Archivo de la etiqueta: Iglesia

Comentarios al Código de Derecho Canónico II

Comentarios al derecho cononico 2

Comentarios al Código de Derecho Canónico II

Proseguimos estos Comentarios al Código de Derecho Canónico iniciados en el volumen I, que había cerrado sus páginas con la explicación del canon 681.

En el presente volumen ofrecemos a nuestros lectores la disciplina de los cánones 682-1321 y su comentario doctrinal.

La distribución de este trabajo, por orden de autores y de materias, es como sigue: El P. Arturo Alonso Lobo, O. P., comenta la tercera parte del libro II (can. 687-725), así como el libro III en sus cánones preliminares (can. 726-730), y en los títulos acerca de los sacramentos en general (can. 731-736) y de los cinco primeros sacramentos en (can. 737-947). D. Lorenzo Miguélez Domínguez prosigue la explicación doctrinal de los sacramentos con los tratados acerca del orden y del matrimonio (can. 948-1143) y del apartado referente a los Sacramentales (can. 1144-1153). El P. Sabino Alonso Morán, O. P., se ha encargado de la segunda y tercera parte del libro III (can. 1154-1321); con esta materia clausuramos el volumen II.

Para que la obra resulte completa y los lectores tengan a mano no sólo el comentario de la disciplina eclesiástica, sino también el mismo texto legal, se insertan  —como ya hicimos en el volumen I—  los cánones respectivos en latín y castellano. Debido a que el tratado sobre el matrimonio es muy extenso, hemos decidido fraccionar el texto canónico en sus diferentes capítulos, logrando así una mayor proximidad entre el texto legal y su explicación doctrinal.

Los dos volúmenes restantes, que verán la luz pública próximamente, completarán este primer comentario completo del Derecho Canónico, con el texto latino oficial y su traducción castellana, escrito en estilo conciso, claro y de técnica moderna.

Réquiem por un campesino español

Requien por un campesino español

Réquiem por un campesino español – (Ramón J. Sender)

Con una prosa tan sencilla como directa, Ramón J. Sender despliega un Réquiem por un campesino español, su talento para narrar una historia de resentimientos, traición y culpa que pudo haber ocurrido en cualquier pueblo de esa España dividida por la Guerra Civil.

Esta dura crítica a los poderosos y la Iglesia, pone de manifiesto las miserias de aquellos que vencieron en la contienda. Censurada durante la dictadura, Réquiem fue publicada en 1960 durante exilio en México de su autor…

Ramón J. Sender (1901-1982) llegó a la literatura desde el periodismo, que ejerció en medios progresistas como El Sol o Solidaridad Obrera y que le valió la cárcel durante la dictadura de Primo de Ribera. Combatiente desde las trincheras y desde la máquina de escribir, logró huir a Francia después que los franquistas asesinaran a su esposa y a su hermano en la Guerra Civil.

Requiem por un campesino español 2

Réquiem por un campesino español recoge un dramático episodio de la Guerra Civil en un pueblo aragonés. Mosén Millán se dispone a ofrecer una misa en sufragio del alma de un joven a quien había querido como a un hijo. Mientras aguarda a los asistentes, el Cura reconstruye los hechos: el fracaso de su mediación, con la que creyó poder salvar al joven, pero que no sirvió más que para entregarlo a sus ejecutores. El relato es de una perfecta sobriedad y de una sencillez no por ello menos profunda y estremecedora.

La narración sobrecoge por su ajustado realismo, por la eficacia de sus símbolos y por el profundo conocimiento de los mecanismos de la conciencia, puesto de manifiesto a través de la evocación del sacerdote. Sin lugar a dudas, Réquiem por un campesino español es una de las mejores obras de Ramón J. Sender y un libro definitivo sobre nuestra guerra civil, alejado de cualquier panfletarismo.

Lecturas para minutos 1

Lecturas para inutos 1

Lecturas para minutos 1 – (Hermann Hesse)

La sintonización de las nuevas generaciones con la sensibilidad ética, la preocupación estética y la visión del mundo de Hermann Hess (1887-1962) ha contribuido de forma  decisiva al renacimiento del interés  por su obra narrativa y ensayística. La recopilación de Pensamientos Extraídos de sus Libros y Cartas, iniciada con este volumen y continuada en un tomo posterior también titulado Lecturas para Minutos, se ordena en torno a los problemas centrales de la condición humana; la distribución temática en catorce apartados (política, religión e Iglesia, sociedad e individuo, escuela y educación, realidad e imaginación, arte y artistas, amor y muerte, juventud y vejez, etc) posee un carácter sobre todo orientativo.

