Archivo de la etiqueta: Imaginación

Fisiología del Matrimonio

Fisiologia del matrimonio

Fisiología del Matrimonio – (Balzac)

Fijaos en estas palabras que hallaréis en la obra (pág. 47). El hombre superior a quien he dedicado este libro.., ¿no quiere esto decir que os lo dedico?

La mujer que al ver el título de esta obra sienta tentaciones de abrirla, puede evitarse esta molestia, pues la ha leído ya sin advertirlo. Ningún hombre, por malicioso que sea, dirá nunca de las mujeres tanto bien y tanto mal como piensan ellas de sí mismas. Si, a pesar de esta advertencia, alguna mujer persiste en leer la obra, su delicadeza le impone el deber de no hablar mal del autor, ya que éste, al privarse de las aprobaciones que más lisonjean a los artistas, ha grabado en el frontispicio de su libro la prudente inscripción que se pone a la puerta de algunos establecimientos:

No se permite la entrada a las señoras

Las obras de Honorato de Balzac, brillante y fecundo autor francés, se caracterizan por su matiz pintoresco, por su minuciosa observación, y por el gran sentimiento de la realidad. En cada uno de sus libros, su exaltada imaginación se desborda mostrando el cuadro exacto de un mundo proyectado a través de su profunda observación, y dando una visión totalmente objetiva de las pasiones humanas.

Fisiología del Matrimonio fue la obra de la juventud de Balzac, publicada en el año 1829, y recogida luego en la Comedia Humana, constituyendo dicho libro el principio de su carrera como escritor.

Esta obra pertenece a un género discursivo, género que en dicha época gozaba del gran favor del público, ya que las alusiones, la sátira hiriente e intencionada, flagelando a cualquier sector de la sociedad, constituía un motivo, una reacción de escándalo o murmuración. En ese tiempo eran pocos los escritores que se rasgaban las vestiduras abordando unos hechos reales, verídicos, y que a toda costa se querían ocultar o disimular.

En esa época se componían muchas fisiologías versando sobre diferentes temas, algunas de ellas agudas e instructivas, queriendo censurar o ensalzar distintos aspectos de la vida social e intelectual del momento. Fisiología del Matrimonio, de Balzac, constituyó un éxito de escándalo, sin precedentes en las publicaciones de aquella época.

Muchos biógrafos del gran escritor, y también muchos críticos censuraron al autor de Fisiología del Matrimonio, diciendo que su obra constituía un alarde de cinismo al reducir la vida matrimonial casi por entero a la alcoba.

El matrimonio se deriva de la naturaleza.  –La familia oriental difiere completamente de la occidental–  El hombre es ministro de la naturaleza, y la sociedad la modifica.  –Las leyes se han hecho para las costumbres, y las costumbres cambian.

El matrimonio puede, por consiguiente, recibir el perfeccionamiento gradual a que todas las cosas humanas parecen sometidas.

Esta palabras, dichas por Napoleón en el Consejo de Estado, cuando la discusión del Código Civil, impresionaron vivamente al autor de este libro; y acaso ellas, sin advertirlo él mismo, le inspiraron la obra que hoy ofrece al público.

Alicia en el país de las Maravillas

Alicia en el pais de las maravillas

Alicia en el país de las Maravillas – (Lewis Carroll)

Es ya un lugar común advertir que “Alicia en el País de las Maravillas” (1865) se encuentra en los orígenes de la empresa de subvención literaria a la que están asociados los nombres de escritores tan grandes  —y tan dispares—  como Franz Kafka, James Joice, Tristan Tzara y André Breton.

La inesperada secuencia de situaciones verosímiles y absurdas, las insólitas metamorfosis de seres y ambientes, una desenfrenada libertad de imaginación, la destrucción del lenguaje, las asociaciones oníricas, el simbolismo mágico y el empleo de la lógica para atentar contra la visión convencional del mundo, no en vano Lewis Carroll (1832-1892) escribió notables trabajos de lógica matemática, de los que se incluyen una excelente muestra los incluidos en “El juego de la Lógica” son procedimientos al servicio y esa gran revolución literaria que devolvió a la palabra su mágica equivocidad.

Jaime ojeda es el prologuista, anotador y traductor, tanto de este volumen, que incluye las ilustraciones clásicas de John Tenniel, como de “A través del Espejo y lo que Alicia encontró al otro lado” publicada en (1871) como segunda parte de esa excursión al País de las Maravillas

El Principito

El principito

El Principito – (Antoine de Saint-Exupéry)

Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) hizo posible un doble y delicado equilibrio: entre la inmediatez de la experiencia vivida y el distanciamiento de la reflexión: entre la libre fantasía de una imaginación sin barreras y el preciso análisis de sensaciones y sentimientos minuciosamente registrados.

De un lado, la acción y la literatura constituyeron el anverso y el reverso de un único proyecto vital, que precisaba para su realización tanto del azar y la emoción del vuelo (piloto civil de lineas comerciales en Africa y Sudamérica, voluntario en las fuerzas aéreas de la Francia libre, Saint-Exupéry encontraría la muerte en una acción bélica) como de la meditación sobre el significado último de una existencia comprometida en la aventura.

