Archivo de la etiqueta: Humano

Cartas de un asesino insignificante

Cartas de un asesino insignificante

Cartas de un Asesino Insignificante – (José Carlos Somoza)

Durante su solitaria estancia en un pueblo costero de Roquedal, una traductora, Carmen del Mar Povesa, recibe misteriosas cartas de un desconocido que le declara su intención de matarla. Las cartas son abandonadas en el muro que rodea la casa y el desconocido exige una respuesta. Comienza así un extraño intercambio epistolar, un juego de acertijos y falsas soluciones, de identidades y espejos, en el que inexorablemente se imbricarán las oscuras leyendas del pueblo, sus antiquísimas fiestas populares y algunos de sus enigmáticos habitantes.

Escrita en clave lúdica, siguiendo una estructura argumental que recuerda el juego múltiple de las cajas chinas, la novela aborda de manera brillante la idea de la muerte, al tiempo que presenta la escritura como metáfora y espejo del destino humano…

Un tranvía en SP

Un tranvia en sp

Un tranvía en SP – (Unai Elorriaga)

Cuando Lucas era joven, su amigo Tomás conducía un tranvía y su hermano Ángel poseía una carpintería que siempre tenía las puertas abiertas. Después de hacerle un hermoso bastón, su hermano Ángel murió, y también Tomás y todos sus amigos. Ahora ya no quedan tranvías ni carpinterías con las puertas abiertas, pero Lucas le quedan los sueños, los recuerdos, y las fotos de las montañas más altas del mundo…

Lucas sueña con ocho miles. Hay catorce en todo el mundo, catorce montañas de más de ocho mil metros, con nombres que llenan la boca al decirlos: El Anapurna, el Nanga Parbat, el Mansalu o el Sisha Pangma. A Lucas le gusta sobre todo el Sisha Pangma. Quizá lo subiría, tal vez, si Rosa estuviera todavía aquí, si pudiera subirse con ella al tranvía y observar su perfil y poner la mano en su falda o su rodilla. Quizá si su amigo Tomás condujera el tranvía y los llevara a la cima.

Pero como Rosa ya no está, ni Tomás, ni su hermano Ángel ni todos los demás, Lucas se conforma con fotos de ocho miles, como la que le compra su hermana María cuando va a buscarlo al Hospital. María le dice que le dará la revista cuando lleguen a casa, sólo entonces…

En casa está Marcos, un chico que toca la guitarra en las esquinas y lee demasiado. Que no quiere molestarles, que creía que la casa estaba vacía, que ya se marcha. Pero a Lucas y a María no les importa: le dicen que se quede en la habitación de Ángel, que hace mucho que está vacía. Y Marcos se queda, y vive con Lucas sus últimos días, sus sueños de subir a las montañas que sólo ha visto en fotos, sus monólogos con la polilla Don Rodrigo, sus conversaciones con los amigos que ya no están pero que tienen todavía 20 años, sus besos con Rosa que hace 17 años que tampoco está pero como si estuviera, porque sólo con Rosa valía la pena hacer las cosas, como subir al Sisha Pangma. En tranvía…

Los Niños

Los niños

Los Niños – (Miguel Delibes)

Miguel Delibes ha reunido en este volumen los mejores fragmentos de su obra en los que aparecen personajes infantiles: “Como he dicho en otras ocasiones”  –explica el autor–  el niño es un ser que encierra todo el candor y la gracia del mundo y tiene abiertas anre sí todas las puertas, esto es, está a tiempo de serlo todo en la vida, en tanto el hombre es un niño que ha perdido el candor y la gracia y ha concentrado en una (el oficio que desempeña) sus posibilidades. “Esto quiere decir que la carga de misterio que un niño recata es superior a la del adulto y, en consecuencia, su participación en un relato puede imprimir a éste tanto interés, si no mayor, como el protagonizado por un hombre derecho” El libro se divide en dos partes, “Los niños de pueblo” y “Los niños de ciudad“: la niñez en los pueblos castellanos, golfos de barrio, niños de familia burguesa, ingenuos, crueles, sinceros, tiernos, dramáticos, la niñez según Delibes, como un mundo muy especial que también revela al trasluz el de los mayores. Éstas son algunas de las páginas más bellas, más humanas, de quien es sin disputa uno de los primeros escritores españoles de hoy.

Las guerras de nuestros antepasados intentan ser un alegato contra la violencia. Pacífico Pérez, un ser naturalmente bueno y candoroso, termina por aceptar aquélla debido a la presión del entorno. Su padre es violento, su abuelo también, su bisabuelo otro tanto, su pueblo no menos. En esta tesitura Pacífico termina por dejar de serlo, por dejar de ser Pacífico, y matar a un convecino, sin saber muy bien por qué. En el fragmento que reproduzco a continuación se recoge un sabroso diálogo de Pacífico Pérez con el médico del Sanatorio Penitenciario donde ha sido recluido. Ganado por la actitud humana y paternal del doctor, Pacífico se desahoga con él y llega a contarle pormenores de su infancia que nunca ha contado a nadie. A través de este anecdotario se hace evidente la hipersensibilidad del niño, notoria desde el momento de su nacimiento en el que Pacífico asegura que tuvo conciencia de la crueldad del mundo y pretendió refugiarse en el vientre de su madre otra vez. A partir de aquí, los extraños signos que acompañan a su vida, son reveladores de un estado morboso debido al cual todas las actitudes de violencia que observa a su alrededor repercuten dolorosamente en él.