La lectura de los dos volúmenes  –señala Volker Michels, autor de la selección–  muestra la coherencia y continuidad de un pensamiento profundamente fecundo y original, que en ocasiones ofrece visiones diferentes de un mismo problema al considerarlo desde situaciones distintas e irrepetibles…

Lectura para minutos 2

Lecturas para minutos 2

Lectura para minutos 2 – (Hermann Hesse)

La favorable acogida dispensada a Lecturas para minutos, expresión quintaesenciada del pensamiento de Hermann Hesse (1877-1962), animó a Volker Michels a confeccionar una segunda antología, destinada a completar esa exposición ordenada de las ideas del Premio Nobel de 1946 acerca de la historia, la sociedad, las creencias y el arte. Sirven de fuente para esta recopilación la voluminosa correspondencia del genial escritor (en gran parte inédita), así como textos entresacados de sus grandes novelas, de sus narraciones breves y de su obra ensayística y crítica.

Se ha mantenido la articulación temática, de forma tal que los pensamientos quedan ordenados en una serie de apartados: política: sociedad e individuo; tareas del individuo; formación, escuela y educación; religión e iglesia; saber y conciencia; lectura y libros; realidad e imaginación; arte y artistas; felicidad y amor; muerte; juventud y vejez… 

¿En qué creen los que no creen?

En que creen los que no creen

¿En qué creen los que no creen? – (Umberto EcoCarlo María Martini)

Un representante singular de la cultura laica, Umberto Eco, y un príncipe de la Iglesia, Carlo Maria Martini, han volcado en estas páginas sus reflexiones acerca de la ética y sus fundamentos en el fin del milenio.

A modo de diálogo epistolar, con absoluta libertad dialéctica, debaten algunos de los valores que se cuestiona el hombre contemporáneo; entre otros: los confines de la vida humana según la tradición teológica y el desafío tecnológico, las limitaciones impuestas a las mujeres por la Iglesia y el sentido de la fe, tanto para quienes creen como para quienes no creen (o creen que no creen).

A este intenso epistolario público se suman las voces de un coro variopinto y curiosamente armonioso, compuesto por dos filósofos (E. Severino y M. Sgalambro), dos periodistas (E. Scalfari e I. Montanelli) y dos políticos (V. Foa y C. Martelli), que puntualizan y amplían las conclusiones de Eco y Martini.

El mal latino

El mal latino

El Mal Latino – (Alain Peyrefitte)
A ninguna Nación le gusta considerar sus desgracias como hijas legítimas
Alain Peyrefitte nos pone al descubierto en esta obra la existencia de unas “castas” administrativas, que son las únicas que poseen realmente el poder, por lo cual son estables, duraderas y permanentes. En resumen, el autor nos viene a decir, formulándose una serie de preguntas: ¿Está o no el mundo latino aquejado de un mal persistente? En caso afirmativo, ¿Cuales son sus manifestaciones y sus causas? ¿Está en vías de curación? O bien: ¿Sobre qué principios podría esbozarse una terapéutica? Al esforzarse por dar respuesta a estas preguntas, Alain Peyrefitte nos abre una ventana a unos sorprendentes horizontes…

 

¿Se puede evitar el desarrollo de las tendencias centrífugas, el resurgimiento de los feudalismos, el desencadenamiento de los intereses particulares, la disolución de las sociedades latinas?

El fenómeno burocrático es un dato universal de nuestras sociedades, cada vez más complejas, y el mal tecnocrático amenaza en todas partes con la corrupción…

En base a recuerdos personales, referencias históricas o estudios sociológicos, el autor describe el fenómeno del centralismo —al que denomina “el mal francés”—, y lo que considera sus consecuencias: irresponsabilidad, conflictos de competencias, desequilibrios, etc. A la hora de encontrar sus causas, no duda en atribuirlas a la “romanidad” y “al espíritu de la Contrarreforma”.
En el capítulo II, Peyrefitte sostiene que el centralismo habría sobrevenido a la Iglesia como consecuencia del conflicto de Trento; de aquí, por mimetismo, habría arraigado en Francia. Esta tesis supone una brave confusión de conceptos —identificar el primado del papa con el centralismo político—, y es, además, históricamente insostenible: muchos años antes de Trento, la centralización estatal era ya una realidad en los países latinos, y en la misma Francia.
El autor, que afirma su condición de católico (p. 24), mantiene una visión puramente sociológica de la Iglesia, como sociedad de exclusivo carácter terreno. Le achaca una supuesta condena global de la economía, así como del progreso y de la civilización modernas (pp. 204-207); le dirige abundantes afirmaciones irrespetuosas, casi tantas como elogios a un idealizado espíritu protestante, y, especialmente, en el capítulo V, ataca algunos puntos doctrinales y disciplinares de la Iglesia.

 

¿Se renueva la Iglesia Católico-Romana?

Se renueva la iglesia catolico romana

¿Se renueva la Iglesia Católico-Romana? – (Samuel Vila) C- 3

El cambiante panorama de la Iglesia Católica Romana, haría suponer a muchos que esta antigua y poderosa Institución religiosa ha entrado en una fase de profundas renovaciones. Particularmente sus movimientos de “avanzada“, como la Renovación Carismática y la Teología de la Liberación, están haciendo uso de una nueva terminología y estrategia para recuperar el terreno perdido con el gran crecimiento de las Iglesias Evangélicas en América Latina.

