nuevas perspectivas al Universo fantástico de Tolkien. Desde Adaldrida Brandigamo hasta Zaragamba, todos los Hobbits, elfos, hombres, enanos, orcos o cualquier residente en la Tierra Media, son descritos y localizados en cada volumen y en el tiempo. Desde las estrellas y los arroyos a la comida y la flora, desde las llamas del Corazón de Oroduin a los Abismos de las Grietas del destino, todo lo que pueda encontrarse en la Tierra Media está ordenado alfabéticamente y con referencias cruzadas y con referencias cruzadas que remiten a los volúmenes del Hobbit, El Señor de los Anillos y el Silmarillion.

Los hijos de Húrin

Los hijos de Hurin

Los hijos de Húrin – (J. R. R. Tolkien)

Los hijos de Húrin es uno de los grandes relatos que fundamentan la historia de La Tierra Media y se sitúa en La Primera Edad, cuando elfos, hombres y enanos llevaban unos pocos siglos sobre la tierra. Junto con los amores de BerenLúthien, es la historia más mencionada en El Señor de los Anillos y el Silmaríllion como referente del heroísmo y la tragedia en la lucha contra el mal, en la Primera Edad encarnado en la figura de Morgoth. Una historia trágica de amores imposibles, pasiones incomprendidas y guerras sin cuartel entre La Luz y La Oscuridad.

Hombres, elfos y enanos, orcos y dragones luchan por el dominio de la Tierra Media

Mujeres malqueridas

Mujeres mal queridas

Mujeres malqueridas – (Mariela Michelena)

Este libro está dedicado a todas las mujeres que sufren.

Mariela Michelena es Psicoanalista y miembro titular de la Asociación Psicoanalítica de Madrid (Asociación Psicoanalítica Internacional). Ha desarrollado su actividad clínica en Caracas, Houston y Lima. Actualmente ejerce como Psicoanalista en su consulta privada de Madrid.

Este libro está dedicado a todas las mujeres que sufren por un mal amor. Mujeres enganchadas a relaciones imposibles, destructivas. Mujeres que lloran por un amor perdido o sin futuro. Mujeres fieles a parejas intermitentes. Amores furtivos, prohibidos, clandestinos. Mujeres extraordinarias que se transforman en niñas enfermizas si un hombre no las llama. Mujeres que son fuertes ante todos los retos de la vida, excepto para resguardarse de quien las quiere mal. Mujeres dispuestas a esperar y esperar. Engañadas, traicionadas, en definitiva: malqueridas…

Si piensas que puedes haber caído en alguno de los “pecados capitales” de malqueridas, pregúntate si:

Eres sumisa con tu pareja para no provocar conflictos.

Rompes y retomas tu relación continuamente.

No puedes vivir sin esa persona aunque sabes que no te quiere como tú te mereces.

Te adaptas a él de tal manera que eres capaz de transformarte en cualquier cosa con tal de no perderle.

Eres incapaz de hablar con tus amigas de tus sentimientos.

Mariela Michelena traza en estas páginas un mapa de las relaciones de pareja, en el norte siempre eres tú, y señala los caminos para que puedas retomar las riendas de tu vida, dirigirla mejor y recuperar tu autonomía…

Fuego

Fuego

 Ya os lo avisé. Os lo avisé hace muchos años y no me quisisteis escuchar. El fuego lo devora todo. Devora a las familias, a las casas más sólidamente construidas, a los hijos, a las madres, a los hombres y mujeres, a los trabajos, a los futuros y a los pasados. El fuego mata los sueños, los días y el presente. Os lo avisé, os lo avisé, y no me quisisteis hacer caso. Nadie se escapa del fuego abrasador…