La Mente Humana

La mente humana

La Mente Humana – (José Luis Pinillos)

Esta obra, que constituye ya un clásico de la Psicología en nuestro país, nos abre las puertas de un universo misterioso y fascinante del que siempre queda algo por descubrir: La Mente Humana.

Aunando diversos saberes, con lenguaje claro y asequible, Jose Luis Pinillos ofrece una visión armónica de nuestro psiquismo, sin olvidar factores tan fundamentales como la Cultura, los Sueños, los Biotipos, o la Percepción Subliminal.

Un libro dirigido a todos aquellos que deseen conocer los secretos de la mente humana, responsable de su propia perfección y del cuidado de nuestra vida.

Los libros, como los hijos, tienen su propia vida y poco es lo que cabe hacer por ellos una vez que se hacen a la mar. Este que  ahora emprende una nueva navegación lo hace con el mismo casco y la misma arboladura que tenía. No parece que estén mal. La embarcación nunca fue de gran calado, pero se conserva. La verdad es que en su momento resultó bastante maniobrera y tengo para mí que todavía podrá resistir alguna que otra singladura: aunque en realidad nunca se sabe, porque en el fondo la mar es traicionera.

Aquí y allá, por descontado, ha habido que dar una mano de pintura; también fue necesario algún retoque y hubo que renovar los aparejos. Pero siempre fue cosa pequeña, reparación de poca monta. Se ha tratado no más que de referir lo que ya había, de abrirlo a las novedades que inevitablemente  –y por fortuna–  el paso del tiempo trae consigo. Pero como he dicho, la tarea en general ha sido fácil y hasta muy grata.

En el orden natural, todo procede de algo. La mente humana no escapa tampoco al dictado de esta férrea ley a que está sometida la realidad entera. De dónde, en última instancia, procede la totalidad de lo existente, es cuestión que, en cuanto psicólogos, no nos compete acometer aquí. Para nuestros propósitos basta dejar bien sentado que la mente humana no puede entenderse sólo desde sí misma…

Libro del Hara

face-el libro del hara

El Libro de Hara – (Osho) – El Viaje al Centro del Ser

 El ser humano nace con un centro, pero vive sin recordarlo. Ese centro es la conexión del ser humano con la existencia, es su raíz.

Puedes vivir sin conocer tu centro, pero si no lo conoces llevarás una vida desarraigada, no sentirás el suelo, no tendrás “casa”. Si no conoces tu centro, tu vida no tendrá rumbo, carecerá de sentido, estará vacía.

El hombre nace con un centro, pero no nace con el conocimiento de ese centro. Ese conocimiento ha de adquirirse. Cuando conoces tu centro, tu vida se vuelve real…

“El Libro de Hara” reúne las charlas que Osho impartió durante un campus de meditación dedicado íntegramente a ese centro vital del ser humano, que los japoneses denominan”hara”. El hara constituye el centro del Ser, el vínculo de la existencia, la morada de la voluntad, la referencia que presta sentido a la vida. A lo largo de ese campus, Osho habló del proceso de conocimiento del hara así como del viaje hacia el centro del ser, un viaje que comienza con el cuerpo y a lo largo del cual se desciende de la cabeza al corazón, y del corazón al hara. El libro se completa con técnicas y meditaciones proporcionadas por Osho para tomar conciencia del hara y centrarse en él. Osho es un místico contemporáneo cuya vida y enseñanzas han influido a millones de personas de todas las edades y condiciones. Ha sido descrito por el Sunday Times, de Londres, como uno de los «mil artífices del siglo XX», y por el Sunday Mid-Day (India), como una de las diez personas Gandhi, Nehru y Buda que han cambiado el destino de la India. Acerca de supropio trabajo, Osho ha dicho que está ayudando a crear las condiciones parael nacimiento de un nuevo tipo de ser humano. Él ha caracterizado a menudo a este ser humano como «Zorba, el Buda», capaz de disfrutar de los placeres de Zorba, el Griego y de la silenciosa serenidad de Gautama, el Buda. Su visión conjuga la sabiduría intemporal de Oriente y el potencial más elevado de la ciencia y la tecnología occidentales. Sus «meditaciones activas» están diseñadas para liberar el estrés acumulado del cuerpo y la mente, y así facilitar la posibilidad de experimentar un estado relajado y libre de pensamientos. El Resort de Meditación de Osho Internacional, que Osho estableció en Puna, es un oasis donde sus enseñanzas pueden ser puestas en práctica y que cada año continúa atrayendo más de 15.000 visitantes de todas partes del mundo.