En el presente estudio, el Dr Vila hace un análisis del trabajo de los teólogos de la Liberación en las Comunidades Eclesiales de Base, las cuales, según los seguidores de esta corriente político neo-religiosa, constituyen el nuevo “Pueblo de Dios“. Tomando en cuenta en especial el pensamiento del sacerdote brasileño Leonardo Boff, uno de los escritores más significativos de la TL, el autor analiza el papel que desempeñan actualmente las Comunidades de Base en el Continente Americano y desarrolla el concepto bíblico y evangélico sobre la Iglesia de Dios.

El libro contiene además una excelente documentación sobre la historia de la Iglesia Evangélica, la cual, como demuestra el Dr Vila nunca dejó de existir desde el Pentecostés hasta nuestros días, algunas veces manifestada por creyentes sinceros dentro de la Iglesia Romana (surgida a partir del siglo IV), otras en las Iglesias y Movimientos disidentes del eje romanista. Por último, el autor retoma las confesiones de Boff sobre el fracaso de la Iglesia Romana como Institución eclesial y las propuestas de los Teólogos liberacionistas para construir una nueva Iglesia Popular.

Este es, sin duda, un libro de inmenso valor para los cristianos evangélicos de Hispanoamérica, en un tiempo de confusión y crisis. Los sucesos cambiantes del romanismo (las nuevas políticas del Vaticano, la Renovación Carismática y la Teología de la Liberación) deberían ser de gran interés para nosotros, en la medida en que queremos cumplir mejor nuestra tarea de ganar a muchos de ellos para Cristo

Tratado sobre la Tolerancia

Tratado sobre la tolerancia

Tratado sobre la Tolerancia – (Voltaire)

En 1871 Jean Calas, un próspero comerciante protestante de Tolouse, fue acusado y ajusticiado injustamente por el asesinato de su hijo que quería convertirse al Catolicismo.

El “Caso Calas” es el punto de partida para que Voltaire escribiera uno de sus ensayos más célebres en pro de la tolerancia religiosa, a favor de la separación de la Iglesia y Estado y contra el fanatismo.

Voltaire invirtió tres años en desarrollar los textos que reivindicarían la memoria de Jean Calas.

San Pedro y sus Sucesores

San Pedro y sus sucesores

San Pedro y sus Sucesores – (Maurus Schellhorn Osb) – Historia

La máxima Capital de todos los Historiadores reza así:

A mi sincero modo de ver, los acontecimientos deben presentarse tal como en realidad han ocurrido…

Muchos lectores podrán censurar el hecho de que no hagamos alusión del Espíritu Divino que anima a la Iglesia y al Papado. Nada de eso es este libro. Nada más ni nada menos, es un documento histórico.

En la Historia de los Papas, juegan un destacado papel las correspondientes tendencias políticas y espirituales de la época, que justifican en gran medida no pocas las decisiones que tuvieron que tomar los vicarios de Cristo. Resulta, pues, imprescindible una exposición de los acontecimientos espirituales-ideológicos más sobresalientes de cada época, para la comprensión de la actividad de los distintos Papas.

Este libro es, en suma, para decirlo con frase orteguiana, una Historia de los Papas y su circunstancia.

Cuando nos remontamos a los más oscuros principios de la Historia del mundo, encontramos una serie de grandes y poderosos reinos, tales como el de los Asirios, el de los Babilonios, el de los Egipcios, y más tarde el reino de Persia que conquistó Alejandro Magno y que sumó a sus anteriores conquistas para formar un nuevo y gigantesco imperio. Luego nació el imperio romano que fue extendiéndose hasta convertirse en dueño y señor de gran parte del Oriente y del Occidente. Y así fueron apareciendo las tribus Eslavas, Germanas, los Otomanos, los Carolingios, los Otones y los Hohenstaufen, y así por medio de los siglos llegamos a Napoleón, los Habsburgo y los Hohenszollern.

Pero han desaparecido ya los poderosos reinos de la antigüedad, que fueron desmoronándose y dividiéndose en diversas fracciones, muchas de las cuales en la época actual se han convertido en repúblicas. Incluso los monarcas que todavía parecen reinar sobre sus pueblos disfrutan de un poder igual al presidente de cualquier pequeña república. Sin embargo existe un reino –cuya esencia es ciertamente de naturaleza espiritual– que ha perdurado ininterrumpidamente en el curso de 20 siglos, a pesar de todas las persecuciones y de todos los peligros tanto internos como externos…: La Iglesia, que su fundador la definió como: “Mi Reino no es de este Mundo

Dios llora en la Tierra

Dios llora en la tierra

Dios llora en la Tierra – (Van Straaten)

En 1947, para socorrer a los sacerdotes expulsados de la Alemania del Este, que corrían peligro de morir de hambre en los campos de refugiados, el «Padre Tocino» recorrió Bélgica y Holanda distribuyendo alimentos, ropa y medicinas. Nace así la «Ayuda a la Iglesia necesitada».