De otro lado, los libros que transmutan los recuerdos de los viajes aéreos en profundas meditaciones líricas y este maravilloso cuento infantil que “El Principito” protagoniza superan sus evidentes particularidades genéricas gracias al pulso estilístico y al repertorio de interrogantes que las integran en un horizonte común. El sentido de la acción, el valor de la amistad, el heroísmo como meta, la felicidad como cumplimiento del deber y la responsabilidad como motor de la vida moral  —los grandes temas de una obra con insospechadas virtualidades pedagógicas—  parecen encontrar su raíz última y su meta final en el mundo de la infancia, el añorado planeta del que todos los hombres han sido exiliados y al que sólo mediante la fabulación pueden regresar.

Lecturas para minutos 1

Lecturas para inutos 1

Lecturas para minutos 1 – (Hermann Hesse)

La sintonización de las nuevas generaciones con la sensibilidad ética, la preocupación estética y la visión del mundo de Hermann Hess (1887-1962) ha contribuido de forma  decisiva al renacimiento del interés  por su obra narrativa y ensayística. La recopilación de Pensamientos Extraídos de sus Libros y Cartas, iniciada con este volumen y continuada en un tomo posterior también titulado Lecturas para Minutos, se ordena en torno a los problemas centrales de la condición humana; la distribución temática en catorce apartados (política, religión e Iglesia, sociedad e individuo, escuela y educación, realidad e imaginación, arte y artistas, amor y muerte, juventud y vejez, etc) posee un carácter sobre todo orientativo.

La lectura de los dos volúmenes  –señala Volker Michels, autor de la selección–  muestra la coherencia y continuidad de un pensamiento profundamente fecundo y original, que en ocasiones ofrece visiones diferentes de un mismo problema al considerarlo desde situaciones distintas e irrepetibles…

Lectura para minutos 2

Lecturas para minutos 2

Lectura para minutos 2 – (Hermann Hesse)

La favorable acogida dispensada a Lecturas para minutos, expresión quintaesenciada del pensamiento de Hermann Hesse (1877-1962), animó a Volker Michels a confeccionar una segunda antología, destinada a completar esa exposición ordenada de las ideas del Premio Nobel de 1946 acerca de la historia, la sociedad, las creencias y el arte. Sirven de fuente para esta recopilación la voluminosa correspondencia del genial escritor (en gran parte inédita), así como textos entresacados de sus grandes novelas, de sus narraciones breves y de su obra ensayística y crítica.

Se ha mantenido la articulación temática, de forma tal que los pensamientos quedan ordenados en una serie de apartados: política: sociedad e individuo; tareas del individuo; formación, escuela y educación; religión e iglesia; saber y conciencia; lectura y libros; realidad e imaginación; arte y artistas; felicidad y amor; muerte; juventud y vejez… 

Cómo interpretar los sueños

como interpretar los sueños

Cómo interpretar los sueños – (Juan Antonio López Benedí)

¿Son los sueños un tiempo perdido? ¿Tienen alguna utilidad? ¿Qué relación tienen con el viaje astral? En este libro, Juan Antonio López Benedí responde a éstas y otras preguntas que todos nos hemos planteado, al tiempo que nos enseña un método personalizado para recordar e interpretar nuestros sueños.

El mundo de los sueños, regido por sus propias leyes, es un universo misterioso en el que algunos osados se aventuran. Este libro nos enseña a penetrar en él. A través de los sueños nos llegan mensajes de nuestro inconsciente que podemos utilizar como guía en nuestra vida cotidiana. Aprendiendo a atender el mensaje de los sueños y siguiendo adecuadamente sus sugerencias obtendremos importantísimas ventajas para nuestro equilibrio psicofísico.

Por lo regular, de seis a ocho horas diarias, los adultos nos entregamos a una actividad particular ante la que todo cede en importancia. Y cuando no es así, cuando los asuntos diarios invaden esta parcela reservada, nuestra salud se resiente inmediatamente. ¿Qué hay de particular en el sueño?

Todos sabemos por experiencia, en mayor o menor grado, que tras la actividad y el esfuerzo se impone el descanso. Necesitamos descansar para reponer fuerzas. A lo largo del día, muchas veces nos sentamos o nos vamos a tomar un café, interrumpiendo nuestro trabajo, porque nos resulta difícil continuar ininterrumpidamente nuestra labor. Y esta referencia, esta reflexión sobre la limitada resistencia del organismo humano, nos permite justificar y admitir la incursión imprescindible del sueño en nuestras vidas. Pero ¿es ésta realmente la única razón?

Esa etapa misteriosa, de la que se ignora mucho y mucho suponemos, está asociada con la noche, con la oscuridad, porque suele ser esa la porción de jornada que le dedicamos. En la oscuridad, nuestra visión se reduce, el mundo se nos vuelve extraño y la imaginación aumente. Parece que esta última se encuentra relacionada con el deseo de mantener la mente ocupada con imágenes, cuando nuestros ojos se vuelven parcos en su labor. Y esa imaginación nuestra, de la que gozamos como privilegio humano, ha poblado las culturas de misterios y magia, de mitos y leyendas, de dioses y demonios; de sueños…

Ya hemos observado que el sueño nos permite descansar de nuestra actividad diaria. Pero veamos ahora, con un poco más de detalle, qué mecanismos generales se siguen para el establecimiento nocturno del equilibrio psicológico. En primer lugar es conveniente diferenciar entre imaginar, fantasear, soñar y dormir, porque a veces se confunden tales términos como sinónimos. Entenderemos en adelante como  –imaginar–  aquella actividad consciente y voluntaria dirigida a la proyección organizada de representaciones mentales, llamadas imaginaciones.  –Fantasear–  será el apelativo utilizado para la actividad semiconsciente de proyectar representaciones mentales, más caracterizadas por la emoción que por la organización, denominadas fantasías.