Archivo de la etiqueta: Idomeneo

Quo Vadis…?

Quo Vadis

Quo Vadis..? – (Enrique Sienkiewicz)

Petronio, que la noche antes había asistido en el Palatino a un banquete en el cual se había aburrido oyendo las sandeces de Vatinio y discutiendo con Nerón, Séneca y Lucano sobre si la mujer tiene alma, se levantó luego de mediodía y como siempre enervado. Desde hacía algún tiempo no gozaba de salud, pero el baño matinal le activaba la circulación de la sangre, le restauraba las fuerzas, le reanimaba, y al salir del “eleoterio” (último departamento de los baños) sentíase rejuvenecido, lleno de vigor, con los ojos brillantes y tan esbelto y gentil que al mismo Otón superaba en belleza. Con justicia le llamaban el “Arbitro de las elegancias

Solamente concurría a las termas (baños públicos de Roma) en el caso de aparecer algún retórico notable del que se hicieran grandes elogios en la ciudad o cuando podían presenciarse en los “efebeos” luchas en extremo interesantes. En su ínsula (lo que hoy llamamos manzanas) poesía un baño tan vasto y lujoso que el mismo Nerón lo reputaba superior al suyo, dechado de elegancia y suntuosidad.

Se levantó tarde, como dijimos, y se bañó. Después, tendido sobre una mesa de ciprés cubierta de blanco lino egipcio, aguardó, con los ojos medio cerrados que le reaccionase el vaho tibio del “lacónico“.

Por fin abrió los ojos y se decidió a hablar. Preguntó por el estado del tiempo y por las piedras preciosas que prometiera traerle aquella mañana el joyero Idomeneo. Se le respondió que el tiempo era magnífico, que del lado de los Montes Albanos soplaba un viento apacible y que Idomeneo aún no se había presentado…